lunes, 27 de febrero de 2012

La preciada estatuílla

Si la semana pasada fue "la fiesta del cine español", volvemos a tener otro momento donde "la estrellas brillan con luz propia", hablamos de la entrega de "la preciada estatuilla": el Óscar.

Ala, ya he dicho todas esas cosas que se dicen unas chorrocientas mil veces durante las retransmisiones, y es que ayer, con mi amiga F. vimos parte de la llegada de las estrella (esas que brillan con luz propia) a la alfombra roja en el canal 24 h de TVE. En el trocito que vi destacó el blanco. Blanco con aire años 20 ceñidísimo de Milla Jovovich, que llegó de las primeras; el de Shailene Woodley ("Los descendientes"), tapadita y recatada pero no por eso menos mona con un modelazo de Valentino; el escotado con espalda espectacular de Rooney Mara; el de Jennifer López muy fiel a su estilo Las Vegas, o sea, ceñido, brillante, con escote por delante y por detrás. Lista para protagonizar la segunda parte de "Showgirls". Demasié.
Más tarde llegó Gwyneth Paltrow, toda ella de blanco, sobria, elegante y también aburrida, qué queréis que os diga, que Gwyneth siempre ha sido un poco pescaíto cocío. Y también de blanco y despeinada como si llegara tarde y hubiera venido conduciendo ella misma su descapotable, iba Cameron Díaz.

Además de mucho vestido blanco en la alfombra roja vi a mucho abuelo, en concreto todos aquellos que estaban nominados a mejor actor de reparto: Christopher Plummer (Plumber, según la presentadora del 24 h que no se cansó de decir lo mucho que le gustaba el actor Christopher Plumber), Max Von Sydow y Nick Nolte. Al final se lo llevó Plummer, digo Plumber.

Creedme, éste es Nick Nolte.

Pero no todas fueron de blanco. No. Angelina no. Ella quería llamar la atención y se enfundó en un vestido negro de Versace con abertura. Así que allá que fue ella con una consigna clara en mente, enseñar la patorra:

Sujétame, Brad, que me caigo de lao.

Y la enseñaba así. Y así. Y asá. Que debe ser dificilísimo andar enseñando todo el tiempo la misma pierna, pero Angelina tiene mucha experiencia. Lleva yendo a los Oscars desde que tenía 11 años, y de entonces hasta ahora ha aprendido algo:

Atención a los mitones de encaje blanco. Cuánto daño hizo la Madonna de los 80.

Angelina con su padre, Jon Voight, cuando tenía 11 años, mucho gusto por la puntilla y ningún estilista que la asesorara.

Pero dejemos el momento "Cuéntame" y volvamos a los vestidos. La actual novia de George Clooney, Stacy algo y Meryl Streep coincidieron en dos cosas: el dorado y el horterismo. Mimetizarse con la "preciada estatuilla" no mola.

Y tampoco mola ir a los Óscar como quien va a la prom de su instituto. Así, un punto prom, y con esa cosa que sólo queda bien en los vestidos de flamenca: los topos, iba Natalie Portman. Y un pelín avejentadas, con vestidos que les echaban años encima iban Tina Fey, que la pobre tiene ya a sus espaldas un historial de vestidos horrorosos, y Sandra Bullock, con vestido de señorona. Penélope Cruz, iba muy mona, sí, pero una miaja mayor con ese tono de azul aclarado tras demasiados lavados.

En cuanto a las dos actrices de moda, Michelle Williams y Jessica Chastain, ni fú, ni fá. Michelle es una pedazo de actriz, pero no es tan elegante ni tan trendy como se empeñan los blogs de moda. De hecho, ese vestido con volante a la altura de la cadera que hace feo a la vista no mola nada, aunque el color sea muy favorecedor. En cuanto a Jessica Chastain, su modelo cortina barroca no me dice nada, y ella tampoco, ¿por qué? Porque este fin de semana vi "El árbol de la vida". A favor de la película diré que hacía mucho que no dormía tan profundamente.

Si tuviera que elegir el vestido más bonito de la noche dudaría entre los de Milla Jovovich, Shailene Woodley y esa actriz de moda que últimamente va a todas partes divinérrima que es Emma Stone:

Sí, vale, el corte del vestido es muy similar al que lució Nicole Kidman hace un par de años pero... ¿y?

Sin embargo, con la peor vestida no tengo dudas. Ni Stacy, ni Mery Streep, ni JLo, ni Zachary Quinto con su look de nerd... elijo a la esposa de Colin Firth:


Y, como en toda crónica de alfombra roja que se precie, os dejo con algunas incógnitas:

¿Se compró la mujer de Colin Firth su vestido en Humana?
¿Dónde estaba Heidi Klum?
¿Qué hacían Alberto de Mónaco y su mujer en los Óscar? Como dijo uno de los comentaristas del 24H, ¿estaban ahí nominados a mejor interpretación por su boda?
¿Vosotras también le veis su punto a Michel Hazanavicious?

11 comentarios:

Carabiru dijo...

Otra que iba horriblebleble era Melissa McCarthy, que sí, que está gorda, pero ese vestido no la favorecía en lo más mínimo.
El de Natalie Portman siendo bonito el modelo, la tela era catastrófica para una gala.
A lo mejor soy una hortera de tomo y lomo pero el vestido de la nueva novia de Clooney a mí me gusta, no así el color, ni el hecho de que tuviese que ir andando a pasitos diminutos, pero no sé, me gustó. Otra cosa es que a mí no me sentaría como a ella, y yo sí que parecería un paquete de regalo con él puesto.

Mi mención especial en horror es para Rooney Mara, no me gustó ni el color, ni el vestido, ni el escote tan horrible que le hacía.

Echo de menos vestidos horribles pero divertidos, locos y absurdos ¿no había este año?

Mención capilar especial a Esperanza Spalding, no creo que necesite explicar el por qué.

¿Y qué me dices de la monja? ¿Eh? ¿No iba sobria y elegante?

En general un aburrimiento tanto color pálido, y tanta languidez...

loquemeahorro dijo...

El de Emma Stowe era mucho más que parecido ¿no?

Yo insisto que a las que no son Charlize Theron (que con una cortina estaría bien), no saben vestirlas, y por eso en cuánto son algo mayores o les sobran kilos, las llevan hechas unos espantajos.

Por lo de la pobre Melissa McCarthy, no tiene nombre.

Rooney Mara, yo también le doy un premio especial.

¿Y el abuelo de Heidi? Vistéis que también fue a la gala?

¿La monja esa... quién es?

Por favor, revisad el look de estas dos mozas

Nancy O'Dell
Missy Pile

Anónimo dijo...

Yo al Hazanavicius (o como se llame) le veo el punto, la coma y el guión bajo (que es un símbolo que siempre me ha encantado).
100% de acuerdo con lo de Emma Stone: guapísima.
Para que a una le siente bien el escote de Rooney Mara hay que tener una busto generoso, cosa que ella (aunque es muy mona, así como en plan rarita siniestra) no tiene.
L.

laesti dijo...

Biru, te reto a que encuentres un vestido de tiros largos que favorezca a alguien tan rechoncho como Melissa McCarthy. La monja, por lo que decían los comentaristas, iba porque un documental de los nominados estaba basado en parte en su vida antes de ser monja y sí, iba muy a la moda, que el blanco y negro es acierto seguro.

Loque, tomo nota de esas dos que has dicho (sean quienes sean).

Anónimo, Hazanablablabla está muy bien, sí. Pero disiento en que el vestido de Rooney Mara le quede mal, si tuviera más pechamen quedaría un poco demasié, vamos, un poco Lléilou.

Galahan dijo...

A mí me gustó que Glenn Close luciera su trofeo como reciente ganadora del Masters de Augusta de golf.

Y coincido en Emma Stone. Jarl. Jorl.

Y sí, Jennifer López y Cámeron Díaz blablabla pero me presentan un Óscar de culo y yoquesé... ¡bravo!

¡Y ya!

laesti dijo...

Gal, pobre Glenn Close, no tiene el Óscar, pero sí la chaqueta verde del Masters de Augusta.

Loque, he visto a Missy Pyle con ese vestido de corte imposible, pero creo que estas tres: Nancy O'Dell, Viola Davis y Maya Rudolph se ganan el premio a las menos favorecidas: http://stylefrizz.com/img/2012-Oscars-dresses-Maya-Rudolph-Nancy-ODell-Viola-Davis.jpg
Eso sí, sigo creyendo que la pareja de Colin Firth sigue siendo la más hortera, no está bonito llevar el vestido de tu abuela a los Óscares.

Angela dijo...

Bueno, querida, Michel todo para ti. Como es francés seguro que se dopa. Muy de acuerdo en todo lo demás. No me gustó nada la Portman, y lo de las señoras de dorado, sencillamente lamentable.

Aparte de que no me creo que la luchadora esa del tipazo y pinta de descerebrada sea la novia de Clooney.
¡Montaje!

Claudia Hernández dijo...

La verdad es que estos Oscar han sido aburridos en todo, el glamour esta vez hubo que sacarlo con pinzas... dónde estaba Naomi Watts, por ejemplo, o Keira K., Chloe S., Johnny Depp y su mujer, Tilda S., Charlize., Kristen Dunst, Scarlett, Reese W., Rachel W., Diane Kruger, Julianne M, y claro, tu gran pregunta, ¿dónde estaba Heidi?
Saludos

laesti dijo...

Ángela, sería precioso que Clooney en realidad fuese gay y se empeñara en llevar a todas sus novias a los eventos desde la tercera cita para disimular. Si adopta a un par de gemelos vía vientre de alquiler ya tendremos la prueba definitiva.
Claudia, viendo fotos de las fiestas post Oscar, ¿a quién he visto con minivestido amarillo y bolso dorado? ¡¡¡A Heidi Klum!!! Que otras se quedarán en casa deprimidas por si divorcio, pero Heidi no.

Claudet dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Claudia Hernández dijo...

Me dejas más tranquila con la noticia de Heidi, porque, vamos a ver, qué es un divorcio frente a perderse ir a los Oscar...