lunes, 8 de diciembre de 2014

Crazy del pussy

Seguro que si os preguntaran con qué famoso os iríais de cañas, diríais que con el gran Wyoming, George Clooney o con Michael Fassbender (pilluelas, pillastres). Pero yo no. Me iría de cañas con Britney Spears.

Yo a Britney la respeto mazo. Porque alguien que toca techo, toca suelo y vuelve a tocar techo siempre se merece mi respeto.  Se casó en Las Vegas y se divorció a las 24 horas, se hizo amiga de juergas de Paris Hilton, enseñó las bragas, se rapó el pelo, atacó a los paparazzi con un paraguas, actuó en una entrega de premios televisada a todo el mundo medio fumada, le quitaron la custodia de sus hijos. Francamente, no sé a qué estamos esperando para celebrar el día de Britney, dedicado a todas esas que un día hicieron clic y se volvieron turulatas. El día de las crazy del pussy (porque loca del coño suena algo vulgar) o, como diría Almodóvar, “vacas sin cencerro”.

Además, Britney es muy de caer bien porque no es Miranda Kerr. Ella no sale a la calle embutida en su talla 34 perfectamente vestida y maquillada con su perfecto hijo en los brazos y sin rastro de ojeras o manchas de potito que demuestren que ella es humana. Qué va. Britney es más como cuando tú sales del gimnasio sudada y hecha un cuadro y vas y te encuentras con tu ex novio. Es más, tú y yo solemos ir por la calle mejor vestidas que Britney. A las pruebas me remito:

El street style de Britney Spears es el que tú llevas para bajar la basura.

Estar como un cencerro no es patrimonio de las celebrities sin infancia y con padres peleándose por su fortuna millonaria. Volverse toda loca también le puede pasar a alguien normal. Es más, a alguien inteligente, cultivado y dedicado a algo tan trabajoso como es ser astronauta. Es el caso de Lisa Nowak, una astronauta que se enamoró de un compañero del Discovery. Que digo yo que se enamoraría platónicamente, porque si es difícil hacer el amor en un Simca 1000 más aún debe ser hacerlo en una nave espacial, con el traje de astronauta y con gravedad cero. El caso es que Lisa volvió a tierra, se enteró de que su amado estaba casado y condujo 1500 kilómetros hasta la casa de la esposa para "hablar" con la susodicha. Eso sí, acompañada de un cuchillo y una pistola. La detuvieron y acabó en la cárcel. Si queréis saber más sobre la astronauta desatada, leedlo aquí, donde yo la descubrí.

Pero Britney y Lisa son unas ex crazy del pussy. Lisa porque en la cárcel no tiene opción de ir a acosar a ningún astronauta. Y Britney porque tras su paso por la clínica de desintoxicación, el psicólogo, el terapeuta y una ristra de juicios, ha recuperado su pelo, la custodia de sus hijos y la salud mental. Una auténtica crazy del pussy no necesita un divorcio traumático y una época de excesos para volverse turulata. La auténtica crazy del pussy nace, no se hace.

Como ella:

Los arranques de furia de Naomi Campbell son famosos en el mundo entero. Hagamos un repaso rápido y no exhaustivo, porque si fuera exhaustivo necesitaría un post más largo que un artículo del Jotdown:

2000, un tribunal de Canadá obliga a Naomi a pagar una importante indemnización a su ex asistente por dos pequeños incidentes: le tiró un teléfono a la cabeza y a punto estuvo de arrojarla de un coche en movimiento.

2005, Naomi propina un puñetazo a una actriz italiana que osa llevar el mismo vestido que ella a una fiesta en Roma.

2006 fue el año negro de la Campbell. Agrede a su ama de llaves, que la lleva a juicio. Naomi intenta dar pena al juez y, mientras inclina la cabeza a un lado (Zooey Deschanel style) y pone ojitos, le dice que su mal carácter se debe al abandono de su padre cuando era una niña. El juez no se conmueve y la condena a 5 días de servicio comunitario.
Mismo año, Naomi tiene un novio príncipe de Dubai que decide dejarla (¿por qué? No lo entiendo). Ella no se lo toma muy bien y se presenta en su casa en el exclusivo barrio de Belgravia a las 3 de la mañana, reclamando su ropa y sus pertenencias. Los vecinos llaman a la policía que detienen a la top y recuperan sus cosas de la casa del príncipe de Dubai.
Mismo año, una asistente personal, Amanda Brack, la demanda por insultarla, maltratarla y lanzarle una blackberry a la cabeza.


2008, Naomi se marca un Melendi en un vuelo de la British Airways. Insulta a la tripulación y al personal de cabina y acaba siendo esposada y expulsada del avión mientras ella les acusa, a grito pelado, de racismo. Acaban prohibiéndole que vuele en British Airways durante 5 años.

Sí, eso que veis en un poncho de peluche rosa.

2013. Durante unos años parece que Naomi se calma. Por fin echa el lazo a un millonario, el ruso Vladimir Doronin, y está una temporada sin lanzar objetos contra asistentes personales/amas de llaves/empleadas varias. Hasta que el ruso la deja y empieza a salir con la modelo china Luo Zilin, protegida de Naomi en un reality de moda. La top llama a sus contactos y consigue que la agencia de modelos donde trabajaba Luo Zilin rescinda su contrato. 

Y vosotros, lectores de mis entretelas, ¿conocéis a alguna auténtica loca del coño, perdón, crazy del pussy?, ¿cuántas semanas tardará Naomi Campbell en lanzarle un móvil a la cabeza de su nueva asistenta personal?, ¿salís a comprar el pan vestidas como Britney?

Last, but not least, he vuelto a colaborar con Glup-glup. Si os apetece echar un vistazo a una lista (poco rigurosa y totalmente subjetiva) de películas de Navidad poco navideñas, clic aquí.

10 comentarios:

Sorokin dijo...

Está bien lo de "crazy del pussy". Puedes ponerlo tambien en francés, que quedaría muy fino: "folle de la mijole". Es que es lo que tiene la lengua de Brassens, que todo te queda como con un halo poético-canalla. Es más, porque Brassens está muerto (y enterrado en la playa de Sète como él quería), que si no, seguro que nos copiaba la idea: "Mariole était une folle de la mijole", por ejemplo. Digo Mariole, porque con Britney no hay forma de sacar un pareado (tal vez con "Spears", pero sería un poco basto)
En fin, que me lío. Que sí, que yo soy un admirador de la Britney y de lo que nos enseñaba en sus fotos en el taxi cuando iba con la Paris.

calamarin dijo...

A mi la historia de la astronauta me ha dejado crazy total, no la conocía y ahora mismo voy a empaparme bien de todo, que maravilla de drama... ¿ Conocerá Mariló Montero este bonito romance? Ya la estoy viendo diciendo lo que le sale del coño...

LaCarola dijo...

Melodrama queens!!!! Este es mi post preferido de todos los tiempos. Mi favorita ea Lisa -que no Kim- por ser la delincuente más naif de la historia y dejar su crimen en un rociar pimienta sobre su víctima. Viva el delirio!

Uno dijo...

Yo de cañas con Britney no voy ni muerto. Está clarísimo que no sabe ir de cañas. Mira ese Fassbender sin embargo que parece que ha nacido en una barra...
No me viene a la memoria ninguna loca del pussy mejor que las que nombras. A su altura, quizá, la Kate Moss.

Un abrazo

loquemeahorro dijo...

Lo que le pasa a Naomi Campbell es que escogió mal (o no) sus puntos cuando empezó a jugar, podía escoger entre belleza y juventud y equilibrio mental, y ya sabemos cómo los distribuyó...

Charly Hell dijo...

Yo también me iría de cañas con Britney. Y con Lindsay Lohan.
Y de género másculino me iría sin duda con Gallardón o con Aznar. Me gustaría verlos "mamaos" que se fueran de la lengua. Debe ser fascinante ver a Gallardón hasta las patas hablando del aborto.
Y lo de astronauta es fascinante, ningún guionista de Hollywood hubiera parido semejante historia.

Saludos.

laesti dijo...

Sorokin, en francés todo es fino y elegante y como de canción de Carla Bruni.

Calamarín, Mariló más que una loca del coño es, como bien dices, una que dice siempre lo que le sale del toto (toto, una palabra a reivindicar).

Carola, me imagino a Lisa Nowak en la cárcel, contando a sus compañeras una versión completamente inventada de lo que pasó, como Lorna en Orange is the new black.

Uno, ahora que nombras a Kate Moss recuerdo otro momento muy de loca, cuando Courtney Love contó que había tenido un lío con ella en los locos años 90.

Loque, buena teoría. Naomi es como Dorian Grey, eligió eterna juventud y sacrificó el equilibrio mental.

Charly, yo también quiero ver a Gallardón borracho, si es que eso es algo físicamente posible.

Juli Gan dijo...

Oy, pos, no sé. Siempre he pensado que preferiría irme de cañas con Woody Harrelson. Tiene unas ideas muy curiosas para ser yankees. Ah, o con Jessica Lange, que tuvo los envases testosterónicos de venirse al festival de Donostia en pleno 11-S fear y poner a parir a Bush. Me cayó muy bien, la verdad. Britney o Linda Lohan, como dicen por ahí, me dan un poco de miedito. Soy una vieja ya y esa gente me queda muy lejos.

laesti dijo...

He visto esto por la red y tenía que compartirlo. Tiembla Paulo Coelho, que ésta es la mejor frase motivadora ever: https://img0.etsystatic.com/025/0/8514898/il_340x270.619843400_9fti.jpg

deWitt dijo...

Britney es un poema, pero lo que nos gusta la poesía... Está en mi podium personal de buen gusto en el vestir, al ladito de "Maraia" Carey.

Lo que no entiendo de Naomi es cómo ha conseguido sobrevivir a tanto lanzamiento de objeto sin que nadie le arrancara la peluca...