martes, 12 de marzo de 2013

Universos paralelos


La TDT no está tan mal. Sobre todo si la comparas con la programación de los grandes canales, donde emiten concursos de famosos tirándose desde un trampolín. Para aquellos de vosotros que vais a todas partes en bicicleta, os gustan mazo Mumford and Sons y no tenéis tele, os diré que los programas de famosos tirándose en trampolín existen. Palabrita de niño Jesús.

Pero si zapeas por la TDT encuentras auténticas joyas. Como "mi extraña adicción", ese maravilloso programa de Xplora sobre gente adicta a comer cinta adhesiva y a aspirar limpiadores de aroma pino. O "Grandes misterios del universo" de Discovery Max, con Morgan Freeman.


Hola, soy Morgan Freeman, he interpretado a veteranos y sabios polcías, al presidente de los EEUU, he sido hasta Dios, y por eso tengo la autoridad moral para presentar un programa sobre el universo.

Freeman, con ese aire venerable que dan la edad y el pelo cano y encrespado, Punset style, nos enseña las claves del universo. Y así te enteras hasta tú, esa alumna de letras puras que eligió arte y griego en COU, de qué son el multiverso, la teoría de cuerdas y las dimensiones paralelas.

Porque, amigos, la ciencia avanza tanto, pero tanto, que resulta que ahora se les ha quedado pequeño el universo. Que es que no hay uno, hay muchos. De ahí el multiverso. Un concepto que define todo lo existente, nuestro universo y un porrón de cosas más: todo el espacio y el tiempo, toda la materia, toda la energía. Todo. Los diferentes universos que existen dentro de toda esta melé se denominan universos paralelos o, también «universos alternativos», «universos cuánticos», «dimensiones interpenetrantes», «mundos paralelos», «realidades alternativas". Todo muy serie B.
Imaginemos una realidad alternativa.

Madrid, 1999, Hotel Santo Mauro. Después de salir de marcha y bailotear por ahí, Jeremy Irons, Loles León y un grupo de unas cinco personas más se van a "tomarse la última" a la habitación del hotel. Irons, caballero inglés por dentro y por fuera...:


...abre la puerta e invita a Loles a que pase ella primero. 


Loles no ve la escalera y se mete una ostia monumental que trunca su noche de juerga y quién sabe si algo más con el actor de "Inseparables".

Imagináos ahora un universo paralelo en el que Loles León no se hubiera pegado una leche morrocotuda cuando entraba en la habitación de Jeremy Irons, ¿qué hubiera sucedido? En mi universo paralelo, su noche de juerga culminaría en tórrida noche de pasión, un ramo de rosas al día siguiente (que Jeremy es caballero por dentro y por fuera), llamadas telefónicas internacionales y muchos fines de semana en Londres, Madrid, Los Ángeles o donde surja. Finalmente, confirman que son pareja al ir juntos a la entrega de los Oscar. En mi universo paralelo, Loles León se hubiese convertido en la nueva Elena Ochoa.

Pero los mundos paralelos son una cosa. Y el multiverso, la teoría de cuerdas y las dimensiones a cascoporro son otra. Un montón de mundos paralelos nos incitan a pensar en otros yoes que, ellos sí, se han ido de Erasmus, saben tocar varios instrumentos y han hecho puenting. Pero los mundos que imaginan los científicos nada tienen que ver con la ciencia ficción. Son dimensiones que no afectan a nuestra percepción del mundo.

La teoría de cuerdas es lo que se han inventado los científicos actuales para poder solucionar todos esos cabos sueltos que Newton y Einstein, con lo listos que eran, dejaron por el camino. Haciendo cálculos se han encontrado con que la única forma de cuadrarlo todo es añadir dimensiones. Y añadiendo, añadiendo,  resulta que existen una dimensión temporal, 3 dimensiones espaciales ordinarias y 6 dimensiones inobservables en la práctica. Las otras dimensiones no se pueden ver porque están compactificadas y sólo importan a escalas tan pequeñas como la longitud de Planck.

No os preocupéis, que yo tampoco sé quién es el tal Planck. Llegado este punto sólo puedo recomendar a todos los antiguos estudiantes de letras puras que vean "Redes" y se lean “Una breve historia de casi todo”.

Como alumna patosa de matemáticas que las abandonó allá por 2º de BUP me pregunto, ¿los físicos de la teoría de cuerdas se habrán equivocado al poner un decimal al principio del cálculo y la han acabado liando? Que yo entiendo que el cálculo no salga. En mi insti salías de los exámenes de mates diciendo que a ti el primer problema te había dado -12, y a tu compañero le había dado 0 y a tu compañera de pupitre +415. Yo se lo comento a la comunidad científica internacional por si ayuda en algo.

Así que todos esos mundos paralelos, universos cuánticos y realidades alternativas no nos afectan en nada. No podemos verlos, así que no van a existir réplicas nuestras llevando a cabo lo que, por pereza, falta de voluntad o por una caída inoportuna al estilo Loles León, jamás hemos hecho.

Sólo es ciencia ficción.

Y vosotros, ¿qué imagináis que sucede en un universo paralelo?

6 comentarios:

Ganchitos Amigurumi dijo...

El aciago destino quiso truncar esa bonita historia entre Jeremy y Loles. Me los imagino yendo a los estrenos en plan el punto y la i ya me da risa.

loquemeahorro dijo...

¿Realmente pasó eso de que fue a su habitación y se esnafró a la entrada?

Yo sabía que era fan(s) de Jeremy Irons, pero nada más. Lo que sí sé es que J. Irons y su señora mantienen una relación abierta.

Vamos, que pueden acostarse con otros. O lo que es lo mismo, que en su matrimonio hay multirelaciones, en más de un plano.

No sé, no sé si lo he entendido, yo soy la chica esa de letras puras.

Esti dijo...

Ganchitos, hubiera sido precioso verlos en las alfombras rojas. Loles hubiera copado páginas y páginas del Cuore.

Loque, lo de la habitación es real como la vida misma. No sabía lo de las multirrelaciones de Irons y su señora, con esa pinta de ingleses reprimidos que tienen...

Claudia Hernández dijo...

Jaja, me parto, yo siendo Loles…
En fin, tampoco sabía de Planck pero tengo una calle cerca con su nombre y fui ingresada en un hospital con su nombre también, así que tuve que averiguarlo, jaja, él fue quien empezó a liarla con la teoría cuántica y ya vez, una cosa llevó a la otra.
Saludos

Uno dijo...

Me asombra que alguien no sepa a estas alturas lo de Jeremy y Loles. ¿En que dimensión paralela viven? Yo es que lo se todo sobre Plank porque vi un musical en Barcelona basado en el(lo juro). Vale, era en catalán pero lo pillé.
Hay cosas sin embargo que Plank no resuelve. La linea que traza Falete al lanzarse desde el trampolín por ejemplo. O la dimensión impenetrante de su bañador.
Un saludo.


laesti dijo...

Claudia, me encanta que Planck sea el que empezó "a liarla con la teoría cuántica" y claro, "una cosa llevó a la otra". Así me tendrían que explicar la física cuando estaba en el instituto.

Uno, cómo se nota que en BCN son intelectuales de verdad. Un musical sobre Planck. No sobre Hombres G, el dúo dinámico o los éxitos de los 40 principales. A ver cuándo estrenan "Galileo, el musical" y voy a verlo. A Barna, claro, que eso en Madrid no lo estrenan.