lunes, 26 de octubre de 2015

Diseñadores del mundo, oídme

A vosotros me dirijo.

Vosotros que cuando os preguntan: ¿a quién va dirigida vuestra colección? Siempre respondéis, "a una mujer urbana y segura de sí misma". Pobres mujeres rurales e inseguras, ¿es que ellas no tienen derecho a vestir bien y sentirse guapas? Cómo sois. Claro que, en realidad, a la pregunta: ¿a quién va dirigida vuestra colección?, la respuesta sincera sería: a mujeres asquerosamente ricas y asquerosamente delgadas. Pero eso no queda bien decirlo en público.

Sé que no es fácil diseñar tanta colección y más con la competencia atroz de las firmas low cost que, no sólo te copian sin piedad...:


...es que además, mientras tú haces todo en talleres artesanalmente, ellos lo hacen usando mano de obra infantil de países del tercer mundo. Es que así no vale. Anda que no me iba yo a hinchar a escribir capítulos si contara con un montón de manitas a razón de un euro la hora tecleando por mí. Sería la Corín Tellado de los guiones.

Pero, diseñadores del mundo, no os compliquéis la vida volviendo al estilo bohemio de los 70, al grunge de los 90, al estrambótico de los 80... ¡volved pero más atrás aún! Reivindiquemos el pasado. Túnicas griegas para el verano y vestidos de musa del Renacimiento para el invierno. Y para ellos, el romanticismo inglés:

Sí, vale, a Michael Fassbender cualquier cosita le queda bien.

Más sobre este fascinante tema aquí, en mi nueva colaboración para Glup Glup. Como siempre, comentad donde más rabia os dé. Aquí o allí.

Y decidme, ¿por qué los diseñadores se niegan a hacer ropa para las mujeres rurales y tímidas?, ¿no creéis que iríamos más regias, con mucha más actitud al trabajo si en vez de con vaqueros fuéramos con gorguera, mangas acuchilladas y chapines?

16 comentarios:

Mr. Cal dijo...

En estos momentos la mayoría de diseñadores no saben que ni camino ni qué dirección tomar... Pero hay algo bueno en toda esta crisis creativa que vivimos y es que se ha impuesto "el todo vale" y la mayoría de las tendencias ya sabes que se sacan de la calle. Así pues creo que lo que deberías hacer es empezar a vestir de esa forma que propones sin esperar a que ningún depresivo o alcholico diseñador lo presente en una pasarela. Atrévete lánzate y conviértete en una avance de la moda, en una pionera... Seguro que tarde o temprano alguno de estos pobres diseñadores te verá y serás su musa e inspiración...

Juli Gan dijo...

Existe la teoría, no tan peregrina, de que, como los diseñadores son fundamentalmente homosexuales, tienen un rollo misógino tremendamente marcado y quieren que la mujer sufra. Odian las curvas y los volúmenes femeninos y prefieren imponer la imagen de la mujer andrógina sin pecho, sin caderas y sin culo. Vamos, casi un efebo follable hasta por ellos. Hacen sufrir a la mujer normal y corriente, sea de campo o ciudad, sólo porque es competencia y encima les repugna...Pero solo es una teoría ¿Eh?

Claudia Hernández dijo...

Toda la razón, Esti, yo me apunto a las túnicas griegas veraniegas, molan. En cuanto a la teoría que acá mencionan, de que los gays son misóginos por antonomasia... umh, no, qué horror, creo que es un prejuicio arraigado en el machismo, ese mismo que predica que las mujeres nos odiamos y competimos entre nosotras como leonas. Lo que sí es seguro, que los diseñadores, en general, parten de los cánones actuales: no curvas, flaca hasta morir, etc.
Enhorabuena por que te hayan fichado, han hecho bien, claro que paso a leerte.
Saludos

Uno dijo...

Hay que tener muy poca cultura homosexual para pensar que el ideal follable de un diseñador es un efebo andrógino. Y ahí lo dejo que me voy a comentar al Glup Glup ese.

Uno dijo...

Glups! Vuelvo porque allí me han pedido todo tipo de cosas para comentar y no.

Lo mejor de esta interesante propuesta es que los hombres no tendremos que esperar a la semana santa para ponernos minifalda. Y ya el que necesite reivindicar su masculinidad que se ponga romana coraza.
Pero como dices, lo mejor es ser Fassbender. Solo por verle en ropa interior del Oeste merece la pena ver Slow West.

Juli Gan dijo...

Uno: Mira, eso tiene gracia. ¿Homosexual masculino o femenina?

Estibaliz Burgaleta dijo...

Cal, tomo nota, un día de estos robo un vestido en el Museo del Traje y me paseo por Madrid a lo Lucrecia Borgia.

Juli, esa teoría la he oído y quizá por eso Karl Lagerfeld adelgazó hasta convertirse en Anne Wintour pero con el pelo blanco.

Claudia, si el canon fueran mujeres delgadas y andróginas, como en los años 20, bueno, es un canon de belleza como otro cualquiera. Pero el de los ángeles de Victoria Secret es, directamemte, un imposible: 1.80, delgadísima pero con pecho y pelazo, ¿alguien ha visto a alguien así por la calle?

Uno, reivindico la minifalda masculina, no hay más que ver "Troya" o "Roma" y sí, a Michael Fassbender le queda todo bien... hasta no llevar nada de nada.

Sorokin dijo...

Me ha gustado mucho tu artículo en Glup Glup, pero no me he atrevido a comentar ahí, porque no conozco a nadie y servidor es muy tímido, y aquí ya conozco gente y me da menos corte. Los aburridos semos 'asín. Del tema de las titis, no digo nada, salvo que si se parecen a Charlize Theron se pueden vestir como quieran e, incluso, se pueden desvestir (qué bonita palabra, "desvestir". Es, claramente un galicismo por "se deshabiller") De cómo se deben vestir los tíos, yo votaría por un traje de Sikh de lujo: Turbante con copete de pluma y un diamante, chaqueta de seda blanca ceñida por cinturón son una daga -con empuñadura de diamantes, of course- y babuchas rígidas con punta curva. Eso sí, hay que estar delgadillo y medir 1'80. Lo demás es silencio.

Madreconcarné dijo...

Pues yo quiero que la policía vista como los guardias de La Comarca: traje de hobbit, pero con capa, sombrero de ala ancha y una gran pluma en él. Me encantaría que las reyertas callejeras fueran sofocadas por una tropilla vestida así.

Estibaliz Burgaleta dijo...

Sorokin, gran idea lo de ir vestido de sikh, y más si bajo el turbante se esconde una larga melena exótica, como la de Naveen Andrews en "El paciente inglés".

Madreconcarné, el traje de los guardias de la Comarca me recuerda al de los mosqueteros. Anda que no sería bonito que las autoridades fueran por ahí con florete en vez de con porra y pistola...

deWitt dijo...

Pues viendo el panorama seriéfilo en la cadena pública, no te extrañe que pronto tus deseos se conviertan en realidad. No se vio tanto corsé en la tele desde la época del destape.

Yo creo que si te sale de dentro, deberías salir a la calle cuan prota de una de esas series de la BBC. Yo, por mi parte, querría tener en mi armario todos los trajes que ha lucido Cary Grant en los años 30.

loquemeahorro dijo...

A mí me fascina la ropa de tu serie, guapa, es que me quedo embobada viendo esos modelitos Belle Epoque, supongo que me quedarían como una patada, o directamente como dos, pero así en teoría molan.

En caballeros prefiero el frac a la faldita con coraza, llámame clásica, o no clásica, más bien.

Estibaliz Burgaleta dijo...

deWitt salirme, me sale de dentro, otra cosa es que sepa dónde conseguir esos vestidos. Pero un día de estos me pillo un vuelo barato de Ryanair a Londres, me planto en la BBC y robo un par del set de "Downton Abbey".

Loque, pronto sabré qué tal quedan los modelitos Belle Epoque porque... (primicia total) ¡un día voy a hacer de figurante en la serie! Después de casi un año dando el coñazo, por fin lo he logrado.

loquemeahorro dijo...

Qué me dices! Avisarás, no??

Blackmount dijo...

Que vestirían las mujeres rurales inseguras? Monos de faena con corte al bies y silueta curvilínea? Botas de caucho de Manolo blahnik con swarovskis? Bragafajas en color carne de victoria secret?

Charly Hell dijo...

Me apunto a la incipiente moda del romanticismo inglés. En mi trabajo tendría un porte formidable con esas vestimentas. Además, que leche, quiero ponerme peluca.

La mujer rural tímida deberá esperar mejor fortuna, porque desgraciadamente los diseñadores sólo miran al mercado de señoras con dinero que observan vestidos imposibles de embutirse y que al final sus maridos decidirán comprar a... sus jóvenes amantes, que son las auténticas destinatarias de esa moda.
Pero vamos, que mejor así, que donde esté una chica rural, tímida, con vaqueros, una bufanda y unas gafas de pasta, quién quiere nada más.

Saludos.