martes, 14 de octubre de 2014

Te deseo lo mejor

Hay cosas que molestan, como que se te cuele en la fila del supermercado una anciana al grito de "sólo llevo una cosa".

Otras cosas dan rabia, como que se te vaya el metro justo en las narices y tengas que esperar 7 minutos en un andén repleto de gente.

Y otras provocan ganas de ir a la Santería La Milagrosa y pedir: un muñeco de vudú, un paquete de alfileres e instrucciones de uso, gracias.


Pocas cosas dan más ganas de hacer vudú que enterarte de que a tu ex le va bien. Y no sólo bien en plan "no me puedo quejar". Es que le va mejor que a ti. Es que ya ha "rehecho su vida". Ah, "rehacer su vida", expresión terrible donde las haya, que significa que nadie puede ser feliz si no tiene una pareja. Pero eso es algo de lo que hablaremos en otro post...

Asumamos ya que eso de "te deseo lo mejor", "que seas muy feliz" y tal, son  mamandurrias. Lo que uno realmente le desea a su ex es que le vaya mal. O, por lo menos, peor que a ti. Tampoco es que le desees un cáncer de estómago. Eso no. Pero una enfermedad crónica y molesta, tipo alergia al polen y al polvo, eso sí.

Mirad el caso de la pobre Jennifer Anniston, penando de buenorro en buenorro mientras Brad y Angelina deslumbran en la alfombra roja, adoptan niños de colores o se pierden por La Rioja alavesa. En una felicidad nivel crepe de dulce de leche regado con almíbar, se casan en la intimidad, Angelina vestida con un velo lleno de dibujos hechos por sus hijos de colores.

O el caso de Melanie Griffith. Un porrón de años de matrimonio, una hija y un tatuaje en tu brazo con el nombre de Antonio en medio de un corazón gritan al mundo que tú no vas a divorciarte así como así. Pero te divorcias, y Antonio no sólo tarda una milésima de segundo en "rehacer" su vida con otra. Es que además ella es guapa. Y joven. Y además tiene un puestazo como asesora de inversiones.

Melanie tiene mucho que aprender de Jennifer Anniston. En lugar de penar su corazón roto de cama en cama, ella opta por tapar su tatuaje con un papel cutre pegado con cello donde escribe su nombre en vez del de su ex.

¿Peto vaquero, Melanie?, ¿en serio?

Si estás en la fase flagelante de escuchar baladas abrazada a un cojín, ponte esta foto de Melanie Griffith en la nevera, al lado de los anuncios de Telepizza, para que te recuerde que siempre se puede caer más bajo. Hacerte unos liftings espantosos, tatuarte el brazo con el nombre del que ahora es tu ex, salir a la calle en tirantes dejando a la vista el papelito que tapa el tatuaje... y, lo peor de todo, decides completar tu look con un peto vaquero. Con un peto vaquero. En el año 2014. Sin ser tú una niña de 7 años ni nada de eso. Aprende de Melanie todo lo que NO hay que hacer.

Pero hay casos peores. Aunque se lleven con más discreción que en el caso de Melanie. Hay casos mucho, pero mucho peores. Como el de Pelayo, el ex del diseñador David Delfín.

¿Y quién es Pelayo? Pues la versión gay de la fashion blogger. Cámbiale el sexo, cambia el ser hija de por novio de y ahí está Pelayo, de fiesta en fiesta, ahora como dj, ahora como invitado y siempre del brazo de David Delfín y publicitándolo todo en su cuenta de instagram, a nombre, ni más ni menos que de "princepelayo".

Hasta que se les rompió el amor (de tanto usarlo) y Delfín lo lleva con dignidad, en la soledad de su dúplex, mientras que Pelayo tarda lo mismo que Antonio Banderas en "rehacer su vida". Aunque él no la rehace, la redecora por todo lo alto. Y no en Ikea, sino en Gastón y Daniela. Pelayo se echa de novio a Nicolas Ghesquière, diseñador de Louis Vuitton.


Pelayo, que no se ha visto en una así desde el día en que David Delfín le llevó por primera vez al front row de Cibeles, está que no se lo cree. Y venga a hacer fotos y venga a colgarlas en las redes y venga a presumir de que se ha pasado el verano viajando a París, a Los Angeles y a Bora Bora.

¿Y David Delfín? Pues haciéndole un vudú comprado en la Santería La Milagrosa, seguro.

¿Y vosotros?, ¿sois un ex discreto tipo David Delfín, de las que no pierden el tiempo, tipo Anniston o desastrosas tipo Melanie?, ¿habéis tenido ganas alguna vez de hacerle un vudú a alguien?, ¿habéis entrado en la santería La Milagrosa?

Contadme...

11 comentarios:

loquemeahorro dijo...

Caramba con Pelayo, "el nuevo" no solo es más rico, más famoso, más diseñador y más guay que el anterior, es que por ser, es hasta (bastante) más guapo.

Efectivamente la frase "rehacer su vida" significa que no tienes vida sin pareja, o mejor dicho que tu vida está deshecha ¿no? Anda queeeeeee.

Calamarin dijo...

En el caso de Pelayo no es oro todo lo que reluce ya que tiene que ser muy duro formar parte de la vida de dos diseñadores de moda importantes y no conseguir despuntar con su propio talento dentro de la moda, el muchacho incluso se graduó en la prestigiosa escuela londinense Saint Martins... Pero creo que siempre estará a la sombra de otro, mientras sea joven...(y eso marca, frustra y hace que te hagas viejo muy pronto).

Charly Hell dijo...

Yo soy muy del tipo Delfin (esto suena a tarifa de Orange), calladito y sufridor por dentro, aunque la parte contraria sea una Antonia Banderas que rehace su vida a los 5 minutos de haberte dejado por teléfono. Ahí es cuando te dan ganas de apuñalar a Pancho Céspedes y a Rosana.

El tal Pelayo ese, otro que se sube al carro de "los aviadores" como dice mi padre, "aviadores de cocidos". Que palizón tiene.

Saludos.

laesti dijo...

Loque, por eso Pelayo es el winner de los ex y se merece un vudú más que ninguno.

Calamarín, es verdad, al menos Pelayo tiene estudios, aunque de momento se está dedicando profesionalmente a fardar de novio que le pasea por el mundo.

Charly, Pancho Céspedes, ¿qué fue de él?, ¿se cansó de cantar al amor?, ¿y Rosana?, ¿sigue existiendo?

Uno dijo...

Pelayo es el típico liante que no interesa. Suelen ser poca cosa, incluso feos, pero con un instinto afinadísimo para embrujar a las almas artísticas. Gala y Yoko Ono por poner dos ejemplos claros. No confundir a Pelayo con musos tipo Jacques de Bascher que iba de Saint Laurent a Lagerfeld y viceversa que era liante pero con méritos.
Yo me voy a La Milagrosa al día siguiente del de autos.

Un abrazo

Sorokin dijo...

Uff. Si me tengo que preocupar de cómo le va la vida a todas mis "ex", no podría pensar en otra cosa. :)

Charly Hell dijo...

Por el bien de la humanidad espero que no sigan existiendo. Bueno, eso ha sonado muy drástico. Tampoco les deseo ningún mal, que desaparezcan musicalmente hablando y que se dediquen a ser cajero de supermercado y aparejadora, por ejemplo.

LaCarola dijo...

Para qué un muñeco vudú pudiendo clavarle una misma las agujas en el centro de los ojos y/o por debajo de las uñas? Sabemos perfectamente que nuestro bienestar depende de su ruina, su angustia, su malvivir merecido. Pelayo es una mueca de señor, yo le he tratado y lo sé.

Esti dijo...

Uno, ¿y qué tal en la Milagrosa?, ¿te funciona?, ¿o sirve más como desahogo?

Sorokin, qué manera tan elegante de dar a entender que tienes un montón de corazones rotos a tu paso.

Charly, ¿Rosana aparejadora?

Carola, FAN del concepto "mueca de señor"

Sorokin dijo...

¡¡¡Noooo!!! es mi corazón el que han roto muchas veces

Lizzzzz4 dijo...

Me han entrao ganas de llorar pero de la risa con lo de Melani eso son dos cojones! su pegatina ahí bien puestecica peroc on dignidad, y aquí noha pasao na! jojojojo buenisimo!

https://www.blogger.com/blogger.g?blogID=2224030620675293031#overview/src=dashboard