martes, 28 de enero de 2014

Películas a reivindicar: "Mary and Max"

La cartelera ofrece, demasiado a menudo, cosas infumables. Esas películas de Kate Hudson, esos remakes innecesarios o esas películas infantiles que sólo se explican porque hay un público objetivo para ellas compuesto por padres desesperados que necesitan dos horas de tranquilidad.

Y sin embargo, hay maravillas que ni siquiera se estrenan. Como "Mary and Max" una película australiana de animación, dirigida por Adam Elliot, ganador de un Óscar al mejor corto de animación. Vamos, que no era ningún advenedizo que pasaba por ahí. Y la película no se estrenó en España.

¿Por qué?

Quizá porque es rara:



Demasiado triste para los niños. Demasiado fea para los adultos aficionados a la animación. Mary and Max se queda en un lugar intermedio, parece que no tiene un target objetivo (target, como feedback, como branding, como networking... es de esas palabras que podrías decir en castellano tranquilamente, pero pudiendo decirlas en inglés y dártelas de experto en marketing, mucho mejor).

Pero sí que lo tiene. El de la gente a la que le gusta el buen cine. Sin más.

A mí me la descubrió mi amiga Olga, una de las organizadoras del festival Mostra Mabuse y habitual del Festival de Sitges, donde vio la película.

Mary and Max cuenta la bizarra historia de amistad postal entre Mary, una niña tímida y sensible, y aún encima fea, y Max, un cuarentón con síndrome de Asperger.


Por azar, Mary escribe a Max. Él responde a sus cartas porque es la mejor forma de relacionarse con los demás, sin contacto físico, sin enfrentarse a malentendidos, ironías o chistes que él, por su enfermedad, es incapaz de entender. Max dice que su problema es que él es "demasiado literal".

¿Y qué es el síndrome de Asperger? Es una forma de autismo, pero más funcional. Quienes lo padecen puede llevar una vida independiente, trabajar, aunque siempre tendrán problemas en sus relaciones sociales y afectivas. De hecho hay incluso casos de auténticos genios que parece que compensaran su facilidad para la física, el ajedrez o las matemáticas con su ineptitud para adaptarse a la sociedad. El mejor ejemplo sería Sheldon Cooper, el protagonista de Big Bang Theory, aunque en ningún momento se explicite en la serie que es Asperger lo que tiene.

El autismo es una de las enfermedades más misteriosas que hay. Las tremendas capacidades que a veces muestran los autistas siempre vienen acompañadas de manías, obsesiones que los convierten en seres fascinantes y muy tocapelotas. Por eso el audiovisual está repleto de personajes con Asperger: "Rain man", "Big Bang Theory", la protagonista de la serie "Bron-Broen"... Pero el autismo es, también, una enfermedad durísima para los familiares directos del afectado, que se encuentran con alguien incapaz de mostrarles afecto. Según el grado de autismo, la convivencia puede ser una tortura, ya que hay casos donde la comunicación es imposible.

Frederic Philbert, padre un niño autista, hizo este corto de animación delicado como un macaron. En él cuenta cómo se comporta su hijo y cuál su relación con su hermana:



Vaya, no os he avisado de que deberíais sacar los kleenex. Que sepáis que el final de Mary and Max (y esto no es un spoiler) también es de llorar.

Mary and Max no sólo es una película sobre el autismo. No interesa a médicos y familiares de personas afectadas, qué va. También es una película sobre algo tan universal como sentirse distinto a los demás y sobre el efecto terapéutico de la amistad.


Y vosotros, ¿habéis visto "Mary and Max"?, ¿recomendáis algo que no llegara a estrenarse en España?

ACTUALIZACIÓN, hoy día 31 de enero, comienzan las votaciones para el concurso de blogs de 20 minutos que, adivinad cómo se llama... ¡20 blogs! ¿Qué hay que hacer para votar?
1. registrarse en 20minutos.es
2. ir a la sección del concurso de blogs de Cine y Televisión
3. Ahí es donde concursa éste vuestro blog, Bichos raros, lo votáis
4. Votáis en las otras secciones a quien os salga del toto.
¡Y ya está!

13 comentarios:

loquemeahorro dijo...

Qué casualidad, mi próxima entrada en Zinéfilaz trata, más o menos, del fracaso de los productos que no tienen una clasificación facilita, en plan "para ir con los niños", "para ligarte a una chica", "para ver cómo destruyen la Casa Blanca"...

El Síndrome de Asperger lo conozco muy bien y te agradezco que te hayas informado y no haya en la entrada mentiras flagrantes como "son incapaces de mentir" o "son incapaces de tener sentimientos", como he leído en más de un sitio.

Eso sí, quería resaltar (aunque tú ya lo has dicho) que no todos son personas con un inteligencia ni capacidades extraordinarias, sino con una inteligencia media. Lo que no hay casos, al parecer, es de gente con una inteligente inferior a la media.

calamarin dijo...

Me encantaría verla... Yo también soy un poquito asperger.

Uno dijo...

Me cuesta mucho ir a ver dibujos animados. Y digo IR porque una vez que voy, las disfruto mucho pero a priori las rechazo. Lo se: es la edad.
Hay un filón en el ocio para niños o que incluya a los niños. Los padres jóvenes no renuncian a no salir. Hace un par de domingos estuve en La cineteca y me quedé asombrado con la cantidad de papás con niños que había en El Matadero. Luego me llevaron a cenar a un restaurante/bar de la zona con una guardería o lo que sea, para aparcar a los peques, tan grande como el salon dedicado a comedor.
Un abrazo

Esti dijo...

Loque: ¡Voy rauda y veloz a ver tu entrada en Zinéfilaz!

Calamarín: en internet la encuentras, con sus subtítulos y todo. Te aviso ya, el final hay que verlo con pañuelos a mano.

Uno: soy muy fan de esos padres hipsters que se rebelan contra su condición y quieren seguir siendo guays e ir a conciertos y exposiciones con sus churumbeles. Vi a unos cuantos en el Matadero, en un festival de funk. De lo que deduzco que los del Matadero han visto ese filón y lo están explotando a base de bien.

Claudia Hernández dijo...

Tienes toda la razón cuando hablas de esas pelis que solo se explican "porque hay padres desesperados que necesitan dos horas de tranquilidad". Jaja, nada más cierto.

Vi esta peli hace un par de años, y me gustó mucho, y eso que las de animación no son mis predilectas.

En cuanto no estrenadas que me han gustado, una es una que ganó Sundance y se estrenó solo en el Festival de Gijón (cuando era bueno): "Humpday" (2009) y una del tailandés Pen-Ek Ratanaruang que se llama "Invisible Waves" (2006).
Saludos

Uno dijo...

Después de pasar por aquí fuí a otro blog amigo y ¿qué me encuentro?: una entrada sobre un relato desde el punto de vista de un niño con el síndrome de Asperger. Dejé allí un enlace a esta entrada. Y te dejo aquí el suyo por si te interesa:

jalgarabel.blogspot.com.es/2014/01/el-curioso-incidente-del-perro.html

loquemeahorro dijo...

No, todavía no la he publicado, para ya la dejé preparada, será el romántico día del viernes 14 de febrero (y mira, es una película con una historia de amor, ahora que lo pienso, aunque es casualidad)


pd. No me gustó mucho la visión que da del Asperger "El curioso incidente del perro a medianoche", la verdad.

loquemeahorro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Esti dijo...

Uno, conozco "el curioso incidente..." y me encanta, creo que es uno de los libros que más veces he regalado.

Lo que no entiendo es cómo han hecho una versión teatral en Londres, me parece inadaptable.

Sorokin dijo...

¿Estás segura que te has inscrito correctamente en los premios "20 blogs"? Porque el monito que sale no es igual que el mío, y, además no me ha dejado votar.

Esti dijo...

Sorokin, estoy en la sección de cine y televisión, ahí me encontrarás. Busca por bichos raros. De todas formas las votaciones comienzan hoy, así que puede que el sistema tenga algún problemilla, ¿tú te has apuntado?, ¿en qué sección?

Sorokin dijo...

Pues sí, yo me he apuntado en la sección de "viajes". Te buscaré en "cine y televisión"

Sorokin dijo...

Ya te he votado. Oye, y vas muy bien en la clasificación. Balegro