martes, 28 de octubre de 2014

El ataque del cuquismo

Últimamente los muros, timelines y perfiles se han llenado con fotos como ésta:

Ni Carlos del Amor escribe frases tan cursis. 

Se supone que es una misteriosa intervención artística, pero no. Está bastante claro quiénes están detrás: el colectivo de artistas urbanos Boa Mistura, que otras veces han llevado acabo acciones similares para romper la monotonía de la ciudad pero esta vez, en vez de graffitis, han optado por micropoemas.

Cuánta palabra hipster en un solo párrafo. "Micropoemas", "intervención artística", "colectivo de artistas urbanos"... Pero no os equivoquéis, esto podría parecer hipster pero en realidad es otra cosa: es twee.

¿Y qué es twee? Pues muy fácil: hipster + ñoño = twee

Estamos viviendo una invasión de lo twee o, como me gusta a mí llamarlo, el cuquismo.

Los de Mister Wonderful lo han sabido ver con tiempo y se están forrando a base de dibujitos monos con mensajes positivos que plasman en bolsas, tazas, cuadernos y ropa de estar por casa que comercializa Oysho. Es una cadena de montaje de la ñoñería.


Quién iba a decir que el anuncio de Anais Anais en el que unas modelos con el pelo planchado y aspecto lánguido correteaban por un bosque mientras una voz decía "un día la ternura moverá el mundo" iba a ser premonitorio.

Porque no sólo Mister Wonderful ha sabido ver el auge del cuquismo. Ahí están las tiendas color macaron con ropita ideal de la muerte para los nenes, y manualidades para marujas modernas. El concepto es simple: cocinar cupcakes, no tortillas de patata ni callos; tejer amigurumis de animalitos y no los bajos del pantalón; escuchar pop melancólico y no trash metal.

El twee es una oda a los buenos sentimientos y la inocencia infantil. El mundo cuqui es amable y bonito, está poblado por gente guapa, pero no sexy, que vive en una eterna juventud llena de cosas hermosas por hacer y si es con sus propias manos, mejor aún. Es un mundo de película de Wes Anderson con la voz en off de Carlos del Amor.

La musa de esta moda es la actriz, diseñadora (aunque no lo hace con sus propias manos, lo fabrica Tommy Hilfiger) y cantante Zooey Deschanel. Zooey nos da un curso rápido sobre cómo ser twee en 5 sencillos pasos. Porque, recuerda, tú eres una veinteañera fresca, espontánea e inocente. Que el maldito dni opine que tienes 37 palos no es excusa.

1. Abrir mucho los ojos, en pose de perpetua sorpresa, porque eres tan joven que el mundo sigue siendo una novedad para ti:






2. Lucir vestiditos cortos con cuello que recuerdan a tu baby del cole.

3. Flequillo, que siempre ha sido una cosa tope juvenil y además tapa las arrugas de expresión de la frente. Arrugas que salen por pensar, por preocuparse, y tú eso no sabes lo que es.

4. Tener un grupo pop o folk o pop folk. Algo delicado donde cantes tú a lo francesita (o sea, flojo) canciones melancólicas sobre todos esos chicos a los que te has cepillado pero bueno, ya no y tampoco pasa nada, porque siempre tienes a otro haciéndote ojitos.

5. Posa ante las cámaras como ante el fotógrafo de tu Primera Comunión, inclinando la cabeza ligeramente hacia un lado.





Con estos 5 sencillos pasos pronto podrás decir bien alto que eres twee, formas parte de un colectivo de arte urbano que llena de micropoemas la ciudad y las mañanas de los sábados las pasas cocinando eclaires.

Basta ya de ñoñadas. Hombre, ya. Reivindiquemos los sentimientos de verdad; los fuertes y devastadores. La rabia, el cabreo, los celos, romper platos, montar escenas en público, llorar en el vagón del metro. Digamos no a los micropoemas y los cupcakes con frosting de fresa. Digamos sí a las croquetas de jamón y los chistes malos.

Si tenéis ganas de un chute de mala baba, id corriendo al cine a ver "Relatos salvajes", un montón de historias de venganza y malos sentimientos, la típica historia que Zooey Deschanel jamás protagonizaría.

Last, but not least, os pido el voto para "La leonera" que vuelve a concursar en un festival online, en esta ocasión el FIBABC. No hace falta darse de alta ni nada, sólo votar aquí.

Y vosotros, ¿estáis hartos del ataque del cuquismo?, ¿creéis que Zooey Deschanel tiene tortícolis de tanto posar inclinando la cabeza?

10 comentarios:

LaCarola dijo...

Si, Zooey tiene tortícolis. Y aburrimiento crónico, ya que el cuquismo es montónono y asexual. Abajo lo cuqui; arriba lo piticli.

Uno dijo...

Empiezas por el cup cake y terminas diseñando joyas ecológicas...No sabes lo útil que me ha sido esta entrada.
En el recién inaugurado mercado de Barceló habilitaron una sala para un mercadillo "Malasaña" creo que lo llamaron. Entré y me vi rodeado de repente de una enorme cantidad de cosas de colorines "lindas" e inútiles cada una con su correspondiente diseñador ad hoc. Me faltaba el aire, a duras penas pude alcanzar la salida afixiado, ahora lo se, por un ataque de Cuquismo.

Creo que he votado. ¿Es donde las estrellas?


calamarin dijo...

Afortunadamente yo siempre he estado muy lejos de ese mundo ridículo que tú denominas cuquismo y que ciertamente es un horror, pero ay amiga, que me dices de chonismo (mundo choni) o el fenómeno bakala que yo creía extinguido y que resulta que para muchos es un modo de vida... solo veo horror y horror a mi alrededor, llámalo como quieras...

loquemeahorro dijo...

No sé, no sé, a veces siento que el lado cuqui de La Fuerza me llama, y por ejemplo lo de los pasos de cebra me va. Lo confieso. Y los cupcakes, vamos, comérmelos, los adornos como para niñas de 7 años, no, gracias.


La ropita de Peter Pan, ni de coña y lo de hacer así con el cuello, pues tampoco, pero si primero lo haces hacia la derecha y después a la izquierda, como unas 20 veces al día, se quedan unas cervicales de cine.

laesti dijo...

Carola, hay que adoctrinar al pueblo para que note la diferencia entre cuqui y piticli. Por ejemplo, los bebés con lorzas y los mini cerdos son piticlis.

Uno, ¿joyas ecológicas?, ¿eso qué es?, ¿collares hechos con tofu?

Calamarín, el chonismo siempre resiste. Llámalo bakala, pokero o como quieras, pero siempre estará ahí, como los heavys.

Loque, entiendo que el lado oscuro de la fuerza te llame. Yo, sin ir más lejos, hago ganchillo cual joven maruja que pasa los fines de semana en mercadillos de artesanía. Pero tenemos que ser fuertes y no cruzar nunca la línea.

Charly Hell dijo...

No me gusta el estilo ñoñi-pop en general, pero Zooey (como diría El Maki) me pone furro. Ese flequillito le queda tan bien. Y esas falditas...
Pero luego sus series y pelis (salvo 500 días juntos) me parecen de lo más prescindibles).

Saludetes.

deWitt dijo...

Oioioio! Creo que voy a venir por aquí muchas veces, más viendo a tan insignes comentaristas, sí, sí..

Me he reído mucho pero lo mejor no ha sido eso, lo mejor es que suscribo todas tus palabras punto por punto. ¡Qué pereza!

Esta mañana escuché en la radio que gracias a la nueva ley de propiedad intelectual podrá multarse a todos aquellos que se dedican a poner frases de Paulo Coelho en sus muros. Ojalá! ¡Sería genial! Siempre he preferido una "contundencia" tipo Marlene Dietrich que una sobredosis almibarada de buenrollismo.

Queda devuelta la visita (tarde, lo siento), pero yo también amenazo con volver.

Un placer

Esti dijo...

Charly, tengo varios amigos que están contigo y se ponen mú tontos con Zooey, uno llegó al límite de ir a un concierto suyo y todo.

deWitt, ¡bienvenido! a la gente que ponen cosas de Paulo Coelho en su muro, como a los que escriben "k" en vez de "que", hay que eliminarlos. Del muro de Facebook, y de la faz de la tierra también.

Blackmount dijo...

esta zoooey es muy mona pero si se le quita el flequillo no la reconoce ni su propia madre. es muy curioso

Canela y Naranja dijo...

Arrrggg. ¿Y si hacemos magdalenas en lugar de cupcakes, llevamos flequillo pero muy mal peinado, hacemos manualidades (no merefiero a las sexuales) pero odiamos los colores pastel y decimos de vez en cuando "cuqui" pero también algunas palabrotas y eruptamos... También somos twee? :S