jueves, 3 de noviembre de 2011

Hostal Royal Redondilla

Soy una gran anfitriona. Está mal que yo lo diga, pero esto es así. Pero no soy una anfitriona al estilo Ferrero Rocher. No corro por las praderas que rodean mi cortijo con solo un foulard para protegerme de la lluvia que en Sevilla es una maravilla, como Paloma Cuevas. Tampoco recibo a embajadores que se sabe que son embajadores porque llevan una banda al estilo de Miss guapa con gafas, como hace Isabel Preysler. Ni me desnuco cuando tengo que dejar de colocar las flores en el jarrón porque suena el timbre y llegan mis invitados, al estilo Judit Mascó.


Atención al segundo 10, cuando Judit se gira con total naturalidad.

Yo soy una anfitriona más cañí. Más del tipo Lina Morgan en “Hostal Royal Manzanares” que del tipo Ferrero Rocher. Que, de todas formas, no me creo yo que ni la Cuevas, ni la Preysler, ni la Mascó, den a sus invitados ese bombón cutre que es el Ferrero Rocher. Seguro que ellas son más de Godiva, de Lindt o incluso de la caja roja de Nestlé. Pero el ranking de mejores chocolates y bombones lo dejamos para otro post.
Decía que soy una anfitriona cañí. La versión joven, esbelta, encantadora y modestísima de la típica señora que regenta una pensión en las inmediaciones de Sol. Ofrezco hospitalidad y una habitación no muy sucia (hay pelos de gato, pero no cucarachas, que son una cosa muy típica de las pensiones de Sol) en el centro de Madrid. También soy una excelente guía turística. Llevo a mis invitados a lugares poco típicos donde conocer la auténtica esencia de Madrid. Porque, ¿quién quiere ver la casa de Lope de Vega pudiendo ver el lugar en torno al cual vivió y murió José Villarreal?


¿Quién quiere ir a Casa Lucio pudiendo ir a una taberna que responde al nombre de "La pantera del Rayo" (por el Rayo Vallecano)? Donde además sirven tortilla de patata precocinada del Lidl y tienen las paredes decoradas con retratos de Lina Morgan, Lola Flores y otras muchas celebridades.


¿Por qué ir a un garito decorado por Tomás Alía? Mejor ir a la taberna extremeña, que si se cae la cortina la sujetan y decoran con un platito de café y listo:

¿Quién quiere ir de compras a la Milla de Oro pudiendo ir a sitios así?



¿Quién quiere ir al Buda Bar pudiendo ir al Outlet? El Outlet no es una tienda, sino un bar que aplica las mismas políticas de eternas rebajas de los outlet, pero al alcohol. El Buda bar tiene a famosos y futbolistas, el Outlet a adolescentes y algún treintañero con ganas de pagar por las cervezas lo mismo que pagaba en su época de adolescente.
¿Quién quiere ir al Teatro Real pudiendo ir a Laidy Pepa?

¿Y quién quiere ir quemar la noche madrileña pudiendo quedarse en casa viendo “Gremlins 2”?

O “Vuélveme loca”, un programa del corazón que tiene bastante mala baba, pero cómo no tenerla con noticias como que la Duquesa de Alba dice que no sabe lo que es el bótox.

¿Y tú preguntas que el botox?, botox eres tú, que decía la rima de Gustavo Adolfo Bécquer.

Soy una gran anfitriona.


Hostal Royal Redondilla os recibe a todos, eso sí, no me traigáis Ferrero Rocher en pago, mejor un surtido de quesos, jamón ibérico o sobrasada.

9 comentarios:

loquemeahorro dijo...

Me encanta la escena de la Mascó poniendo las flores esas en un jarrón, me tiene hipnotizada pensando quién cuida a sus 500 hijas mientras.

A lo mejor son las que le lavan y le planchan esa camisa impoluta, y la pequeña le mezcla el tinte.

G Eléctrico dijo...

¿No corres por las praderas con un foulard? Oooohhhhh!

Amiga R. dijo...

Eres una anfitriona estupendita. Y eso que no has dicho nada de "Ouija" (ese peliculón con el que nos obsequiaste la noche de Jalogüin), ni de lo estropeado que está tu vecino E punto A punto, ni de cuando nos llevaste a comer a los años cincuenta con una peli de Elvis de fondo... Eres capaz de cualquier cosa con tal de que tus invitados se encuentren como en casa. Y oyes: lo consigues.
Gracias por todo, hermosa.
VOLVEREMOS.

Y sí, es una amenaza... ;)

laesti dijo...

Loque, yo siempre he estado a favor de que los niños trabajen. Haría una cartulina estilo Supernanny para que los niños, desde el momento en que alcancen los cajones, se ocupen de poner la mesa. Y cuando alcancen la encimera, se encargan de lavar los platos.
G., soy más de correr por las praderas con un vestido floreado, al estilo de los anuncios de pasta donde sale la Toscana.
Erre, "Ouija" se merece un post enterito para ella sola.

Olga dijo...

Doy fe, eres una gran anfitriona, pero por qué nunca me has llevado al bar donde reciclan los platitos del café. Por queeeeeeé!?!?!?!?
Me uno a Amiga R., gracias por todo, hermosa.

Galahan dijo...

Yo he visto ouija! Es española? Con el que se queda tontico, el cura y la churri motera? Mitica!

Carabiru dijo...

Como anfitriona molas más que las tres de los ferreros muy fijo.
Yo no he sido tu huésped, pero con todas esas actividades geniales que preparas para tus visitas, molas más.

Claudia Hernández dijo...

Mira qué bien me ha venido la lectura de tu post, ya que la semana que viene tengo que hacer de anfitriona en Madrid, jajaja. El del platico y la cortina es enternecedor, quiero ir. En cuanto al Ferrero, madre mía, hay gente que cree que es sofisticado... umh
Saludos

laesti dijo...

Olga, la próxima vez que vengas vamos a la taberna extremeña y le pedimos al camarero fuertecito que reproduzca el momento platillo de café.
Gal, ¿has visto "Ouija"?, ¿y cuál es tu excusa? No me digas que te la pusieron en un autobús...
Biru, yo te acojo, pero a cambio me tienes que hacer los famosos dianitos.
Claudia, fíjate que yo creo que la Mascó debe ser bastante sofisticada en su vida normal, pero el toque Ferrero lo convierte todo en antiguo, que no retro, ni vintage. Como esos anuncios del Kinder sorpresa que siempre parecen de hace 20 años.