martes, 7 de octubre de 2014

El hombre elefante existe

Se llama Berik y vive en Kazajistán, uno de esos países de la antigua Unión Soviética que están como por Asia (como por Asia quiere decir más abajo que Mongolia, pero más arriba que Afganistán).

Por si alguno de vosotros no ha visto "El hombre elefante" (shame on you) os cuento que:
A. es una obra maestra y tenéis que verla ya, y
B. cuenta la historia de un hombre, John Merrick, que existió realmente en la Inglaterra victoriana y que padecía una extraña enfermedad, hoy diagnosticada como síndrome de Proteus, y consistente en tener el cuerpo deformado, lleno de tumores.


"El hombre elefante" es una especie de cuento gótico sobre la dignidad del ser humano.

Joseph Merrick sufrió en su vida más que cualquier personaje de una película de Disney. Huérfano, trabajó en un circo, todo el mundo daba por hecho que ni siquiera sabía hablar, sufrió maltratos y burlas constantes. Hasta que se encontró con un doctor, un hombre bueno que le examinó y se ganó su confianza. Así se dio cuenta de que Merrick no era deficiente, hasta sabía leer, pero le costaba pronunciar debido a sus malformaciones. Gracias al doctor Treves Merrick mejoró, y mostró su auténtica cara, era un hombre bondadoso, amable, pese a toda la mierda que le había rodeado él seguía siendo puro. Durante un tiempo Merrick tuvo una vida decente, se hizo una celebridad, le invitaban al teatro, recibió a la princesa de Gales...

Murió muy joven, víctima de unos dolores horribles, pero contento porque, como dice al final de la película: "estoy rodeado de gente que me quiere".


 Qué trailer tan bueno, copón. Nótese que en ningún momento se ve al hombre elefante.

Berik Syzdikov no tiene la misma enfermedad que Merrick pero su parecido no sólo está en sus nombres. Berik tiene la cara llena de tumores y es ciego debido a que su madre, durante el embarazo, estuvo sometida a radiación.

Después de las bombas de Hiroshima y Nagasaki, la URSS entró en una carrera armamentística con los Estates. Hizo numerosas pruebas atómicas y para ello eligió la estepa de Kazajistán, un área a partir de ese momento conocida como "el polígono". Las tasas de mortalidad se dispararon, al igual que las enfermedades cancerígenas, los problemas de tiroides y las malformaciones varias. Uno de esos casos fue Berik. Su enfermedad, tan espectacular, llamó la atención de muchos médicos. Primero en Suiza, luego en Italia, después en Alemania. Siempre acompañado de su madre, su guía 24 horas al días, Berik ha salido de la árida y aburrida Kazajistán para operarse, fantaseando con una cosa: poder ver. Pero nada.

   
"Hijos de la bomba atómica", el reportaje de En Portada que dio a conocer el caso de Berik en España.
           
Berik comparte con el hombre elefante su forma de ser: bonachona, inocente y un punto infantil. Pese a la vida tan dura que le ha tocado, él tiene un carácter dulce. De momento, porque Berik cumple años, pasa el tiempo y él sigue pasando las horas en su casa en Kazajistán, ese país feo con ganas (más feo que Badajoz, más feo que Almería capital), aburrido y cada día con más miedo porque, ¿qué será de él cuando falte su madre? Precisamente ella es la gran víctima de todo esto. Dedicada devotamente a su hijo, en un país donde no hay ningún organismo o escuela que ayude a Berik a convertirse en una persona independiente, la madre sólo quiere garantizar el futuro de su hijo para cuando ella no esté. De hecho, ella no sonríe en todo el reportaje. Sólo una vez, en una foto antigua cuando están en el mar, en Italia, cuando todavía tenían esperanzas de curar a Berik.

El documental "Hijos de la guerra atómica" fue un revulsivo para su caso. Un cirujano español contactó con RTVE y con Carlos Franganillo (qué gran apellido para una tira cómica de Ibáñez), el enviado especial en Rusia que hizo el reportaje. Movieron hilos y Berik y su madre volvieron a viajar, una vez más, esta vez a España, a someterse a otra operación. En su estancia en Madrid se grabó el documental "el alma de Berik", madre e hijo fueron a un espectáculo de flamenco y disfrutaron en la piscina, pero Berik se volvió a casa sin recuperar la visión. Eso sí, el cirujano le quitó un buen trozo de carne colgante y le hizo una cirugía reconstructiva espectacular, gracias a la que Berik puede, al menos, llevar gafas de sol y sentir que no llama la atención cada vez que sale a la calle.

Y vosotros, ¿habíais visto "El hombre elefante"?, ¿no?, ¿y a qué estáis esperando?

10 comentarios:

loquemeahorro dijo...

Yo digo que si ves "El hombre elefante" y no lloras (o por lo menos se ponen los ojos como a Heidi, así temblones) es que no tienes lacrimales.

Respecto a este señor, deseo de todo corazón que tarde o temprano alguien le opere y pueda llegar a ver, o por lo menos que le ayuden de alguna manera para que no quede malamente cuando muera su madre.

Aunque su madre no morirá, se elevará directamente a los cielos, porque santa, es poco.

Calamarin dijo...

Pues si, yo también lloré en su día con "El hombre elefante"... Y si, la madre de este muchacho se tiene ganado el cielo... Y si, Almería es una ciudad feísima...

laesti dijo...

Loque, yo lloro SIEMPRE que veo "el hombre elefante" y la habré visto unas 4 veces.

Calamarín, Almería es el horreur, sí, lo que me hace plantearme un post sobre ciudades que incitan a emigrar. Admito sugerencias.

Ganchitos Amigurumi dijo...

Yo vi "El alma de Berik" y se me cayó la ídem a los pies. Qué historia tan triste...

Juli Gan dijo...

Hace ciento y pico años vivía (malvivía) un hombre con esa malformación en San Sebastian. Lo apodaban Xomorrostro. Solía salir de noche, porque no le gustaba nada la reacción de espanto que tenía la gente al verlo. Dormía, durante el día, en una chabola y solía salir con una campanilla. Si afección debía dolerle mucho, y de hecho, de eso debió morir.

Me he acordado de "máscara", una peli de un chaval con deformación (Eric Stolz) cuya madre es Cher. Está muy bien esa peli, del año 85.

Charly Hell dijo...

Pues yo soy de los que "a que estáis esperando". Con Kubrick voy poco a poco, igual que con otros directores de los que me he propuesto ver sus filmografías completas como Hitchocock o Wilder. Y así, de vez en cuando me pongo alguna de éstos. Pero me ha dao tanta "cosa" el no haber visto El hombre elfante, que en cuanto llegue a casa, la busco.

Un saludo.

Sorokin dijo...

Pues creo que "Elephant man" es la única peli que me falta de uno de mis monstruos favoritos, el colega David Lynch. He visto hasta "Eraser head" y, por supuesto, toda la saga de "Twin peaks", así es que siguiendo tu consejo, voy a ver si me la bajo.

Calamarin dijo...

Sugerencias para tu post sobre ciudades feas... Albacete.

laesti dijo...

Charly, Sorokin, ¡corred a ver la película! Eso sí, con kleenex a mano.

Calamarín, tomo nota de Albacete, que seguro que es tan acogedora y llena de vida como Palencia.

Uno dijo...

Voy a contarte una cosa de esas que hace que el mundo me odie a veces: yo vi el Hombre elefante en teatro, en New York, con David Bowie.

De vez en cuando uno aprende que hay gente en este pais que piensa en el bien de los demás.

Un abrazo