lunes, 24 de septiembre de 2012

Que me gusta a mí una transparencia

Un amigo sensato me dijo una vez que lo malo de vivir solo es que te mal acostumbras. Si los platos están sucios, pues que estén sucios. Si nunca has limpiado el horno, ya lo limpiarás. A eso hay que añadirle lo que me dijo otro amigo también sapientísimo, "lo malo de vivir solo es que te asilvestras". Eso significa, para ellos, que no se afeitan nunca. Para nosotras, que en invierno no nos depilamos. Si al asilvestramiento y el mal acostumbramiento sumamos el paro y que no hay que madrugar, y añadimos que puedes ver la llegada a la alfombra roja de los Emmys a través de Emmy.com el resultado es que aquí estoy, a las 03.00 escribiendo la ya clásica crónica de los modelazos.

Porque, amigas (amigos, no os hagáis los duros como si no os interesara la moda, que tengo fotos de Christina Hendricks) me he visto la llegada de casi todos los actores televisivos y, los que se me han escapado (porque hay que ir al baño de vez en cuando) los he cazado vía just jared, un clásico en lo que fotos de eventos yanquis se refiere.

De los premios ya, si eso, hablamos otro día. Aunque está claro que el amarillo, allá en los Estates, no da mala suerte. De amarillo iban Julie Bowen (mejor actriz de comedia por Modern Family), Claire Danes (mejor actriz de drama por "Homeland") y Julianne Moore. Pero no hablamos de ese amarillo que podríamos llamar color hueso, champagne o vainilla. No. Hablamos de amarillo mostaza, amarillo piolín, amarillo que me deslumbras y necesito unas gafas de sol:
¡Mis ojos! ¡¡¡¡Mis ojooooosss!!!!!
Además de amarillo cantoso, en esta edición de los Emmy también hubo algunos grandes clásicos de toda alfombra roja. Como esas actrices que han pensado que pagar a un estilista es un gasto tontísimo y acaban vestidas cual madrina que va a una boda en Vicálvaro. Como Julia Ormond ("Mad men") o Archie Panjabi ("The good wife").
El caso de Julianna Margulies ("The good wife") es la demostración del daño que hizo aquella escena en "Lo que el viento se llevó", cuando Escarlata O'Hara se hace un modelazo con las cortinas de Tara. Y es que aprovechar el tapizado de un sofá para hacerse un traje no es buena idea.

Tampoco es buena idea ir de fashionista, it girl o fashion victim sin ser tú nada de eso. En un claro ejemplo de lo sabio que es el refranero español cuando dice Manolete, si no sabes torear, pa que te metes, aquí vemos a 3 actrices que no son Charlize Theron, empeñadas en ponerse vestidos que sólo a Charlize le quedarían bien:

En el caso de Elizabeth Moss, además, eso de combinar volantes, flores y corte asimétrico, es que ni en un modelo de Vicki Martín Berrocal para la feria de abril.

A estas alturas de post os lo estaréis preguntando, ¿estaba ELLA? Y sí, estaba.  La invitada con más amigos en el mundo de las relaciones públicas. La que no se pierde una. La que eso de quedarse en casa tranquilamente viendo una peli no lo hace ni loca, ¡Heidi Klum! Que digo yo que ha salido a los Emmys de caza, ahora que se ha divorciado, porque el escote de su vestido casi se unía a la abertura de la falda.
Tampoco iba precisamente sutil Christina Hendricks. Pero tener una talla 200 de pecho es lo que tiene, que no hay manera de ser sobria. Morena Baccarin ("Homeland") es tan guapa que podría haber ido hasta con un vestido del Sepu, pero ese escote tan brutal que llevaba, ¿cómo se sujeta?, ¿con blue tack?, ¿con superglue?, ¿cinta adhesiva de doble cara? 

Algunas invitadas no es que fueran mal vestidas, es que estaban desubicadas. Sofía Vergara iba vestida para un número musical, tipo corista de Las Vegas. Kristen Wiig, por su parte, se pasó de hippie. Parecía más preparada para la fiesta flower power de Ibiza que para los Emmy.

-->
En el auténtico duelo de la noche, que no ha sido Mad men vs Homelang, ni Modern family vs todas las demás comedias, sino el duelo de señoras Draper. Y ganó la segunda esposa. Insultantemente guapísima iba Jessica Paré, de blanco. January Jones sigue siendo la doble de Grace Kelly, si Grace Kelly hubiera decidido peinarse con el estilo lamido de vaca:
Con permiso de Jessica Paré, ha habido otras que iban también divinas. Julia Louis Dreyfuss,  merecidísima ganadora a mejor actriz de comedia por "Veep", estaba estupenda. Michelle Dockery (Dowton Abbey) iba ideal, aunque nunca podrá superar los modelazos que luce en la serie británica. Pero yo elijo a estas tres mozas como las mejor vestidas de la noche:

Hayden Panettiere ("Héroes") con un modelo digno de protagonizar el próximo éxito de Bollywood. La muchacha tenía problemas para andar por lo estrecha que era la falda pero para estar bella hay que sufrir. Emily VanCamp ("Revenge") también lucía transparencias (que me gusta a mí una transparencia) en gris, todo elegante y clásico y monísimo y un poco catálogo de Pronovias, todo hay que decirlo. Más arriesgado era el vestido de Ginnifer Goodwin ("Once upon a time"), alegre y muy original.

Last, but not least, premio ex aecquo a las más rumbosas a dos maduras: Christine Baranski ("the good wife") luciendo piernas, porque puede, con un minivestido dorado. Y Jessica Lange, que no se quita las gafas de sol en la alfombra roja, porque no le da la gana. 

 ¿Y quién fue la peor vestida? 

Ashley Judd, no sé qué es peor, si ese moño por todo lo alto, ese broche que parece una insignia de una orden militar, ese lazo del tamaño del estado de Nebraska o toda su filmografía en los últimos 10 años.

Y vosotros, ¿qué opináis de los modelazos de la alfombra roja de los Emmy 2012?, ¿me he dejado alguna de las mejor o peor vestidas?

Me voy a dormir, que ya es hora.  



9 comentarios:

Claudia Hernández dijo...

La verdad es que valoro que publiques estas joyas los lunes. Da menos pereza comenzar la semana.
Mucho amarillo, la verdad, Audrey Hepburn decía que era un color difícil de llevar.
El amarillo de Julie Bowen se acerca al fluorescente. Creo que el amarillo más bonito lo lleva Claire, eld e Julian, con lo guapa y elegante que es, por favor, es un espanto sin gracia.
Lo de las cortinas y Scarlet O'Hara, me parto, qué sabias palabras, Laesti.
Tu teoría de Charliz es también muy cierta, evitad esos trajes, chicas, sed más modestas.

Ah, Heidi, Schatzi, qué haríamos si no aparecieras, creo que los niños verán más a la madre por las revistas en la que aparece que en persona.

Ah, le duelo de las señoras Draper, totalmente de acuerdo, pero alucino con January, ni la reconocía, no le hace honor a su belleza, está mejor en el estilo de la serie ¿qué le han hecho? Jolines y con el único defecto que este bellezón tiene y lo saca a relucir: ¿vaya orejas, no? January, despide al estilista ya, tu caso es tan extremo que es como dejar fea a la Charliz.

Me gusta muchísimo el de la Goodwin, elegante y moderno, qué zapatos. le veredicto al peor, sin duda.
Hablando de necesidad de gafas para ver a algunas, ¿viste el de Lucy Lu?
Saludos y buena semana

Ángela dijo...

A mí me gusta mucho el traje de Eddie Falco, y el de Ginnifer Goodwin más que alegre me parece como las ranitas africanas venenosas que con su pinta avisan del peligro. Por lo demás muy de acuerdo. Blossom me gustó, pero el vestido de la Hendricks me recordaba a una de esas maletas embaladas en el aeropuerto.

laesti dijo...

Claudia, he buscado a Lucy Liu y me parece que tiene su punto su vestido de hombre hojalata del espacio exterior: http://cdn01.cdn.justjared.com/wp-content/uploads/headlines/2012/09/lucy-lui-emmys.jpg
Ang, Blossom/Amy Farrah Fawler iba muy bien, cierto. Y Bernadette también, aunque irreconocible sin las gafas y la rebequita.

Claudia Hernández dijo...

Laesti, la has descrito al pelo, eres una crack.

loquemeahorro dijo...

Te agradecemos tu insomnio, de veras lo digo.

La de Érase iba muy bien, es verdad, hasta lo de cruzar los piececitos le quedaba apañado.

A Ashley Judd la odia su estilista, especialmente su peluquero.

Las del amarillo, tú lo has dicho "Mis ojos!!!" y en concreto Julie Bowen ¿no le dio tiempo a peinarse y se puso dos horquillas? Pobre.

Carabiru dijo...

Michelle Dockery, para mi gusto debería asumir que el azul y la palidez no hacen buena combinación... con lo guapísima que va siempre en la serie. Por cierto, Joanne Froggatt en cambio sí que me sorprende, ¿será por verla siempre de criada?
Me han gustado mucho Kaley Cuoco y Melissa Rauch, incluso el color tan arriesgado de la primera, y Amy Farrah Fawler muy guapa también, aunque quizá demasiado seria.
Mención especial "Voy vestida del mismo color que mis ojos" a Zooey Deschanel y Julianne Hough, aunque en estilos completamente distintos. Ojalá pudiera ponerme un vestido como el de Hough y no parecer un bacalao.

El horror capilar (como mínimo) es Ashley Judd y Kelly Osbourne con el pelo a juego con el vestido...

A mí estos eventos siempre me generan dudas sobre mi gusto a la hora de vestir, porque nunca sé dónde está la delgada línea entre el ir diferente y el hacer el ridículo...

Carabiru dijo...

Ay! que acabo de ver en yahoo que a Sofía Vergara se le rompió el vestido en medio de la gala, y haciendo alarde de buen humor lo tuiteó y todo! xD

laesti dijo...

Loque, Julie Bowen se dejó llevar por su personaje, o bien la peinó el estilista de Kristen Wiig.

Biru, ¡¡Penny también de amarillo!! Pero qué obsesión les entró a todas con el amarillo cegador. Tengo una pregunta para ti, ¿quién diantres es Julianne Hough? He visto la foto y no la conozco. Y a Zooey la pondría en la lista de peor vestidas en una sección específicamente dedicada a ella y que se llamara "me visto como si tuviera 7 años".

Carabiru dijo...

Deschanel debe tener un trauma que no le ha dejado crecer, creo.

¿Y quién es Julianne Hough?... temía que me lo preguntases, porque a mí tampoco me suena de nada, por lo visto es cantante, eso dice wikipedia.