miércoles, 4 de julio de 2018

Dramas del primer mundo: las piscinas llenas

Qué disgusto.

Voy a la piscina, más cargada que si fuera a pasar un fin de semana en algún destino de Ryanair (las chanclas, las gafas de sol, la toalla, un libro, la crema solar, las gafas de bucear...) y me encuentro con que han cerrado la mitad del recinto por obras.

La piscina: expectativa vs realidad.

Toda la marea humana: preadolescentes que se tiran en bomba, jubilados, familias al completo que se han traído tuppers para comer... todos apelotonados en la mitad del espacio habitual.

Busco entre la gente al rey de la piscina de Lago: el señor Marrón. Pero nada. No está, se fue, se escapa de mi vida. ¿Qué habrá sido de él?, ¿habrá huido a otra piscina donde tenga más hueco?, ¿o por fin habrá ido al médico y le ha recetado seis meses de inclusión en una casa oscura, sin ver un rayo de sol, como los niños de "Los otros"?

La verdad, no creo que el señor Marrón esté bajo ningún tratamiento. Porque él no lo necesita, él no es de este mundo. Él es el primer mutante. Bajo su apariencia de jubilado con tanorexia se esconde un Sansón cuya fuerza está en la luz del sol. Es como un panel solar andante. Su kriptonita es la noche, el frío... Cuando llegue el cambio climático y Madrid sea el nuevo Arizona y Arizona el nuevo Sáhara y haya que inventar una palabra para el Sáhara porque será algo inimaginablemente seco e inhóspito... entonces, el mundo pertenecerá a los señores Marrones.
 
Imaginad una versión de Mad Max. Una distopía de un mundo desértico pero, en lugar de luchar  por la gasolina que escasea, se lucha por la crema solar factor 50. La mayoría de la población vive encerrada en sus casas, con el aire acondicionado a tope y las persianas bajadas. Sólo unos pocos valientes salen fuera. Entre ellos... él, nuestro héroe, el señor Marrón.


Yo esta distopía sí la vería. Es la mezcla perfecta entre Mad Max, X-men y la señora con tanorexia de "Algo pasa con Mary".

Estaba yo pensando estas tontunadas y haciendo una lista mental de piscinas más o menos céntricas a donde ir cuando oigo la conversación de dos chavales tumbados al lado. Es lo bueno de que la piscina esté llena, que puedes espiar escuchar a los demás sin llamar la atención. Al principio, los dos chavales tienen una conversación piscinera normal y corriente:

- No te habrás traido cartas, y jugamos al Uno Splash.
- Pues no, ¿qué es eso del Splash?
- Las cartas plastificadas, y así no se mojan.

Luego pasan a repasar temas banales varios, de esos que rellenan los telediarios en verano:

- Ayer escuché la noticia de que también te quemas en la sombra, pero yo no me lo creo.
- Eso por qué será, ¿que el sol rebota?
Y aquí uno de los muchacho se pone filosófico:
- Lo malo rebota por todos lados, lo bueno nunca.

- Han sacado Nocilla sin aceite de palma, sabe fatal. 

Con toda naturalidad, pasan de los temas veraniegos de relleno a ideas de negocio. Que si cuántas cosas llevan aceite de palma, que si los veganos tienen que fijarse en los ingredientes de todo no vaya a ser que tengan origen animal y de ahí...:

- ¿Dónde miras los ingredientes de la cocaína?
- Yo el otro día lo pensé: Coca Eco. Nos forramos, ¿eh?

- Ahí hay una tomando el sol con bañador entero. Se le van a quedar marcas.
- ¿Han inventado el bañador que lo traspase el sol? Que el cáncer lo traspase. 

El filósofo (no sé si el muchacho delgado con barba de bañador azul o el muchacho fuertecito medio rubio y con bañador a rayas, porque yo estaba en plan discreta y no les miraba) insiste con sus perlas de sabiduría:

- Los amigos ricos no hay que perderlos nunca.
Pero lo mejor de todo aún estaba por llegar. No sé si lo dijo el que no paraba de tener ideas de negocio o el que iba de filósofo, pero uno de los dos tuvo un sueño:

-  Anoche soñé de todo, había persecuciones, helicópteros... y yo tenía un carné de Ciudadanos que me daba super poderes, lo sacaba y paraba el tiempo.

De ahí pasaron a hablar de la playa que Carmena quiere poner en Colón y de ahí a que en Colón lo que deberían hacer es quitar esa bandera tan grande, ¿qué bandera?, preguntó Filósofo o Emprendedor. No me digas que no la has visto, si es enorme... respondió el otro. Yo debería haberme girado, haberles dicho que se dejaran de chorradas y que me contaran más detalles del sueño o de cómo iban a comercializar la Coca Eco. Pero no lo hice.

Y vosotros, ¿cuándo fue la última vez que espiasteis escuchasteis una conversación ajena?, ¿qué creéis que le habrá pasado al señor Marrón? Y a vosotros, chico con bañador a rayas y chico con bañador azul, gracias por hacerme entretenida la mañana en una piscina a reventar de gente. 

8 comentarios:

Galahan dijo...

Lo del Carnet con Superpoderes de Ciudadanos me ha encantado. Probablemente es lo que dicen si vas a sacártelo!!

Me encantan las reflexiones filosóficas y de emprendedores. No sé con cuál quedarme. Lo de los amigos ricos dicho en la piscina de Lago me llega...

xD

Sorokin dijo...

Lo de tu piscina es una maravilla. No la dejes, no la cambies por otra aunque vayan reduciendo el espacio habitable (así podrás oir las conversaciones de más cerca). Yo no voy a la piscina nunca, pero puedo decirte que en algunas playas, (sobre todo las del antiguo reino de Valencia) es más folclórico todavía. Buscas un trozo de arena para poner la toalla y nada, todo está lleno de familias que ocupan más que un apartamento en Vallecas. Dos mesas plegables (desplegadas, claro), dos o tres sombrillas, siete u ocho sillas, varias neveras portátiles y todo lo necesario para pasar el día entero. ¿al agua? al agua solo van los churumbeles, las señoras gordas y los señores panzones con sombrero de paja están todo el día en las sillas, oyendo una radio a todo trapo. Por lo menos, por aquí, en el Mar del Norte, lo que es absolutamente necesario son unas barreras de tela (como toldos horizontales) para protegerse el viento del norte, o sea, que nada de mesas y, eso sí, los enfants también son los que se bañan en esa mezcla de agua y gasóleo que llaman "mar".

Juli Gan dijo...

Lo de la coca-eco no me seduce, pero lo de tener un carnet de Ciudadanos que te da superpoderes mola mucho. Hasta yo me hacía una puta neocón con traje chaqueta y collar de perlas si eso fuera verdad. Mi despiste habitual me impide prestar atención a las conversaciones que se suceden a mi alrededor. Llegué tarde al reparto.

el convincente gon dijo...

Graciosísimos. Que los contraten para La Resistencia.

Esti dijo...

Gal, a mí me alucinó que lo contara con tanta naturalidad y el amigo no se sorprendiera ni un poco. ¿Qué clase de sueños tienen?

Sorokin, lo malo de esta piscina es que lo mismo me tocan compañeros de toalla graciosos como me tocan prepúberes en plena efervescencia o parejas de novios explotándose las espinillas el uno al otro...

Juli, pues yo creo que sería un negociazo eso de la coca-eco... Tendría que habérselo dicho a los chicos y sugerirles que contaran conmigo como socia no capitalista.

Gon, no sé si eso habla bien de los chicos o mal de La Resistencia.

obatkuatjakarta dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Uno dijo...

Yo fuí el famoso Pepito Piscinas que aspiraba a ser el señor Marrón pero mi piel se cansó antes que yo y hace mucho tiempo que solo nado en las de invierno, incluso en verano. Ahí solo escucho los comentarios del instructor de acuagim animando a sus "chicas" (de 60 para arriba) que intentan imitar dentro del agua los contoneos en seco del profe. Las chicas me hacen ojitos para que me una al grupo pero temo dejarme llevar por la coreografía y que aquel Pepito acabe como Esther Williams.
Informarte por último de que el banco del señor Marrón en Malasaña lo ocupa ahora un señor Caféconleche muy tatuado.
¿Debemos preocuparnos?

Estibaliz Burgaleta dijo...

Uno, ¡ríndete y conviértete en Esther Williams! Lo que dices del banco de Malasaña del señor Marrón ya me asusta. ¡Tengo que volver a la piscina y encontrarle!