martes, 16 de septiembre de 2014

Fargo, el vecino ése que siempre saluda

Es un clásico de esos programas cuya primera mitad se dedica a la crónica negra y la segunda mitad a la crónica social. Una reportera, generalmente intrépida y menor de 35 años, se planta con su micrófono y su cámara en el edificio donde vivía ese hombre que mató a su mujer y a sus tres hijos y a su suegro y pregunta a los vecinos por el asesino:

- ¿Lo conocía usted?
- Sí, no nos podemos creer que hiciera algo así, era muy amable, siempre saludaba.

Algo en el cerebro humano de las vecinas considera lógico que los asesinos no saluden. Las buenas personas saludan, las malas no. Lo hemos visto tantas veces en la televisión que se ha merecido su sitio en una página de Facebook y todo. Es una de esas costumbres arraigadas en la sabiduría popular que no hay por dónde cogerlas. Como esa obsesión de las madres porque vayas siempre con ropa interior limpia y nueva, "por lo que pueda pasar", cuando "por lo que pueda pasar" se refiere a que tengas un accidente y los médicos de urgencias te vean con esas bragas que un día fueron blancas y ahora son amarillas. Quizá esas madres han visto demasiados capítulos de "Anatomía de Grey" y confían en la providencia para que sus hijas tengan un accidente de tráfico y las rescaten un ejército de atractivos médicos muy acostumbrados a hablar de sus sentimientos y a enrollarse con sus pacientes en el cuartito ése que tienen para las guardias.

Pero a mí "Anatomía de Grey" no me interesa nada. Y eso que en no-sé-qué temporada salía él, Kevin Mc Kidd, al que la bata de médico no le sienta tan bien como la coraza que lucía en "Roma". A mí me enganchan las series donde hay o asesinatos o mafia. Por eso en otra vida dirigiré una importante mafia internacional. En esta vida, de momento, me conformo con ver toda serie policíaca que emitan. Y mi nuevo descubrimiento es "Fargo":



Basada en espíritu y estética en la película de los Coen, "Fargo" habla de ese típico vecino de al lado que siempre saluda y al que todos consideran buena persona. Hasta que un día se carga de un martillazo a su mujer.

La América profunda de Fargo es como la España profunda, sólo hay que sustituir la meseta por la nieve y a los guardias civiles por policías de pueblo que no han tenido que disparar nunca su arma porque su trabajo se parece más al de un conductor de máquina quitanieves.

El simpático vecino es la imagen perfecta de la maldad que está ahí, junto a nosotros, y que disimula muy bien porque ya ha aprendido a saludar. En Fargo ese vecino lo interpreta Martin Freeman, un actor al que yo sólo conocía como uno de esos hobbits de esa saga llena de lugares y personajes con nombres rimbombantes. Y una cosa es digo: esos hobbits que persiguen a Frodo por paisajes diversos, lo hacen porque están platónicamente enamorados de él. Sí, para mí "El señor de los anillos", como "Ben-Hur", tiene una explicación homoerótica. Pero bajo el pelucón y el maquillaje de hobbit, resulta que Martin Freeman es un actor como la copa de un pino. En Fargo es vulnerable, miserable, tierno, ridículo y un auténtico hijo de puta. Todo a la vez.

Pero Lester, el personaje de Martin Freeman, es malo porque el mundo le hizo así. En concreto, hay alguien que le coge de la mano y le lleva a ese lado perverso que tenía dormido. Ese alguien es un asesino a sueldo, Lorne Malvo, interpretado por Billy Bob Thornton tras haberse echado un bote entero de Grecian 2000:

Ser hombre y plancharse el flequillo no es bueno. Te convierte en un sicario sin piedad.

Billy Bob no sólo es el ex marido de Angelina Jolie de su época de tipa chunga. También es un actor estupendo. Ya lo había demostrado en "Un plan sencillo", en "Monster's Ball" y en un par de películas de los Coen. Y aquí se luce. Lorne es una especie de fantasma, un tipo cuyo nombre real nadie sabe, la encarnación del mal, que suelta cosas como éstas:

A Lester:
- Tu problema es que has pasado toda la vida creyendo que hay reglas. No las hay. Nosotros antes éramos gorilas.

Al policía de tráfico que osa pararle:
- Voy a subir la ventanilla y luego me voy a ir y tú te vas a ir a tu casa con tu hija. Y cada año que pase vas a mirar su cara y a saber que estás vivo porque elegiste no ir por cierto camino cierta noche. Que elegiste ir hacia la luz en lugar de ir hacia la oscuridad.

Al funcionario de correos que no quiere darle un paquete sin documentación porque es "muy irregular":
- Muy irregular es la vez que me encontré un pie en una tostadora. Esto es simplemente raro.

Pero no os creáis que Fargo es una reflexión pedante y enrevesada sobre el mal. Eso es "True detective". Fargo tiene algo que la hace todavía mejor. Humor. Humor negro, claro, tipo esto:


Hola, soy la madre del asesino de Cuatro Caminos.

Y vosotros, ¿habéis visto ya "Fargo"?, ¿vosotros también creéis que el mejor método para saber si alguien es buena persona o no se basa en si saluda en el ascensor?, ¿Samsagaz, Pippin y el otro que no recuerdo cómo se llamaba están enamorados de Frodo?

martes, 9 de septiembre de 2014

El hombre bajo el peluche

Hay gente que juzga a los demás por su signo del Zodiaco:
- Uy, Tauro, tú eres muy cabezota.
- Qué va.
- Que sí, ¿ves como eres cabezota?

Yo prefiero un método alternativo. Juzgo a la gente por su programa favorito de la TDT. Es más práctico que el método del zodiaco, básicamente porque no hay 12 programas dignos de ser el favorito de nadie en la TDT. Hay, y me estoy poniendo generosa, cinco:

- Guerra de cupcakes, donde unos flipados del Play Doh han llegado a la edad adulta y se dedican a hacer bizcochos gigantes y llenos de margarina y de azúcar con forma de la torre Eiffel.


- El vestido de tu boda (o "Me pido ese vestido" o "Novias de Beverly Hills", da igual). Donde una novia busca su vestido tal y como cuenta aquí, maravillosamente, Loque.

- Mil maneras de morir. Un hombre, metido en la cárcel, inicia una huelga de hambre. Adelgaza lo suficiente como para huir atravesando los barrotes. Cuando sale tiene tanta hambre que se pega un atracón y muere. No sólo no le da tiempo a disfrutar de la libertad, es que además su muerte ridícula queda inmortalizada y recreada en este programa.

- Extreme Makeover. Una persona fea, pero fea con premeditación y alevosía y acné y pelo graso y unos dientes que ni un adicto al crack, se somete a un montón de operaciones que le quitan todos sus defectos y también cualquier parecido con alguien de su familia.

- Mi extraña adicción. Un clásico contemporáneo que haría las delicia de David Foster Wallace. Gente adicta a aspirar lejía aroma a pino; a comerse el relleno de los cojines; a disfrazarse de bebé; o a recoger animales muertos en la carretera:



Recoger animales muertos de la carretera es, probablemente, uno de los peores trabajos que puedan existir. Ya hacerlo por gusto y de forma compulsiva es de estar mal de la azotea. Con razón se queja el muchacho del video (os lo cuento por si vosotros el inglés, como que no) de que no le duran las novias.

Pero hay trabajos todavía peores. Y conviene recordarlo en estos días donde todo el mundo está agradecido hasta el infinito cuando le sale un currillo de una semana a media jornada y mal pagado. Peor que recoger animales muertos es recoger desechos en baños portátiles. O limpiar escenas del crimen. Eso es algo en lo que reflexiono mientras veo CSI, con tanta sangre y tanto fluido por ahí desparramado: ¿esto quién lo limpia? Ahí veo la próxima serie de la franquicia: CSI limpiadores.

Contador de peces es otra labor apasionante como pocas. Consiste en sentarse en la orilla del río y contar los salmones que pasan para así tener un registro fiable de la cantidad existente del bicho en cuestión. Fascinante, ¿eh?

Ser recolector de esperma es otra actividad de ésas que hacen que se eche de menos la ociosa vida del parado. Es, además, algo bastante habitual en las granjas o en los criaderos de caballos. El trabajo consiste en estimular, manualmente, a los animales, para así conseguir su esperma y poder luego inoculárselo a la yegua o la vaca que interese al granjero.

Pero el trabajo que más pena me da es éste:

La soledad del peluche de fondo.

Bajo esos peluches gigantes que persiguen a los niños en Sol o en Retiro, hay seres humanos. Imagináos estar ahí abajo en agosto, en Madrid.

Pero el trabajo de ir disfrazado de Elmo, Bob Esponja o Dora Exploradora no sólo es un horror por el calor, las propinas ridículas o los niños que lloran. También es peligroso. Las zonas más turísticas, con más afluencia de gente, son las más deseadas y si alguien te quita el sitio se lía, de ahí la pelea entre Minnie Mouse y Dora Exploradora en Sol. Y puede que ésta entre Bob Esponja y Hello Kitty también se debiera a la misma razón:



En Nueva York el Monstruo de las Galletas empujó a un niño, Elmo insultó a los turistas y Super Mario manoseó a una señora. Y yo me pongo de parte de los peluches. A fin de cuentas, los hombres bajo el disfraz no son un dibujo animado. Tienen calor, les duelen los pies y les jode que tras 4 horas de trabajo unos padres con niños maleducados no quieran darles un triste euro de propina.

Y vosotros, ¿cuál creéis que es el peor trabajo que existe?, ¿hombre peluche en Sol o limpiador de escenas del crimen?

martes, 2 de septiembre de 2014

Teletransporte, ¡ya!

He vuelto de las vacaciones y no, no estoy morena. Estoy más bien hecha un Cristo. Entre las picaduras de los mosquitos, la leche que me di contra el canto de madera de una cama y las ojeras, parezco recién llegada de la franja de Gaza, como Ana Rosa.

He estado en Mallorca, en concreto en ese bello paraje que es Culomundo, donde vive mi amiga Erre, rodeada de naturaleza, mosquitos voraces y cabras muertas al caer en los safreig, que es el nombre técnico y mallorquín de unos tanques de cemento con agua para regar. Los lectores fieles, y con buena memoria, recordaréis que Erre tiene un don para crear niños hermosos. En sus propias palabras "soy como el Nilo, me lanzas un escupitajo, y brota vida de mí". Ahora tiene otra bellísima criatura llena de lorzas...:

Número 2 en plan señorito.

...y yo he estado ejerciendo de tita guay, tanto, que el golpe contra el canto de madera de la cama me lo di mientras acunaba a Número 2. Según Erre me quedaba un día más y me subía la leche.  Si queréis saber más de Erre os leéis esto. Y os leéis sus colaboraciones con el Diario Información bajo su psudónimo artístico: las ruvias no semos tontas.

Sigo a lo mío, a mi drama. Estas vacaciones me han abierto los ojos. La raza humana necesita un salto cualitativo para evolucionar de verdad: ¿nanotecnología?, ¿cura para el cáncer?, ¿coches que vuelan?, ¡no!  Teletransporte.


Ahí estaba yo, rodeada de hordas de bávaros en el aeropuerto de Mallorca. Voy a la puerta de embarque anunciada para mi vuelo de Ryanair destino Madrid donde ya había una cola de gente esperando. Yo, con mi libro en mano, decido sentarme tranquilamente a leer, porque no le veía ningún sentido a estar ahí de pie esperando para que abrieran el embarque cuando ya tenía el asiento asignado... El vuelo se retrasa.

Nos cambian la puerta de embarque y todos los que estaban haciendo cola en esa puerta se van corriendo a la nueva, como si fueran jubilados a la caza de un cocido gratis. Yo, con mi libro, me saco un chocolate de la máquina y me vuelvo a sentar, toda digna. Ya llevamos una hora de retraso y entonces nos vuelven a cambiar la puerta de embarque... ¡a la misma de antes! La cola sale en estampida. Yo les sigo mirando con cara de "pero qué necesidad habrá...". Con el retraso calculo que llegaremos a eso de la 1 de la mañana y empiezo a plantearme coger un taxi.

Por fin empezamos a embarcar y los señores de Ryanair empiezan a repartir etiquetas en el equipaje de mano de la mitad del pasaje, moi incluida. Nos dicen que el avión va lleno y nuestro equipaje será facturado. Ahora entiendo a los que corrían despavoridos a hacer la cola. En la letra pequeña de los billetes de Ryanair especifican que sólo garantizan espacio para el equipaje de mano de los 30 primeros en embarcar. Por fin subimos al avión y volamos sin problemas, más allá de esa obsesión por venderte perfumes, prensa, lotería... que sólo falta que las azafatas de Ryanair se paseen por el avión con el cartel de "compro oro".


Llegamos a Madrid y nos quedamos dentro del avión, con las puertas cerradas, un rato lo suficientemente largo como para empezar a comprender a las personas que sufren claustrofobia. Voy a recoger el equipaje a la cinta... y el equipaje no sale. Una señora con madera de líder, que siempre las hay en estos grupos de gente, es estadísticamente impepinable, nos informa a todos de que hay una huelga del personal del aeropuerto, de ahí el retraso con los equipajes. Miro los carteles informativos donde se dice que puedes reclamar en caso de retraso del avión de... ¡5 horas! y siempre y cuando hayas decidido no tomar el vuelo. Así que la opción montar un buen pollo ni se plantea, ¿para qué? A las dos de la mañana por fin salgo de ahí. Está claro que voy a coger un taxi.

Como 12 minutos más tarde llegué a casa, ¿porque vivo en Barajas? No, porque el taxista aceleró hasta casi superar la barrera del sonido. Con taxis así lo mismo ya no hace falta el teletransporte...

Y vosotros, ¿qué tal las vacaciones?, ¿qué debe inventarse antes: el teletransporte o la cura definitiva contra la celulitis?

martes, 19 de agosto de 2014

Cómo sobrevivir al Sonorama

Querido Javier Ajenjo, gracias por oír mis sugerencias. Porque es evidente que el organizador del Sonorama Ribera del año 2014 se leyó este post y vio que hacía falta llevar artistas viejunos a los festivales hipsters. Como Paquita la del Barrio no es tan conocida en España como en Sudamérica, Ajenjo optó por alguien mucho más asentado: Raphael.


Todos juntos: ¡¡¡¡¡Qué pasará qué misterio habrá, puede ser mi gran noche!!!!!

Sí, amigos, Raphael ha actuado en un festival indie. Y yo, que me había jurado a mí misma, con un trozo de tierra en la mano y un atardecer de fondo, a lo Escarlata O'Hara, que no iba a volver a ningún festival, he vuelto. Eso sí, durmiendo en hostal, que los campings son para veinteañeros y mayores de 30 que siguen viviendo con sus padres. Las señoritas dormimos en hostal y para las 3 de la mañana estamos que nos caemos de sueño. Y de frío, porque hay que ver cómo refresca en Aranda en cuanto anochece. Y es que la primera clave para sobrevivir al Sonorama es abrigarse. No estamos hablando de la típica rebequita fina de las noches de verano. Esto es Burgos, y todo es a lo bruto: el sol de las 4 de la tarde es a lo bruto y el frío de medianoche también.

Por eso la segunda clave para sobrevivir al Sonorama es llevarse algo con lo que combatir el calor de mediodía. Ignoro si es una costumbre asentada o moda de este año, pero las pistolas de agua arrasaron. Las modestas tipo spray para regar las plantas y las grandes rollo metralleta.

Pensaréis que entre la mochila con el jersey para luego, más la pistola de agua, más el sudor, más los vermús a 1.50 euros no hay hipster que no acabe convertido en un despojo digno de los Sanfermines. Pues os equivocáis. El uniforme indie permite que aguantes todo el día con tu glamour intacto. La moda del 2014 dicta lo siguiente.

Para ellas:
- short vaquero muy corto. Los rotos y que se te vea medio cachete son un poco chonis, pero se admiten.
- Camisa o camiseta estampada. Las piñas son el estampado de la temporada. Seguido muy de cerca por el clásico estampado floral y las mariposas. Las rayas este año están demodé.
- Vestidito corto por encima de la rodilla. Liso o con estampado de flores, pero no de piñas. No sé porqué. Misterios de la moda.
- Sombrero tipo borsalino y gafas de sol tipo espejo. Muy útiles para retocarte los labios (rojos, por supuesto) a las 2 de la mañana.

Para ellos:
- Pantalones cortos por la rodilla. Vaqueros o lisos en tonos neutros.
- Camiseta con mensaje, sea del grupo favorito del susodicho o con alguna serigrafía de "El Nota", de Breaking Bad o algo graciosillo tipo esto:


- Camisas tropicales. Aquí las palmeras sustituyen a las piñas, ¿por qué? Yo qué sé, dejad de preguntarme cosas difíciles.
- Como complemento sirven tanto el sombrero tipo borsalino como las gafas de pasta.

Last, but not least, los festivales siempre habilitan una zona de descanso que suele estar más concurrida que la carpa dance cuando toca en directo alguien malo (Cut Copy, por ejemplo). En el Sonorama había una patrocinada por Beefeater con sillones hinchables donde proyectaban documentales musicales y video clips. Yo ahí fui feliz. Si ya hubieran tenido mantitas hubiera sido la repanocha.

Con todos estos elementos ya estás preparado para triunfar. Pero, recuerda: "lo que pasa en Aranda se queda en Aranda", como dijeron un grupo de chavales de 25. Luego comentaron lo que les pasó el año pasado, que tío, luego tu novia se entera de que te liaste con una en el cámping y eso no puede ser.  Este grupo, por cierto, estaba enfadadísimo con la inclusión de Raphael en el festival y, para demostrar su protesta, decidieron quedarse en el cámping. Estos chavales (me apuesto la metralleta de agua que robamos) ahora se están comiendo sus palabras, porque Raphael triunfó por todo lo alto. Dio el mejor concierto de todo el Sonorama.

Y no lo digo yo como fan que ya es la tercera vez que lo ve en directo. Ahí están las cifras para demostrarlo. Llenó el escenario principal.

Yo soy la cabecita número 27 de la cuarta fila desde la derecha.

Raphael se comió con patatas a todo el pop indie nacional. ¿Porque tiene mejor voz y además vocaliza? Podría ser, pero no. ¿Porque las canciones de Manuel Alejandro han envejecido divinamente y las de Australian Blonde, pues mira, chico, como que no? Tampoco. La clave de Raphael es su intensidad. Algo que falta mucho en el pop en general, y en el español más aún. Porque es my triste que en tooooodo el concierto de Nacho Vegas el momento más intenso fuera cuando se desabrochó el botón de la americana. Chico, un poco de sangre en las venas. Por no hablar de la costumbre de Iván Ferreiro de cantar encogido, como si tuviera chepa, o Depedro y su guitarra que sonaba a que en cualquier momento iba a tocar "un pueblo es".

Por si cuela, voy pidiendo ya a Javier Ajenjo que el año que viene repitan León Benavente, Second y Raphael. Y que se traiga a Raffaella Carrá. Porque los hipsters lo dan todo cuando suenan Lori Meyers o La Casa Azul, pero el delirio es total si suena "para hacer el amor hay que venir al Sur".

lunes, 11 de agosto de 2014

Reinas del melodrama, hoy: Lupe Vélez

No sé vosotros, pero a mí el verano me convierte en una versión lenta y quejicosa de mí misma:
ay, qué calor tengo
ay, qué mal he dormido
ay, qué dolor de cabeza me da este bochorno...
Y así todo el día. Que cuando llegue la menopausia (y quedan muuuuchos años para eso, que soy una jovencita) yo no sobrevivo.
Así que a la hora de buscar tema en un mes tan trágico como agosto, ¿qué mejor que recuperar a las reinas del melodrama?

Hoy contaremos la surrealista, loca y, sobre todo, melodramática, historia de Lupe Vélez, la Salma Hayek de los años 30 y 40. 

Lupe era una adolescente impulsiva y muy tocapelotas. Tanto que sus padres la envían a estudiar a un convento, donde aprende inglés. Que su familia tenía cierto amor por el melodrama ya se nota en los nombres que eligieron para el resto de sus hermanos: Mercedes, Josefina, Emigdio (no Emilio, ni Remigio: Emigdio) y Reina. Cuando muere el padre de Lupe ella, corriendo, deja el convento y empieza a trabajar como cantante y vedette en su México natal. Como en "Showgirls", las vedettes más experimentadas boicotean a Lupe, pero ella triunfa con espectáculos controvertidos donde enseñaba más de lo habitual. Los espectáculos en cuestión tenían nombre de club de strip-tease: "Mexican Rataplán", "No lo tapes"... Con 17 añitos, Lupe se va a los Estates y consigue coprotagonizar "El gaucho" junto a uno de los galanes de la época, Douglas Fairbanks. 

La prensa americana la bautiza con apodos muy poco obvios como "Miss chile picante" o "La pantera mexicana".  Lupe cultiva su imagen de mujer explosiva, descarada y temperamental que tan bien le funcionó en México. Se especializa en papeles de "exótica". Lo mismo servía para hacer de mexicana que de india americana o de francesa, rusa... Mientras la otra gran estrella mexicana, Dolores del Río, copa los papeles de mujer misteriosa y elegante en grandes dramas, Lupe se especializa en comedias y películas de aventuras y disfruta haciendo declaraciones polémicas como que no piensa casarse con su amante de ese momento, Gilbert Roland porque "yo, después de todo, no soy una dama". 

Ejercicio de agudeza visual: ¿quién es Lupe Vélez y quién Dolores del Río? Pista: Lupe es la que enseña más carne.

Son los locos años 20 y Lupe tiene fama de devorahombres: Clark Gable, Chaplin, Errol Flynn, John Gilbert... Lupe cató a todas las estrellas de la época. En 1929 conoce en un rodaje a Gary Cooper. Y Lupe se enamora. Normal:


Pero en la historia con Gary Cooper se interpone otra mujer. ¿Otra actriz?, ¿una chica más joven?, ¿la novia de toda la vida? Pues no: la madre de Cooper, que no tragaba a Lupe. Ella, haciendo honor a su sobrenombre de "Dinamita mexicana", le suelta tras una discusión a lo grande en la que seguro que volaron platos: "señora, quédese con su niño, a mí me sobran los hombres". 

Pese a su ruptura con portazo y frase para la historia incluida, Lupe lo pasó mal. Se refugia en los narcóticos y en Johnny Weissmuller, el campeón olímpico metido a actor, el Tarzán más famoso, y también todo un guaperas de la época. Pero el matrimonio con Weissmuller tampoco funciona y las peleas entre ellos eran tan evidentes que los maquilladores de "Tarzán" se leas veían moradas (nunca mejor dicho) para ocultar los cardenales y los rasguños de Johnny. 


Johnny Weissmuller, el Chris Hermsworth de los años 30. 

Son los años 30 y Lupe, ya una estrella, regresa a México para protagonizar una película junto a Arturo de Córdova. Otra vez, se enamora de su partenaire. El problema es que Arturo está casado y tiene 4 hijos y una fama intachable. Lupe se separa de Weissmuller, pero Arturo teme divorciarse y lo que un divorcio puede suponer a su fama. Visto que Arturo no se decidía a hacer pública su relación, ella decide filtrarlo a la prensa. Pero el tiro le sale por la culata, la esposa de Arturo de Córdova se niega a concederle el divorcio y supongo yo que a él tampoco le haría ninguna gracia la indiscreción de Lupe. Pero la dinamita mexicana, inventora del dicho "una mancha de mora con otra de mora se quita", conoce a otro actor, un tal Harold Ramond. Lupe se queda embarazada y apresura el compromiso pero, oh, sorpresa, a Harold le entran las dudas de último momento. Lupe se agobia, porque una cosa es ir de dinamita mexicana y otra muy distinta ser madre soltera. El Hollywood de los años 40 no es tan tolerante como el de los años 20. ¿De quién es el hijo de Lupe? La opción más simple es que de Harold, su última pareja conocida. Pero hay otras opciones:

A. La opción romántica: el padre era Gary Cooper y Lupe dijo que era Ramond para proteger la fama del que en ese momento era toda una estrella. 

B. La opción culebronera: el padre era Arturo de Córdova, Lupe y él eligieron a Ramond como "hombre de paja", pero Lupe pilló en la cama a Ramond y... ¡Arturo de Córdova! de quien siempre hubo rumores de bisexualidad. De hecho, años después, en los 50, se habló de la relación entre Arturo y el actor de la saga "La momia azteca" ("La maldición de la momia azteca" y "la momia azteca contra el robot humano" fueron las secuelas) que respondía al nombre de Ramón Gay. Sí. Gay. 


Fuera quien fuera el padre de la criatura, Lupe se enfrentaba a un bonito marrón. Planea con su hermana Josefina que hagan un largo viaje juntas para que, a la vuelta, Josefina se haga pasar por la madre del hijo de Lupe. Pero Josefina tiene que solucionar antes unos asuntos con su marido, se ausenta durante semanas y, en ese tiempo, Lupe se ansía y toma una decisión... suicidarse a lo grande, dejar un final a la altura de la leyenda de la dinamita mexicana.

Lupe lo planea todo con un cuidado exquisito. Organiza una fiesta en su mansión, ésa en la que vivió unos meses junto a Gary Cooper. A mitad de la fiesta se ausenta, escribe una nota de suicidio e ingiere una dosis mortal de un fármaco llamado Seconal. Se acuesta en su cama, rodeada de flores y velas, a esperar a la muerte. Y así está, esperando, cuando le entran unos retortijones horrorosos. Lupe se levanta a vomitar, mareada, tropieza, y la muerte la encuentra sentada al lado del wáter, rodeada de sus vómitos, y no tumbada en su cama y rodeada de flores.

Pero, como todo en la melodramática vida de Lupe Vélez, esta muerte espectacular, a la par que escatológica, no es del todo verdad. Es lo que cuenta Kenneth Anger en "Hollywood Babilonia", una especie de Sálvame Diario de anécdotas rocambolescas del Hollywood clásico. La versión oficial, la que apareció en la prensa de la época, es que Lupe sí consiguió su objetivo y fue encontrada muerta, tumbada en su cama y rodeada de flores. 

¿Cuál será la verdad?, ¿quién era el padre del hijo de Lupe?, ¿por qué se suicidó? Quizás Lupe podía con ser madre soltera. Y podía con las calabazas de las grandes estrellas de Hollywood. Pero no con las calabazas de un mindundi. Eso no estaba a la altura de sí misma.

lunes, 4 de agosto de 2014

¿Qué famosa es tu fantasía inconfesable?

Agosto es el mes de las calles sin coches, de la programación televisiva hecha de repeticiones y de los posts facilones. Por eso hoy os traigo un post por petición popular. Hace unas semanas os traje una nueva edición de los tests absurdos dedicada a los galanes de medio pelo, esos con los que te daría vergüenza tener algo, pero que sí, que te molan. Hoy le toca el turno a la versión femenina de los galanes de medio pelo. Las mujeres contigo no, bicho:



Porque si nosotras nos sentimos vergonzosamente atraídas por seres como Bertín Osborne o Sergio Ramos, ¿qué pasa con ellos? Pues ellos también son humanos y pueden caer con una de esas mujeres a las que negarían el saludo al día siguiente. Tú, hombretón de pelo en pecho, si quieres saber qué famosa sepsi (que no sexy) es tu fantasía más inconfesable, sólo tienes que contestar este test.

Unas vacaciones ideales son...:
A. En el Sur, en Marbella o Sotogrande
B. En el Norte, alguna playa del País Vasco.
C. En yate, en algún sitio de moda tipo Ibiza o Formentera.
D. En un lugar íntimo y lejos de tus obligaciones diarias, como una isla perdida en medio del Pacífico.

¿Cómo definirías tu estilo al vestir?
A. Sexy y juvenil
B. Elegante con un punto sensual
C. Un poco pijo
D. Depende de la ocasión, puedes ir de punta en blanco un día y al otro en chándal.

¿Qué pecadillos de tu pareja perdonarías?:
A. Que trabajara y además veraneara con su madre
B. Que creyera en cosas como que si donas un hígado, lo mismo el trasplantado adquiere el alma del donante.
C. Que piense que Sara Mago es una famosa escritora.
D. Te interrumpa a todas horas, te corrija.

En una palabra, te defines como:
A. Sincero
B. Cabezota
C. Ingenuo
D. Perfeccionista

Conoces una chica y los ojos se te van a...:
A. El escote.
B. Haces un escáner de todo el cuerpo.
C. El pelo, nada como una melena leonina.
D. Que esté delgada, y se le noten los huesecillos de la espalda.

La chica que marcó tu infancia/adolescencia fue:
A. Esa profesora de inglés a la que siempre se le abrían los botones de la blusa cuando se agachaba a corregir algún examen.
B. La madre de Joselito, tu mejor amigo.
C. Vanessa, la rubia guapa de tu clase.
D. Tu prima universitaria, esa tan lista, que ni te miraba.

Mayoría de A
Terelu Campos
Esto, para Terelu, es ir de sport.

Tu novia es una chica de ésas que se maquillan sólo de vez en cuando, ella es natural, sencilla... y tú le dices que no te importa que se depile o se deje de depilar. Pero, en tu fuero interno, te atraen las rubias ceñidas, teñidas y muy maquilladas. No quieres que te atraigan, pero tu instinto habla por ti. Terelu es la demostración de que teñirse y meterse en una talla 38, sin ser ella nada de eso, funciona. Y sí, tú te compraste el Interviú cuando ella hizo la portada.

Mayoría de B
Mariló Montero
Spottorno y unos señores vestidos de Primera Comunión, admiradores de Mariló.

Tu primer amor fue la madre de uno de tus amigos del cole. Y desde entonces te atraen las mujeres mayores, y no nos referimos a mayores estilo Duquesa de Alba, sino a mayores estupendas, tipo Mariló. MILF orgullosa de serlo, ex Miss, con pelazo Pantene y encantada de haberse conocido, tanto que le da igual decir cosas como que "no está científicamente demostrado que el alma no se trasplante". Tú estás dispuesto a perdonarle eso y cualquier bronca con Anne Igartiburu, faltaría más.

Mayoría de C
Sofía Mazagatos

Tu jefa es una mujer. Tu madre te sigue diciendo qué ropa interior debes comprarte... pero tú lo que más quieres en el mundo es una chica inocente, ingenua, que no haya leído nunca a Vargas Llosa y que te pregunte, con los ojos muy abiertos, porqué todos los pintores tienen nombre de calle de Madrid. Pero ojito con las mosquitas muertas, que luego no lo son tanto y lo que de verdad les interesa es un millonario. Lo bueno es que son tan inocentonas que te será fácil hacerle creer que eres, por ejemplo, el hijo de un famoso productor de cine.


Mayoría de D
La reina Letizia

Felipe, que te he visto, que has puesto los codos encima de la mesa. 

Vas de tipo independiente y seguro de ti mismo, hasta es posible que seas un ejecutivo de éxito con gente a tu mando. Pero fantaseas con que te manden. No quieres tomar más decisiones. Te gustan las mujeres que te hacen sentir poca cosa, que han leído más que tú, que saben más de la guerra de Siria que tú, en definitiva, que decidan por ti. Y por eso, y aunque eres republicano y votaste a Podemos, Letizia te pone mazo, sí, con zeta como su nombre.

Y vosotros, hombres que leéis este vuestro blog, ¿qué famosa sepsi es vuestra fantasía inconfesable?

lunes, 28 de julio de 2014

Catnado (psicología felina, volumen II)

Estamos a julio y la mayoría no nos hemos ido de vacaciones a esas playas donde nos haremos fotos que titularemos "aquí, sufriendo", pero ya sabemos cuál es la película éxito de este verano: "el planeta de los simios".  La nueva, no la de Charlton Heston luciendo torso, ni la de Helena Bonham Carter disfrazada de mona. Es la segunda parte de la precuela de "El planeta de los simios",  ésa en la que salía ese hombre que es como un cuarto y mitad de chopped, James Franco. Creo. No me preguntéis cuál es el título exactamente, que estoy hecha un lío:


Los monos son, con permiso de los tiburones y los perros, unos animales de lo más cinematográfico. Y ya si reciben radiación, crecen desmesuradamente o de golpe se vuelven mazo listos, ni te cuento. Dentro del género de las películas catastróficas tenemos el subgénero de animales malvados que nos quieren comer a nosotros, los seres humanos, que tan bien hemos portado con ellos de siempre. Y yo, como experta en psicología felina, me pregunto, ¿qué pasaría si cualquiera de estas películas de animales cabreados la protagonizaran gatos?

Probemos con la película revelación de esta Nochebuena: Sharknado. Un tornado originado en el océano llega hasta la ciudad de Los Ángeles, el tornado ha absorbido a un montón de tiburones que "llueven" sobre la ciudad creando el pánico. Bien, sustituyamos "tiburones" por "gatitos". Y la cosa cambia. Para empezar, se vuelve una película casi realista porque, amigos, ha existido un tornado de gatos. No en Los Ángeles, sino en Chobham, Surrey, donde estoy segura que el tornado de gatos ha sido lo más emocionante que ha pasado desde que Agnes Clarissa Beresford, vecina de 73 años, hizo el casting para "The voice".

Pero volvamos a "Catnado". El tornado de gatos cae sobre la ciudad de Los Ángeles. Los gatos está mojados y, por tanto, cabreados. Casi tanto como el gato Bon Jovi:



El héroe de la película, un actor que conoció la gloria en los 90 y ahora hace tv movies (Luke Perry, el rubio de "Salvados por la campana"...) tiene una idea: dar jamón de york a los gatos cabreados. Lo hace y la película acaba en el minuto 20.

Por cierto, la segunda parte de Sharknado se proyecta este jueves en el patio del Conde Duque en Madrid. Id y contadme qué tal, anda, porfi.

Pero, ¿qué sucedería si el ejército norteamericano hiciera unas pruebas atómicas? Muy listos ellos, como siempre que hacen estas cosas se van lejos de casa, por si acaso. Las pruebas las realizan en el océano Pacífico y la radiación alcanza la isla de Tashirojima, en Japón, más conocida como "la isla de los gatos". Los gatos empiezan a crecer cosa mala y salen de la isla para buscar comida. Lógicamente, acaban en Tokio, ciudad en la que crean el caos, como Godzilla, pero soltando más pelo.


El ejército del aire rodea a Catzilla, que los persigue con sus garras, pensando que son moscardones. Pero la población civil y los miembros del grupo de Facebook "dormir en postura incómoda para no molestar al gato" se movilizan. Se manifiestan y hacen un change. org para defender a Catzilla que sí, está causando el caos y la destrucción, pero también es verdad que duerme 20 de las 24 horas y es muy fotogénico.

¿Y si "el planeta de los simios" fuera "el planeta de los felinos"?

Un laboratorio que investiga una cura para el Alzheimer experimenta con gatos, pronto los gatos aprenden el lenguaje de los signos, a hacer puzzles y a tirar de la cadena después de hacer sus cosas en el water en lugar de en el arenero. Pero los gatos quieren ser libres, se rebelan... y aquí es donde la sinopsis de la película cambia. En lugar de irse a un bosque, donde crear su propia sociedad, los gatos inteligentes toman un centro comercial y ocupan la tienda de colchones y la pescadería.

Definitivamente, los gatos deben copar los vídeos de youtube, pero no dan más de sí. Jamás protagonizarán una película catastrófica.

Y vosotros, ¿cuál es vuestra película de animales que nos quieren destruir favorita?, ¿vais a ver "Sharknado 2"?, ¿habéis votado ya a "La leonera" en el festival de Elche?, ¿no?, pues aquí tenéis el enlace. ¡Que el plazo se acaba el día 31!