lunes, 15 de mayo de 2017

Di no al Brexit, di sí a Eurovisión

Hubiera sido taaan bonito. Todos a puntuar con twelve points a Guallominí y Gran Bretaña se hubiera visto obligada a organizar Eurovisión en el año del Brexit. Pero para que eso fuera posible los europeos nos tendríamos que haber puesto de acuerdo y/o Gran Bretaña tendría que haber mandado una canción un poco molona. Y ni lo uno ni lo otro.

Sin embargo, creo que Europa puede unirse a través de Eurovisión. El festival que nos recuerda que Azerbaiján está en Europa también puede servir de contrapeso a los partidos antieuropeístas. Que la música nos una a todos. Pero no la música coñazo de baladas con su consabido crescendo vocal al final, mientras el pelazo de la cantante se agita al viento y un violinista toca un solo. No. Se trata de unir al pueblo. A la gente. A las masas. Esa música que la escuchas y te echas a bailar y a cantar, aunque sea en un idioma tan extraño como el moldavo.

Sí, amigos, ha habido éxitos moldavos. Más bien, ha habido uno. Éste.


Moldavia, como Teruel (o Azerbaiján), existe.

Yo creía que Moldavia no existía. Creía que era producto de la imaginación de los guionistas de Dinastía que hacían que Catherine Oxenberg fuera aristócrata europea sofisticada del reino de Moldavia. Otro día hablaremos de porqué no sé dónde he dejado las llaves pero sí sé el nombre de una actriz de segunda que salía en "Dinastía".

La cuestión es que Moldavia, en una alianza con Rumanía (Dragostea din tei está cantada en rumano, y el grupo estaba compuesto por moldavos y rumanos, en una unión paneuropea preciosísima) ha dado un megaéxito a toda Europa. Ése es el camino que hay que seguir.

Y otros países de chichinabo pequeños también han dado hits:


Si tuviera que enseñar qué fueron los 80 a un joven millenial nacido en el 2000 o a un extraterrestre, le enseñaría este videoclip. Y ya. 

Nada de canciones medio folclóricas cantadas en idiomas que parecen klingon, ni de baladas de portugueses tristes que llevan una coletilla como la que me pongo yo cuando voy a hacer limpieza general ni, obvio, canciones con alaridos cantos tiroleses... Todo esto lo vimos hace un par de días en Eurovisión y gracias, pero no, gracias.

Menos mal que siempre nos quedará Suecia (y los suecos). Los únicos que son capaces de hacer una puesta en escena en condiciones, que parece sacada de los Grammy y no de una retransmisión de la OTI de 1985. Quizá Suecia debería ganar siempre Eurovisión, y que los demás ni se molesten, que se queden en casa.

Queremos grandes hits. Dignas canciones del verano. Pegajosas. Eternas. De ésas que no sabías que te sabías. De ésas que no sabías que te sabías la coreografía. Como ésta. Danesa, para más señas. Las nuevas generaciones también bailan esta canción. Doy fe. Lo he visto en el Ocho y medio.

Y diréis, ¿y España qué? Fácil, que lo manden a él:



Triunfó hasta en Japón. Preguntad a cualquier mayor de 30 años de cualquier país europeo. Tararead chiquitan chiquitan-tan-tan-que-tumbanban-que tumban-que teverere y veréis cómo la reconoce.

Pero quizá el tiempo de Chimo Bayo ya pasó. Es el momento de nuevas generaciones. Y si el triste portugués de la coletilla había actuado en el Sónar, se me ocurren dos mozas que están petándolo en eso que se llama "la escena indie". Con canciones pegadizas y con su punto cómico. Imaginad qué bonito sería escuchar esta canción en un escenario de ésos tochos y llenos de efectos de luz, y ventiladores, y llamaradas, y máquina de humo y, por supuesto, junto a un violinista:


Les gusta ir al Ritz, pero al bingo también...

Y vosotros, ¿a quién llevaríais a la próxima edición de Eurovisión?, ¿también tenéis dolor de cabeza que empezó con la actuación de Rumanía y sus alaridos cantos tiroleses y que todavía no se ha ido?

6 comentarios:

Uno dijo...

No sabes cómo me alegro de que lo de Portugal coincida con el fracaso español. Han sido muchos años los que hemos hecho chistes de sus looks, el exceso de vello en las cantantes y su abuso del look fadista y la saudade. Dicho esto, qué pereza me dan el muchacho este y su hermana.
Muy de acuerdo en el asunto sueco. Yo hubiera puesto a disposición de su Justin Bieber no solo el premio sino mi patrimonio. Con todo, la actuación de mayor nivel artístico fué sin duda la de los gitanos húngaros, aunque a todas luces era un plagio de Lola Flores y Manolo Caracol en "Quién te puso Salvaora". Europa finalmente es una.

Juli Gan dijo...

Azerbayán es tan Europa como Israel. Vamos, que está en Asia y nos hacemos los tontos con Turquía porque media Estambul está en la península helénica. Hubo un intento de unificación de Moldavia y Rumanía, pero parece que no prosperó. Y Mónaco mandó hace casi cincuenta años un megahit cantada por un crío con cara de gitano llamado Jean Jacques, nos callaremos que era explotación infantil, igual que cuando Sandra Kim ganó para Bélgica en los 80. El "maman" es todo un hit nostálgico. https://www.youtube.com/watch?v=dy34eFl3l6w

Sorokin dijo...

Pues fíjate tú que sí, que Azerbayan está en Europa y para que te voy a decir nada Armenia, Yerevan es una ciudad más europea que Bucarest. Todo lo que pilla al Oeste de los Urales se supone que es Europa. Pero en fin, tonterías de esas aparte, aquí en Bélgica tenía todo el personal fuerte cabreo porque consideraban que les han robado el concurso y que su canción (que no estaba mal, válame santa Cecilia) era la mejor.

Esti dijo...

Uno, cómo te entiendo, yo también hubiera puesto en disposición del sueco mi patrimonio. Les perdono hasta que hubiera momentos en que la actuación parecía un anuncio de Emidio Tucci para el Corte Inglés.

Juli, había olvidado "maman" de cuando la recuperaron en "Cachitos de hierro y cromo". Madre mía (y nunca mejor dicho), casi da tanto dolor de cabeza como la canción de Rumanía de este año.

Sorokin, qué viajado estás que conoces hasta Armenia. Yo lo único que conozco de Armenia es lo que salió en el programa de las Kardashian (veo Eurovisión, veo "las Kardashian", de verdad, no sé qué estoy haciendo con mi vida).

el convincente gon dijo...

Yo creo que estamos tardando en mandar un reggaeton. Arrasaríamos.

Por cierto, la mejor canción que España ha mandado nunca a Eurovisión es "Tú volverás" de Sergio y Estíbaliz (sí, por delante de "Eres tú", aunque la de Mocedades tenga una melodía mejor). Dejo el enlace aquí para que tus lectores flipen con la voz de Estíbaliz, las armonías de los coros, los arreglos... La última repetición del estribillo es brutal. Parece mentira que sea sonido en directo.

Esti dijo...

Gon, con reggaeton arrasaríamos, tienes razón. Pero, ¿no sería preciosísimo llevar una mamarrachada divertida tipo Ojete Calor? Y la canción que dices es una maravilla, pero yo siempre votaré como la mejor canción de España en Eurovisión, ever, a "Yo soy aquel".

Y, por cierto, ¡a ver cuándo actualizas el blog!