lunes, 23 de abril de 2012

Aprenda guión con los Borbones



A veces la realidad supera a la ficción por goleada.

Es el caso del escándalo de los niños robados, con una red de ginecólogos corruptos, una malvada monja que engañaba a las madres solteras, padres dispuestos a pagar por tener un bebé recién nacido… Ríete tú de folletines tipo “Amarte así, Frijolito”.

También es el caso de Berlusconi, en esa época en la que salía todas las semanas en la prensa por su divorcio, sus fiestas con menores o sus nuevas operaciones de estética.

Pero todos estos folletines son la nada en comparación con las últimas noticias de la familia real. Si no fuera porque es verdad, pensaría que hay un guionista (republicano, seguramente) detrás de lo sucedido en los últimos meses. Esa mezcla de torpezas, malas patas (y nunca mejor dicho) y puntos de giro no puede ser casual. Veamos la secuencia de hechos en beats o pulsos dramáticos:

- Urdangarín, el cuñado 10, alto, deportista, de ojos azules y genes perfectos...:


Urdangarín engendra rubitos que es un primor.

...resulta ser un corrupto que ha hecho negocios ilícitos escudándose tras una supuesta organización sin ánimo lucro.

-       Las noticias sobre Urdangarín se suceden de tal forma que, a partir de este momento, le vamos a llamar Urdan. Cuentas en paraísos fiscales, un abogado al que le encanta que le persiga la prensa, un testaferro que oculta un portátil con información en una bolsa de basura y otro en Panamá con cara de susto.

  Nadie es tan guapo con en su perfil de facebook, ni tan feo como en su foto de pasaporte.

-       Se desvela que el rey supo de la ilegalidad de los negocios de Urdan, le pidió que lo dejara y lo mandó a Washington, a trabajar para Telefónica con un sueldazo. Según la prensa el rey “salvó” la situación. 

-       Los medios siguen a Urdan en Washington, pero él no contesta, es más, sale corriendo. Nadie de la familia real dice nada, excepto Doña Pilar

-       La cosa empieza a calmarse, ya no salen todos los días noticias sobre Urdan, su socio, Matas, el abogado, la secretaria de nombre digno de tira de Ibáñez (Julita Cuquerella), y demás.

-        Froilán, 13 años y un poco trasto,
Ejercicio de agudeza visual, ¿de quién son hijos los rubitos perfectos del fondo?

 se pega un tiro en el pie con una escopeta de perdigones mientras está con su padre en una finca en Soria.

-       La reina y la infanta quitan importancia al asunto y salen del hospital sonrientes, como si salieran de ver a una amiga que ha tenido gemelos, pero el hecho es que es ilegal que los menores de 14 tengan contacto con armas de fuego.

-       La prensa se pregunta, ¿dónde está el rey, cómo es que no va a ver a su nieto? No se sabe dónde está. Como Froilán se va recuperando, la reina se va a Grecia a ver a su familia.

-       La pregunta "¿dónde está el rey?" se contesta sola cuando se sabe que se ha roto la cadera al caerse por unas escaleras en Botswana, donde estaba cazando elefantes.

-       Se publican fotos del rey posando feliz de la vida con un animal muerto de chorrocientas toneladas. Traen al rey de vuelta para operarlo. La reina sigue en Grecia y pasa de regresar antes de tiempo. 

-       Se publica cuánto cuesta una cacería. Se suceden las preguntas: ¿ese dinero lo ha pagado el rey en un momento de crisis como éste?, ¿no lo ha pagado él?, ¿quién le ha invitado?, ¿y a cambio de qué?

-       Uno que dice ser amigo del rey y que viste siempre de Coronel Tapioca, llama a varios programas de televisión para defender la caza y dice cosas interesantísimas como que “en Botswana hay demasiados elefantes”, que “somos un país que no hay por dónde cogerlo” o que los que critican tanto la cacería luego no se preocupan por “los niños abortados”.

-       Felipe, Leticia (con zeta) y las infantitas van a ver al abuelo y... ¿cuál es el animalito del jersey de la infantita? 

Es un elefante.

-       La reina vuelve de Grecia, está tan preocupada por su marido que va al hospital y pasa la friolera de 30 minutos allí.

-       El rey sale del hospital y pide perdón a la ciudadanía con un discurso emotivo, elaborado, digno de grandes arengas como las de “Julio César”, “Braveheart” o “Network, un mundo implacable”. Dice “lo siento mucho, no se volverá a repetir”.

Después de esta sucesión de puntos de giro y rizos que se rizan hay que preguntarse: ¿y ahora qué?

Y a eso precisamente os reto. Aquí comienza "Borbones al zoo, ideas para la monarquía". Que el título no es mío, sino de mi amigo A. quien ha inspirado este post junto a mi amiga Erre, que ya ha hecho su sinopsis de los siguientes pasos de la trama borbónica:
La captura de pantalla que es la prueba del delito.

Pillan a Leti robando en el Zara (en lo que sería hacerse un “Winona”), Elena corriendo en bolas por la Gran Vía con la trenza al viento y el principito gritando "soy gay" en la azotea del Círculo de Bellas Artes. Todo el mismo día: un viernes por la noche. Al día siguiente se disuelven las cortes, nos invade Andorra y si te he visto no me acuerdo.

Ése es el desenlace final de Erre. Ahora os reto a dar otra vuelta de tuerca a esta historia en la que pasan más cosas que en un capítulo de “American horror story”, ¿qué creéis vosotros que pasará?

martes, 17 de abril de 2012

Querida pretendienta 17:

Perdona otra vez mi retraso al contestarte, hemos estado un poco liados aquí por Fort MacKinley, ha habido motín. En otro momento yo me alegraría, por eso de romper la rutina, pero chica, estaba yo ya tan entretenido, tan a mi rollo, contestando cartas, comparando fotos y desechando: ésta por gorda, ésta por celulítica, ésta tiene papada, ésta un lunar con pelo… No quiero que pienses que soy un frívolo. Seré asesino, seré sociópata, pero frívolo no. Lo que pasa es que no todos los días tiene uno un saco con cartas de tías que quieren tema, entiéndeme.

El asunto del motín empezó por culpa del trabajador social. Que el pobre ya no sabe qué hacer: si organiza talleres, malo. Porque, ¿de qué va a hacer el taller? La mecánica, la carpintería, la cocina… implican todas el uso de armas potenciales. Si hasta el taller de costura acabó como el rosario de la aurora.

Una aguja y un dedal, en el penal Fort MacKinley, son letales.

Total, que el trabajador social pensó en organizarnos algo más pasivo, de tenernos sentaditos y sin tocar nada. Organizó sesiones de cine forum una vez a la semana. Hasta ahí todo bien, pero las películas que eligieron para proyectar… el primer trimestre pusieron “Cadena perpetua”, luego “En el nombre del padre” y “Pena de muerte”. Que es como si coges un avión y programan “Viven”. Pero al siguiente trimestre pusieron “Uno de los nuestros”, “el precio del poder” y “Bonnie and Clyde”. Y lo peor vino el siguiente trimestre… ¡la saga completa de “Miss Agente especial”! Eso sí que es una provocación. Que yo no pretendo excusar a mis compañeros, pero bastante malo es estar aquí como para que nos torturen con películas de Sandra Bullock, teníamos que hacer algo para pararlo o qué sería lo siguiente, ¿Adam Sandler?, ¿las comedias románticas de Kate Hudson?, ¿”soñando, soñando, triunfé patinando”?

Los de la Mara Salvatrucha escribieron a Amnistía Internacional después de la proyección de “Miss Agente Especial 2, armada y fabulosa”, pero nos ignoraron. Nosotros ya lo intentamos por las buenas… ahora toca por las malas. Hicimos lo típico: quema de colchones, secuestro de funcionarios, peticiones al alcaide… lo que viene siendo un motín al uso.


Quitarse la camiseta también es típico de los motines.

Luego llegaron las fuerzas especiales, los helicópteros, los gases lacrimógenos y las represalias. Dos semanas sin fingers de pollo en el comedor y tres sin vis a vis. Supongo que estarás escandalizada, pero es que en los Estados Unidos los derechos civiles están fatal.

Querida pretendienta, tengo buenas noticias para ti, ya sólo hay 16 aspirantes a mi corazón. He hecho una buena criba, unas no han mandado foto y otras mandaban foto en trikini, como sacadas del casting de “women, men and vice versa” (supongo que no tendréis ese programa en Europa, que sois más cultos y sólo veréis documentales y películas francesas de gente que lleva boinas y se pasea en bicicleta por París). Me alegra mucho que seas una chica normal, corriente, moliente, del montón, ordinaria, aquí ya estoy rodeado de bastantes pirados y necesito cordura en mi vida. Eso me ha dicho Miss O´Saughnessy, la psicóloga, que puestos a elegir, que elija a una pretendienta vulgar, que no destaque en nada. Y yo le hago caso, que si saco un P.A. + en actitud lo mismo me revisan la condena.

En fin, mi adorada pretendienta, espero ardientemente tu próxima carta. Y si pudieras mandarla con un tupper de tortilla de patata y croquetas de jamón creo que ganarías muchos puntos respecto al resto de candidatas.

Tu preso, pero preso de amor.

lunes, 9 de abril de 2012

Encantados de habernos conocido

Tenemos una idea equivocada de la comunidad científica. Ni esos profesores de instituto estilo Gutiérrezqueleveo, ni Big Bang Theory ayudan a eliminar el mito de gente aburrida que habla de cosas ininteligibles.

Pero los científicos son como tú y como yo, se hacen miembros de grupos de facebook como "Que me Aspen, Colorado" y les gustan los chistes tontos del tipo "Pepe, aquí huele a muerto, Pepe, Pepe, ¡Pepe!". Y para demostrarlo ahí están sus experimentos.

Es el caso del psicólogo Winthrop Kellogg, no confundir con este otro Kellogg. Winthrop pensó que era una gran idea criar a la vez a su hijo Donald y a Gua, una chimpancé. Su esposa, Luella, no le mandó a paseo, ni pidió el divorcio, ni pensó que su marido dedicaba demasiado tiempo a sus experimentos. Qué va. Le pareció una idea estupenda siempre y cuando:

A. Vistieran al chimpancé igual que al bebé.
B. Lo filmaran todo.


El experimento quería comparar el proceso de aprendizaje de un primate con el de un humano. Como se ve en el video, Gua, la chimpancé, iba ganando. Señalaba su nariz perfectamente, daba abracitos a su medio hermano y usaba mejor que él el vaso y la cuchara. Afortunadamente para Donald, para los Kelloggs, y para los humanos como raza, la curva de aprendizaje de Gua frenó y la de Donald creció. Gua hizo carrera como doble de luces de Chita en las películas de Tarzán, y Donald se convirtió en un chico normal y corriente que tuvo que aguantar que sus padres proyectaron la película en la que un chimpancé era más listo que él en todas las cenas de Acción de gracias.

Sí, los científicos son unos cachondos.

En el departamento de pruebas científicas divertidas, probablemente fundado por el doctor Winthrop Kellogg y donde seguramente llevan batas estampadas con dibujos de pequeños microscopios, similares a los gorritos estampados de los cirujanos ligones de "Anatomía de Grey", hicieron un experimento. Mostraron a varios voluntarios tres fotos de ellos mismos: dos de las fotos estaban retocadas con photoshop, y una no. Todos señalaron como la no retocada aquella en la que salían más favorecidos. Obviamente, se equivocaban.

Conclusión: nos vemos más guapos de como somos.

Pero no sólo nos vemos más guapos de como somos en realidad. También nos vemos más inteligentes, más ingeniosos, mejores conductores, nuestra tortilla de patata es la más perfecta. Que el grupo de científicos especializados en los experimentos cachondos también lo ha demostrado. Hicieron encuestas entre profesores, y las dos terceras partes se consideraban entre el 10 por ciento de los mejores. Los números no cuadran... Pero este escuadrón de esforzados científicos aún hizo otra encuesta más, preguntando a conductores envueltos en accidentes de tráfico. Se podría pensar que después de empotrar el coche, no sé, pongamos por ejemplo en un Starbucks, uno hace algo de autocrítica y se ve como un conductor regulero. Pues no. Según los estudios de los científicos de las batas de colores, hasta esas personas se consideran a sí mismas buenas conductoras.

Al final eso que dice todo pesimista de que él, en verdad, es realista, va a resultar que es cierto.



Seguro que ese mismo departamento de experimentos divertidos hizo esta prueba sobre la capacidad de espera y la capacidad de sufrimiento de los menores de cuatro años.

Detrás de todo comportamiento demostrado científicamente suele haber un motivo lógico y razonable. Nos vemos mejores de como realmente somos para proyectar a los demás esa visión que tenemos. Y todo con el fin de reproducirnos. Es decir, de ligar más. O de triunfar más. Ganar más dinero a fin de mes. Pero, ¿qué pasa cuando esa tendencia universal que tenemos todos de vernos mucho mejor de como somos no funciona? A fin de cuentas, estamos usando todos el mismo truco. Los que nos pasamos la vida presentándonos a concursos, festivales, convocatorias de subvenciones, pruebas de guión... también nos pasamos la vida esperando respuestas que no llegan o respuestas que son negativas.

Hace bien poco "Lo último que hago para el Notodo" recibió respuesta negativa por parte del jurado del Notodofilmfest y no pasó la criba de finalistas. Por supuesto, yo pensé que era injusto. Pero, ¿cuántos de los no seleccionados pensaron lo mismo?, ¿y cuántos llevamos razón?, ¿cómo saber si lo estás haciendo bien o mal? Dedicándonos a algo tan subjetivo como es el audiovisual nos pasamos toda la vida conviviendo con las críticas y los noes. Menos mal que tenemos fijado en el subconsciente ese estar encantado de habernos conocido que hace que creamos que a la próxima el no será un sí.

Y vosotros, ¿qué experimento absurdo haríais si fuerais parte del departamento de experimentos chachis?

lunes, 2 de abril de 2012

¿Os gustan las frambuesas?

A mí no tanto como la palabra que las designa. Debería haber un intercambio entre cereza y frambuesa, para que el sonido de la palabra se acercara más al sabor y la textura de la fruta en cuestión. Porque la frambuesa está rica, sí, pero tiene unos pelitos por ahí en medio que no molan. Aunque para fruta con nombre inmerecido, ahí están los albaricoques, deliciosos y además fáciles de comer, pero con nombre horroroso.
Las frambuesas no sólo sirven para esto...:
...también dan nombre al reverso oscuro de los Oscar, los Golden raspberry, conocidos como Razzies ¿Por qué los americanos han elegido a esta fruta tan mona para premiar a las peores películas del año anterior? ¿Por qué no un tomate de oro?, ¿o un plátano de oro? La respuesta sólo la saben los pocos elegidos que se han sacado el proficiency. "To blow a raspberry", algo así como "chafar una frambuesa", significa hacer una pedorreta. Y eso son los Razzies, una pedorreta.
Hasta ahora solían entregarse en la víspera de los Óscar y ejercían de contrapunto gamberro. Este año han decidido mover la ceremonia al 1 de abril "Fool's day", el equivalente a nuestro día de Santos Inocentes, pero sin masacre infantil de por medio. Y esta edición no sólo ha sido especial por el cambio de fecha, también han batido el récord al otorgar 10 premios, 10, a una película.
Y ahora amigos, llega la pregunta, ¿quién ha sido el protagonista absoluto de esa película, intérprete de los dos protagonistas y, por tanto, ganador de unos cuantos Razzies? Pues él, el cómico menos gracioso de toda la historia del cine:


"Jack y Jill", esa comedia que yo acabaré viendo por la tele un domingo a mediodía, se ha llevado todo lo posible: peor película, director, actor y actriz protagonista (porque Sandler interpreta al Jack, y a la Jill del título), guión, reparto...
Los Razzie suelen pasar desapercibidos, no tienen alfombra roja y los premiados no suelen acudir a recoger su premio, salvo honrosas excepciones. Pero ya está este blog para saldar esa deuda histórica porque, asumámoslo, a lo largo de nuestra vida hemos visto muchas más malas películas que buenas. Ahí van mis candidatos a los Razzie de las peores películas de todos los tiempos:
Peor comedia, es decir aquella que te da ganas de llorar, "más allá de los sueños" (de Adam Sandler) o "casi 300".
Peor drama, aquel que te hace reír, como "Los abrazos rotos" o "doble cuerpo".
Peor actriz, Christina Aguilera en "Burlesque", aunque he oído que Mariah Carey en "Glitter" o Britney Spears en "Crossroads" también estaban que se salían.
Peor actor, Adam Sandler en cualquiera de sus películas; "the water boy" o "el chico ideal" o "más allá de los sueños". Nicholas Cage en cualquier película que haya hecho después de su primer lifting o Eddie Murphy en cualquiera que haya hecho después de 1989.
Peor secundario, Jar Jar Binks ganaría de calle pero no es de carne y hueso. Sharon Stone estaba pasadísima en Catwoman. Todo lo contrario que la inexpresiva Cher en "Burlesque", o Taylor Lautner en cualquier película de la saga de de "Crepúsculo", aunque el chaval ni siquiera tiene la excusa del bótox.
Peor pareja, a aquellos que pegan menos que el aceite y el agua, como Hillary Swank y Gerald Butler en "postdata, te quiero" o Vanessa Paradis y Romain Duris en "los rompecorazones".
Peor maquillaje, "Burlesque" o "Showgirls", las dos por pasarse por el forro eso que dicen que un buen maquillaje es aquel que no se nota:
Peor vestuario, "Showgirls" o "Postdata, te quiero". La primera por hacer que las muchachas vayan más desnudas por la calle que subidas al escenario, la segunda por empeñarse en hacer que todo el plantel femenino aparente unos veintimuchos, cuando todas tenían treintaymuchos o hasta cuarentayalgo. Aunque "Sexo en Nueva York 2" se lo pone difícil con Carrie Bradshaw que considera súper chic ir así por un zoco:

Ahora os toca a vosotros, ¿cuáles recordáis como peores películas de todos los tiempos? Si, convenientemente, las habéis olvidado, usad este truco mnemotécnico para recordarlas: probablemente las visteis en un tren o en un autobús.