lunes, 25 de febrero de 2013

Blancas y radiantes (y Sonia Monroy)

El cine comercial industrial de los Óscar está de capa caída. Que no lo digo yo, que es obvio, porque eso de cambiar cada año el número de nominadas a mejor película es puritica desesperación. Si ahora se quiere ver una recopilación del buen cine del año, con excelentes actores que han hecho un trabajo sublime y buenas historias, el sitio no es los Óscar. El sitio son los Emmy.

Y este párrafo es lo único serio que vais a encontrar en este artículo. Porque si, ya de antes la ceremonia de los Óscar era larga como un día sin queso y además la emitían a las mil, ahora ni siquiera tenemos el interés de ver qué películas han sido galardonadas, porque, o no las hemos visto ("La vida de Pi"), o nos parecen un muermo ("The master") o, sencillamente, una tontunada ("Django"). Vayamos a lo que interesa:


Blancas y radiantes iban las überbellas Amada Seyfried y Charlize Theron. Que el cuello de la primera le hacía bolsitas y la segunda llevaba un corte de pelo a lo Grace Jones en "Panorama para matar", pues sí. Pero llevaban unos modelazos de impresión y estarían guapas hasta con un vestido de la nueva colección de Agatha Ruiz de la Prada.

El blanco y sus variantes dominaron. Los chicos os preguntaréis, ¿pero qué variantes de blanco hay? Pues unas cuantas: hueso, blanco roto, marfil, lavanda, beige, vainilla, nude... La próxima vez que queráis sorprender a vuestras novias, haced este comentario al ver el vestido de Jessica Chastain "el nude es un tono arriesgado en general, y más aún si eres pelirroja". Os miraran con otros ojos, con respeto. Qué coño: con admiración.


El día que le dijeron que tenía que cortarse el pelo por su papel en "Los miserables", Anne Hathaway decidió que era su momento para ser proclamada la nueva Audrey Hepburn, y en ésas anda. Pero su vestido se la ha jugado. Esos pliegues a la altura del pecho parecen sus pezones, y se han convertido en trending topic ellos solitos.

Por el blanco, pero en su opción princesita Disney o catálogo Pronovias, optaron las actrices que querían emular a . Muy lago de los cisnes lucía Amy Adams y muy de prom de su instituto vi a Jennifer Lawrence, a la que se le nota mucho que está más cómoda con unas bambas y unos vaqueros. De hecho, casi se esmoña al subir a recoger su Óscar a mejor actriz.


Dejémonos de vestidos blancos y tonos empolvados (tomad nota, chicos, los empolvados son: el albaricoque, el nude, verde agua, celeste, el maquillaje, el rosa palo...). Vayamos a las horteras de la velada, aquellas que dijeron, ésta es mi noche, hoy voy a deslumbrar, me voy a poner todo lo que tenga.

Brocados, dorados, moños, cortinones sacados del salón de baile de Tara en los looks de Salma Hayek y Olivia Munn. Me asalta una duda, ¿cómo andaban?, ¿cómo hacían pipí? Y del popó ya ni hablamos...


Aunque para vestido barroco y excesivo, éste que es un capote de torero y que seguro le encantaría a la infanta Elena. Lo luce una tal Fan Bingbing que, según la wikipedia, ha protagonizado grandes éxitos del sudeste asiático como "Kung-fu hip hop", "lost in Beijing" o "Buddha mountain".


Barrocas, pero a lo urraca, brillando más que las luces de Navidad del Paseo de la Castellana, iban Nicole Kidman y Catherine Zeta Jones. Tanto ellas como Michael Douglas se dieron un repasillo previo a los Óscar y por eso se parecen más a sus réplicas de cera del Madame Tussaud's que a sí mismos.


Ir a los Óscar es una fantasía para cualquiera. Que seguro que luego es aburrido, incómodo y no es para tanto. Como casi todas las fantasías cuando se vuelven realidad. Pero, ¿y lo que ibas a presumir delante de tus amistades durante los siguientes 7 años?, ¿eh? Eso mismo debieron de pensar unas cuantas celebrities sin relación alguna con el cine pero que sí estaban invitadas. Allí me colé y en tu fiesta me planté:

La musculada de la derecha es Kelly Rowland, ex componente de las Destiny's Child. La musculada de la izquierda es Tabatha te necesito, porque Tenecesito es su apellido, como bien sabemos todas las espectadoras del canal Divinity.

Y hablando de fiestas. Kristen Stewart y Helena Bonham Carter salieron de farra la noche anterior y, como a Carolina de Mónaco en la boda de Leti, la alfombra roja les pilló despeinadas y con resaca:


Tampoco acertaron demasiado las que optaron por las hombreras, ese invento que ha hecho tanto daño a la humanidad como la Santa Inquisición, la guillotina, o la tuna.  Jane Fonda iba de amarillo pollo, con un vestido que debía tener en el armario desde su época de sus videos de aerobic. Halle Berry me recordaba un poco a la Tina Turner de Mad Max 3:


A estas alturas estaréis todas (y todos) preguntándoos por la invitada más ubicua de los saraos del mundo anglosajón. Y sí, Heidi Klum estuvo por ahí, pero no en la alfombra roja, sino en una fiesta posterior. Hasta ese momento la dueña del escotazo de la noche fue Samantha Barks. La actriz de "Los miserables" estuvo toda la ceremonia con la espalda recta, porque al mínimo pliegue se le vería todo. Pero, comparada con Heidi Klum, Samantha iba vestida de monja de clausura:


En cuanto a los hombres de la noche, eché en falta a Ewan Mac Gregor, que seguro que prefirió quedarse en su casa de Escocia, cocinando para su mujer y sus hijos, porque él es así de perfecto. Por ahí andaba Bradley Cooper, que bueno, es mono y tal. Pero quien más llamó la atención, aparte del señor que se ha merendado a Quentin Tarantino, es el actor Eddie Reydman, que comparte peluquero con Pitingo:


Recapitulando. Amy y Charlize iban ideales, yes it's true, pero no fueron mis preferidas. Naomi, que nos hizo el feo de no venirse a los Goya, sí que fue a la alfombra roja de los Oscar e iba espectacular con un vestido de Armani con escote que sólo puede lucirse si estás rematadamente buena.


Pero, ¿se puede ir espectacular y ser una tía normalita? Sí, se puede (dígase esta frase como si la corearas en una manifestación del 15M). Ahí tenemos a Sally Field, con sus más de 60 años, su cara de dependienta del Corte Inglés y su 1,60 de estatura, con un vestidazo de quitar el hipo.

No apareció en la retransmisión de la alfombra roja de RTVE. Tampoco en el Trendencias, o en Vogue.es... pero estuvo ahí, ¿por qué?, ¿a cuénto de qué? y sobre todo, ¿invitada por quién? Son interrogantes que puede que jamás sepamos. La presencia de Sonia Monroy en los Oscar promete ser el nuevo misterio del siglo XXI, a la altura de quién mató a Kennedy o qué pasó en el área 51. Pero es verdad, ahí estuvo:

Y vosotros, lectores de mis entretelas, ¿quién creéis que fue la más elegante?, ¿y la menos?, ¿recomendáis "la vida de Pi"?, ¿"Lincoln" es tan coñazo como parece?, ¿mejor guión adaptado para Django?, ¿en serio?, ¿será Sonia Monroy la nueva Pé?

13 comentarios:

Carabiru dijo...

A la Klum se le ha ido la olla definitivamente... ¿en serio se miró al espejo y no se vió vulgar y barriobajera?
La Hathaway, bueno, sus pezones tuvieron tanto éxito que hasta salió un perfil en twitter (@HathawayNipples) al que han fulminado en menos que canta un gallo, todo sea dicho.

¿Se puede ser más odiable que Charlize Theron a la que le queda rematadamente bien hasta un corte de pelo a lo chico?

Y Stewart, por favor, es suficiente con tu falta de talento y tu ausencia de expresividad, por favor, al menos aparece en la alfombra duchadita y peinada.

Aunque para fuera de lugar, Sofía Alves... (es que la acabo de ver en otro blog, y he flipado).

Amiga R. dijo...

A mi lo de Chaliscerón y Danieldeiluis, me parece pasarse. Son unos abusones. Tan guapos, tan altos, tan ricos, tan talentosos... En un concurso de abusones los descalificarían por abusones.

Voy a seguir dándole a F5 a ver si me sale ya lo de Sonia Monroy y vuelvo...

Amiga R. Again dijo...

Vale, ya lo he visto... Mi pregunta es ¿Por qué lleba debajo del brazo un minijavierbardem? Esta mujer es un misterio, oiga. ¿Qué coño hace ahí?

loquemeahorro dijo...

Heidi Klum iba finísima y guapísima, ha conseguido que me olvide hasta del despeinado de Melena Bohan-Carter, la cara de "Jo, maburro" de Kristen S., y la vuelta a Dinastía de Jane Fonda y Halle Berry.

Charlize Theron esta guapísima con el pelo corto, muchísimo más que con ese horripilante moño de señorona que llevó hace unos años.

Anne Hathaway: Que te lleves unos vaqueros que te queden fatal de culo, porque no te los has conseguido ver por detrás, es fácil, pero no conseguir verte por delante, eso sí que tiene mérito.

Claudia Hernández dijo...

Esperaba como agua de mayo tu reporte. Ya en mi blog hice mis lista de peores y mejores pelis, aunque no me ha dado tiempo de ver The Master ni la Vida de Pi.
Sabes que Charleen para mí es una diosa y Amanda es sin duda muy bella, por lo que cuesta reparar en sus vestidos.
Pues el vestido de la Hathaway me mola con pezones incluidos. Incluso el de la Chastain, mola mucho, va perfecta.
Las chicas Pronovia, madre mía, y para colmo le han dado a esta niña el Oscar, qué disgusto.

Ah, Pero "meine Schatzi, Heidi" qué vulgar, es un look de andar desesperada a ver qué se pilla. El escote de Samantha hace honor al que sale en la película, ella es muy guapa.

El vestido de la gran Sally es un poco piñata (en Suramérica se lleva mucho en las fiestas infantiles)
¿Quién es esa del final, la tal Sonia?

Abrazos

Carabiru dijo...

He estado mirando unos cuantos vestidos más de la gala, y quiero el de Jennifer Aniston: http://www.imdb.com/oscars/galleries/2013-oscars-redcarpet-photos-rm1831510784 aunque a mí me parece sencillo y elegante seguro que alguien lo califica soso y aburrido... ¿qué opináis?

Otro que me parece bastante acertado es el de Reese Witherspoon ¿lo habré escrito bien?.

Y de chicos... me gustó especialmente Christoph Waltz, aunque no sé si por su atuendo o por su carisma natural.

laesti dijo...

Biru, no sé quién es la tal Sofía Alves, y creo que ir como quien va al insti a la alfombra roja es su forma de hacerse famosa. Jennifer Aniston me parece una sosaina.

Erre, algún día sabremos qué hizo Sonia (y a quién) para estar en los Oscar.

Loque, me encanta lo de la vuelta a Dinastía. Algúna día haré una fiesta temática y el tema será Dinastía y Falcon Crest.

Claudia, Sonia Monroy es una famosa de tercera en España, en su curriculum que ha salido desnuda varias veces en las revistas y que tuvo un grupo que se llamaba "sex bomb".

Y acabo de ver la actuación de Barbra Streisand y llevaba todo el botox del estado de California.

Angela dijo...

Alucino mucho con el absurdo empeño de Jennifer Lawrence en ponerse palabra de honor, siempre tiene como demasiada carne entre los hombros y el vestido, como si fuera amorfa, pobre, con lo mona y talentosa que es, y luego, alucino con el aspecto cerúleo de Catherine Zeta Jones, creo que han dejado el botox fuera de la nevera mucho tiempo y ha cuajado.

loquemeahorro dijo...

Yo es que creo que Jennifer Anniston es un pan sin sal, se ponga lo que se ponga, además eso de ir con un vestido de súper fiesta y luego esa melena suelta de estudiante de secundaria, no pegaba nada.

Eso sí, Reese Whi... Whither... esa chica sí que me pareció que iba muy bien.

Esti dijo...

Ang, Jennifer L. debería ir a los eventos en vaqueros, jersey de punto y bambas, que estará más mona. Además así no se marcará un Juan Carlos de Borbón con las escaleras.

Loque, Jennifer A. es una petarda. Sólo por esas comedias románticas donde sigue interpretando a veinteañeras cuando ella es cuarentona ya debería ser desterrada de las alfombras rojas. Y Sandra Bullock idem.

Anónimo dijo...

Es que el botox está haciendo estragos, Renee Zellweger ya no puede abrir los ojos, no ve ni se puede poner lentillas, y tienen que leerle el sobre sus compañeros de al lado.
Sandra Bullock parecía un travesti imitándose a si misma, si tenía nuez y todo.
¿Y no os pareció que todos ellos tenían un tono bronceado un poco excesivo? La teoría de casa es que la maquilladora de la Latifah era la más rápida, y todos se ponían en su cola.

Olga.

Uno dijo...

No he visto la entrega de los oscar. Lo escribo y es que no puedo creermelo. Con lo que yo he sido para esto.
Tampoco he visto las pelis que han acaparado los premios. Lincoln porque, como dices tiene pinta de ser un coñazo. Pi porque las filosofías orientales y sus metáforas lejos de relajarme me atacan los nervios y Argo, por prejuicios contra el director pero pienso verla. La de Tarantino si la he visto y me gusta. Creo que con 2000 litros menos de sangre también estaría muy bien, eso si. Hay que entender que Tarantino no hace cine, hace pelis. Me lleva al cine de barrio de sesión doble y me encanta.
Los Miserables también me gustó. Creo que los musicales en el cine son muy difíciles de hacer y estos han sabido darle la vuelta necesaria.
Y sobre el tema alfombra, como no la he visto mas que en tus fotos poco puedo añadir. Pero mi Salma no. Mi Salma estaba muy elegante y no es comparable con las tipas con que la juntas.


un saludo

laesti dijo...

Olga, entre el botox y los rayos uva, las celebrities de Jolibú cada día se parecen más a Berlusconi.

Uno, Django mejoraría mucho con menos litros de sangre y con 45 minutos menos de metraje. Y con más desnudos de Jamie Foxx.