lunes, 28 de febrero de 2011

El finde que viene veo “El discurso del rey”

Este no, que todo el mundo tendrá el mismo plan en mente. Al otro. Ya sabéis, mis queridos y escogidos (numerosos no sois, que lo sé yo) lectores, que a mí las galas y los premios me la repampinflan. Lo que me interesa es la alfombra roja y convertir este blog en una salita de espera de peluquería de barrio, con todos despellejando sin pudor, sin medida y sin sentido. Y, por lo que he oído, la gala de anoche de los Oscar tampoco hubiera servido para hacerme cambiar de opinión: larga, convencional y con los mismos premiados que se han llevado antes todo lo llevable en la temporada de premios de Hollywood. Vamos, nada nuevo bajo el sol.

Teniendo en cuenta que, de las nominadas, sólo le visto “Exit through the gift shop”, “La red social”, “valor de ley”, “animal Kingdom” y “Toy story 3”, no puedo criticar gran cosa. Excepto ésta que me tiene muy indignada: ¡¡¡cómo es posible que la película de Banksy no se haya llevado mejor documental!!! Aunque sólo fuera por el interés que tendría saber quién iba a recogerlo, deberían habérselo dado. Pero allí (como si de un festival de cortos en un pueblo se tratara) deben pensar que los documentales sólo son para temas sociales y se lo han dado a uno sobre la crisis.

Esto no puede ser, dos párrafos ya y no he ido a lo importante:

¡Los modelitos!


Sharon Stone, Cate Blanchett y Anne Hathaway iban guapas, sí, pero porque son muy guapas. Cate Blanchett, tan rígida como siempre, que de pequeña se tragó una escoba y gracias a eso siempre camina erguida; Anne iba vestida de rojo, el color le quedaba divino, pero el vestido parecía sacado de "Moulin Rouge", la película. El moño parriba de Sharon Stone creo que era una ilusión óptica, para que pareciera que estaba menos estirada de lo que sí está.

Por cierto, el vestido de Anne Hathaway era rojo valentino:

Valentino se inspiró en su propio rostro para crear el rojo valentino.

Las protagonistas de “Cisne negro”, que tampoco he visto y lo mismo cae este fin de semana, Natalie Portman y Milla Kunis, iban remonísimas. Natalie de color burdeos (granate lo llamaba yo, ignorante de mí) y Milla de color lavanda (si veis que alguien lo llama “lila” o “azul clarito”, es que no tiene ni idea).


Una lástima esos pendientes que parecían sacados de la sección de pomos del Zara Home y que el encaje del vestido de Milla diera la impresión de que se le veía tó el sujetador. Con lo vulgar que es eso, aunque lo peor de lo peor es que se te vea uno de esos tirantes transparentes comprados en el chino. Pero eso en los Oscar no pasa, ni en los Goya, ni siquiera en los TP. Puede que pasara en los premios de Cadena Dial, eso sí.

En la sección fija de toda alfombra roja: “si respiro me muero”, tenemos a varias actrices que, o bien se están preparando para una película de época donde deberán llevar corsé, o se han empeñado en llevar una talla que no es la suya (esto yo lo entiendo, me empeño en meterme en la 38 de Mango y no quepo). Jennifer Hudson, Pé y Sandra Bullock.


Lo contrario le ocurrió a Melissa Leo, a ella le pasaba con el vestido como a mí con los zapatos, que a trozos son de tu talla, y a trozos no.

Tan acartonada como su propio vestido iba la anteriormente siempre perfecta Nicole Kidman. ¿Pero los efectos del botox no se iban a la larga?, ¿por qué se sigue pinchando?


El chiquitico con mechas rubias es su señor esposo.

Y más que vestidas, envueltas para regalo, iban la hija de Steven Spielberg y Halle Berry:


En cuanto a ellos, se me ha caído un poco la imagen que tenía de Christian Bale al verle como en realidad es, uno de esos hombres con barba de diferente color al pelo. Quién iba a decir que él y Pablo Motos tenían algo en común. Y quién iba a decir que de los más elegantes de la gala iba a ser Jeff Bridges, que tiene ya una edad, ésta en concreto, pero qué porte, qué saber estar, qué ojos azules, qué clan familiar tan bien avenido, qué todo.

Me ha aliviado comprobar que el gremio de los directores nominados a Oscar es casi tan feo como el de los guionistas.

¿Y quiénes iban ideales, además de las mozas de "Cisne negro"? Pues éstas:


En otra vida debí ser una urraca, porque me gustan mucho los vestidos que brillan. Me da igual que sean plateados, como el de Gwyneth Paltrow, azul noche como el de Amy Adams o gris perla con plumitas como el de Hillary Swank. Por cierto, que yo mataría por las joyas que veteasabertúquéfirma prestó a Amy Adams. Yo por una joya MA-TO. Ala, ya lo he dicho.

Y no quiero acabar este post sin unas reflexiones. Sí, que no todo va a ser glamour y despellejamiento. Observad y reflexionad:

¿Qué hace esta señora con este anciano?


¿Por qué está casado Hugh Jackman con esta señora, y no conmigo?

¿Seguro que estos dos son padre e hija?

¿Y no madre e hija?

Y, la más importante de todas, ¿dónde estaba Heidi Klum? No me puedo creer que no la hayan invitado, lo más probable es que esté embarazada otra vez y con náuseas.

8 comentarios:

loquemeahorro dijo...

Qué bien lo he pasado, muchacha.

Gracias, de verdad.

Annete Benning fue muy mala en una vida anterior, y en esta lo está pagando. Si no, no se entiende.

Veo que Sharon Stone lleva el mismo peinado que Pilar López de Ayala.

Penélope Cruz ¿iba a una boda al Lord Winstons?

Claudia Hernández dijo...

Ah, qué divertidas tus preguntas...
Hilary Swank y La Paltrow la verdad es que eran las mejores... lo de Pe y su asesor de imagen no tiene perdón de Dios, un icono de la moda que se tambalea precisamente en los OScar.
Y la Stone, pensé que era un photoshop malintencionado, pero noooo.

Amiga R. dijo...

Yo tampoco entiendo que Jiu "melocomo" Llacman esté casado con esa señora que parece sacada de la cola del Mercadona. Nolontiendo.

La Kidman me da entre cosica y penica, porque antes era tan mona y tan de todo y ahora es tan... ejem... tan... Diossss, no se. Pero da cosica.

Y el tandem Bardem-Cruz cada vez da mas grima. No los soporto.

El vestido de la Jataguay me encanta. Es que yo soy muy de rojo...

Escrito por dijo...

El vestido de Kate Blanchett como que lo peta, ¿no?

En el buen sentido me refiero, porque si hay alguien que "peta el vestido" en sentido literal ésa es Penélope. Ese canalillo tan de estanquera de Amarcord...

Galahan dijo...

Voy a ser "mala", pero Hackman no está con la madre de Amaia Montero?

Y no os da la impresión de que, o eres muy estirado o el smoking te hace quedar como un paticorto ridículo? (Ver Spielberg e incluso Bardem).

laesti dijo...

Loque, he elaborado una compleja teoría en 5 minutos y creo que Annette Bening firmó un pacto con el diablo después de "American Beauty", rollo "el retrato de Dorian Gray" y quien envejece en su lugar es su marido.
Claudia, ¡bienvenida! me temo que Sharon Stone vive sumida en el photoshop desde que hizo "Instinto básico 2"
R., cierto, Mrs Jackman parece sacada de la cola del Mercadona, de comprar la famosa crema frío calor para la celulitis. Y creo que deberías ir con el vestido de Anne Hathaway a tu gran boda griega.
Escri, tienes razón, a Pé se le iba a salir algo de petada que iba, pero hay que reconocer que para haber parido hace nada está estupenda. Lo que no sé es de cuánto está Bardem...
Gal, a este paso vamos a convertir a Mrs Jackman en nuestra ídola: señora de la cola del Mercadona, madre de Amaia Montero... qué mala que es la envidia. Confiesa, pese a tu rabiosa heterosexualidad, ¿no te gusta un poco Hugh Jackman?

Galahan dijo...

No, no, que sigo mirando la foto de Anne Hathaway. Tremenda.

laesti dijo...

Gal, Anne Hathaway es un pescadito sin sal, es la nueva Gwyneth Paltrow. Hugh mola más.