lunes, 23 de marzo de 2015

El cajón de las ideas

Hollywood me ha plagiado.

Vale, esto no es exactamente así (y tampoco aproximadamente así, en realidad es mentira) pero es un cliffhanger estupendo.

Los más fieles lectores de este blog recordaréis que allá por el año 2011 hice un piloto de una webserie. "Cataclismo" contaba la historia del último hombre vivo en el planeta... o eso creía él hasta que descubría que la última mujer viva era... su ex novia:


"Cataclismo" participó en algún que otro concurso y ganó el certamen de webseries del Festival SOS 4.8. En ese momento nos planteamos el dilema: ¿se graban más capítulos, financiándolos de nuestro propio bolsillo, tal y como se había hecho el piloto?, ¿o intentamos mover el proyecto de serie y que nos paguen? Ganó la segunda opción, por eso de que uno aspira a que le paguen por lo que hace.

El piloto se movió por las productoras y a una le interesó. Encargó un proyecto de serie basándose en "Cataclismo" pero adaptándose a la televisión nacional, eso es, con más duración y más tramas. Se hizo y nos pagaron (no mucho, todo hay que decirlo) por ello. Movieron el proyecto por las cadenas, nos dijeron que en una lo estaban tanteando. Lo tantearon durante varios meses... hasta que dijeron que no y pasado el año que marcaba el contrato con la productora, el proyecto volvió a mis manos... ya "quemado". En el argot del audiovisual un proyecto está quemado cuando ya se ha llevado a los sitios que deciden si se produce o no, es decir, a las cadenas. En ese momento (2013) volver a plantearse si hacer por mis propios medios la webserie era directamente surrealista. Al quebradero de cabeza que siempre es reunir a un equipo y cuadrar la agendas de todos había que sumar que ni siquiera contaba con un sitio donde seguir grabando. El piloto se había grabado en la casa, alquilada, de una de las chicas de producción, ella se había ido de Madrid y la casa ya no estaba disponible. Es decir, había que empezar desde cero.


Siempre me quedé con ese runrún que sienten los que llegados los 40 años se arrepienten de no haber hecho nunca puenting o no haber ido de Erasmus. A mí el puenting me la repampinfla, pero confiaba mucho en este proyecto y confiaba en las posibilidades de las webseries... pero si es difícil simplemente rodar un corto, imagináos lo que puede ser 13 cortos, que sería la duración total de una webserie. Me daba pereza cósmica de solo pensarlo.

Y llegamos al año 2015 y me entero por Cristina Serrato, una de las protagonistas de Cataclismo, de la existencia de la serie de Fox "Last man on Earth". ¿Y de qué va? Narra las peripecias del último hombre en la tierra, al borde de la locura hasta que encuentra a la última mujer en la tierra:


 Estas cosas pasan de continuo. En pleno año 2012 coincidieron en cartelera dos películas en blanco y negro y mudas ("The artist" y "Blancanieves"). Es normal que pasen, no hay tantas ideas en el mundo y sí que hay montones de productoras con departamentos dedicadas a la elaboración de contenidos que mandan proyectos a las televisiones todos los meses. A eso súmale un número X de guionistas en paro escribiendo sus proyectos en casa. Es perfectamente normal que las ideas se pisen, se repitan o coincidan en el tiempo.

Siendo positivo, hasta te puedes sentir un pelín orgulloso en plan: ey, yo hace años hice algo muy parecido a esto, aunque sin un duro y sin un puñetero exterior. A mí, sin embargo, me hace pensar en que dejé pasar una oportunidad. Qué hubiera pasado si sí hubiéramos grabado la webserie por nuestra cuenta, si ahora lo estaría petando aunque sólo fuera a costa de su parecido con "Last man on Earth", en vez de estar donde acaban tantísimas ideas: en un cajón.

lunes, 16 de marzo de 2015

Corrupto el padre, buenorro el hijo

Birtney Spears, que es una visionaria, ya lo decía: "mama i'm in love with a criminal". Y el mundo entero lo entendió el año pasado cuando la foto de este milagro de la naturaleza (porque ser mulato de ojos claros es un milagro de la naturaleza) saltó a las redes.


Que el mozo en cuestión, Jeremy Meeks, fuera un criminal reincidente daba igual. Lo importante es que estaba bueno.

Pues hoy, amigos, amigas, amantes de la estética más allá de la ética, vamos a dedicar este post a otros hombres que son un guilty pleasure. Tienen buen envoltorio, pero por dentro... la cosa se pone fea. Y no porque sean delincuentes como Jeremy, que fijo ha tenido una vida más chunga que la de los niños de la cuarta temporada de The Wire. Hablamos de algo peor que ser un delincuente de poca monta. Hablamos de lo peor que se puede ser en un país que lleva en crisis desde que se muriera Michael Jackson: corrupto.

Como este chavalito al que descubrimos saliendo de visitar en la cárcel a su padre, Luis Bárcenas: Willy Bárcenas.

Que esa cara de niño bueno y esa camisa a cuadros no os engañen. En este video de la revista Vice cuyo peso vale oro, Willy destruye el "pues no está mal el hijo de Bárcenas" en cuanto abre la boca y defiende a su padre con argumentos irrefutables del tipo de "a mi padre lo acusan de hacer lo que hacen todos". 
Pero Willy no sólo es un pijazo madrileño de pura cepa, también tiene su punto bohemio. Por eso estudió cine en los Estados Unidos hasta que se dió cuenta de que no se le daba bien (vio que para dirigir cine hay que madrugar muchísimo) y descubrió su vocación por la música, que se ajusta mejor al rollo bohemio que a él le tira. Se juntó con dos amigos, uno de ellos nieto de Díaz Ferrán y fundaron un grupo de pop al que llamaron Taburete, que suena a banda de la movida, pero para nada. Su público son todos estudiantes de ICADE con ese pelazo tan propio de la Milla de Oro madrileña. Como una vez me dijo vetetúasaberquién, son muchas generaciones comiendo bien, y se nota.

Pero Willy no es nuestro único placer culpable. Les presento a Oleguer Pujol, milagro de la genética:

Oleguer tiene ese aire de intelectual catalán, de tomarse unos vinos en un coqueto bar del Borne con amigos arquitectos después de haber visto la última obra de Lluis Homar en el Teatre Nacional de Catalunya. Pero él es más del rollo Bárcenas, más de heliesquí en lugares inhóspitos, y por eso mismo exclusivos y carísimos. Porque los Pujol son una familia unida que delinque unida y Oleguer tiene 15 cuentas en paraísos fiscales y 90 millones de euros en el extranjero.

Last, but not least, Ramón Espinar, proclamado por Vertele como el contertulio más guapo de la televisión. 

Hijo de Ramón Espinar senior, político socialista y consejero de Bankia durante 7 años. Espinar junior es politólogo (en castellano normal, que estudió Ciencias Políticas) podemita (que me gusta a mí esa expresión que tanto usan en Libertad Digital, y que recuerda a los cenobitas de Hellraiser) y tertuliano en debates varios. El debate sobre si Espinar era el tertuliano político más atractivo se diluyó en cuanto se supo que su padre fue usuario de las tarjetas black de Bankia. Espinar jr ha trabajado como camarero y como teleoperador antes de dar el salto a los medios y da la sensación de que no ha sido ni beneficiario ni cómplice de los hechos de su padre, como bien explica ese grande que es Manuel Jabois en este artículo.

Y vosotros, ¿a qué hijo de corrupto le véis su aquel?, ¿no pensáis que Willy Bárcenas sería la pareja ideal de Tamara Falcó?, ¿actuará "Taburete" algún día en el Sonorama?

Continúo colaborando con Glup Glup, esta vez hablando de las mejores series de los últimos meses.

lunes, 9 de marzo de 2015

Jesús Gil... ¡vive!

Si Bertín Osborne es nuestro David Hasselhof.

Y Silvia Tortosa nuestra Joan Collins.

Y Abraham Mateo nuestro Justin Bieber y nuestra Selena Gómez (dos por el precio de uno)...


Resulta que Jesús Gil es nuestro Elvis Presley. Hace ya años se rumoreaba que su muerte había resultado de lo más oportuna, dados sus problemas con la ley y que la Operación Malaya estaba a punto de caramelo. Pero el rumor quedó en eso, en un rumor tan creíble como la leyenda del perro, la mermelada y Ricky Martin. Hasta que pasó esto. El hijo de Jesús Gil y Ángel María Villar (presidente de la Federación de Fútbol) se encuentran en un evento, hablan sin saber que hay cámaras cerca y éstas graban lo siguiente:

- ¿Qué tal está tu padre? (Villar a Gil Marín)
- Bien, bien. (Gil Marín a Villar)

Qué, ¿se os ha erizado el vello de la nuca?

A esta prueba irrefutable se suman algunos testimonios sacados de una fuente de contrastada fiabilidad como es Foro Coches (los textos están copiados y pegados tal cual para respetar su integridad, no he añadido ni una sola tilde, no he quitado ni una sola h):

"Se decia que se vio venir lo de la operacion malaya y emigro a Venezuela... Sea cierto o no , como se le hecha de menos... vaya tiempos los de Gil, Mendoza, Nuñez, Gaspart... etc, no los bodrios de ahora". 

"Mi prima trabajaba en el tanatorio donde estuvo y si, está muerto y el tio pesaba un huevo".

"Dejad al pancetas que descanse en paz, cohone"

"ese esta en sudamerica, seguro que se ha añadido pelo y dejado barba y está zumbandose a las panchitas en un jacuzzi como el de telecinco".

 "jajajajajajajajaja que grande jajajajajajjajajaa"


A la espera de que un equipo capitaneado por Iker Jiménez y Lydia Lozano viaje por el mundo hasta encontrar a Jesús Gil, pensemos, ¿dónde y qué puede estar haciendo la estrella de "Las noches de Tal y Tal"?

Opción 1, la fácil
Si las aerolíneas hacen ofertas cuando llegan las rebajas a Londres pensando en todos los españolitos que quiere quemar la tarjeta en Urban Outfitters, también hay aerolíneas haciéndose de oro con los fugados que buscan anonimato en Venezuela.

Allá que fue Jesús Gil. Le gusta el clima cálido del país que le recuerda a su querida Marbella, le gusta la gastronomía venezolana, llena de hidratos... pero está más solo que la una. Así que busca otros emigrados... los encuentra, son De Juana Chaos y Miguel Aldana "Askatu". Al principio tarifan un poco, pero con el tiempo encuentran temas de conversación comunes, del tipo de "qué mal se come aquí", "no saben hacer un huevo frito en condiciones" y acaban por compartir el jamón y el chorizo que les envía la familia desde España. Digo, desde Euskal Herria.

Opción 2, la árida e irrastreable
A la hora de elegir un sitio donde esconderse, Gil y Gil prima una cosa sobre todas: que no le encuentre ni Dios. Y para eso, ¿qué mejor que las cuevas de Afganistán? Al principio vivir en una cueva es incómodo, pero poco a poco Gil y Gil consigue convertir su cueva en un lugar acogedor, como el Sacromonte, pero con tope de lujo marbellita:


El aislamiento de Gil y Gil en las cavernas afganas es brutal, menos mal que cuando sin sal o sin harina siempre puede recurrir a sus vecinos, unos tipos con barbas que viven cuatro cuevas más abajo.

Opción 3, la radical:
Dispuesto a romper con todo, pero de verdad, Jesús Gil se esconde en Brasil, se somete a una operación de reducción de estómago y a otra de cirugía estética. Consigue documentación nueva y empieza de cero. Ahora se llama Giselle De Souza y regenta un asador churrasquería.

Y vosotros, ¿creéis que Jesus Gil vive?, ¿dónde pensáis que se esconde? Se aceptan teorías conspirativas de todo tipo.

lunes, 2 de marzo de 2015

Plagiando palabras ajenas

Dice Luis Pedrahita que el castellano es un idioma loable, lo hable quien lo hable. Éste sea, probablemente, uno de los peores títulos ever para un espectáculo. Pero este post no es sobre títulos horribles, ni siquiera sobre porqué Luis Piedrahita no se corta de una vez ese flequillo. Es sobre el idioma.

Y sí, el castellano será una lengua muy loable. Pero tiene vacíos que deberían llenarse. Palabras que sí existen en otros idiomas y que deberíamos plagiar sin compasión. Como, por ejemplo...:

Bad hair day
Hay días en los que te levantas con "el guapo subido", ignoro si esta expresión existe en otros idiomas, pero lo que sí existe en inglés es el "bad hair day". Esos días en los que tu pelo decide ir a su aire. A Ana Botella le pasa mucho:

Ana Botella vive en un bad hair day perpetuo.

Tartle
¿Sabes ese momento en el que quieres presentar a alguien y se te queda la mente en blanco y no recuerdas el nombre en cuestión? Pues los escoceses tienen un nombre para eso: tartle. Las madres sufren mucho de tartle, cuando olvidan los nombres de sus hijos. A la mía también le pasa, ¡y eso que sólo soy una!

Jayus
¿Quién no ha sufrido un ataque de risa por culpa de un chiste tan malo que hasta hace gracia? A mí me pasa con éste:
- ¿Qué tienen en común un tomate y una patata?
- No sé.
- Que los dos son rojos, excepto la patata.
Pues en Indonesia esto tiene un nombre: jayus.

Fluffy
Podría traducirse como esponjoso, suave o mullido. Estos adjetivos en castellano se emplean para referirse a cosas, pero en inglés también se utilizan para calificar a animales, aunque nosotros nunca nos referiríamos a un ser vivo como "esponjoso". Para paliar este vacío, abogo por crear la palabra "peluchoso".

Como diría Agnes en "Gru": es tan mono que me quiero morir.

Gheegle
En Filipinas tienen una palabra para definir esas ganas de pellizcar o apretar algo porque es insoportablemente adorable. O como diría mi amiga M. ese impulso que va del amor a la destrucción, como cuando ves al perro peluchoso de la foto anterior y te lo querrías comer. Pues todo eso, pero en una sola palabra.

L'esprit d'escalier
El "espíritu de la escalera" es una expresión francesa que se refiere a cuando reaccionas tarde ante una provocación y la respuesta ingeniosa que te gustaría haber dado se te ocurre demasiado tarde, cuando ya estás en la escalera. 

Komorebi
Hace tiempo que no digo en éste vuestro blog que yo he estado en Japón. Ya hace unos cuantos años y más me vale hacer algún viaje exótico o se me van a acabar los temas a tratar. Pero ése es otro asunto. Se habla mucho de la modernidad y la tecnología japonesa y muy poco del profundo amor por la naturaleza de los japoneses. En parte por herencia cultural del sintoísmo y el budismo, pero ahí está, con sus bosques acojonantes por todas partes. No es de extrañar que exista una palabra para el juego de luces y sombras que se produce cuando la luz del sol se cuela entre las hojas de los árboles.


Bakku-shan
Cuando ves a alguien de lejos y piensas: ey, ése está bueno, y luego se acerca y resulta que no, que no está tan bueno. Eso es bakku-shan, aunque sólo aplicado a las mujeres, que los japoneses un poco machistas sí que son. En este vuestro blog tenemos toda una colección de "palabros" para definir a los que no son guapos del todo: guapos de lejos, falsos guapos, e incluso falsos feos.

Y ahora llegan las palabras deprimentes. Aportación todas ellas de los pueblos alemanes y eslavos, llenos de buen rollo y alegría de vivir. Mucha German Angst:

Torschlusspanik
Literalmente, significa "miedo a cerrar puertas". El auténtico significado de esta palabra que llega a tener hasta cinco consonantes seguidas es más deprimente que una película de Haneke. Se refiere al miedo que sentimos a que pase el tiempo y cada vez tengamos menos oportunidades, es decir, el temor a que se nos cierren puertas por ir envejeciendo.

Litost
Dice Milan Kundera (el autor de "la insoportable levedad del ser") que no entiende cómo alguien puede comprender el alma humana sin tener esta palabra, que al parecer sólo existe en checo. ¿Y qué significa "litost"? Pues algo así como un estado de agonía, tormento y dolor que surge por la visión repentina de tu propia miseria. Quizá el exceso de litost explique porqué nunca nadie ha visto jamás una comedia checa.


Toska
Los rusos, que también son gente optimista y vital (casi tanto como los checos) tienen una palabra muy similar a "litost". "Toska" es una especie de angustia vital, ya sea producida por una ruptura amorosa, por aburrimiento, por depresión...

Y... last but not least una palabra malaya que me encanta:

Manja
Se refiere al comportamiento cursi y aniñado de algunas mujeres con sus parejas, a las que se dirigen siempre con diminutivos, poniendo vocecita de niña buena o abriendo mucho los ojos a lo Zoey Deschanel.

Y vosotros, ¿qué palabras o expresiones de otros idiomas creéis que deberíamos apropiarnos?, y al a inversa, ¿qué expresiones castellanas creéis que deberíamos compartir con el mundo? Y os recuerdo que mañana es el último día que podéis ver el microteatro que he escrito. Horarios, dirección y demás datos, aquí.