martes, 19 de mayo de 2015

Cómo NO llamar a tu hijo

La vida son fases. Está la fase de ver dibujos animados en bucle, la fase de la ingesta de kalimotxo, la fase en la que olvidas el kalimotxo para dedicarte a los gin tonics premium... y la fase en la que dejas el alcohol porque te has embarazado.

En esa fase anda mucha gente de mi entorno. Ya me he quejado he comentado otras veces lo sufrido que es el embarazo no tanto para la futura madre, como para sus amigas solteras y sin hijos. Y es que las madres recientes pueden ser muy insistentes con ciertos temas, el más peliagudo, el que más divorcios previos a un nacimiento ha causado es, sin lugar a dudas éste: ¿cómo llamar a la criatura?

Algunos padres, primerizos todos, dicen que prefieren esperar a ver qué cara tiene el bebé para, según eso, ponerle un nombre. De forma que el niño es probable que acabe llamándose Mofletes, Lorza o Chatito. Porque, digámoslo bien alto, los bebés recién nacidos no se parecen a papá o a mamá, se parecen a otro bebé.

El nombre del niño dice más de sus padres que de la criatura. Nosotros, los hijos de la generación de la transición, solemos tener nombres normalitos: Marta, María, Daniel, Ana, David... ¿quién no ha compartido clase con varias Martas García? Pero la generación que ahora anda reproduciéndose locamente quiere que sus hijos sean, ante todo, especiales, únicos, que ni de coña haya otro en la clase igual porque nadie es igual a tu hijo que es el mejor del mundo entero. Pero buscar un nombre original no es tan fácil.

Cuando Piqué y Shakira anunciaron que esperaban una criatura y se iba a llamar Milan todos dijeron, ¿Milán, como la ciudad? No, no, no, sin tilde, Ah... ¿Milan, como esto?:
Pero Milan no es un homenaje a los 80 como podría haber sido llamar a la criatura Naranjito, Heidi o Samatha Fox. Milan resulta que es una palabra tope polisémica, que significa querido, lleno de gracia y amoroso en eslavo; en romano antiguo, entusiasta y laborioso y en sánscrito, unificación. Qué pena que la gente no hable ni eslavo, ni romano antiguo ni sánscrito y vaya a pensar siempre que te llamas como una goma de borrar.

Los bebés son tan herederos de los genes de sus padres como de sus gustos. Ahí tenemos a Apple Martin Paltrow. Como mamá Gwyneth es macrobiótica y le encanta la comida sana, va y llama a su hija Manzana. QUe es como si yo fuera a llamar a mi futuro retoño Mousse de Chocolate.
 Así los niños llamados Sauce o Montaña suelen ser fruto del amor libre y el baby boom de los 70. Un poco como la familia Phoenix, padres de los actores River y Joaquin Phoenix, que llamaron a su prole tal que así: River (río), Rain (lluvia), Liberty (Libertad), Summer (verano). Hasta Joaquin, que se había librado de la fiebre flower power, acabó cambiándose el nombre por Leaf (Hoja). Luego llegaría un representante que le hizo ver que llamarse Hoja era muy ridículo, recuperó su nombre original y empezó a triunfar en Hollywood.

Precisamente ahí, en Hollywood, sigue proliferando el gusto por los nombres digamos bohemios, digamos horrendos. Los hippies de antes ahora son famosos new age a los que le flipa la medicina alternativa, el yoga, las esferas familiares y no creer en Dios pero sí en "una especie de energía":
Summer Rain es la hija de Christina Aguilera; India Rose se llama la hija de Elsa Pataky y Thor); Esmeralda Amada, la niña de Ryan Gosling y Eva Mendes...

Pero si lo que tú quieres para tu hijo es que sea de la realeza, empieza por ponerle un nombre largo y rimbombante, ¿qué tal Rosalind Arusha Arkadina Altalune Florence? Así se llama la hija de Uma Thurman, que no le cabe el nombre en el dni.
Otra opción aristocrática es elegir nombre medievales o de señor anciano de un pueblo de Soria: Diego (el afortunado con un nombre común), Tadeo, Ivo y Telmo, son los hijos de Miguel Bosé.

Y qué pasa con esos padres que se vuelven locos de amor ante sus hijos, pero locos como un niño pequeño cuando le regalan un cachorro, algo tipo esto...:


...pues que supuran caramelo con resultados desastrosos. Ay, qué mala adolescencia van a darle los hijos del chef Jamie Oliver: Buddy Bear, Petal Blossom, Poppy Honey y Daisy Boo...

Por último tenemos a esos padres que, en el fondo, no querían serlo y, quizá por eso, quieren arruinar la infancia de sus criaturas. Ésa es la única razón lógica que explica que el cantante Cristian Castro haya llamado a su hijo Mijail Zaratustra; Nicholas Cage haya optado por Kal-el (sí, el nombre de Superman en Kriptón)... o que el director Robert Rodriguez haya llamado a sus niños: Racer (corredor), Rocket (cohete), Rebel (rebelde), Rogue (pícaro) y Rhiannon. Y ya como alguno de ellos tenga frenillo, esta familia acabará protagonizando una matanza tipo Columbine. 

Y vosotros, ¿cuál de estos nombres dignos de llamar a Servicios Sociales y quitar la custodia de las criaturas preferís?

11 comentarios:

Curro Zea dijo...

Muy bueno. Después de la fase en que te dan la lata con el nombre del nene, viene en la que te cuentan banalidades de la vida de sus hijos como si a los demás también nos resultase fascinante que su hijo tuviese algún problemilla de estreñimiento a los seis meses o que le encante jugar con el lego. Eso por no hablar cuando se ponen a ponderar las habilidades del nene, lo bien que se le da la expresión corporal o cómo deja salir su sensibilidad cuando hacen galletitas juntos. O cuando encuentran innumerables pruebas de la genialidad del niño. No importa que sea un borrico que no sabe sumar. Una vez, en un torneo de ajedrez, cuando tenía cinco años, un monitor le dijo que su hijo tenía talento para el ajedrez y eso ya es una prueba irrefutable de que es el nuevo Einstein. No importa que no sepa hacer la o con un canuto. El que se equivoca es el profesor de la escuela que sólo le pone un seis. Si es que no sabe motivar a los alumnos... porque mi hijo, una vez... bla... bla... bla...

Sorokin dijo...

Pues mira, yo, lo que me fascina son los nombres que ponene a sus hijos algunos latinoamericanos. Vale que en México haya muchos Cuahutémoc, que al fin y al cabo es un héroe nacional al que ejecutaron los españoles, pero conocí uno que se llamaba "Dephes". Me explicó que quiere decir "Dios Es Padre, Hijo y Espíritu Santo". Eso es religiosidad. ¿A poco no?

el convincente gon dijo...

Habría que hacer un llamamiento a la desobediencia nombril. Desde la más tierna infancia.

Yo conocí a un chaval que, según el registro civil, se llamaba Faustino (por capricho de su padre), pero en la práctica se llamaba Iván porque a sus hermanas no les gustaba el nombre de Faustino y desde pequeñito habían decidido llamarlo Iván.

laesti dijo...

Curro, a mí me han llegado a enseñar la caca naranja de un bebé porque "fíjate que gracia, que el potito era naranja". Padres.

Sorokin, el cantante de Orishas, cubano, se llama "Yotuel"...

Gon, FAN de esas niñas que bautizaron a su hermano como les dio la gana. Menos mal que no era la época de Sensación de vivir, o le hubieran llamado Brandon.

Juli Gan dijo...

Mi tío, que era misionero en la Argentina de los 50, conocía a un tío que se llamaba Arzob, porque en el santoral ponía San Martín Arzob. (ispo). También hubo un gabacho llamado Fetnat, por 14 de julio Fête Nationale. Y un peruano fue disuadido con mucho esfuerzo en el registro civil de llamar a su hija Lesbiana, porque le sonaba bonito. En fin, cosas de la originalidad.

Uno dijo...

Vaya de entrada mi enhorabuena por esta excelente y divertidísima entrada. Ya era hora de que alguien se atreviera a decirlo clarito: los bebés no se parecen a nadie y asi de entrada (o mejor, de salida) no están muy guapos que se diga.
En cuanto a los nombres de juzgado de guardia he conocido muchos "Junior" tras los que se ocultan nombres horribles o del género opuesto: niños Guadalupe o Trinidad.
Merecedores de mucho sufrimiento por alevosos los padres que hacen graciosos combinados con el apellido: Armando Guerra y asi.
Un abrazo

Mr. Cal dijo...

Yo nunca olvidaré a un conductor de autobús que me llevaba al colegio que se llamaba "Consuelo" imagínate como flipabamos todos con 13 años en el bus. Esa madre, que valor... En esto de los nombres de vergüenza ajena yo creo que siempre ha habido lamentables casos.

loquemeahorro dijo...


Yo creo que el problema es que mucha gente no ha entendido que tienen que escoger un nombre para que otro ser humano (que algún día será un adulto que a lo mejor quiere ser, no sé, notario) lo lleve todos y cada uno de los días de su vida, sino que les han preguntado "¿qué palabra/expresión te gusta mucho?"

O que nunca han tenido un cachorro al que llamarle Fluffy, y quitarse ese trauma de la cabeza.

Por cierto que sabía que G. Paltrow era tonta "perdía" pero lo de Uma Thruman no tiene nombre. Bueno sí, desgraciadamente sí.

pd. En plan medieval Mencía también es muy bonito para chica, si se lo pones a tu hija, te regalan un cinturón de castidad en el registro civil

Charly Hell dijo...

Me parece de tal grado de ridiculez lo de los nombres estrafalarios y estramboticos para hijos de famosos, que parece que ya desde pequeños les están inculcando que han de ser dignos herederos de la tontuna de sus padres.

Por mi trabajo he conocido a un Hitler Ramiro (no recuerdo el apellido, porque con semejante nombre, ya no te fijas en más) y un Eisenhower José. Ah y una Anyi Leivis.

JLO dijo...

en la farándula Argentina hay nombres para tirar para arriba... ya con el hio de Natalia Oreiro y Mollo que se llama Merlin Atahualpa podemos dejarlo ahí.... y el nombre del país también es nombre de mujer claro, no conozco a ninguna uruguaya que se llame Uruguay... o sí? ja----

y hablando de los vecinos leí una vez que le psuieron Dos Uno (si, asi como leen) por le mítico partido que le ganaron en la final de un Mundial a Brasil... y ne Paraguay es meme una foto de un DNI que dice Disney Landia Rodriguez jaja....

en fin, salu2....

Claudia Hernández dijo...

Jajaa, bueno, en mi país natal, lo de los nombres es realmente alucinante, todos los que has nombrado, incluso parecen más normales (Esso, como la compañía petrolera; Leididí (como la ex princesa inglesa fallecida; Usnavy, herencia en varios países latino por US Navy...
Una amiga de una gran amiga mía, sus padres hippies la llamaron Intensity Moon…
Saludos