martes, 23 de julio de 2013

Vidas al límite


Que el cine está en crisis es algo que, como la crisis en sí misma, de tanto comentarse ya cansa. Al final saldremos de la crisis, sí, pero no será ni por el gobierno, ni por un cambio en el ciclo económico, ni porque Angela Merkel se muera. Saldremos por puro aburrimiento. Por no tener que seguir hablando de lo mismo año tras año.

Pero que el cine está en crisis no sólo se nota en la repetición constante en plan mantra por parte de toda la industria, también se nota en la cartelera. Ese domingo por la tarde en el que tienes el antojo de ir al cine. Sí, quieres gastarte tus 9 euros porque, oye, bien mirado, 9 euros también es lo que cuesta un cóctel de ginebra premium en cualquier bar. Además, julio en Madrid sin aire acondicionado es lo que tiene. Estás dispuesta a lo que sea por volver a sentir fresco. Pocas cosas más gustosas que ponerse una chaqueta de punto fino en el cine porque el aire acondicionado está a tope.

Madrid Río o cómo refrescarse y de paso pillar hongos.

Así que te vas a Martín de los Heros porque eres así de moderna (que no hipster, los hipster van a la cineteca de Matadero y a los ciclos de la casa encendida) y echas un vistazo a la cartelera. Empiezas por el Alphaville (digo, el Golem, maldita manía de cambiar el nombre a los sitios, ¡el teatro Calderón es el teatro Calderón, no el Haagen Dazs!), pero entre una hilarante comedia francesa sobre una tipa que cocina para el presidente y una sobre un supuesto pederasta... como que no. Vas al Renoir y allí el panorama es todavía más deprimente. Ni una comedia. Ni siquiera una comedia islandesa. La oferta varía entre un drama sobre los niños soldado en África y varias películas hechas en países que no sabes ni colocar en el mapa.

Llamadme frívola, pero yo veo el cartel de "Érase una vez en Anatolia" y no me entran unas ganas locas de comprar la entrada. Más bien me entran ganas de irme a mi casa a verme un capítulo de Breaking Bad. Pero como todavía no está lista la última temporada hay que conformarse con esas películas empeñadas en hacernos aprender geografía: "La pesca del salmón en Yemen", "días de pesca en Patagonia". Amigos cineastas, puestos a elegir un deporte como fondo para vuestra película, ¿no encontrasteis alguno menos aburrido que la pesca?


Pero además de los títulos que nos retrotraen a segundo de BUP, cuando aprendíamos todos  los países del mundo y sus capitales, existen otros títulos que también expulsan al público de las salas. Es el caso de las películas que se llaman como un libro de meditación de tapas blandas. Ahí están "Primavera, verano, otoño, invierno y... primavera", "amor bajo el espino blanco", "el viento que agita la cebada"...


Y luego están aquellas que no suelen proyectarse en los cines de Martín de los Heros ni en los circuitos de versión original. Ahí el nivel suele ser superior, al menos sabes que si una película acaba en "...como puedas" o en "... de pelotas" es una comedia descerebrada. Pero en los cines de los centros comerciales también encontramos títulos que dan más pereza que los conciertos de Radio 3 en la 2 a las tantas de la mañana. Son aquellos títulos más propios de una tv movie de mediodía: "360, juego de destinos", "efectos secundarios"... Como ya dije en este post, creo que los traductores de las distribuidoras quieren mandarnos un mensaje subliminal mediante los títulos de las películas, quieren decirnos: a ésta no vayas. Da igual que "360, juego de destinos" sea de Fernando Meirelles y "efectos secundarios" de Steven Soderberg, no tuvieron su día y punto.

Con lo fácil que sería llamar a todas las películas igual: “Vidas al límite”, por ejemplo, que podría ser el título de cualquier película. Cualquiera. Menos quizá de esas pelis que parece que tratan de ver crecer la hierba, o más bien, de ver cómo se mece al viento en el caso de “el viento que agita la cebada”.

Y vosotros, ¿cuál es el título de película que más pereza os ha dado, ése que os ha hecho no ir al cine?

8 comentarios:

loquemeahorro dijo...

Amén hermana!

- Odio que cambien el nombre de los sitios y me paso 8 años más (vale 18) llamándolos como antes.

Ej. Centro Cultural de la Villa, que puestos a cambiarlo podían haber escogido uno que no fuera igual de largo.

- La cartelera de Martín de los Heros deprime hasta a la novicia de Sonrisas y Lágrimas

- Hay títulos que dan más miedo que un nublado, aunque casi lo peor es la sinopsis "La descarnada historia de dos huérfanos que sobreviven en Calcuta rebuscando en la basura con su amada cabra, hasta que la cabra también se muere (porque no parecía lo suficientemente triste)"

pd. La del Espino Blanco la vi el otro día en DVD y era muy-muy bonita, pero más triste que la de los huérfanos esos

miotrawoman dijo...

No conozco ni un sitio de lo qe comentas... perooo las pelis qe mas pereza me dan son las de Torrente... no soporto a ese "" hombre""

Juli Gan dijo...

Pero sólo echan las consabidas obras de las productoras potentes y alguna menor que se deja ver. Eso si tienes suerte y vives en una capital con cines majos, alguno, incluso, que se atreva a echar pelis de minorías. En esta "mieddaciudá" sólo quedan los multicines grasientos con olor a palomitas rancias del centro comercial, donde echan dos clases de pelis: Mierda y mierda en 3D.

laesti dijo...

Loque, soy fan de esa película de niños pobres a los que se muere su amada cabra, cuando la pongan en los Alphaville, voy.

Miotrawoman, Juli, qué guerreras os veo. Os recomendaría que fueráis a ver "Gru 2", lo que más me ha gustado en el cine últimamente, con permiso de "Searching for Sugar Man".

Uno dijo...

Fuí a Martín de los Heros el fin de semana pasado y ademas de constatar que había muy poca gente para ser finde (también es Julio) me encontré con un grupo tocando en la calle y una cosa dificil de definir pero que parecía una fiesta. Vi "Keep the lights on" que como mantiene el título en inglés por lo menos no asusta.
"Monstruos University" en spanglish es un titulo imperdonable incluso para el mes de Agosto.

Un abrazo

Claudia Hernández dijo...

Tienes razón con lo de los títulos, creo que me he visto todas la s de Kim ki-duk menos: "Primavera, verano…".
Por cierto, la del supuesto pederasta, "La Caza", es un peliculón, pero bueno, ya sabes que somos un termómetro invertido.
Saludos

Sorokin dijo...

Pues si hablamos de cambiar el nombre a las películas, hay que reconocer que los franceses son los amos... del ridículo. Llamarle a "The Sheltering Sky" de Bertolucci "Un thé au Sahara" tiene narices, pero la que me ha dejado ya para el arrastre es renombrar "His kind of Woman", película con Robert Mitchum, Vincent Price y Jane Russell, que pusieron el otro día en TCM, "Fini de rire" (se acabó la risa) es de juzgado de guardia.

Esti dijo...

Uno, qué gran verdad lo de Monstruos University, y me han dicho que es horrenda. Eso sí, "Gru", es lo más.

Claudia, te haré caso y veré "La caza", que la ponen en el cine de verano de detrás de mi casa. Mosquitos, sillas de plástico... pero es más barato que el cine normal.

Sorokin, qué alegría me das. Ya pensaba que yo que en cambiar los títulos de las películas éramos, otra vez, los reyes europeos del absurdo.