lunes, 21 de julio de 2014

Mediterráneamente

Ya sé que se venden pocos discos. Sé que el IVA cultural está por las nubes, y la piratería ya ni te cuento. Pero, artistas indies del mundo, ¿es necesario que os vendáis a las marcas de cerveza?


Annie B Sweet, tú te llamas Ana López.

Pero por muy de los nervios que me pongan Loquillo y Christina Rosenvinge contando batallitas de cuando la movida mientras beben Mahou; o Anni B Sweet y otros que no sé quiénes son cantando a ese lugar llamado mundo (creo que se refieren a la Tierra)... el peor de todos los anuncios de cerveza buenrolleros, ever, es el de "mediterráneamente" de Estrella Damm.

Un anuncio tan, pero tan largo, que te permite poner una lavadora, hacerte la cena, comerte la cena, regar las plantas, tender, volver a la tele y aún así tragarte el final del anuncio. Un anuncio odioso que te enseña unas calas paradisíacas a las que tú no irás en tus vacaciones al Mediterráneo porque tú irás a una playa masificada en la que hay que madrugar (¡madrugar! en vacaciones...) para encontrar sitio. Un anuncio que te enseña a un montón de amigos y ligues, todos encantadores, todos con tipín, sin rastro de celulitis, kilos de más o depilaciones a medias. Cuando si hay algo que abunda en las playas mediterráneas, más que las colillas, más que las medusas, eso son las estrías.


Pero cómo, ¿que vosotros no pasáis el verano en calas vacías rodeados de amigos de cuerpos esculturales? Pues sois unos loosers.

Las vacaciones mediterráneas tienen poco de calitas privadas donde te organizan un concierto privado de The Vaccines mientras un hombre bellísimo te besa con farolillos de papel con velitas de fondo. Y tienen mucho de ingleses haciendo balconing en Magaluf. Por eso tengo en mente el próximo éxito del cine europeo, una coproducción hispano-inglesa que lo va a petar.

Todo comienza con un grupo de ingleses de una de esas ciudades industriales donde llueve mucho. Manchester, Liverpool, Leeds... una ciudad rollo Ken Loach. Ellos son Jim y Tim, y ellas Mandy y Sandy:


Llegan a Mallorca en un vuelo baratísimo y, en cuanto entran al hotel de Magaluf y ven que les ha tocado habitación en el último piso, con vistas a la piscina, Jim reta a Tim a que se marque un balconing, es decir, que se tire desde el balcón en el sexto piso a la piscina que hay abajo. Tim lo hace. Mandy y Sandy le jalean. Tim no sólo no se mata sino que desde ese momento se convierte oficialmente en el galán de la película y tanto Sandy como Mandy se lo quieren zumbar. Pero el balconing sólo es el principio de sus vacaciones. De ahí para arriba.


Jim y Tim y Sandy y Mandy quieren quemar la noche balear. Beben como bestias, pero eso no es suficiente, porque ellos son de raza inglesa y litros de alcohol corren por sus venas (mujer, que diría Ramoncín). Ellos quieren emborracharse y eso es difícil porque el cuerpo se acostumbra a todo. Sandy y Mandy ya probaron el verano anterior con los tampax empapados en alcohol. Jim y Tim ya están de vuelta del Jägermeister con Red Bull.


Jim y Tim. O Tim y Jim. Tanto monta, monta tanto, como Isabel y Fernando.

Así que deciden probar una cosa que les ofrece un tipo chungo en una esquina del puerto. El tipo les explica que es metiendioxipirovalerona, cosa que los ingleses son incapaces de pronunciar, porque su español se reduce a "otra cerveza por favor" y "Enrique Iglesias". El tipo chungo (interpretado en la película por Nancho Novo) les explica que el metiendiox... vamos, el MDPV, es como el éxtasis pero a lo loco, que los efectos duran una semana, que provocan violencia, ganas de comerse a la gente y que hasta se les olvidará cómo se llaman. Jim y Tim y Mandy y Sandy dice que cool y le compran cuarto y mitad.

Después de cenar pizza y 8 pintas de cerveza los ingleses esnifan toda la MDPV y se van de marcha al Space que hoy pincha DJ Nano. En medio del momento subidón-subidón, la droga hace su efecto y Tim y Jim y Sandy y Mandy empiezan a morder a todo el público del Space.

Se ha desatado el holocausto zombie. Y ha sido en Magaluf.

Las fuerzas vivas de la zona, comandadas por el ingenuo guardia civil (interpretado por Dani Rovira), intentarán poner freno a las hordas de ingleses con hambre que siembran el caos primero en las baleares y luego (tras merendarse a todos los ocupantes del ferry a Barcelona) en la península y en el mundo.

Después de "8 apellidos vascos" llega la gran comedia de la temporada. Una mezcla entre "REC", "Resacón en las Vegas" y "Lo verde empieza en los Pirineos". ¿Se llamará "La droga caníbal"?, ¿"Resacón en Magaluf? No, se llamará "Mediterráneamente".

Y vosotros, ¿cómo son vuestras vacaciones?, ¿dignas de un anuncio de cerveza?

lunes, 14 de julio de 2014

La boda del torero 2, el retorno

El 23 de octubre de 1998 fue un día para la historia. Más que la llegada del hombre a la luna. Más que la invención de la rueda. Más que la invención de las rebajas.

Fue la boda de Fran Rivera y Eugenia Martínez de Irujo (aka la miniduquesa). Una boda que era el acabóse, con la novia vestida de princesa medieval, su hermano vestido de domador, la madre del novio chupando cámara con mantilla azul...:


... y Mar Flores con escotazo, y la infanta de limón con el que entonces todavía era su marido y hasta Belén Esteban con el tabique nasal en su sitio y con Jesulín de Ubrique...

Aquella boda era el vórtice del universo. Todo el mundo estaba ahí.

Este fin de semana el minitorero se ha vuelto a casar y, ¿ha estado su nueva boda a la altura de la anterior?


La boda del minitorero con la miniduquesa fue la fantasía hecha realidad del editor jefe del Hola. Pero La Boda del Torero 2, como todas las secuelas, ha quedado sosa. Es más digna del Telva, con pocos invitados, poco escándalo y mucho pijerío sevillano.

Aún así, me he gastado mis dos buenos euros en comprar el Hola, y ahora toca rentabilizarlos.

Analicemos la boda en cuestión:

La novia, niña bien sevillana, muy mona y muy rancia. Tiene eso que se denomina "belleza clásica" y que significa que serías guapa en cualquier otro siglo y que sueles llevar el pelo largo y no te lo tiñes. Os desafío a encontrar una foto en la que no esté mirando arrobada a su marido el minitorero. Ex abogada (porque estudiar derecho es una de las dos cosas que hacen las niñas bien en Sevilla y en el Upper East Side), ahora diseña moda junto a su hermana. Porque ser diseñadora es la otra cosa que hacen las niñas bien.

Por supuesto, el vestido de novia se lo ha diseñado ella. Y se nota. Atención al detalle de los cristalicos colgando de las mangas y del pecho. Que se compró una pistola de ésas para pegar tachuelas y piedrecitas a los vaqueros allá por los 90 y se ha dicho: tate, que la puedo usar otra vez. Otras fuentes, sin embargo, aseguran que los cristalitos en cuestión son piezas de una lámpara de araña.

El novio, que tiene la mayor colección de americanas azul marino de toda Sevilla, y puede que incluso de todo el mundo occidental, iba como siempre, vestido de señor mayor.

¿Y los invitados?

Pocos, pero mal vestidos, diría yo así a bote pronto. Sibi, la hermana de la novia y socia en su emporio de la moda, iba vestida de diosa griega choni. Me apuesto una tableta de Milka Choco Swing a que el diseño es suyo.

Un aplauso para la invitada de la derecha, que ha pasado del taconazo y ha ido al bodorrio con bambas.

El torero Morante de la Puebla debe pensarse que si se corta el pelo le pasará como a Sansón, que se le irá la fuerza y lucía greñas a lo Camarón. Lo de su pareja, no sé, ¿es un vestido o una escultura de Chillida?

Los hermanos del novio, esa demostración viviente de lo cruel que puede ser la naturaleza, iban a su estilo. Cayetano guapísimo con el traje de pingüino, aunque podría haber ido de lagarterana, que seguro que también iba guapo. Kiko DJ lucía un traje gris como de director de sucursal de Caja de Ahorros. Para que se note que tiene menos de 50 años y que es dj, se plantó una gafas de espejo muy prácticas y que las invitadas usaron para retocarse el maquillaje.

La mejor, por ir a su bola y por salirse de ese "quiero ser elegante y sofisticado, pero no me sale", generalizado, fue María Jiménez. Vestida con el blusón que se suele poner para bajar a la playa:


La hija del minitorero iría muy elegante si en vez de 15 años tuviera 45. Pero bueno, se lo pasamos por alto porque se la ve mona, incluso bajo el pixelado. De la misma forma que a Andreíta "coñocómeteelpollo" se la ve fea, hasta pixelada, se nota que Tana va a ser un pibón, y me apuesto otro Milka a que así será.

El resto de invitados eran más toreros, miembros de Siempre Así y los Morancos. Todo moderno y actualísimo.

El convite, por eso de darle un toque de color (según los novios) o de tener excusa para entregar un facturón (según el wedding planner), fue temático. Que anda que no hubiera sido precioso que todo el pijerío sevillano de repente se viera rodeado de camareros vestidos de elfos o de la tropa imperial de La Guerra de las Galaxias. Pero no. Era temático en otro rollo. Rollo hindú.


Si Andrea "no sin mi foulard" Casiraghi es el rey de lo jipiji, el minitorero y la diseñadora han patentado el término pijindú. Consiste en disfrazar a los camareros con saris y turbantes y poner mucho colorín en los manteles del banquete. Y ya. 

Os dije que me había comprado el Hola, aquí la prueba gráfica.

Y vosotros, lectores de mis entretelas, ¿habéis acudido alguna vez a una boda pijindú?, ¿no creéis que Lourdes Montes es la mujer Telva definitiva?, ¿contrataríais a las hermanas Montes para que os diseñaran algo, u os fiaríais más de vuestra tía Trini que tiene una Singer?, ¿alguna boda podrá superar alguna vez a La Boda del Torero 1?

lunes, 7 de julio de 2014

Fiestas a las que nunca iré

Todos hemos tenido momentos de epifanía en la vida. Y no me refiero a que se nos hayan aparecido zarzas ardiendo pero que no se queman. Me refiero a momentos de revelación, que suponen un punto de giro, un antes y un después. A mí me pasó en mis últimos San Fermines, cuando, después de pasar todo el año en Madrid, volví a probar el kalimotxo. En ese momento tuve una revelación. Una voz interior que decía: ¿pero por qué has estado tomando este brebaje infecto durante toda tu juventud?, ¿por qué? Hice caso a mi voz interior y no volví a probar el kalimotxo, ni tampoco a ir a San Fermín.


No es que vayan vestidos de lila, es que van manchados de vino.

Aunque los guiris se piensan que los San Fermines son la fiesta más salvaje ever, en realidad hay muchas donde elegir. Si algo nos distingue a los españoles, aparte de la dieta mediterránea, el aceite de oliva y chorrocientas ediciones de Gran Hermano, es el gusto por las fiestas cafres. Nos gusta hacer el bruto y para eso solemos:

A. Quemar cosas

B. Lanzar cosas que pringan

C. Juntar a mucha gente

D. Maltratar animales

La fiesta donde más cosas se queman es, sin lugar a dudas, las Fallas. Pero el afán pirómano de los valencianos es lo de menos. Que los ninots no tengan ninguna gracia es lo de menos. Lo peor son los petardos. Petardos que se lanzan a cualquier hora. Los adultos lanzan petardos. Los niños lanzan petardos. Rita Barberá tira petardos:



¿Os parece el Infierno en la tierra?

Pues esperad a ver las fiestas pringosas, las de tirarse mierdas. Puede ser vino, como en la fiesta del vino en A Guarda (Galicia). Tomates, como en las tomatinas de Buñol (Valencia) y Tarazona (Zaragoza). O incluso una mezcla de harina, cola cao, huevos y alcohol como en los chupinazos de tooooodas las fiestas en Navarra.


¿Quién no ha fantaseado con nadar en un mar de gazpacho?

Casi todas estas fiestas están llenas de gente. Pero si hay una aglomeración que acojona es la que se produce en la romería del Rocío.

Almonte es un pueblo chiquito de Huelva con una ermita muy mona, toda blanca ella, en cuyo interior hay una figura de la virgen del Rocío. La tradición consiste en una romería que se puede realizar a pie o a caballo, se cruza parte del parque de Doñana y se acaba llegando hasta la ermita. Algo así como una excursión por la sierra, pero haciendo paradas para bailar y echarte cerveza en los pies:


Carmina Ordóñez reinventando la pedicura.

Una vez que los romeros llegan al Rocío esperan a la madrugada del lunes de Pentecostés cuando se produce el salto de la reja. Que no consiste en saltar una valla llena de pinchos como hacen los africanos para entrar en Melilla. Esto es más peligroso. Más de una vez la figura ha estado a punto de caerse. Y los niños se llevan en volandas y de mano en mano, como un rockero cuando, en medio de un concierto, se lanza a los fans, y todo con la intención de que toquen a la Virgen.


Pero todo esto no dejan de ser cafradas simpáticas, chiquilladas, comparado con las fiestas que consisten en hacérselas pasar putas a un animalico.

Manganeses de la Polvorosa (Zamora) es un pueblo de 700 habitantes que sólo ha salido en las noticias por su sana costumbre de lanzar una cabra desde el campanario y mantearla en las fiestas de los quintos (ese concepto tan de los pueblos). Pero Manganeses, además de tener un nombre maravilloso, ha sabido rectificar. Desde hace años ya no tira a la cabra por el campanario, sino que la pasean.

Luego tenemos la bonita costumbre de descabezar bichos. En Villamayor de Calatrava (Ciudad Real), lo hacían con pollos, aunque creo que ya no. En Lekeitio (Vizcaya) y el Carpio del Tajo (Toledo) prefieren gansos.

Pero ya sabéis que el bicho que tiene el dudoso honor de ser el más torturado es el toro. Lo lanzan al agua, lo persiguen, lo torean, lo lancean, le lanzan dardos... Pero no pasa nada, no está mal, no hay que sentirse culpable, porque es tradición, los quintos del pueblo se lo pasan pipa y trae mucho turismo a la zona. De entre las muchas barbaridades (no diré "burradas") que les hacen a estos pobres bichos, destacan dos.
"Burrada" no es un término apropiado, porque los burros son buena gente, mirad qué cara de buena persona...

El toro de Coria (Cáceres), se celebra en San Juan y la tradición que hay detrás es preciosísima. En tiempos inmemoriales, incluso antes de Maricastaña, los cacereños no eran cacereños sino vetones. Es el siglo VIII antes de Cristo y los vetones tenían ritos relacionados con el solsticio y los toros. Puede que venga de esa época la leyenda que dice por San Juan se elegía a un joven del pueblo, para luego ser perseguido por todos los demás. Para su defensa contaba con un par de navajas pero solía morir, es lo que pasa cuando tú eres uno, y los demás son un huevo. El año que tocó al hijo de una importante dama del pueblo, ella lo cambió por un toro y de ahí la sana costumbre de soltar al toro por la plaza y lanzarle dardos. Cuando el animal cae, se le remata de un tiro y se le cortan los testículos. Pero no pasa nada, que ya lo dicen los taurinos que el toro no sufre. No tiene terminaciones nerviosas, se parece más a una lechuga que a cualquier otro mamífero.

El toro de la Vega es la fiesta más popular. En los últimos años se han multiplicado las protestas en contra de la tradición, pero Tordesillas se ha mostrado impasible. Defienden la antigüedad de la festividad, su valor cultural y antropológico. La celebración consiste en que los quintos, montados a caballo y armados con lanzas, persiguen a un toro hasta que lo matan. Algo antropológicamente fascinante, casi tanto como ver los sacrificios humanos de los aztecas. Una pena que esa tradición, también más antigua incluso que el toro de la Vega, no haya permanecido.

Puestos a hacer el cafre sugiero otros métodos, espectaculares y sin animales de por medio, como por ejemplo, el concurso de lanzamiento de azada, tirarse por una cuesta persiguiendo un queso o pasearse en taparrabos para conmemorar el festival del hombre desnudo, el Hadaka Matsuri.

Y vosotros, ¿a qué fiesta tradicional nunca iríais?

lunes, 30 de junio de 2014

¿Quién es tu galán de medio pelo?

Todas (y aquí el todas os incluye a vosotros, muchachos) hemos tenido una de esas vueltas a casa vergonzantes. De día, con el pelo revuelto, mala gana y hasta haciendo eses. El paseo de la vergüenza es el infierno femenino, porque a nosotras, con tacones y el maquillaje corrido, se nos nota más.

Todas hemos tenido un paseíllo de la vergüenza. Hasta las mujeres más perfectas del planeta tienen derecho a una mala noche. Aquí January Jones volviendo a su casa después de haberse despertado en casa, por ejemplo, de David Hasselhoff:

Lo malo de ser famosa y bellísima es que un día te tomas unas copichuelas, haces el catre y los paparazzi te hacen fotos.


¿Y cuál es la historia detrás de un paseo de la vergüenza? En general una mezcla de garrafón y desfase es más que suficiente para volver a tu casa sintiéndote una piltrafilla humana. Pero el auténtico paseo de la vergüenza es el que se hace desde la casa de un desconocido, y más si ese desconocido es alguien a quien negarías el saludo en cualquier otra circunstancia.

Porque, amigas (y amigos), todos caemos con algún galán de medio pelo en un día tonto. Y para que estéis prevenidas (y prevenidos) os tengo preparado un nuevo test absurdo con el que averiguareis qué tipo de galán ridículo os podría llevar al paseo de la vergüenza.

¿Listas (y listos) para contestar?

Tu casa ideal sería:
A. Una finca en el campo
B. Un pisazo de lujo en Sevilla
C. Un pisazo de lujo en el barrio de Salamanca de Madrid
D. Un casoplón diseñado por Joaquín Torres
E. Un chalet adosado con jardín familiar.

No podrías vivir sin:
A. El Rocío, la Semana Santa...
B. Follar
C. Tus trajes hechos a medida
D. El deporte
E. La música, especialmente las baladas italianas que cantan a la luna llena.

Consigues un logro profesional de la leche. Lo celebras así:
A. Una juerga con fino y rancheras
B. Vas a montar a caballo
C. Yendo a un restaurante de campanillas, pero nada moderno, nada de espumas, ni esferificaciones, ni reducciones de ningún tipo.
D. Te haces un tatuaje con caracteres en élfico o en sánscrito
E. Acudes a un karaoke a darlo todo.

¿Qué hace que un hombre te haga tilín, así a primera vista?
A. Que sea alto como la Giralda
B. Unos ojos azules como una piscina recién limpiada
C. Buena percha y elegancia
D. Un six pack perfecto
E. Que sepa cantar

En tu pasado metiste la pata porque...:
A. Presentaste varios programas de televisión malos de solemnidad
B. Pusiste los cuernos a tu ex número 1, y a la número 2, y a la número 3...
C. Hiciste una obra de teatro con Sofía Mazagatos
D. Tiraste al suelo un premio muy importante  y en público
E. Estabas gordo

¿Has contestado?
Pues ahí van las soluciones. Estos son los galanes de medio pelo con los que un día podrías caer:

Mayoría de A
Bertín Osborne

Te gustan los hombres de pelo en pecho, un poco rancios, de ésos que cuentan chistes de Arévalo y que no saben cocinar ni una triste ensalada de lechuga. Que luego lo negarás, porque tu novio de toda la vida cocina mejor que tú, se relaja planchando y es tope metrosexual. Pero a ti te pone berraca el macho español de toda la vida. El ligón que se come una y cuenta 20. Un Bertín Osborne o un Julio Iglesias de la vida.

Mayoría de B:
Alvaro Muñoz Escassi
La mirada acero azul de Zoolander se inspira en la mirada azul de Escassi.

Tú eres una persona leída y cultivada, además de súper ecologista. Pero en tu fueron interno te atraen esos hombres capaces de montar a pelo en caballo, matar a un toro o sobrevivir en una isla desierta a base de cazar y comer cocos. Lo que viene siendo un macho alfa. Lo malo de los machos alfas es que están genéticamente programados para esparcir su semilla a lo loco y con quien se ponga a tiro. Eso y que jamás les verás leyendo un libro.

Mayoría de C:
Arturo Fernández
Mira qué traje llevo, chatina.

A ti siempre te gustaron los hombres un poco maduros, cosmopolitas, viajados... algo así como el George Clooney del anuncio de Nespresso. Pero la realidad es que los maduros que se hacen los trajes a medida y que han vivido mucho suelen ser señores de 70 años que aún retienen una buena estructura ósea. A favor tienen que invitan a todo, te abren la puerta, te dicen requiebros... En contra tienen absolutamente todo lo demás.

Mayoría de D:
Sergio Ramos

Eres de ésas que todos los años hace el mismo propósito de año nuevo: esta vez voy a ir al gimnasio. Pero luego lo más que haces es pagar la matrícula. Por eso los cachotas deportistas son tu punto débil.   Te gusta todo el pack: los tatuajes con caracteres japoneses, los peinados imposibles, la ropa horrenda pero carísima y a la última, los coches deportivos, las casas diseñadas por arquitectos de postín... Pero no te preocupes, que no tienes nada que hacer, ellos sólo se juntan con modelacas.

Mayoría de E:
Bustamante

Tú vas de indie y de alternativa. Has ido al Sónar, al Benicassim y, por supuesto, al Primavera Sound. Pero en el fondo de tu alma late un corazón tierno y cursi, lees a Federico Moccia y te encantan las baladas italianas. Un día tonto y con unas copas de más, Bustamante te canta "por el amor de esa mujer" y caes rendida a sus pies.

Vosotras (y vosotros), ¿ya sabéis con qué galán de medio pelo acabaréis cayendo una noche de farra?

Y si tenéis un ratito, entrad aquí, a ver "La leonera", que participa en el Festival de cine de Elche, ¡voten!, ¡¡voten!!, ¡¡¡¡voten!!!!

lunes, 23 de junio de 2014

Malos de película III: Idi Amin Dada

Idi Amin Dada fue dictador de Uganda entre 1971 y 1979.

Y vosotros diréis: ¿Idi quién?, ¿Uganda está cerca de Sudáfrica o cerca de Somalia?

No preocuparse, que entre la wikipedia y servidora resolveremos todas vuestras dudas. Idi Amin Dada, antes de ser dictador y caníbal, fue soldado. Entró en el ejército británico, ya que por aquella época Uganda era una colonia del Imperio. Allí hizo una carrera meteórica, frenada sólo porque a los negros sólo se les permitía llegar a oficial. Cuando Uganda consiguió la independencia de los ingleses, Amin siguió su carrera hasta convertirse en coronel y luego jefe del ejército. Idi era un tiarrón de 1.93, una mole que había practicado boxeo, rugby y natación.

En 1965 Idi Amin Dada, ya jefe del ejército, se alía con el primer ministro ugandés para derrocar al rey, que tenía el bonito nombre de Mutesa II (no confundir con Mufasa, el de "El Rey León"):



Tras distanciarse del primer ministro, Idi Amin toma el poder y dice lo que dicen todos los jefes de ejércitos tras un golpe de Estado: que es sólo momentáneo, que ahora mismo convoca elecciones y que él lo que quiere es democracia, que es el mejor de los sistemas posibles. Una semana después de decir todo eso, Idi se nombra a sí mismo presidente de Uganda, comandante en jefe del ejército y reorganiza la justicia de modo que hasta los ministros estaban sujetos a los tribunales militares. Hasta ese momento, lo típico de cualquier dictador. Pero ahora empieza la diversión.

Idi purga el país de posibles enemigos a su causa: que si disidentes políticos, que si otras etnias, que si ejecutivos, que si líderes religiosos, que si homosexuales, que si artistas, que si tú que una vez fui a pedirte sal y me dijiste que no tenías... Tantos que no se sabe a ciencia cierta cuánta gente murió durante los años de la dictadura, la cosa está entre 80.000 y 300.000. Además expulsó a los ugandeses de origen asiático, casi todos indios que llevaban generaciones viviendo en Uganda, ya que habían llegado allí en la época del imperio británico.


Además de cruel, Idi Amin Dada era un tipo excéntrico y encantado de tener poder. Tanto que se autoproclamó: "Su Excelencia el presidente vitalicio, mariscal de campo Alhaji Dr. Idi Amin Dada, señor de todas las bestias de la tierra y peces del mar y conquistador del imperio británico en África en general y en Uganda en particular".

Estos son los hechos probados. Y luego está la leyenda negra, según la cual el dictador, además de asesinar así al buen tuntún, también era caníbal, sádico y aficionado a la magia negra, de ahí que se diera credibilidad a cosas como ésta:

Una de sus mujeres, Kay, abortó sin su permiso así que el ingenioso Amín la mandó asesinar, descuartizar y ordenó después que, en presencia de todos sus hijos, el cuerpo de Kay fuera cosido con los brazos y piernas cambiados de lugar —derecha por izquierda— para que sirviera de escarmiento.

O como ésta:

el presidente Amin comió parte del hígado del que fue su ministro de Asuntos Exteriores Michael Onadaga para "ahuyentar" los malos espíritus.


El director Barbet Schroeder, que en su carrera ha hecho desde "Mujer blanca, soltera, busca", hasta "El misterio Von Bullow" y algún capítulo de "Mad men", rodó en 1974 el documental "General Idi Amin Dada, an autoportrait", de su experiencia allí contó cosas como ésta:

"en Kampala la electricidad se iba muchas veces porque las turbinas generadoras se atascaban con los cadáveres que los cocodrilos no se comían".

Obviamente el cine ha adaptado la vida de Idi Amin. La película más conocida es "El último rey de Escocia" (2006), bastante olvidable si no fuera porque salen Scully de rubia y James Mac Avoy tan joven que parece una niña. Pero quien de verdad se luce en "El último rey de Escocia" es Forest Whitaker, interpretando a Idi Amin Dada:


Ejercicio de agudeza visual: ¿quién es Forest y quién es Idi?

Otra adaptación de la vida del dictador es "Rise and fall of Amin" (Triunfo y caída de Idi Amin), una coproducción entre Kenya, Nigeria y Reino Unido y película de culto del exploitation donde, por supuesto, Idi se hincha a guardar cabezas de enemigos en su congelador, cortar orejas, e incluso se come una loncha de un muerto. Una loncha, por cierto, sospechosamente parecida a una loncha de jamón serrano:



En 1979 Idi Amin Dada, pese a sus esfuerzos por matar a cualquier posible disidente, fue depuesto. Podríais pensar entonces que le juzgaron, que le asesinaron o que pasó la vida huyendo. Pues no. Le acogieron en Arabia Saudí, donde pasó el resto de su vida, cómodamente instalado en un hotel y recibiendo una asignación mensual a cambio de no volver a la política. Siguió casándose y teniendo hijos (entre 30 y 45 en total) hasta que murió en el año 2003. Para que luego digan que existe la justicia poética.

lunes, 16 de junio de 2014

Penny Dreadful, mucho lirili y poco lerele

¿Qué tienen en común el Papa Francisco, Obama y la nueva serie de Showtime "Penny Dreadful"?

Pues que son un timo.

Como diría la sabiduría popular: mucho lirili y poco lerele.

Y es que cuando Obama fue elegido en las urnas aquello parecía no la llegada de un presidente nuevo, sino el advenimiento del Mesías. No sólo era el primer presidente negro (más bien café con leche) sino un hombre con buena percha, que hablaba bien, que parecía majete y que prometía cosas tan buenas y tan extrañas en los Estates como sanidad pública para todos o el cierre de Guantánamo.

¿Y qué ha hecho Obama, 5 años después? Pues nada de eso. Barack, el presidente con nombre de cantante de grupo de rock, sigue siendo un tipo locuaz, simpático, que habla que da gusto y ni te cuento lo bien que le sientan las camisas. Y ya.

Dos pizzas barbacoa, una cuatro quesos y otra vegetal para Michelle que está a plan. Dirección: la Casablanca.

Más o menos lo mismo podríamos decir del Papa Francisco. Que más allá de la importancia histórica que pueda tener que sea el primer Papa americano y más allá de que sea, como el rey, tope campechano, no ha hecho nada. Mucho hablar de que la pederastia es una cosa feísima, de que el amor es muy bonito incluso si es entre personas del mismo sexo y que el cristianismo consiste en compartir... pero hacer, lo que se dice hacer, no ha hecho nada. Se ha hinchado a dar entrevistas y a tocar a bebés, eso sí. Todo fachada, aunque a Francisco las camisas fijo que no le quedan como a Barack.

Pues "Penny dreadful" es tan decepcionante como estos dos señores.

Sam Mendes produciendo, Juan Antonio Bayona dirigiendo, John Logan escribiendo, Eva Green y Timothy Dalton como protagonistas, Showtime juntándolos a todos... Penny dreadful tiene todo lo necesario para despertar interés en los yonquis de las series que andamos siempre a la búsqueda de mierda de la buena a la que engancharnos. A todo el elenco de nombres famosos hay que sumar un trailer súper molón:


Misterio... Rollo victoriano... Cosas sobrenaturales... 

¿Y?

Y nada.

El piloto no está mal del todo. Se nota mucho que la serie es una mezcla de "From hell" más un poco de "La liga de los hombres extraordinarios" más otro poco del "Drácula" de Coppola. Pero eso no tiene porqué ser un handicap.

"Penny dreadful" cuenta la historia de un hombre que busca rescatar a su hija, secuestrada por vampiros. Para conseguirlo cuenta con la ayuda del personaje de Eva Green, una especie de médium, y del personaje de Josh Hartnett (muy mono con barba), un pistolero. Todo en un Londres tope chungo, donde por las noches actúa Jack el destripador, Victor Frankenstein hace experimentos y aún encima la mitad de la población tiene tisis y escupe sangre. Todo muy mal rollero, pero eso sí, con una fotografía y un vestuario que te mueres.

Diseñadores del mundo, ¿no creen que las mujeres deberíamos vestirnos rollo victoriano, al menos en invierno?:
Eva Green va más chunga en la alfombra roja que cuando sale en una serie de vampiros.

El problema es cuando llega el segundo capítulo y la trama que se había apuntado se frena en seco. Y aparece Dorian Grey, aunque no juega ningún papel en la trama más allá de hacer ojitos a toda fémina que tiene a mano, y el pistolero se enamora de una prostituta con tisis (la de veces que alguien escupe sangre en esta serie es impresionante) y hay mucho misterio, muchas puertas que se cierran, muchos insectos que salen de lugares insospechados, mucho espíritu manifestándose... pero no se sabe muy bien para qué.

Cuando llega el tercer capítulo aquello ya es el acabóse. La trama principal no avanza ni a tiros. Los diálogos se alargan, aparecen flash backs para contarnos historias que ya conocemos (la del monstruo de Frankenstein, sin ir más lejos), la médium sigue siendo poseída por todo tipo de espíritus y el padre que busca a su hija no hace nada por encontrarla. Del cuarto capítulo no os puedo decir nada, porque me planté en el tercero.


Ejercicio de agudeza visual: ¿quién es Bayona y quién Hartnett?

Lo dicho: mucho lirili y poco lerele.

Y vosotros, ¿qué serie/película/libro/personaje de trascendencia mundial os ha decepcionado más?

lunes, 9 de junio de 2014

El misterioso caso de Óscar Lozano y las americanas que brillan

Bienvenidos a la nave del misterio. Si Iker Jiménez es capaz de hacer dos horas de programa con lógicas tan apabullantes como ésta:
  • No sabemos con seguridad cómo se construyeron las pirámides
  • El sistema de poleas no era suficiente
  • Se necesitaba a los esclavos para otras cosas
Por tanto...
  • Las pirámides las construyeron los extraterrestres.
No veo porqué yo no puedo marcarme un post de fotos inquietantes basándome, únicamente, en los estilismos de un aspirante a famoso.
Porque hay imágenes que hablan por sí mismas, y las americanas de Óscar Lozano también hablan:

¿Y quién es el tal Oscar Lozano? Pues un “empresario de la noche” que tiene el dudoso gusto de haber sido novio de Belén Esteban y tiene un todavía más dudoso gusto por la moda, que ríete tú de la tienda de ropa de TamaraGorro:


¿Impactados? Quizá os pensáis que he elegido las fotos a mala baba. Que un día excéntrico lo tiene cualquiera. Pero a Óscar le encanta la ropa horrenda. Y si brilla, mejor que mejor:






Sólo hay una cosa que le guste a Óscar más que una americana que brilla en la oscuridad. Una americana militar, rollo Tom Cruise en "Top Gun" o rollo marinerito que hace la Primera Comunión, pero teniendo 45 años:




¿Obnubilados por tanta belleza?, ¿deseando contratar al estilista de Lozano?, ¿ansiosos por averiguar dónde se compra la ropa?; ¿alucinados de mi morro por hacer todo un post sólo con fotos de un hortera?

Qué queréis que os diga, en Madrid el verano llega en cuanto pasa el 40 de mayo del refrán y el calor me reblandece las neuronas.

Pero Óscar Lozano y Tamara Gorro no són los únicos ¿famosos? con un extraño gusto en el vestir. Ahí tenemos al arquitecto/colaborador/it boy Joaquín Torres, empeñado en:
A. imitar a Yves Saint Laurent
B. decir que es hetero
C. embutirse en una talla que no es la suya.

Y si hablamos de tallas pequeñas, hay que hablar de Terelu Campos. Ella no se ha animado ni a abrir una tienda de moda ni a hacer un blog de moda. Una pena. Pero mientras tanto contamos con este tumblr saleroso como él solo: Terelook Campos

Y con este compendio de imágenes que creo que jamás podréis olvidar, Óscar, Marujita y yo nos despedimos:
 ¡Hasta la próxima semana!