lunes, 29 de diciembre de 2014

La tragedia de ser Adriana Abascal

A los guionistas nos preguntan mucho sobre cómo nos viene la inspiración. Cuando explicas que tu inspiración no es tu Olivetti y una botella de whisky, sino la fecha de entrega, ya te miran con otros ojos y te sueltan aquello de "yo creo que sería buen guionista porque tengo mucha imaginación", "no escribo porque no me pongo, que si me pusiera...". Que dan ganas de contestar que yo tampoco soy Mireia Belmonte porque no me pongo a entrenar 6 horas al días, que si me pusiera...

A lo que iba, que estaba yo un día currando frente a mi portátil, en casa, vestida con cosas que no pegan entre sí, cuando me puse a navegar por la página del Hola. Que, insisto, yo estaba trabajando. Era un documento de venta de un proyecto de serie, y buscaba fotos de familias pijas para maquetar el documento y que quedara bonico, que a las teles no les gusta ver mucha letra junta. Me dije, ¿dónde podría encontrar fotos de familias de Serrano de toda la vida?: ¡Pues en el Hola! Así, trabajando duramente, llegué al desconocido mundo de los blogs de Hola online.

Y ya no trabajé más.

Porque quedé absorbida por el blog de ella, Adriana Abascal:

Antes de la cirugía, Adriana Abascal era Celine Dion.

En él, la Isabel Preysler mexicana cuelga las fotos de sus looks bajo títulos como "un abrigo, muchas mujeres", "Provence lifestyle", "glamour french-mex" (su marido es francés y viven en París),  "looks la magia de Frida Kahlo" (en ninguno de ellos con el entrecejo de Frida)...

Los artículos están repletos de fotos en las que Adriana sale guapísima, aunque con gesto de estar siempre oliendo a quemado:


Pero el blog de Adriana no sólo son fotos de ella mona corriendo por el parque (me niego a decir "running"), mona con las tendencias para la próxima temporada primavera-verano y mona para ir a la alfombra roja de Cannes. El blog de Adriana también tiene... ¡texto!

Sí, Adriana escribe. Y creo que escribe ella, no un becario, ni un asistente... Nos cuenta sus cuitas diarias, los pequeños dramas de toda madre (tiene tres hijos de su ex, el que presidía Telefónica). Como este drama que me he permitido la licencia de titular "Adriana sale de casa hecha una Britney Spears y va y se tropieza con Carla Bruni".



En otro conmovedor post, Adriana, como tú y como yo, se estresa porque todavía no ha comprado los regalos de Navidad. Pero luego reflexiona un poco y se da cuenta de que las prisas no importan, lo fundamental es comprar los regalos con genuina ilusión por estas entrañables fiestas.

No sé vosotros, pero nada me llegaba tan adentro desde una tv movie navideña con Tori Spelling que echaron en Divinity el sábado pasado:

A estas alturas, vosotros, lectores desconfiados, os creeréis que me estoy inventando todo esto.  Pero no. No tengo tanta imaginación. Os juro sobre un camión lleno de cajas de Choco Tutti de Milka que estas capturas de pantalla vienen directas del blog de Adriana en el Hola. Haced clic aquí y lo comprobaréis con vuestros ojitos.

Para el final, el postre.  Es decir, lo mejor. Adriana nos cuenta la terrible presión a la que ella misma se somete por culpa de los propósitos de Año Nuevo. Mi favorito, sin lugar a dudas, es el de no volver a acostarse sin desmaquillarse:

Sí, amigos, Adriana Abascal es de ésas que fríe a sus amigos con invitaciones para jugar al Candy Crush Saga. 

¿A que su blog es "inspirador"?

Y vosotros, ¿en Navidad os entran "jingle bells" en el corazón?, ¿hacéis vuestras compras navideñas con un look urban-casual-chic?, ¿pensáis que Adriana, como Mario Vaquerizo, se muerde los carrillos para parecer más flaca en las fotos?, ¿vuestro propósito de Año Nuevo es aprender a usar un Mac?

10 comentarios:

loquemeahorro dijo...

Mis propósitos de año nuevo incluyen dejar de lavarme la cara y darme splash de agua, o lo que haga esta señora.

He entrado en su blog, yo soy así de aventurera y creo que solo entiendo un 70% de las palabras:

"uscando un allure diferente para este invierno e intentando no caer en el hábito de aquellas mujeres que generalmente apuestan por lo clásico refugiándose en el uniforme bourgeoise"

Pues eso, que en el 2015 quiero saber que es eso del allure y el bourgeoise (este párrafo es el primero que he visto, no lo he seleccionado ni nada)

loquemeahorro dijo...

¿Por qué lo he hecho? ¿Por qué he entrado en su blog?

Ahora estoy intentando descifrar si es verdad que pone que sus libros favoritos son (entre otros)
La Montaña Mágica y 50 Sombras de Grey.

laesti dijo...

Loque, ¡¡¡¡es adictivo!!! Y la lista de música que escucha es igual que la de libros: ¿Shakira y Lykke Li?

deWitt dijo...

Por qué no me extraña que en esas resoluciones para el año nunca aparece "trabajar". Claro que llevar un blog tiene su trabajo, que nos lo digan a nosotros, que por culpa del mismo nos pasamos la vida peor vestidas que "refugiadas de guerra".

Adriana esté en mi lista de "mujeres patéticas que salen en el HOLA".

el convincente gon dijo...

Es bonito lo de darse un 'splash' de agua. No sé por qué pero me trae a la cabeza imágenes postcoitales: "Ahora vuelvo, cariño. Me voy a echar un splash de agua." Muy fino.

calamarin dijo...

Ufffff... Creo que me ha dado un bajón de tensión. Esto es mucho para digerir, nos pones unas pruebas muy duras...
Voy a tomarme una copita de anís a ver si me recupero.
Esta señora necesita urgentemente medición.

Uno dijo...

Adriana nos confiesa que ha hecho un Britney Spears cuando en realidad lo que nos está contando es que sus niños van al cole de los Sarkozy. Dice que si las compras de Navidad y tal y lo que quiere dejar claro es que domina todos los idiomas caros.
Lo malo de Adriana es que la pagan por escribir sandeces (palabra olvidada donde las haya) con lo que podría contar si la emborracharan.
Fuentes cosultadas: "El cantarillo de Adriana" by Monna Bell

Charly Hell dijo...

Y estará orgullosa la zorr... la señora esta.
Se nota que sabe lo que es trabajar duro. Eso de salir a llevar a los nenes al cole sin maquillar, debe ser devastador.
A mi me ha molao mucho eso de aprender a cocinar. No se los años que tendrá, ni me importa un pijo, pero creo que a sus años, no estaría demás que supiera que la comida no se obtiene diciendo "Zuleyma, donde diantres está la cena".
Y lo de estresarse por los regalos de Xmas... es para descogotarla contra una pared.

Ah, y feliz navidad ;)

laesti dijo...

DeWitt, yo siempre voy hecha una "refugiada de guerra", si me ve Adriana por la calle, fijo que me da un euro.

Gon, "splash de agua" hay que decirlo más, ¡digámoslo a todas horas!

Calamarín, ¿te tomaste la copita de anís?, qué Nati Abascal es eso.

Uno, "sandeces", como "splash de agua", hay que decirlo más.

Charly, para mí que Adriana piensa que la comida aparece mágicamente sobre la mesa, igual que la ropa sucia aparece mágicamente doblada y planchada en el armario. Ella no tiene servicio... ¡tiene duendes!

Sorokin dijo...

Gran persona Adriana Abascal, y qué vida más dura que lleva. Precisamente iba yo el otro día paseando por la feria de Navidad que han puesto en los Campos Elíseos, mientras me despanzurraba el olor a chocroute y a churros fritos con aceite SAE 40, pensé en ella. Yo, como mexicano adoptado, en vez de ser fino, me dije "¡Chingao! vaya chingadera de vida que lleva esa vieeeja". Eso es sacrificio, y no lo de Anne Hidalgo, intentando que el castellano se vuelva la segunda lengua extranjera en Paría. Pobrecita. No semos naide