lunes, 11 de enero de 2016

Los parecidos razonables de los Globos de Oro

--> ¿Premio para Sylvester Stallone?, ¿por interpretar a Rocky Balboa?, ¿otra vez?, ¿es Kate Winslet la nueva Meryl Streep?,  ¿o lo es Jennifer Lawrence, que pronto tendrá más premios que años?, ¿alguien ha visto "the revenant"?, ¿sí?, ¿merece la pena?, ¿os la habéis descargado, piratas de la vida? Porque en España no la han estrenado...

Pero a quién pretendo engañar, que aquí no hemos venido a hablar de cine. Ni siquiera de series de televisión. Sólo os puedo decir que asumo que "Jessica Jones" no aparece en las nominaciones de los Globos de Oro por una cuestión de tiempo, del mes en el que fue estrenada. Y que "Mr Robot" tiene un capítulo piloto magistral, y después aquello se desinfla como aquellos souflés tan de moda en los restaurantes de los 80 (espárragos dos salsas, pastel de pescado con forma de ídem y, de postre, un soufflé). Aquí hemos venido a hablar de moda. Y de parecidos razonables:

La actriz de "Mr. Robot", Portia Doubleday y una bola de discoteca. Portia es la de la derecha.

Portia es joven. Portia nunca había ido a unos premios de la envergadura de los Globos de Oro antes. Quizá el vestido, en la mano, no parece la bola de discoteca del Studio 54. Pero, ¿cuál es la excusa de un icono de la moda como Jane Fonda?

Jane Fonda y una coliflor. Jane es la de la izquierda.

Quizá Jane, activista y mujer defensora de la vida sana, (recordad sus videos de aerobic, cuando el aerobic era lo más, y no el zumba, ni el spinning, ni el pilates, vamos, cuando estaban de moda los cócteles de gambas y los soufflés) ha querido hacer un homenaje a su verdura preferida: la coliflor.

Pero no fue la única que en unos premios internacionales del espectáculo decidió homenajear, no a su familia, a su pareja, a su mentor... sino a su comida favorita:

Jennifer López, América Ferrara y un bote de mostaza. El bote de mostaza es el de la izquierda.

Katy Perry, por su parte, homenajeó a un ídolo de su infancia. ¿Madonna?, ¿Cindy Lauper?, ¿Whitney Houston?

No, Elvira.

¿Y quién es Elvira? En realidad, es una tal Cassandra Peterson, una actriz todavía más encasillada que Sylvester Stallone. Su personaje, la gótica sexy con tremendo tupé, Elvira, presentaba programas de terror en la televisión estadounidense de los años 80, hasta convertirse en todo un icono. Por varias razones. Ahora mismo se me ocurren dos.

Elvira es un fenómeno muy de los Estates, pero las estrellas de los Globos de Oro también se acordaron de la vieja Europa. La ¿siempre? elegante Cate Blanchett y esa mujer que no se pierde un sarao, Heidi Klum, demostraron ser auténticas eurofans:

Desde que llegaste ya no vivo llorando, ¡ey!, vivo cantando, ¡ey!, vivo soñando, ¡ey!

Había oído que "eres tú" de Mocedades había sido un gran éxito allende los mares. Ignoraba hasta dónde habían llegado Salomé, su "vivo cantando" y su vestido de flecos.

Pero seamos justos. No todo fueron despropósitos. Alicia Vikander y Saorsie Ronan iban angelicales y monísimas. Helen Mirren demostró, otra vez, que o tiene un pacto con el diablo o desayuna sangre de recién nacido. Kirsten Dunst lució un vestido negro, pero no soso. Eso sí, a costa de pasar toda la gala con una teta a punto de salir a saludar. Y Julianne Moore como siempre. Vamos, divina.

Y luego estaban estas dos extras de Cuarto Milenio:

¿Las chicas de la curva? No, son Rooney Mara y Eva Green.

Rooney, Eva yo, como vosotras, soy blanca tono leche semidesnatada y una cosa os digo desde el cariño, los tonos empolvados no son para nosotras. A nosotras nos quedan bien los colores vivos, todo lo demás nos hace parecer Casper, el fantasma. Pero Rooney, Eva, no despidáis a vuestras estilistas. Creo que vuestros vestidos eran una auténtica obra de arte.

Pero vosotras, Calista, Rachel, echad a vuestras estilistas. Ahora. Ya.

 ¿Mechas rubias?, ¿en el 2016, Rachel MacAdams?

No me resisto a acabar esta crónica de la alfombra roja de los Globos de Oro sin un último parecido razonable. En los tiempos de la Super Pop Rob Lowe era un galán que lo petaba casi tanto como un jovencísimo Tom Cruise. Pues bien, pasan los años, (no tanto ni para Tom Cruise ni para Keanu Reeves) y Rob Lowe ha dejado de ser un galán. Ahora se parece a Michael Douglas en "behind the candelabra", la miniserie de la HBO que retrata la vida de un pianista iconoclasta, hortera y muy amigo de los bisoñes, Liberace:

Michael Douglas interpretando a Liberace a la izquierda. A la derecha Rob Lowe.

Y vosotros, lectores de mis entretelas, ¿vosotros tampoco entendéis que "Empire" se considere un drama cuando es, claramente, una comedia?, ¿creéis que el color mostaza es de los más feos del planeta, con permiso del marrón caca?, ¿de qué verdura os vestiríais si fuerais a una entrega de premios?

9 comentarios:

Zazou MS dijo...

De acuerdo, el mostaza es horroroso y no creo que le siente bien ni a la más bella entre las bellas [inserte su nombre aquí].
Puestos a elegir un vegetal que me vistiera, dejando a un lado la bíblica hoja de parra tan impregnada de capas de significado (de las de vestir va a ser que no), probablemente eligiera una espinaca gigante tras la que poder esconderme. Es que soy muy tímida.

Mira que me haces reír, deslenguada XD

Juli Gan dijo...

¡Cuánto colorido!...Menos las chicas de la curva, claro. Es que vestirse para una gala de estas tiene tomate...¿Tomate? ¿Nadie iba de rojo? Sólo faltaba el traje de nochevieja de Cristina Pedroche. En fin. Me encorajina que no hayan estrenado la mayoría de las películas en esta tierra, aún.

Sorokin dijo...

Pues no lo ví, fíjate tú por donde, así que no puedo hablar de parecidos ni de desaparecidos. A mí, eso de los "globos" de oro me suena muy erótico y me hace pensar en aquella mozuela que sale en "Goldfinger" (tra la la la la rá) cubierta con una fina capa de tan preciado metal. Cierto que no se le ven los globos, pero uno no deja de imaginárselos ¿cambiarán los pezoncillos de color?, etc. Tiene morbo. Es algo así como el cruce de piernas de Sharon Stone, que ha debido desgastar los mecanismos de parada, marcha lenta, arranque etc de millones de videos en el planeta.
Por lo demás, soy un gran fan de Eva Green. Nada más ver esos ojos asesinos, me echo a temblar como una hojuela meneada por el viento.
Lo del gas mostaza, perdón, del color mostaza me deja bastante indiferente. Además, depende, hay mostazas muy oscuras y otras más claras. No sé, tengo que reflexionar

Charly Hell dijo...

Para mi de las más destacadas fue Julianne Moore. Espectacular a sus perfectamente llevados 50 añitos (así en diminutivo suena mejor a ciertas edades). Pero sin duda me quedo con Katy Perry. Ay omá.

Lo de Jennifer Lopez enseñando cacha "a lo Angelina" desde su bote de mostaza me parece bastante olvidable.

Está bien Jessica Jones? Mr Robot merece la pena? Es que ahora no se con qué empezar tras el gratísimo sabor que me ha dejado la segunda de Fargo.

Saludetes.

Uno dijo...

Lo que mas me ha dolido es ver a Jane Fonda vestida de coliflor. Yo hubiera jurado que iba de tejadillo nevado. Espero que Obama deporte a ese diseñador de viejas damamas americanas antes de que acabe su mandato. O que intervenga para acabar con tanta crueldad innecesaria.
Un abrazo

Mr. Cal dijo...

¿Y quién es el Elvira? Una tal... Perdona, pero como Puedes tratar de esa forma a toda una diosa del Olimpo gótico, adorada y querida con el alma por millones de fans, entre los que me encuentro... Jovenzuelos deslenguados. Ni una sola de las petardas que mencionas en el post con sus horrendos vestidos le llegan a la mitad del tacón de aguja, con el que tan graciosamente suele caminar mi Elvi...

el convincente gon dijo...

Pues mi jersey de la suerte para los exámenes también era de un color sospechoso: verde pistacho. Así que me solidarizo con JLo. Ahora que lo pienso ¿vestirse del color de un alimento ha sido chic alguna vez? Porque me parece que ni el naranja, oye.

loquemeahorro dijo...

A mí el color mostaza me gusta, lo reconozco, a la que no soporto es a Jennifer López, que hablando de parecidos, cada día se parece más (en el gesto a la hora de posar) a Vicky Martín Berrocal.

Entrecierran los ojos y piensan "por favor qué buena que estoy", mi hermana lo llama (sin cariño) "gesto felino" y yo "cómo me pesa el rimmel, madre".

El vestido de Saroise (o cómo se escriba) no me chifla, pero sí que me gusta cómo va creciendo, que el difícil paso de niña a adulta, en las alfombras rojas, es muy difícil.

Menos para Keanu Reeves que pasa genial por las diferentes edades: de la edad media a la moderna...

Claudia Hernández dijo...

A mí me gusta el mostaza, aunque no en todos sus tonos. Y de acuerdo con los consejos que le da a la Mara, que está que se sale en Carol. Jane Fonda, qué no daría yo por estar así de guapa a cualquier edad, da igual lo coliflor que vaya, jajaja. Katy y Elvira, idénticas. Y gracias, gracias una vez más por traernos a Heidi, una verdadera "incontournable" de cuanto sarao de por esas lindes.