lunes, 18 de febrero de 2013

Pero, ¿dónde está Naomi Watts?


-->
Estaba yo preparando este post, buscando fotos en el trendencias, el vogue y el que.es y cometo un tremendo error: dejar la tele puesta. En los desayunos de TVE oigo a un tipo decir que si el hospital donde atendieron a Candela Peña en su embarazo está tan mal como ella denuncia al recoger su premio a mejor actriz secundaria, entonces que dejen de dedicar dinero al cine para dedicarlo a la sanidad.

Y luego se quejarán de que la gala era demasiado guerrera. Si una actriz de prestigio, que lleva sin trabajar 3 años, tiene su minuto de gloria y gana un premio, que diga lo que le dé la gana. Como haces tú, querido periodista de los desayunos que fijo que trabajas en La Razón. Con la diferencia de que a ti te pagan tu buen dinero por ir a dar tu opinión a la tele. Dinero público, por cierto.

Pero si yo veo la gala de los Goya es porque las alfombras rojas me pierden. Me pierden tanto como los bombones de chocolate con leche, como el jamón cortado finito, casi tanto como el queso brie ¿Que mi favorita era Grupo 7 y no se llevó mejor película?, ¿que Pablo Berger me pareció el típico empollón relamido de clase?, ¿que los números musicales de los Goya siempre dan vergüenza ajena? Pues sí. 

Analicemos las tendencias de la noche, en cuanto a modelazos se refiere:

Sección Viena Capellanes
Dedicada a las actrices que quisieron vestirse de postre. Así, Rosana Pastor parecía un toblerone gigante de esos que venden en los Duty Free con ese larguísimo vestido marrón chocolate. Aunque el collar le gustó a esa urraca que llevo dentro. A Michelle Jenner le encantan las princesitas Disney, otro año se disfrazó de Cenicienta, y este año de pastel de nata con florecitas prendidas en el escote, probablemente por unos pajarillos que cantaban mientras cosían:


Duelo de it girls
Las alfombras rojas no sólo están para ver a gente guapa todavía más guapa porque lucen sus mejores galas. Ni siquiera para ver si Luis Tosar y Marta Etura entran juntos o no. Qué va. Las alfombras rojas están para que las grandes marcas de cosmética y de moda elijan a las actrices que van a protagonizar sus próximas campañas de belleza. Y detrás de conseguir precisamente eso: un buen contrato con muchos ceros, están muchas actrices. Como Paula Echevarría, espectacular luciendo escotazo porque, llamadme mala, esta chica se operó el pecho hace unos años, ¿no me creéis? Mirad la bibliografía seria al respecto, como cotilleoblog. Con este vestido ajustadísimo, ¿llevaría faja? ¿o simplemente no comió en 36 horas?


Nieves Álvarez también estaba por ahí para subir el nivel de glamour y vaya si lo consiguió, con un modelazo de esos que sólo si has sido modelo de alta costura puedes llevar sin A. tropezarte, B. parecer una morcilla.

Pero, qué queréis que os diga, ni Paula Echevarría ni Nieves Álvarez me caen demasiado bien. Tan finas ellas, tan niñas bien de Serrano (o de Oviedo, da igual), tan de portada de Telva... Prefiero a estas dos it girls:


Blanca Suárez lucía patorra a lo Angelina y estaba repreciosa. María Valverde es tan bonita que el resto de mujeres deberíamos hacer bote para pagar a un sicario y hacerla desaparecer de la faz de la tierra porque deprime a las demás.

Señorona
Pero ser elegante y sofisticada si eres guapísima y muy joven, qué quieres que te diga, no tiene mucho mérito. La cosa empieza a ser más difícil si se cumplen años. Ahí está Aitana Sánchez Gijón, con un vestido negro-pero-no-soso, tapadito y sobrio pero divino de la muerte.

Al lado tenemos a Maribel Verdú, que suele ir monísima casi siempre y no entiendo porqué esta vez iba tan tapada y tan de señorona. A lo mejor estaba resfriada y no quería coger frío, pero esa falda de floripondios será todo lo Dior que tú quieras, pero parece que la tela la ha sacado de las tiendas de retales de la calle Atocha.

Belén Rueda tiene sus días buenos y sus días malos en los Goya. Casi siempre suele pasarse por la clínica estética a que le hagan un completo, entre eso y que es la versión patria de Madonna, resulta que cada año está más joven que el anterior. A las pruebas me remito:

La de la izquierda es María Adánez, no Belén Rueda. La de la derecha es Belén Rueda, no María Adánez. Conclusión: María, cambia de tinte, que pareces la hermana mayor de Belén Rueda.

Enseñando el material
Dice la Vogue, que de esto sabe mogollón, que las transparencias insinúan y son sutiles. Bueno, depende. Si tu vestido de transparencias  se te ajusta más que el corsé de Escarlata O'Hara y te hace un escote que ni Sofía Vergara entonces, querida, vas hecha una hortera:

Aquí Ana Obregón ejerciendo de sí misma y Carolina Bang ejerciendo de Ana Obregón.

¿Y Naomi Watts? ¿Por qué no vino Naomi? ¿No podrían haberle programado el anuncio de El Corte Inglés con los Goya? Y, sobre todo, ¿no podrían haberse venido ella y el bellísimo Ewan? O incluso ella y su marido Liev Shrebiewesinginbir, que creo que es familia de la periodista Cristina López Schbirlditenbining.
Tendremos que conformarnos con las guapas parejas patrias. Y en eso las nuevas generaciones vienen pisando fuerte. Marcas de moda y cosmética del mundo, esta parejita podría anunciar cualquier cosa:

Joel Bosqued y Andrea Duro no han cumplido ni los 25. Qué rabia que me dan.

Si hubiera venido Naomi, ella hubiera sido la prota de la noche. Pero, Naomi, te quedaste con Liev Schberingbindding y los niños en casa así que habrá que buscarse a otra protagonista de la noche. Hubiese apostado por Concha Velasco, justa merecedora de un Goya de honor, pero me decepcionó mucho su intervención. Concha suele dar las mejores entrevistas del mundo, es ingeniosa, divertida, excesiva... pero para recoger su premio eligió dar un pequeño monólogo muy simpático, si no fuera porque estaba sacado palabra por palabra de un fragmento de su última obra "yo lo que quiero es bailar". Concha interpretó su monólogo con mucha gracia, pero no tenía la emoción genuina que se espera al recoger un premio. 

Sí que estaba emocionado Jose Antonio Bayona, que es tan bajito que podría hacer de hobbit en alguna película de la saga de Peter Jackson. Su discurso sobre ser ambicioso y aspirar a hacer películas grandes fue de lo mejorcito.

Para emoción genuina, la del equipo de la película cubana "Juan de los muertos", todos al borde de la taquicardia, todos vestidos de pena, todos a punto del desmayo. "En Cuba no tenemos de nada, pero hacemos de todo", dijeron. OLE.

Pero ninguno de ellos fueron los protagonistas de la noche. Ella les robó el momento:

¿Por su vestido corto?, ¿por no haberse peinado? 

No. 

Adriana Ugarte metió la pata hasta el fondo al equivocarse al leer el premio a mejor canción. Rectificaron cuando los presuntos ganadores ya estaban a mitad de camino y, la forma de Adriana de salir del entuerto, riéndose y haciendo el tonto, fue muy lamentable. Imagínate, Adriana, que estás nominada a mejor actriz junto a Pé, Naomi Watts y Maribel Verdú. Abren el sobre y dicen tu nombre, das un beso a tu novio y te preparas para bajar las escaleras, con cuidadín porque llevas unos tacones de 15 centímetros. Cuando estás a mitad de camino, y has repasado mentalmente tu discurso, van y dicen que no, que se han equivocado de sobre, que no has ganado tú, sino Maribel Verdú. Adriana, ¿no te hubieran dado ganas de ir corriendo al escenario, coger el Goya y estampárselo en la cabeza al que se ha equivocado?

Y vosotros, ¿cuál creéis que fue el gran momento de la noche?, ¿echasteis de menos a Naomi Watts o a Pé?, ¿no creéis que Carlos Areces debería ser el próximo presentador de los Goya o, quizá, hacer de pareja de Eva Hache?, ¿quién fue la más elegante?, ¿alguien le había dicho a Loles León que Jeremy Irons iba a estar en la gala y por eso se puso así de sexy?

Contadme cositas...

6 comentarios:

Carabiru dijo...

Creo que te ha faltado hacer una mención especial a los modelitos de Eva H, que debió elegírselos su peor enemigo. Cómo sería el percal que con el ¿último? ella mismo dijo que iba en pijama...

Lamentables un montón de momentos, el que más el de equivocarse de ganador, que fue un marronazo del tamaño de una ciudad mediana. Luego estuvieron los momentos vergüenza ajena: destaco el sketch de Resines cayéndose por las escaleras...

Odiosa Nieves Álvarez con ese vestidazo divino de la muerte...

Claudia Hernández dijo...

Ah, como siempre tu cobertura es magnífica, qué quieres que te diga las dos somos fan de Naomi y de Ewan… acá vino a la Berlinale divina como siempre y las brujas de las revistas de moda le criticaron por llevar excesiva gomina.
En fin estoy de acuerdo con tus comentarios, aunque discrepo en que la Valverde por más guapa que sea no se le puede perdonar ese vestidito. me encantan como van las maduras e incluso la falda Dior de Maribel Verdú, está fabulosa, Marisa Paredes también iba genial.
Lo de la Obregón, bueno, flipo que no lleve escotazo.
Le daría un notable a algunas jóvenes que no conozco: Macarena García, Juana Acosta, el de Manuela Velasco era un poco modelo lámapara Ikea, aunque tiene su aquel.
Saludos

P.D.: De acuerdo con Carabiru, los bolsillos del vestido de Eva Hache eran espantosos

laesti dijo...

Acabo de ver una foto de Assumpta Serna vestida de madrina de boda, acompañada de su marido escocés, ¡con falda escocesa!
Con lo elegante que era Assumpta en la época de Falcon Crest...
Aquí la foto: http://www.trendencias.com/alfombra-roja/aciertos-y-desaciertos-a-la-par-el-amor-puede-con-todo

loquemeahorro dijo...

¿Nieves Álvarez estaba en la gala como está Heidi Klum en cualquier parte? ¿para hacer bonito?

¿Paula Echevarría, quién es? Quiero decir ¿por qué sale hasta en la sopa?

¿Y le caen bien a alguien? ¿De verdad?

¿No veo a María Valverde tan guapa como dices porque soy una envidiosa trementda, o porque la veo una niña mona que con una coleta no la diferenciarías del resto de su clase de primero de bachillerato?

¿María Adánez por qué parecía tan viejuna?

¿Ana Gª Obregón por qué... ¿por qué?

Uno dijo...

Empiezo por el final: Jeremy tiene un detector de leones para no repetir experiencias traumáticas.
María Valverde es muy mona pero deberías haber sido mas sincera y especificar que la envidia mayor que te provoca es por el novio. A propósito, en vez de 537 planos de Pilar Bardem, ¿no debería el realizador de la gala habernos dado alguno de Mario Casas el actor mas popular del momento?
Carlos Areces está bien en pequeñas dosis. No caigamos en ese error de base del cine español de coger a un tio grascioso y elevarle a los altares de todos los castings.
Soy uno de los pocos fans de Belén Rueda en este pais de fariseos donde a los guapos se les niega el pan y la sal pero la vi mayor y triste.
Quién debería acompañar a Eva Hache en la próxima gala está claro que debes ser tu a juzgar por esta estupenda cobertura del evento.

Un saludo

laesti dijo...

Loque, Paula Echevarría es nuestra Sienna Miller, que dicen que es actriz, pero lo que la ha hecho famosa son las revistas y la publicidad.

Uno, no me creerás, pero a mí Mario Casas, plín. Pero Hugo Silva, ¡sí! hasta vestido de mafioso napolitano está guapo. Además lo he visto por la calle con chandal y gorro de lana y aún así está bueno.