martes, 19 de marzo de 2013

La Paca es nuestro Tony Soprano

Sé que esto que voy a decir va a hacer que gente que me veía como alguien con criterio cambie de opinión. Pero la verdad es ésta: yo no tengo criterio. Estáis hablando con alguien que hasta antes de ayer pensaba que Beppe Grillo se llamaba Pepe Grillo, como el de Disney.

En fin. Ahí va. A mí no me gusta "Los Soprano". Está sobrevalorada, me aburre un poco, me da grima tanto hombre con sobrepeso y grasa en el pelo... y la he visto después de ver "Mad men", "Breaking Bad" o "The shield", series todas ellas mucho mejores.

Ya está. Ya lo he dicho.

Si queréis podéis dejar de leer llegado este punto.

A los demás, os presento a la Tony Soprano patria. A toda una matriarca de un clan mafioso en el que todo queda en familia: la Paca.

Francisca Cortés parece una ama de casa de pueblo, con sus chanclas, sus batas holgadas y su moño despeinado. Pero ha sido durante 20 años la dueña de la droga en Mallorca. Ayudada por toda su familia, desde sus hermanos el Loco y el Moreno, a su hijo el Ico, su hija la Guapi, y también la Bizca, la Balbina, el Sansito, el Ico Pequeño...

La Paca reina en Son Banya, la barriada donde vive. Un laberinto de casas interconectadas, donde hay hasta mac autos de la droga, para que te compres tu dosis sin salir del coche, que tú les lanzas el dinero y ellos ya te lanzan tu bolsita.

Todo es felicidad para la Paca y su familia. Su hijo conduce Lamborghinis o Ferraris. Compran caballos de carreras. Tienen casi 30 propiedades por todo Mallorca y los millones de euros que genera la droga los guardan donde ningún inspector de Hacienda va a encontrarlos: enterrados bajo el suelo en Son Banya.

Pero ahí es donde empieza a torcerse la cosa, cuando dos toxicómanos pringados: Bruno y Nicoletta, piensan que pueden robar a alguien como la Paca. Y esto es un resumen de lo que sucede, gentileza del dibujante de El Mundo:


El policía que se encarga del caso de secuestro y torturas es Pepe Gómez, alias Pepote. Él, junto a su novia y abogada, urde un plan para sacarle un dinerillo a la Paca. Que, francamente, Pepote, a quién se le ocurre. Viendo cómo se las gastan... Pero suponemos que Pepote se creía a salvo de los secuestros y las torturas por eso de ser policía. Su plan consistía en chantajear a la Paca. A cambio de una módica cantidad de dinero (2 millones de euros, calderilla), Pepote y su novia garantizaban el silencio de Ignacio, el hombre inocente al que Paca y los suyos secuestraron y torturaron.

Pero a Paca no le gusta que le chantajeen, así que grabó una conversación con Pepote y, en un giro que ríase usted de "El sexto sentido"... ¡lo denuncia ella misma a la policía!

Tras el juicio, Pepote es condenado a 9 años, su novia a 7 años y Paca a 22. Pero toda esa melé de secuestros, sobornos, chantajes, cohechos y vayase usted a saber qué más pone a la Paca y Son Banya en boca de todo el mundo. Se organiza la operación Kabul, llamada así porque Son Banya es como la capital de Afganistán: es peligrosa, caótica, y está llena de droga. La policía les investiga y se desmantela el poblado donde, además de 7 kilos de oro, se encuentran varios millones de euros enterrados aquí y allá:


A principios de este año empieza a celebrarse el macrojuicio contra la Paca y su clan por tráfico de drogas. Más de 50 imputados, 30 policías en la sala para vigilarlos, más los cámaras, los fotógrafos y los periodistas. "Esto es Hollywood", dice uno de los acusados.

De vez en cuando se monta trifulca, pero ahí está la Paca para decirles a todos que se callen. Y lo hacen. Su gran preocupación cuando la detienen es quién se ocupará de los dos monos que tiene como mascotas y que ella misma alimenta con biberón. Se dice que pidió a un policía que se ocupara de darles de comer.

Señoras tomando el fresco en Son Banya

Si tenéis ganas de saber más de la Paca y los suyos, y no os molesta la continua banda sonora a base de música épica, podéis echar un vistazo al reportaje que Equipo de Investigación dedicó al clan.

Mientras Enrique Urbizu se decide a hacer la versión en largometraje de esta historia, con Jose Coronado como Pepote y Terele Pávez como la Paca, os cuento que "Lo último que hago para el Notodo" se proyecta mañana 20 de marzo en el Festival de cortometrajes de Valdés, en Asturias.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Una capo de la droga con pinta de ama de casa que hace la compra en el Lidl. Qué grande.

Claudia Hernández dijo...

Madre mía, la verdad es que es increíble, la realidad supera con creces la ficción. Sabes que coincido con lo de Los Soprano…
Qué bien lo de la proyección, mucha suerte.
Saludos

laesti dijo...

Claudia, creo que eres la única de los habituales del blog que coincide en que no le gusta Los Soprano. Para mí que los demás están ofendidos y por eso no comentan.
Snif, snif.

loquemeahorro dijo...

De piedra me quedo, menuda historia.

De todas las crónicas criminales que nos has contado, esta se lleva la palma.

Ay Pepote, Pepote... pues tuvo mucha suerte de que solo le denunciaran a la policía, si no, que se lo prengunten al que torturaron solo porque pasaba por la calle.

Por favor ¿no podemos hacer nada para que José Coronado siga saliendo en películas? Así, en general, pero sobre todo en las que hace de policía duro y no cambia el gesto en 120 minutos.

Yo a él le veo más para galán de mujeres tipo la Paca, o mujeres con problemas en el tránsito intestinal.

pd. No he visto nunca Los Sopranos. Sí, lo reconozco

Uno dijo...

A mi no me pilla de sorpresa todo esto. Yo es que de niño veraneaba en un pueblo muy culto y todos los veranos nos ponían teatro y ,año si año no, tocaba "Cuidado con la Paca".
Esta peli no es para Coronado y menos para Urbizu, esta peli es un Ozores y, hasta si me apuras, un Berlanga. Enfin, como de eso ya no hay que se la encarguen a Jaime Chavarri.
Lo de los Soprano no te lo tengo en cuenta porque me lo compensas con Mad men y Braking bad. Pero admiro tu valor al confesarlo.


Un abrazo