lunes, 27 de febrero de 2012

La preciada estatuílla

Si la semana pasada fue "la fiesta del cine español", volvemos a tener otro momento donde "la estrellas brillan con luz propia", hablamos de la entrega de "la preciada estatuilla": el Óscar.

Ala, ya he dicho todas esas cosas que se dicen unas chorrocientas mil veces durante las retransmisiones, y es que ayer, con mi amiga F. vimos parte de la llegada de las estrella (esas que brillan con luz propia) a la alfombra roja en el canal 24 h de TVE. En el trocito que vi destacó el blanco. Blanco con aire años 20 ceñidísimo de Milla Jovovich, que llegó de las primeras; el de Shailene Woodley ("Los descendientes"), tapadita y recatada pero no por eso menos mona con un modelazo de Valentino; el escotado con espalda espectacular de Rooney Mara; el de Jennifer López muy fiel a su estilo Las Vegas, o sea, ceñido, brillante, con escote por delante y por detrás. Lista para protagonizar la segunda parte de "Showgirls". Demasié.
Más tarde llegó Gwyneth Paltrow, toda ella de blanco, sobria, elegante y también aburrida, qué queréis que os diga, que Gwyneth siempre ha sido un poco pescaíto cocío. Y también de blanco y despeinada como si llegara tarde y hubiera venido conduciendo ella misma su descapotable, iba Cameron Díaz.

Además de mucho vestido blanco en la alfombra roja vi a mucho abuelo, en concreto todos aquellos que estaban nominados a mejor actor de reparto: Christopher Plummer (Plumber, según la presentadora del 24 h que no se cansó de decir lo mucho que le gustaba el actor Christopher Plumber), Max Von Sydow y Nick Nolte. Al final se lo llevó Plummer, digo Plumber.

Creedme, éste es Nick Nolte.

Pero no todas fueron de blanco. No. Angelina no. Ella quería llamar la atención y se enfundó en un vestido negro de Versace con abertura. Así que allá que fue ella con una consigna clara en mente, enseñar la patorra:

Sujétame, Brad, que me caigo de lao.

Y la enseñaba así. Y así. Y asá. Que debe ser dificilísimo andar enseñando todo el tiempo la misma pierna, pero Angelina tiene mucha experiencia. Lleva yendo a los Oscars desde que tenía 11 años, y de entonces hasta ahora ha aprendido algo:

Atención a los mitones de encaje blanco. Cuánto daño hizo la Madonna de los 80.

Angelina con su padre, Jon Voight, cuando tenía 11 años, mucho gusto por la puntilla y ningún estilista que la asesorara.

Pero dejemos el momento "Cuéntame" y volvamos a los vestidos. La actual novia de George Clooney, Stacy algo y Meryl Streep coincidieron en dos cosas: el dorado y el horterismo. Mimetizarse con la "preciada estatuilla" no mola.

Y tampoco mola ir a los Óscar como quien va a la prom de su instituto. Así, un punto prom, y con esa cosa que sólo queda bien en los vestidos de flamenca: los topos, iba Natalie Portman. Y un pelín avejentadas, con vestidos que les echaban años encima iban Tina Fey, que la pobre tiene ya a sus espaldas un historial de vestidos horrorosos, y Sandra Bullock, con vestido de señorona. Penélope Cruz, iba muy mona, sí, pero una miaja mayor con ese tono de azul aclarado tras demasiados lavados.

En cuanto a las dos actrices de moda, Michelle Williams y Jessica Chastain, ni fú, ni fá. Michelle es una pedazo de actriz, pero no es tan elegante ni tan trendy como se empeñan los blogs de moda. De hecho, ese vestido con volante a la altura de la cadera que hace feo a la vista no mola nada, aunque el color sea muy favorecedor. En cuanto a Jessica Chastain, su modelo cortina barroca no me dice nada, y ella tampoco, ¿por qué? Porque este fin de semana vi "El árbol de la vida". A favor de la película diré que hacía mucho que no dormía tan profundamente.

Si tuviera que elegir el vestido más bonito de la noche dudaría entre los de Milla Jovovich, Shailene Woodley y esa actriz de moda que últimamente va a todas partes divinérrima que es Emma Stone:

Sí, vale, el corte del vestido es muy similar al que lució Nicole Kidman hace un par de años pero... ¿y?

Sin embargo, con la peor vestida no tengo dudas. Ni Stacy, ni Mery Streep, ni JLo, ni Zachary Quinto con su look de nerd... elijo a la esposa de Colin Firth:


Y, como en toda crónica de alfombra roja que se precie, os dejo con algunas incógnitas:

¿Se compró la mujer de Colin Firth su vestido en Humana?
¿Dónde estaba Heidi Klum?
¿Qué hacían Alberto de Mónaco y su mujer en los Óscar? Como dijo uno de los comentaristas del 24H, ¿estaban ahí nominados a mejor interpretación por su boda?
¿Vosotras también le veis su punto a Michel Hazanavicious?

lunes, 20 de febrero de 2012

Maldito rap

Creo que la de ayer fue de las mejores galas que he visto de los Goya. No sólo porque estoy de acuerdo con casi todos los premios y por esa gran Eva Hache segura, suelta, que se notaba que se lo estaba pasando pipa, sino también por la cantidad de modelazos que se vieron... pero (siempre hay un pero), ¿qué necesidad había de hacer ese rap que quería ser gracioso pero no lo era?

Me recordó este gran momento de "Qué fue de Jorge Sanz":



Y ahora, amigos, si no habéis ido a ver "No habrá paz para los malvados", id. Pero ya vale de hablar de cine. Modo intelectual off, modo mariquita mala on.

Ya llevo unos cuantos posts dedicados al género de la alfombra roja y me he tragado no sólo la ceremonia, sino la llegada de todos los famosos y, nenas, me lo he visto todo. Es lo que tiene estar constipada, que tienes la excusa ideal para quedarte en casa viendo la tele con tu manta. Así que, para organizar tanta información, vayamos por secciones:

Bótox

El mejor amigo de la actriz de cuarenta y tantos, que no quiere pasar la peligrosa barrera que va de interpretar a mujeres independientes, sin hijos y protagonistas de películas a madres de adolescentes en series de televisión, es el bótox. Pero pasarse (o quizá engancharse) es un riesgo. Belén Rueda está ahí, ahí; Melanie Griffith está intentando recuperar algo de la expresividad perdida y Victoria Abril está retocada, pero bastante bien, se parece a sí misma en los 80, época de donde debió sacar el vestido plateado que lucía.

Error
¿A qué me refiero con error? Pues a la chaqueta verde de Daniel Sánchez Arévalo, por ejemplo. O a cosas como que vayas de arriba abajo ideal, pero ideal-ideal-ideal, y luego poses con este aire de "me duele la cara de ser tan guapa". Error.

Idealísimas iban Elena Anaya e Inma Cuesta pero luego metieron la pata. Error esa paloma pegada a una collar de perro que llevaba Elena y el peinado de Inma fastidiaba un poco su aspecto general (o outfit si tenéis el lunes con el fashionista subido). En cuanto a Pilar López de Ayala, dijo en la entrada a la alfombra roja que había pedido ayuda a un estilista para elegir qué ponerse. Pilar, despide a ese estilista.


Entre los mozos, no sólo Sánchez Arévalo metió la pata. Los nuevos cortes de pelo del bellísimo Álex García y de Daniel Brühl no les favorecían demasiado. Aunque a mí esa pinta que tiene Brühl de a veces parezco un niño bueno, a veces tengo pinta de nazi, me gusta, qué queréis que os diga.

Espantos
En toda alfombra roja que se precie siempre hay algunas meteduras de pata clásicas. Embutirse en un vestido que no es de tu talla (o hacerse un Terelu Campos), enseñar más de lo que deberías (o hacer un Paz Vega) o elegir un vestido que te echa años encima, que es lo que hace cualquier estrella Disney que se acerca a los 18 años y quiere dar el salto de la tele al cine. Esto último les ha pasado tanto a Alba García como a Anne Igartiburu:
Pero elegir un traje que te echa años encima no es gran cosa. Hay meteduras de pata peores, o si no, que se lo digan a Ingrid Rubio, que ni ir de la mano de Unax Ugalde (modo cotilla on: ¿son novios estos dos?) la ha salvado de la quema, ¿de qué material está hecho su vestido: polipiel, látex, imitación de cuero?

Siempre hay alguna envuelta para regalo en vez de vestida en condiciones como Leire Martínez, la de la Oreja de Van Gogh (que es novia de Antonio Velázquez, al que vi una vez por la calle y está tremendo, aprovecho para decirlo). Además, ese moño tipo tupé no ayudaba nada. Macarena Gómez llevaba puesta una mosquitera de esas que se usaban en "Memorias de África" y se venden en el Ikea por 10 euros, no tanto para protegerte de los mosquitos como para dar un aire colonial a tu hogar. Last, but not least, Melanie Griffith que iba de madrastra de Blancanieves, con ese cuello a lo Juliette Binoche cuando le dieron el Oscar, más unas flores cosidas al buen tuntún por los bajos de la falda y un bolso dorado muy del estilo de cualquier madrina de boda.


Aciertos
Como que Quim Gutiérrez ha hecho muy bien en dejarse el pelo largo, que oculta sus orejas de soplillo. También muy divinas iban María León y Toni Acosta y, creedme, no iban de negro, iban de azul noche, pero las fotos engañan. Nadia de Santiago (pese a que al entregar el premio a "The artist" se trabó con el apellido del director Hazanavicius), Michelle Jenner y Goya de Toledo también iban monísimas.

El color champagne y los brillos triunfaron por todo lo alto, o que se lo digan a María Valverde y Blanca Suárez, guapérrimas. Salma Hayek, que en general a mí me parece un pelín vulgar, iba elegantísima de color granate:


Incógnitas
¿Por qué Marisa Paredes siempre está tan nerviosa en los Goya?, hasta cuando no es presidenta y sólo tiene que decir cuáles son las nominadas a mejor actriz revelación y está tan nerviosa que sólo dice nominadas a revelación, ¿revelación de qué, Marisa?

¿Por qué tenía cara de acelga constante el ministro de cultura?, ¿por qué el discurso del presidente de la Academia de cine es siempre tan largo?, ¿y si dejan de dar tooodos los años el goya a mejor música a Alberto Iglesias?, ¿por qué todos los galardonados como mejor actor secundario pasan 10 minutos de reloj agradeciendo a toda su familia, conocidos y hasta amigos de las redes sociales?

Y, sobre todo ¿por qué los periodistas son incapaces de hablar de los goya sin decir que son "la fiesta del cine español" o que las estrellas brillan "con luz propia"?

Y la incógnita más gorda de todos, ¿quién fue la más elegante de la noche?

lunes, 13 de febrero de 2012

Querida pretendienta 212,

En primer lugar, perdóname por dirigirme a ti como si fueras un número. Ya me lo dice la psicóloga del penal, que debo ver a las mujeres como seres humanos, no cosificarlas, porque si no, a la mínima, me las cargo, que no es cosa mía, sino por este síndrome que padezco, que ella dice que tengo que ver mi psicopatía como un síndrome, no como una manera de ser. Pero otro día con más confianza ya te contaré las sesiones con Miss O'Shaughnessy.

El caso es que desde que salí en “Crímenes imperfectos” me han estado escribiendo un montón de mujeres. La mayoría son unas gordas de pueblos del medio Oeste, con hijos de varios matrimonios, que trabajan en un diner, llevan uniforme y plaquita con su nombre...


...y que siguen buscando el amor pero ya se han enrollado con todos los hombres de su pueblo y optan por cosas más radicales, como escribirme a mí. Todo esto ellas no lo cuentan en sus cartas, pero me mandan fotos de modelos que salen en la primera página del google cuando buscas “tía buena”, y claro, he deducido que cuando contaban que eran universitarias de 25 años cansadas de la superficialidad de los jugadores de fútbol, era una trola. Lo he deducido porque yo soy un tío muy listo. Que por algo soy psicópata.


Tú perteneces al selecto grupo de las que no han enviado la foto falsa de una modelo. Es más, no has mandado foto, y te digo desde ya que quiero una foto. Que de alguna manera tengo que hacer criba entre las 53 candidatas que no parecéis camareras del medio Oeste. Pero ojo, mándame una foto tuya real, que soy listo y tengo mucho tiempo libre para buscarte por google. No me mientas, que tengo muy poca tolerancia a la frustración y luego me cabreo y Miss O’Shaughnessy se da cuenta y me manda hacer el test de Rorschach otra vez:



Mi padre matando a mi madre. Mi madre matando a mi padre. Mi vecino de Connecticut matando a mi madre. Mi padre matando a mi vecino de Connecticut…


Por supuesto yo le digo a O’Shaughnessy que veo mariposas y abetos, que no soy tonto. Soy muy listo. No sé si te lo había comentado.


Respecto a la vida en el penal, es básicamente un aburrimiento. Me paso el día en la celda menos cuando toca patio, comedor o sesión con la psicóloga. Estoy por apuntarme al coro por hacer algo. Al final las peleas entre la nación aria y los dominicans don’t play se agradecen. A veces los demás les picamos, y decimos a Gunther Von Ribbentrop que Bruce Lee López ha dicho que los arios la tienen pequeña y ala, bronca y espectáculo seguro en el patio. Esto no es ni como “Prison Break”, ni como “Cadena Perpetua” ni como “Brubaker”. Es más como la tercera temporada de “Me llamo Earl”, ¿te gusta “me llamo Earl”?

Espero tu contestación, y tu foto (no te olvides de la foto).


¿Es verdad que en España las mujeres vestís de flamenca y los hombres de matador?, he oído que Barcelona es un pueblecito de pescadores encantador y me encantaría ir a las fallas de Semana Santa, cuando quemáis a los santos.


PD: La tortilla de patatas me gusta con cebolla, tostadita por fuera y tierna por dentro, pero nunca cruda.

martes, 7 de febrero de 2012

Querido asesino en serie:

¿Cómo te va?

Seguro que estás recibiendo en tu celda montones de cartas de chaladas de la América profunda. Que yo he visto los reportajes de documentos tv y los de las mañanas en la Sexta y sé que eso de escribirse con presos se estila mucho en los USA. Te pensarás que soy otra chalada que vive en una caravana, recorta cupones para ir al súper, que tiene vecinos mormones, pero ella acude a la iglesia episcopaliana.

A las iglesias evangélicas sólo se puede entrar con el sombrero más estrambótico de la sección de complementos del Corte Inglés.

Yo no. Yo no vivo en una caravana, ni sé en qué se diferencian los episcopalianos de los evangelistas. Y tampoco estoy chalada. Por si te importa que, la verdad, lo dudo porque, las cosas como son, tú tampoco estás en posición de ponerte exigente. Vamos, digo yo.

¿Y cómo una persona no loca como yo se decide a escribir a un asesino en serie? Te tengo que decir que tú no eres mi primer intento de amor virtual. Probé lo clásico, el match, el meetic, el b2, el edarling, el cupid.com… y me llegaban mensajes como éste:

hola que tal? trabajas? por donde vives? soy funcionario de la cdad de madrid y vivo en majadahonda, me llamo pedro y estoy casado. las cosas van mal desde hace tiempo y me siento bastante solo. No me siento orgulloso de lo que hago. ya me gustaria no tener que andar por ahi buscando nada, pero la vida pasa rápido y lo que no quiero es deprimirme y arrinconarme en una esquina a llorar... en los proximos dias saldré de aqui porque acaba mi suscripción, asi es que si quieres dme tu telefono y estamos en contacto a nuestro aire. me gustaria quedar contigo y conocerte, estas cosas nunca se saben. un beso y espero no haberte molestado. Maduro48@blablabla.com

A favor de maduro48 hay que decir que asume su edad y no se define como un “chico de 45 años”, como otros.

Yo ya estoy harta de las citas, las suscripciones, las fotos falsas y las faltas de ortografía. Así que cuando te ví en “crímenes impefectos” me dije, pues oye, el chaval sale mono hasta en la foto de detención y lo peor de él ya lo sé. De aquí para arriba. Porque las relaciones fallan por el mismo motivo que falla "Lost", empiezan demasiado alto, prometen demasiado, y claro, luego te decepcionas. Es mejor saber todo lo malo desde el principio, porque de ahí ya sólo puede ir a mejor.

Además, que contaron en el programa que eres chicano de primera generación. Y oye, algo que ya tenemos en común: el idioma. Los latinos de segunda generación ya se sabe que sufren tal inmersión en la cultura americana que olvidan su idioma por completo. Eso sí, están super orgullosos de su herencia hispana, entendiendo por latino todo lo que hay de México para abajo, siguiendo por el océano hasta los países de gente morena de Europa: de la tarantela al tango, de la cochinita pibil a la tortilla de patatas. Por cierto, ¿te gusta la tortilla de patatas?, ¿con cebolla o sin cebolla?, ¿cuajada o babosilla por dentro? Que en los pequeños detalles se cimientan las relaciones, querido asesino en serie.

Antes de que nuestra relación epistolar vaya a más y pidas un vis a vis, quiero dejarte claro lo que busco. Yo quiero un novio. Que vale que ahora mismo te estén escribiendo todas las Kimberlys, Tiffanys y Beverlys de la costa este, y yo lo entiendo y no soy celosa, pero con el tiempo, querido asesino en serie, espero fidelidad postal. Qué quieres que te diga, soy una romántica, busco un novio que se fije en los detalles y que me diga cosas bonitas por twiter. Te copio y pego algunas de la frases más bonitas de Guti y su novia, Romina Belluscio, para que te inspires:

"Has llegado en un momento de mi vida en el todo va tomando forma. Estoy feliz, e ilusionada. Solo existen nuestras palabras. TQ"

noches mágicas que esas personas aparecen sin más"

Una noche mágica.

"eres mi sol que brilla cada día para mi"

"sólo importan nuestras palabras, el resto es sólo ruido".

"estamos juntos,somos muy felices y solo quiero cuidar ese (icono de un corazón aquí) eternamente,eres mi sol q brilla todo los dias para mi.tq"

Eso sí, cuando mueras de amor por mí y me escribas que soy tu sol vía twiter usa las tildes y los espacios. Que yo perdono que mataras a todas las mujeres rubias Acuario con ascendente géminis a 50 kilómetros a la redonda de tu casa en Ohio, pero con las faltas de ortografía no puedo.

En fin, querido asesino en serie, espero ansiosa tu próxima carta, ¿cómo es tu vida en la prisión de máxima seguridad?, ¿es tipo "Prison Break", tipo "Cadena perpetua" o más tipo la peli aquella de Burt Lancaster que criaba pajaritos? Espero que no tengas problemas con los de la nación aria ni con los panteras negras. Y recuerda, si a alguien se le cae la pastilla de jabón en la ducha, no te agaches a recogerlo.

Escríbeme pronto, sol de mi vida.