martes, 17 de abril de 2012

Querida pretendienta 17:

Perdona otra vez mi retraso al contestarte, hemos estado un poco liados aquí por Fort MacKinley, ha habido motín. En otro momento yo me alegraría, por eso de romper la rutina, pero chica, estaba yo ya tan entretenido, tan a mi rollo, contestando cartas, comparando fotos y desechando: ésta por gorda, ésta por celulítica, ésta tiene papada, ésta un lunar con pelo… No quiero que pienses que soy un frívolo. Seré asesino, seré sociópata, pero frívolo no. Lo que pasa es que no todos los días tiene uno un saco con cartas de tías que quieren tema, entiéndeme.

El asunto del motín empezó por culpa del trabajador social. Que el pobre ya no sabe qué hacer: si organiza talleres, malo. Porque, ¿de qué va a hacer el taller? La mecánica, la carpintería, la cocina… implican todas el uso de armas potenciales. Si hasta el taller de costura acabó como el rosario de la aurora.

Una aguja y un dedal, en el penal Fort MacKinley, son letales.

Total, que el trabajador social pensó en organizarnos algo más pasivo, de tenernos sentaditos y sin tocar nada. Organizó sesiones de cine forum una vez a la semana. Hasta ahí todo bien, pero las películas que eligieron para proyectar… el primer trimestre pusieron “Cadena perpetua”, luego “En el nombre del padre” y “Pena de muerte”. Que es como si coges un avión y programan “Viven”. Pero al siguiente trimestre pusieron “Uno de los nuestros”, “el precio del poder” y “Bonnie and Clyde”. Y lo peor vino el siguiente trimestre… ¡la saga completa de “Miss Agente especial”! Eso sí que es una provocación. Que yo no pretendo excusar a mis compañeros, pero bastante malo es estar aquí como para que nos torturen con películas de Sandra Bullock, teníamos que hacer algo para pararlo o qué sería lo siguiente, ¿Adam Sandler?, ¿las comedias románticas de Kate Hudson?, ¿”soñando, soñando, triunfé patinando”?

Los de la Mara Salvatrucha escribieron a Amnistía Internacional después de la proyección de “Miss Agente Especial 2, armada y fabulosa”, pero nos ignoraron. Nosotros ya lo intentamos por las buenas… ahora toca por las malas. Hicimos lo típico: quema de colchones, secuestro de funcionarios, peticiones al alcaide… lo que viene siendo un motín al uso.


Quitarse la camiseta también es típico de los motines.

Luego llegaron las fuerzas especiales, los helicópteros, los gases lacrimógenos y las represalias. Dos semanas sin fingers de pollo en el comedor y tres sin vis a vis. Supongo que estarás escandalizada, pero es que en los Estados Unidos los derechos civiles están fatal.

Querida pretendienta, tengo buenas noticias para ti, ya sólo hay 16 aspirantes a mi corazón. He hecho una buena criba, unas no han mandado foto y otras mandaban foto en trikini, como sacadas del casting de “women, men and vice versa” (supongo que no tendréis ese programa en Europa, que sois más cultos y sólo veréis documentales y películas francesas de gente que lleva boinas y se pasea en bicicleta por París). Me alegra mucho que seas una chica normal, corriente, moliente, del montón, ordinaria, aquí ya estoy rodeado de bastantes pirados y necesito cordura en mi vida. Eso me ha dicho Miss O´Saughnessy, la psicóloga, que puestos a elegir, que elija a una pretendienta vulgar, que no destaque en nada. Y yo le hago caso, que si saco un P.A. + en actitud lo mismo me revisan la condena.

En fin, mi adorada pretendienta, espero ardientemente tu próxima carta. Y si pudieras mandarla con un tupper de tortilla de patata y croquetas de jamón creo que ganarías muchos puntos respecto al resto de candidatas.

Tu preso, pero preso de amor.

4 comentarios:

Claudia Hernández dijo...

!¿Películas de Sandra Bullock?¡ ¿Es que ya no hay compasión en este mundo, no es acaso suficiente con la condena? ¿Está en Guantánamo, el pobre? Me rompe el corazón y la revuelta está más que justificada.
Ya lo he dicho antes, este romance va viento en popa.
Saludos

Escrito por dijo...

Dos semanas sin fingers de pollo... Ni en Guantánamo, oye.

Y lo de las camisetas: mítico

loquemeahorro dijo...

Yo una vez maté a mi compañera de celda porque me recordaba a Kate Hudson, y después arrasé el comedor porque vi un finger de pollo que me recordaba a Matthew MacNosécómoseescribe.

laesti dijo...

Mi desgraciado y atractivo psicópata no está en Guantánamo, sino en Fort Mac Kinley, que llega a estar en Guantánamo y ni cartas, ni foto, ni tortilla de patata.

Escri, se quitan las camisetas para lucir las abdominales que se han currado en la hora diaria de patio.

Loque, MacConaghey?, McConhaghey? No sé dónde colocar esa H...