jueves, 26 de enero de 2012

Famosas que venden su casa en Idealista

Porque los famosos también tienen hipoteca. Mira, “Los famosos también tienen hipoteca” podría ser el título actualizado de “los ricos también lloran”, el culebrón mexicano que tiene el dudoso honor de ser el primero de su género que se emitió en la televisión española.

De los autores de “¿Quién vive ahí?”, “Supercasas”, “¿Se puede?” y “Callejeros especial calle Serrano” llega un nuevo microespacio que une los típicos casoplones que salen en las páginas iniciales del “Hola” con el servicio inmobiliario de “Idealista” y un toque de “Cine de barrio”. La que inició la moda fue una mujer acostumbrada a ser pionera, una adelantada a su época, moderna e independiente, que se divorció cuando nadie se divorciaba, y luego se ha dedicado a casarse, divorciarse, viajar y vender exclusivas al Hola. Lo dicho, moderna e independiente. Aquí, Carmen Martínez Bordiú, vendiendo una casa de piedra en medio de la naturaleza, llena de porches para desayunar, pasar el rato o posar para el “Lecturas”.


Una preciosidad de casa si no fuera porque la nietísima la ha decorado con un sofá y unos reposapiés con estampado de vaca y lámparas de colorines. Porque ella ha vivido 20 años en París, y eso, quieras que no, te da una sofisticación, que se nota en que llama “restorán” a los restaurantes y en los leggins con puntilla que luce en el video.

A Carmencita la siguió Sara Montiel, a quien tengo el honor de haberle vendido, cuando trabajaba en una tienda de Goya, unos pendientes de bisuta más grandes que la fila de gente que espera para comprar lotería en Doña Manolita. Pagó con la visa oro que llevaba su marido de entonces, el cubano Tony, en una carterita de mano.


Ángela ya contó en su blog cómo era la casa de la Montiel, y no me voy a repetir, resumámoslo en que es el resultado de Norma Desmond con síndrome de Diógenes.

Y, por último, el recientemente publicado, y mi preferido: María José Cantudo, que vende su casa de Serrano. Por comparación, su video es el más normal de las tres, hasta que aparece Carlota, la perrita de la Cantudo, interrumpe la entrevista y María José le suelta eso de “qué va a pensar de ti la gente, que tú eres una señorita de Serrano educada en los mejores colegios, aquí al lado”.

Supermomento señorita de Serrano en el minuto 03:55.

Ya me caía bien la Cantudo desde aquel mítico “instituto mongol” de Martes y Trece, pero ahora me declaro fan. De ella, y de Carlota, of course.

Y vosotros/as, ¿compraríais, si os lo pudierais permitir, alguna de estas casas?, ¿decoración incluida?, ¿deberíamos abrir una página en facebook a Carlota?, ¿la Bordiú no os da más grima que arañar una superficie de pizarra?

Por supuesto, os recuerdo que aún hay tiempo, hasta el día 31, para visionar, recomendar, enlazar, criticar y hasta poner a caldo "Lo último que hago para el Notodo" y lo mismo os digo del corto aspirante en la categoría "triple destilación", "Resuélvelo", de una tal Ángela Armero, guionista, rival del Notodo, y sin embargo amiga.

6 comentarios:

Claudia Hernández dijo...

No conocía estos vídeos del idealista, qué gracia, y las entrevistadoras están de atrecho ¿no? A veces solo pestañean.
Ah... la casa de la Carmen, madre mía, no puede ser más fea, qué horror.
La de la Montiel si uno le quita los objetos gana en metros... daría todo por una terraza como esa.
La de la otra, que no la conozco pero me suena, mucho mejor, aunque la bañera es de un hortera que no veas, ese angelillo como de cementerio adornado tanto mármol (como de cementerio). Eso sí, no me mudaría a Serrano nunca, qué aburrido.

P.D.: Cómo mola el corto, divertido y nada pretencioso, me gusta.
Saludos

loquemeahorro dijo...

Esto confirma mi teoría de que todos los ricos tienen un sofá/alfombra o similar print animal en casa.

Algún día sabremos por qué.

¿Viste in live a Tony Hernández el marido de la Montiel?

Pero mujer, esto merece un monográfico, como poco (en serio lo digo)

pd. Yo también soy fans de la Cantudo

laesti dijo...

Claudia, yo también pienso que las señoras de Idealista son maniquíes con el cuello articulado para poder asentir y que parezca que escuchan.

Loque, mi encuentro con Tony Hernández fue fugaz, pagó y punto. Sólo he interactuado con un famoso: Ernesto Alterio, cuyo gato siamés rescaté. Cuando fui a devolvérselo se presentó diciendo "Ernesto, encantado" y yo, muy digna, hice como que no sabía quién era.

Angela dijo...

Gracias por las menciones de todo tipo! Pásame tu número de cuenta en un privado. Estupendo post, qué orgullo haberle vendido bisuta a Sara, estás un paso más cerca de la inmortalidad y yo como amiga tuya pues también.

Yo si tuviera pasta me compraba tanto la de Sarita como la de Cantudos. Hacía un rastrillo benéfico con la morralla, traía un interiorista y hale! a vivir y a hacer fiesta como las de Zeus Tous y sus siete novias para siete amigos.

loquemeahorro dijo...

No te lo vas a creer, pero conozco una chica que se cruzó a Ernesto A. en el fisio y le dijo:

- ¿De qué nos conocemos? Me suena un montón tu cara.

Pero ella lo decía totalmente en serio, va a pensar este hombre que no le reconoce ni el gato (y por eso se fue de casa).

Rescatar un gato: Tienes 20 puntos extras para el cielo.

laesti dijo...

Ang, no es necesario número de cuenta, me conformo con jamón ibérico, caja roja de Nestlé o vale en Hábitat. Zeus Tous me da casi tanta grima como la Bordiú...

Loque, mi madre una vez saludó por la calle a Iñaki Miramón, porque le sonaba su cara y asumió que era del pueblo.