martes, 12 de julio de 2016

Películas gélidas contra la ola de calor

¿Sabéis esa gente que se pasa el año diciendo que está deseando que llegue el verano?, ¿esos que afirman que es mejor pasar calor que pasar frío?, ¿esos seres que pasan las horas en la playa o la piscina tumbados en el suelo, tomando el sol como una lagartija?, ¿esa gente como él?

Pues yo no pertenezco a esa raza.

Soy una ferviente defensora del entretiempo, esa época en la que se puede salir a la calle a cualquier hora sin la sensación de estar dentro de un secador de aire caliente. Esa época que, en Madrid, dura quince días sueltos repartidos entre abril y mayo.

Si, como yo, sufrís el drama de vivir en una ciudad calurosa y, además, no tener aire acondicionado en casa, no os preocupéis. Os ofrezco un método alternativo para luchar contra la ola de calor: películas frescas. Si después de ver un capítulo de "Mad men" se tiene resaca de tanto ver beber a sus personajes (y whiskys solos, sin coca cola ni nada) estas películas ambientadas en sitios muy pero que muy fríos conseguirán lo que tu ventilador no puede: refrescarte.

Y comenzamos la lista de recomendaciones con un clásico: La cosa

Si no habéis visto esta especie de "Alien" en medio del ártico no tenéis perdón. Entretenida, tensa, con muchísimo hielo y con Kurt Russell joven y luciendo pelazo. Si la tenéis muy vista, podéis aprovechar para ver la película en la que se basa. "La cosa" es un remake de "el enigma de otro mundo", un clásico de la serie B producido por Howard Hawks que ha envejecido un poco peor que "La cosa", pero sigue siendo una película estupenda.

Snowpiercer (Rompenieves)
En un mundo apocalíptico y glacial, los únicos supervivientes son los pasajeros de un tren que no se para nunca. Pero el tren tiene sus normas y no es lo mismo ser un pasajero de tercera que de primera clase. Los de tercera viven en la miseria más absoluta, hasta que deciden rebelarse y averiguar qué es lo que se oculta en los vagones de primera clase.

Tú, sí tú, tienes que ver esta película.

Divertida, imaginativa y a ratos hasta loca, Snowpiercer demuestra que se puede hacer una película comercial que no trate al espectador como si fuera tonto. Ignoro hasta qué punto es fiel a la novela gráfica en la que se basa ("Le transperceneige"), pero sólo por ver a Tilda Swinton con dientes postizos haciendo de una especie de Margaret Thatcher tan malvada como ridícula (vamos, como Margaret Thatcher) merece la pena ver "Snowpiercer". Además, es la primera película que Bong Joon-ho, el director de "Memories of murder" dirige en Hollywood. Os recomendaría "Memories of murder", pero es calurosa y pegajosa... mejor seguir con trenes rodeados de nieve.


Transsiberian
Allá por 1904 se fundó esta línea ferroviaria que comunicaba Moscú con China. El Transiberiano sigue existiendo hoy, y pasa por sitios tan imposibles de deletrear como Novosibirsk, Krasnoyarsk o Nizhny Novgorod. Si en un viaje en AVE de Madrid a Barcelona te da tiempo a ver una película de Adam Sandler y a envenenarte con el café de la cafetería, imagina lo que te da tiempo de hacer cuando estás atravesando toda la estepa rusa. Es probable que entables conversación con otros pasajeros pero... ¿y si sospechas que esos encantadores mochileros han cometido un crimen?

Fargo
No se puede hablar de paisajes nevados y olvidarse de "Fargo". Pero estoy convencida de que todos la habéis visto. Es más, seguro que varias veces. Pero... ¿y "Fargo", la serie? Ojo, no es una adaptación, ni un remake, ni un spin of, ni un "los mismos personajes pero en el instituto". No. Digamos que Fargo, la serie, es un homenaje al universo de Fargo, la película. Su segunda temporada es, literalmente, una marcianada, pero no me canso de recomendar su primera temporada. Magistral. Y como de eso ya hablé aquí, en esta entrada, pasamos a la siguiente recomendación:

Bron/Broen
Aquí no hay nieve, pero sí lluvia. Y frío. Y muchas nubes. Y casas enormes y minimalistas habitadas por gente turbia. Todo muy escandinavo.

Bron/Broen es una coproducción entre Suecia y Dinamarca y el bron/broen del título se refiere al puente que comunica ambos países. Supongo que el sueco y el danés son algo así como el valenciano y el catalán, pues los personajes de uno y otro lado de la frontera se comunican sin problemas. De forma tan fluida que, tres temporadas más tarde, yo sigo sin saber quiénes son los suecos y quiénes los daneses.

La gran baza de la serie, aparte de esa maña que tienen los escandinavos para hacer género negro, está en su protagonista, Saga Norén:


Imaginad un policíaco con dos agentes obligados a trabajar juntos pese a que son de dos países diferentes. Él, Martin Rohde, (¿sueco?, ¿danés?, yo qué sé) es afable, regordete, empático y con tendencia a poner los cuernos a todas sus esposas. Ella es como Sheldon Cooper si Sheldon Cooper fuera una ¿sueca?, ¿danesa? policía. Saga es tan buena policía como inútil con las relaciones sociales. Y pese a lo torpe, egoísta y hasta cruel que es a veces, se le acaba cogiendo cariño.

Y vosotros, ¿qué películas gélidas recomendáis para luchar contra el cambio climático?

8 comentarios:

Mr. Cal dijo...

"Déjame entrar"... Esa maravilla sueca. Muy fan también de Snowpiercer", la he visto tres veces...

Curro Zea dijo...

Tendré que darle otra oportunidad a Snowpiercer, porque me había parecido un espanto. A lo mejor es que no era el momento y no estaba receptivo.

Estibaliz Burgaleta dijo...

Cal, ¡muy bien visto! Es cierto, "déjame entrar" es una maravilla. Y el libro en el que se basa, también.

Curro, dale otra oportunidad a "Snowpiercer", venga, va...

el convincente gon dijo...

Te diría que cualquier película con Isabelle Huppert dentro da un poco de frío, pero citaré dos en las que ella no sale: Gravity y Viven.

Uno dijo...

Nada como el blanco y negro para refrescarte. Y me refiero a las pelis en b/n y no a la refrescante bebida, reina de la terraza y el kiosko, hoy desaparecida.
Y si es blanco y negro en cine de verano, ya puedes llevarte la rebequita.

Claudia Hernández dijo...

Ah, como se ve que vives en una ciudad con un clima cuasi perfecto, es verdad que el verano se hace duro, pero para eso están las terrazas y salir después de las 19.00. Donde vivo los días de verano no llegan a 20 si los sumas, pasados por lluvia, muchos, un horror deprimente.
De tu lista, la única que no he visto es la serie, y queda anotada, suena muy bien. Yo recomendaría una noruega que me gustó mucho, "Uno tras otro" (Kraftidioten"), humor negro en un paisaje siempre helado. En plan más intenso, Winter Sleep.
Saludos

Estibaliz Burgaleta dijo...

Gon, y yo que no he visto "Viven". Muy refrescante, pero la supervivencia y el canibalismo me dan cosa, tiquismiquis que es una.

Uno, ¡que el blanco y negro no ha desaparecido! En las heladerías Palazzo todavía lo sirven junto con otra de las delicias del verano: el granizado de café.

Claudia, vi "winter sleep" en el cine en un pase de prensa y he de decir que el título está muy bien puesto. Muy invernal todo... y muy somnífero también, me dormí la mitad de la película.

loquemeahorro dijo...

Calor malo, calor muy malo. Es a lo máximo que llego en estos días tan malitos que estamos pasando.

"Asesinato en el Orient Exprés" pasa en un tren atrapado en la nieve, pero no da mucho frío porque los pasajeros estos de primera están de lo más calentitos. Espera, si además tampoco me gusta esa película.

Ah! Los Odiosos Ocho, hace mucho frío y hay mucha nieve.

Y si el cuerpo te pide algo más suave, cualquier versión de "Colmillo Blanco" o de "The call of the wild".