lunes, 2 de abril de 2012

¿Os gustan las frambuesas?

A mí no tanto como la palabra que las designa. Debería haber un intercambio entre cereza y frambuesa, para que el sonido de la palabra se acercara más al sabor y la textura de la fruta en cuestión. Porque la frambuesa está rica, sí, pero tiene unos pelitos por ahí en medio que no molan. Aunque para fruta con nombre inmerecido, ahí están los albaricoques, deliciosos y además fáciles de comer, pero con nombre horroroso.
Las frambuesas no sólo sirven para esto...:
...también dan nombre al reverso oscuro de los Oscar, los Golden raspberry, conocidos como Razzies ¿Por qué los americanos han elegido a esta fruta tan mona para premiar a las peores películas del año anterior? ¿Por qué no un tomate de oro?, ¿o un plátano de oro? La respuesta sólo la saben los pocos elegidos que se han sacado el proficiency. "To blow a raspberry", algo así como "chafar una frambuesa", significa hacer una pedorreta. Y eso son los Razzies, una pedorreta.
Hasta ahora solían entregarse en la víspera de los Óscar y ejercían de contrapunto gamberro. Este año han decidido mover la ceremonia al 1 de abril "Fool's day", el equivalente a nuestro día de Santos Inocentes, pero sin masacre infantil de por medio. Y esta edición no sólo ha sido especial por el cambio de fecha, también han batido el récord al otorgar 10 premios, 10, a una película.
Y ahora amigos, llega la pregunta, ¿quién ha sido el protagonista absoluto de esa película, intérprete de los dos protagonistas y, por tanto, ganador de unos cuantos Razzies? Pues él, el cómico menos gracioso de toda la historia del cine:


"Jack y Jill", esa comedia que yo acabaré viendo por la tele un domingo a mediodía, se ha llevado todo lo posible: peor película, director, actor y actriz protagonista (porque Sandler interpreta al Jack, y a la Jill del título), guión, reparto...
Los Razzie suelen pasar desapercibidos, no tienen alfombra roja y los premiados no suelen acudir a recoger su premio, salvo honrosas excepciones. Pero ya está este blog para saldar esa deuda histórica porque, asumámoslo, a lo largo de nuestra vida hemos visto muchas más malas películas que buenas. Ahí van mis candidatos a los Razzie de las peores películas de todos los tiempos:
Peor comedia, es decir aquella que te da ganas de llorar, "más allá de los sueños" (de Adam Sandler) o "casi 300".
Peor drama, aquel que te hace reír, como "Los abrazos rotos" o "doble cuerpo".
Peor actriz, Christina Aguilera en "Burlesque", aunque he oído que Mariah Carey en "Glitter" o Britney Spears en "Crossroads" también estaban que se salían.
Peor actor, Adam Sandler en cualquiera de sus películas; "the water boy" o "el chico ideal" o "más allá de los sueños". Nicholas Cage en cualquier película que haya hecho después de su primer lifting o Eddie Murphy en cualquiera que haya hecho después de 1989.
Peor secundario, Jar Jar Binks ganaría de calle pero no es de carne y hueso. Sharon Stone estaba pasadísima en Catwoman. Todo lo contrario que la inexpresiva Cher en "Burlesque", o Taylor Lautner en cualquier película de la saga de de "Crepúsculo", aunque el chaval ni siquiera tiene la excusa del bótox.
Peor pareja, a aquellos que pegan menos que el aceite y el agua, como Hillary Swank y Gerald Butler en "postdata, te quiero" o Vanessa Paradis y Romain Duris en "los rompecorazones".
Peor maquillaje, "Burlesque" o "Showgirls", las dos por pasarse por el forro eso que dicen que un buen maquillaje es aquel que no se nota:
Peor vestuario, "Showgirls" o "Postdata, te quiero". La primera por hacer que las muchachas vayan más desnudas por la calle que subidas al escenario, la segunda por empeñarse en hacer que todo el plantel femenino aparente unos veintimuchos, cuando todas tenían treintaymuchos o hasta cuarentayalgo. Aunque "Sexo en Nueva York 2" se lo pone difícil con Carrie Bradshaw que considera súper chic ir así por un zoco:

Ahora os toca a vosotros, ¿cuáles recordáis como peores películas de todos los tiempos? Si, convenientemente, las habéis olvidado, usad este truco mnemotécnico para recordarlas: probablemente las visteis en un tren o en un autobús.

4 comentarios:

Amiga R. dijo...

De las últimas peorcísimas que he visto tengo a bien compartir con vosotros dos en especial: Ouija, que la vi contigo cuando fui a Madriz la última vez y casi nos da el soponcio padre con el cura de los ojos brillantes... y "el ladrón de sueños" que es como para morirte porque hay un extraterrestre que sale de los culos y cosas así. También le daría la frambuesa pocha al peor cartel de cine, porque sale un atrapasueños. Y un atrapasueños a mi me pone los pelos como escarpias, al nivel de un diábolo, un haiku o unas pastillitas para abrir los chacras. He dicho.

loquemeahorro dijo...

Le tengo un cariño muy especial a "Al Diablo con el diablo", con Elizabeth Hurley, poniendo posturitas y llevando los modelitos supuestamente más sexys... preciosa.


Creo que decían que era una comedia, pero nada me ha hecho menos gracia en mi vida.

Y la ya mencionada "Misión Imposible II", me gustó muchísimo, porque mira, en esa sí que me reí.

Pero creo que mi favorita es "Armagedon", un título que hacía justicia a la película.

Claudia Hernández dijo...

Malas, hago mi lista anual en mi blog porque luego se me olvidan, porque como bien dices, siempre hay más malas que buenas. A mí los Abrazos Rotos me gustó, y claro, Almodóvar no hace drama, sino melodramas, y por ende siempre te pueden hacer reír… pero bueno, para gustos…

Halle Berry, por más que una vez la hayan dirigido bien, pienso que es una de la peores actrices de todos los tiempos y como actor malazo, James Franco…
De Pelis: Star Treck (2009) un bodrio.

Saludos

laesti dijo...

Erre, había olvidado "Ouija", ese clásico del terror cómico. Ésa del ladrón de sueños me recuerda al capítulo de South Park donde los extraterrestres conectan con los humanos a través de una antena en el culo de Cartman.

Loque, yo vi "Al diablo con el diablo" en un autobús y tengo que decir que me reí con la parte de Brendan Fraser convertido en chico sensible, que llora cuando ve el amanecer.

Claudia, James Franco es el Taylor Lautner treintañero, incapaz de expresividad alguna. Eso sí, es guapérrimo.