lunes, 2 de noviembre de 2015

La vida en seis videos de gatitos

¿Cuántos calcetines desparejados tenéis?

Yo, según mi último recuento, cuatro.

El drama de ir a ponerse calcetines y encontrar que sólo tienes uno y que el otro ha desaparecido, como si hubiera un triángulo de las Bermudas en tu cajón de los calcetines, afecta a millones de personas. Por eso existe el día internacional de los calcetines perdidos. Es el 9 de mayo y supongo que es el día dedicado a buscar bajo la cama y a llamar a los vecinos dueños del patio interior al que dan tus cuerdas de tender la ropa por si por fin aparecen esos malditos calcetines perdidos.

Pero también existe el día internacional de las zapatillas de distinto color, el día del agradecimiento al plástico de burbujas (último lunes de enero), el día de la pelea de almohadas (primer sábado de abril)... y esta semana, el 29 de octubre, ha sido el día del gato.

Los gatos no pueden merecerse menos que las peleas de almohadas porque, ¿qué aporta una pelea de almohadas a nuestra existencia? Y los gatos son una parte fundamental de la vida en el siglo XXI. Puede que no tengas gato, puede que no te gusten, puede incluso que te den alergia... pero seguro procastinas con ellos.

Procastinar, qué verbo tan feo y tan difícil de pronunciar, con lo bonito y gráfico que es decir "perder el tiempo". Porque eso es lo que hacemos cuando nos ponemos a ver videos de gatitos en bucle. Videos como estos, que explican la vida entera. Y todo, todo, se puede explicar con un video de gatitos.

¿Sabes cuando eres adolescente y te gusta uno de tu clase que te ignora y tú lo intentas y lo intentas y lo intentas porque te han dicho que ante todo hay que perseverar y tú no logras nada? Pues los gatos, insisten, y sí logran que les hagan caso. Claro, que ellos son mucho más monos que tú.


Ya lo dicen los libros de autoayuda y las tazas de Mister Wonderful, la seguridad en uno mismo es fundamental. Con seguridad se consigue todo, hasta que un perro que es 7 veces más grande que tú se acojone. Pero claro, es que ellos (los perros) son una raza inferior:



Pero a veces la seguridad no basta. No se puede luchar contra la esencia de uno. No puedes ir de tipo duro cuando tú eres sumamente adorable:



¿Sabes el dicho ése que dice que la curiosidad mató al gato? Pues es verdad:


Los gatos no distinguen su imagen en el espejo. No distinguen lo que se ve en el televisor. No saben qué es internet, ni youtube. No saben que son una estrellas en la red. Pero saben que son guapos. Y por eso saben que tú lo que quieres es verlos a ellos. Todo el tiempo:



Last, but not least, la historia que Pixar adaptará pronto para que todos nos deshidratemos llorando a mares.

Koko es una gorila a la que unos científicos estaban enseñándole la lengua de signos supongo que con la intención de crear su propio "Origen del planeta de los simios" y exterminar al ser humano de la faz de la tierra. El caso es que Koko aprendió a comunicarse de una manera rudimentaria y eficaz. Hasta le contaban cuentos como "el gato con botas". Un buen día Koko manifestó, por signos, que quería un gato. Y como se dio la casualidad de que cerca habían aparecido tres gatitos abandonados, le dieron uno, al que ella llamó All Ball (todo redondo o Bolita). Los científicos hubieran querido que Koko tuviese hijos para así ver si usaba la lengua de signos para comunicarse con ellos y si estos, a su vez, la aprendían de ella. Pero Koko, como en una versión en imagen real de esos primeros diez minutos devastadores de "Dumbo", no se quedaba embarazada. Así que los científicos aprovecharon su relación con All Ball para ver cómo se comunicaba con él. Pero entonces, ¡oh drama! Bolita murió en un accidente. Se lo contaron y Koko hizo los signos de "triste" y "duerme gato".



Y vosotros, ¿a qué ser vivo, objeto o costumbre absurda dedicaríais un día internacional?, ¿creéis que Pixar conseguirá con "Koko, la película" que lloremos más aún que con "Up"?

9 comentarios:

Juli Gan dijo...

Hmm. El día internacional de agradecimiento por las burbujas de los pásticos de embalar. ¡Mola! En cuanto a los gatos, tiene algo hipnótico, pero no aguanto dos minutos viendo monerías felinas. Insensible que es una. En cuanto al gorila que se comunica, pixar no sé, pero me suena mucho a el planeta de los simios". Vete tú a saber si es un ancestro del dr. Zaius. Pensadlo por un momento. ¿El ser más inteligente del futuro va a tener el careto de Charlton Heston? Joooodeeeer.

el convincente gon dijo...

Yo dedicaría un día al dinero encontrado por la calle.

Lo de gorilas y chimpancés que aprenden a hablar es un poco triste. ¿Cuál es la finalidad? ¿Demostrar que los chimpancés también tienen sentimientos? ¿No lo sabíamos ya?

Yo, como Juli Gan, tampoco comparto el fervor por los gatos ni, en general, por los animales cuquis. Mi vídeo favorito de animales es el de las ovejas que se suben a una especie de balancín.

Uno dijo...

Sugiero el día internacional del teleoperador/a, tan adorable o mas que los gatitos.

Blackmount dijo...

es tan hermoso...

Mr. Cal dijo...

Vale, reconozco que son bonitos, pero no puedo con ellos... Soy de perros, que es cierto que son un poco tontos, pero son todo amor y fidelidad, algo que los gatos (salvo excepciones) no. Además incluso son vengativos y rencorosos... Y de malas ya está el mundo lleno. Y que conste he vivido con dos, que en ocasiones tenían su punto, pero en general entre nosotros no hay nada de química.

Estibaliz Burgaleta dijo...

Juli, yo con que el ser del futuro tenga el torso de Charlton Heston en sus tiempos mozos, me conformo.

Gon, el día del dinero encontrado por la calle debería existir. Y celebrarse soltando billetes del Monopoly así, al buen tun-tún.

Uno, sugiero celebrar el día del teleoperador dándoles a todos el día libre.

Blackmount, ¡qué epico!

Cal, los pro perros sois muy anti gatos. Pero los pro gatos somos muy pro casi todo tipo de animales que sean simpáticos. En esa categoría yo incluyo a casi cualquier bicho viviente, excepto roedores, insectos y bichos sin pelo.

loquemeahorro dijo...

Los amos de los perros que les llaman, sabiendo que no pueden ir son unos impresentables, no hay cosa que más le duela a un perro en este mundo que no obedecer a su amo, pero saben que un gato macarra es más pavoroso que César Millán con unos patines a mano.

Antes circulaba un vídeo de un gato atacando a un oso, sí, a un oso adulto, al que hacía huir, vale que era porque aprovechaba bien su gran baza: el efecto sorpresa de ser más rápido que Flash, pero mira ¡¡ganaba a un oso!!

pd. No pienso ver el último vídeo ni aunque me paguen, que se me saltan las lágrimas de solo pensarlo.

Claudia Hernández dijo...

jaja, la verdad es que no soporto este tipo de vídeos. Y estoy de acuerdo contigo que procrastinar es una palabra espantosa. Pero, tengo que aclararte que no es exactamente perder el tiempo; es perder el tiempo, sí, pero en función de una meta u objetivo que se tiene que realizar. Yo puedo perder el tiempo y no tener ninguna tarea que hacer. Pero por otro lado, siempre le echo en cara a nuestra lengua que tengamos que utilizar tantas palabras que en otros idiomas se dicen en una sola (ej. homesickness; tiptoe). Así que, al menos, procrastinar es práctica. (jaja, perdona, se me ha salido mi lado profe de lengua y estudiante de psicología).
Yo propongo el día de la no madre, yo estaría encantada de recibir más regalos y mimos en una fecha determinada,

Sorokin dijo...

Ohhhh. Me he pasado media hora llorando tras ver el vídeo de Koko. Qué sufrimiento, my God. Lo de "procastinar" (que durante mucho tiempo pensé que era "procastRinar") me parece una maravillosa filosofía de la vida: no hagas hoy lo que puedas dejar para mañana.