lunes, 12 de enero de 2015

La alfombra roja (más roja que nunca) de los Globos de Oro

Indignada me hallo.

Y no porque la siempre elegante Julianne Moore, poseedora del tono rojizo más pedido en todas las peluquerías del globo, se haya disfrazado de bocadillo de papel Albal en la alfombra roja de los Globos de Oro.

No.


Dicen que Dakota Johnson va de Chanel, pero yo juraría que ese vestido estaba en las rebajas del Bershka.

Porque Julianne podría marcarse un Helena Bonham Carter e ir hecha una mamarracha, que a todas nos parecería estupendo y saldría igualmente en la lista de las más divinas.

Lo que me tiene indignada son los premios en sí. No he visto muchas de las películas nominadas y "Boyhood", ganadora a mejor película dramática, me gustó (y más que me hubiera gustado si durara 45 minutos menos), así que no puedo juzgar los premios cinematográficos. Pero los televisivos... Esos sí. Este año se daba la rara coincidencia de que dos series fabulosísimas: Olive Kitteridge y Fargo competían en la misma categoría, en miniseries. Sin embargo, ambas son series dramáticas mucho mejores que la ganadora: The affair. En cuanto a la mejor comedia... ¿Transparent?, ¿en serio? ¡Pero si no es graciosa!

Continuemos con la polémica, pero en los modelazos, ¿qué opináis de cómo van estas muchachas?


Claire Danes parece haber aprovechado un vestido hippie de mercadillo, haberle puesto unas transparencias y ¡ala! lista para la alfombra roja. Rosamunde Pike se planta un vestido lleno de aberturas que no le acaba de quedar muy allá pero, amigas... ¡que parió hace cinco semanas! Y Conchita Wurst deja a medio Hollywood con la boca abierta mientras la señalan y dicen: ¿¡pero si lleva barba?!

A mí me encantan estos tres vestidos. El de Danes tiene pinta hasta de ser cómodo. Al de Pike le fallan unos tirantes demasiado largos, que hacían un efecto algo raro, pero por lo demás, estaba guapísima. Y Conchita llevaba un modelazo muy original, ¿Gaultier, quizá? Seguro que el experto en moda (y habitual de éste vuestro blog) Calamarín, lo sabe.

Y es que al final tanto vestido de alta costura, tanta mujer bellísima (que lo estaría hasta repantigada en su casa con un forro polar del Decathlón, a lo Teresa Romero)... cansa. Todas estas señoras son bellísimas, sí:

Pero qué sosas... Jennifer Aniston incluso lleva un vestido muy estilo La Redoute, que no sorprendería verlo una amiga tuya en un cotillón de Nochevieja. Y Amy Adams, con ese vestido color ¿lavanda?, ¿azul aguachirri?, ¿he metido algo azul en la colada blanca y fíjete lo que me ha pasado?

Menos mal que siempre hay actrices (y arrimadas) que se morirían antes de que las llamaran sosas. Jennifer López se lo puso todo: aberturas, escotes, brillos...

Y Heidi Klum, la mujer a la que siempre invitan a todo, se pasó con el autobronceador. Como no se ande con ojo acabará como la señora de Algo pasa con Mary. También enseñando hasta el dni vimos  por ahí a la guapérrima Kate Hudson, con un vestido que el 95% de la población femenina jamás conseguiría ponerse. 

Heidi no fue la única de rojo. Por una vez, ése fue el color de la noche, y no el negro. A estas alturas de la mañana seguro que montones de crónicas de la alfombra roja de los Globos de Oro se titulan "Red is the new black". De hecho, la protagonista de "Orange is the new black", Taylor Schilling, también fue de rojo, y monísima, oigan:


¿Qué hace Helen Mirren para estar así de estupenda, a su venerable edad?, ¿se baña en leche de burra?, ¿come placentas?, ¿bebe sangre de doncellas vírgenes?... Que le dé su secreto a Catherine Zeta Jones, antes de que siga dándole al bótox como si no hubiera un mañana.

De rojo también fueron dos actrices habituales de la tele: Christine Baranski (The Good Wife, la madre de Leonard en Big Bang Theory) y Alison Janney (Mom, una comedia que sí es graciosa, no como Transparent), y también Lena Dunham que previendo que la iban a poner (un año más) a caldo, decidió, no cambiar de estilista, sino darse de baja de twitter. Sabia decisión:

Su compañera de reparto, Zosia Mamet, que en general suele ir elegante y hasta un punto original, esta vez le pidió prestado el vestido a la Infanta Elena e iba disfrazada de capote de torero.

Las actrices de la serie Girls, en pleno, fueron a los Globos de Oro. Alison Williams de rojo (para variar) y la guapísima Jemima Kirke optó, como Zosia Mamet, por disfrazarse. Si Zosia iba de capote, Jemima iba de Loreen en Eurovisión o de Madonna en la época de Frozen, no está claro del todo.


Lana del Rey estaba nominada por su canción para Big eyes y se plantó un vestido muy Terelu Campos style. Jessica Chastain llevaba un vestido de corte similar, con una pequeña salvedad, que a ella le quedaba de muerte. 

¿Y quiénes fueron las más elegantes? Emma Stone a punto han estado de entrar en esta selección, pero al final opto por ellas tres: Emily Blunt, Anna Kendrick y Naomi Watts. 


Emily Blunt era una diosa griega, por el vestido, por el peinado y por unos pendientes que deben valer más que el PIB de algún país de Centroamérica. Anna Kendrick iba de princesita con un vestido  vaporoso y delicado como un souflé de aire. Naomi Watts se planta un vestido amarillo mostaza, un color que no sienta bien ni a Jessica Chastain, y va elegantísima.

Y vosotros, lectores de éste vuestro blog, ¿quién creéis que iba más elegante?, ¿no echasteis de menos que Emma Stone se tropezara con la lazada de su pantalón y se marcara un Jennifer Lawrence?, ¿pensáis, como moi, que La Lego película debería haber ganado a mejor film de animación?, ¿no os da un poco de yuyu que Benedict Cumberbatch y su señora se parezcan tanto?, ¿necesita Amal Alamuddin un bocadillo de panceta urgentemente?

Contadme...

11 comentarios:

loquemeahorro dijo...

Oh, qué feliz has hecho a otro ser humano! (servidora)

Rosaumde Pike acaba de descubrir una gran verdad: la inmensa mayoría de la ropa queda fatal si se tiene pecho, sobre todo si no quieres parecer la novia de un futbolista.

Jennifer Aniston me aburriría aunque fuera disfrazada del Teletubie morado, sencillamente es sosa, da igual lo que se ponga.

Jennifer López lo tiene todo: es delicada, discreta, tiene una pose muy elegante... si me dices que se puso a cantar (sin mover un músculo de la cara) "Fumando espero", me lo creo ¡¡es la nueva Sara Montiel!!

Lena Dunham lleva un vestido que parece mono, pero al que le han hecho unas reformas estratégicas para sentar como una patada.

Oye, es verdad! Benedict Cumberland se ha casado consigo mismo, hasta creo que llevaría ese vestido si fuera mujer. Esa gente que se casan con su clon de otro sexo me fascinan... y me causan horror, al mismo tiempo.

el convincente gon dijo...

Estoy de acuerdo en que 'Transparent' no debería competir en la categoría de comedia. No busca la comicidad. Pero también te digo que con 'Mom' me he reído tantas veces como con 'Transparent', es decir, ninguna. Así que casi mejor que premien a 'Transparent'.

No has dicho nada de Felicity Jones. Yo no es que tenga mucha idea de vestidos y tal pero iba como para hacerle camafeo ¿no? (y que conste que no lo digo como algo negativo, al contrario)

Uno dijo...

Yo he visto mas pelis que series porque sigo sin comprender como podéis ver las series in this country. Pero no he visto Stil Alice aunque me alegra el premio de Julianne ya que le han arrebatado el de Maps of the stars. Ese Givenchy plata, precioso no le va nada a una peliroja.
JLo, se está preparando la cara de señora rica malísima de los culebrones en la mejor tradición de las divas hispanas. Es genético.
Penita de ver a ZJones tan embalsamada con lo que ha sido para la red carpet.
Lo de Lana tiene tela.

Un abrazo

Juli Gan dijo...

¿Y la hirsuta ganadora de pelmavisión? ¿Acaso tiene algo que ver con las series/pelis nominadas? ¿Y al pequeño Nicolás no lo invitó nadie?

Ahora en serio. Este año no he visto series de televisión nominadas. Me fío de vuestro criterio :)

laesti dijo...

Loque, Uno, espero que JLo oiga vuestras predicciones y se convierta tanto en la nueva Sara Montiel como en la nueva mala oficial de los culebrones. Cuando lo haga y deje de hacer duetos con Pitbull, la amaremos.

Gon, tenemos que hablar con los señores de los Globos de Oro que son quienes han decidido que "Transparent" es una comedia... ¡y además la han premiado por ello!

Juli, Conchita debe tener el mismo representante que Heidi Klum a la que siguen invitando a todos los eventos de los Estates.

Charly Hell dijo...

Pues hecho en falta entre las más elegantes la foto de la preciosidad llamada Jessica Chastain. Que al contrario que Jennifer Aniston -aunque la mona se vista de seda...- le cae bien cualquier cosa, incluso un saco de patatas vacío o un traje de teletubbie morado.

Calamarin dijo...

Me gustó mucho el Chanel de Keira Knightley... Últimamente estoy muy Chanel sin ser yo nada de eso y considerando a Karl Lagerfeld uno de los mayores terroristas de la moda... Lo de Jennifer López también puede considerarse un atentado terrorista.

LaCarola dijo...

Permite, querida, que enfatice el toque regional de las transparencias de Claire. Acaso no parece que se va a arrancar con una jota aragonesa? Lena no goza de tu simpatía pero hemos de reconocer que para la media de la gala y de sí misma no fue del todo desacertada. A mí me encantó una moza que no sé quien es: chrissy teigen

laesti dijo...

Charly, a Jessica le cae todo bien, hasta ese vestido color marrón caca de whatsapp que me llevaba.

Calamarín, el vestido de Keira era bonito pero la vi un poco muñeca de porcelana de peli de terror.

Carola, Lena ha ido tan mal siempre, que se planta un vestido rojo de papel charol y ya nos parece que no va tan mal.

deWitt dijo...

Yo por Julianne maaa-tooo! Ya iba siendo hora de que comenzaran a premiarla de una vez. No entiendo por qué esas niñas monas y sosas tienen Óscar y Julianne no.

Cómo me gusta MOM. ¿Ya ha comenzado la segunda temporada?

Cómo me aburre el matrimonio Clooney. Son una versión yanky del matrimonio Rivera-Montes, es decir, una sosez.

laesti dijo...

De Witt, ¡¡¡¡correeee!!! La nueva temporada de Mom ahora mismo en Neox (es decir, jueves a las 22.15).

Y muy buena la comparación entre los Clooney y los Rivera, sólo falta que Amal lo deje todo para hacerse sus propios vestidos. Bueno, hacerse. Ella los dibuja y una costurera los cose.