miércoles, 4 de julio de 2012

La mujer florero del siglo XXI


Por pura estadística, el 80% de los lectores del blog habréis visto la Eurocopa, os habrá poseído ese extraño sentimiento nacionalista que lleva a señores hechos y derechos pasearse por Madrid tal que así...:
...y habréis cantado todos esos himnos tan sentidos y complejos como "yo soy español, español, español" o aquel otro que dice "no hay dos sin tres, no hay dos sin treeeeeeeees" o ése que reza "loroloro lorolo lo lo lo". 

Yo también he visto partidos. En realidad, he visto uno y tres cuartos, siempre con más gente, una vez ocupada comiendo una bolsa de patatas Lays receta campesina, la tres cuartas partes restantes en un bar, con mi amiga F. haciendo un audio commentary de altura, del tipo de:

- Pues está bueno el italiano ése (Maggio)
- Pues ése otro tampoco está mal (Balzaretti)

Luego tuvimos un ardiente debate con nuestro amigo J. sobre si Llorente era más mono o no que Xabi Alonso. Yo hice una defensa acérrima de Alonso, que me parece mono hasta cuando está borracho como una cuba:
Qué es peor: ¿pillarse una curda histórica y sea retransmitida por la tele?, ¿pillarse esa misma curda y que tu colega, en lugar de dejarte tranquilo, te saque al escenario?, ¿o pillarse esa misma curda y que otro colega, viendo que la masa y la tele te están viendo borracho perdido, encima se ría de ti?

Pero yo no estoy escribiendo este post para hablar de fútbol, ni de las curdas de Xabi Alonso. Las que me interesan son las señoras esposas/novias/madres de sus hijos, ésas que han copado las portadas de los suplementos semanales los últimos días bajo epígrafes tan interesantes como "Las parejas más guapas de la Eurocopa", "bellezas de futbolistas de la Eurocopa" o el "ranking de las novias de la Eurocopa".

La gran mayoría de estas muchachas son modelos profesionales, aunque también están las amateur, que hacen el proceso a la inversa. Aquellas que primero cazan a un futbolista y luego ejercen de modelos porque están buenas. Esto forma un bucle infinito ya que, si no estuvieran buenas jamás hubieran cazado a un futbolista. Y es que, amigas, ver a un futbolista emparejado con una fea es más difícil que encontrar algo bonito en las rebajas del H&M.

El binomio futbolista y modelo tiene el éxito, el glamour y la repercusión social que antes tuvo el binomio cantante y modelo (Bowie e Imán, Simon LeBon y Yasmine, casi todas las parejas de Mick Jagger, de Brian Ferry, de Rod Stewart...). Y antes el binomio actriz y actor (Vivian Leigh y Laurence Olivier, Clark Gable y Carole Lombard, Katherine Hepburn y Spencer Tracy…). 

Está claro que la evolución es a peor. 

Y no sólo porque el papel de la mujer queda reducido a un florero que queda muy bien en los catálogos de Rosa Clará de vestidos de novia con famosas. Los futbolistas generarán mucho dinero, serán deportistas de élite y moverán a las masas, pero no tienen ni el carisma de los rockeros, ni el talento de los actores clásicos de Hollywood. No dejan de ser unos chavales de barrio que jamás se hubieran sacado la ESO, unos nuevos ricos al estilo Rafa Mora, con una pasión desmedida por los tatuajes en sánscrito y las casas de cemento armado de Joaquín Torres:
Qué queréis que os diga, para mí que la pasión por el fútbol alcanza unas cotas de surrealismo y estupidez brutales. Por esa aureola de epicidad totalmente fuera de lugar, por esas banderas españolas que llenan las terrazas en una época de crisis... Y porque estos chicos, a los que tener arte dando patadas a un balón les ha salvado de trabajar de encofrador, les han dado una prima de 300.000 euros por hora y media. 

Os haré el cálculo: 3.333,333 euros por minuto de partido.

Si a vosotros también os parece que ya vale de pan y circo, firmad esta petición de Change.org para que los jugadores donen su prima a fines sociales.

5 comentarios:

Claudia Hernández dijo...

Como, siempre, te doy toda la razón.
1. Xavi Alonso me parece lindo y ahora me gusta más al saber que puede pegarse una borrachera como Dios manda.
2.Sin duda, quienes han llevado ese binomio al extremo ha sido los Beckham. Ambos de origen de barrio y mira tú cómo han sabido aprovechar la notoriedad.
3. Sin duda hay una involución.
4. Muchos de los deportistas de élite españoles están residenciados en países que son paraísos fiscales… a ver cómo podría funcionar esta petición. pero la firmo.
Saludos y buen finde

Escrito por dijo...

Yo con lo que no estoy de acuerdo es en eso de que por ser incultos no se merezcan ganar una cantidad de dinero absurda (quizás no quisiste decir eso, pero es lo que se deduce de la lectura) como si el dinero no fuera en sí mismo también una cosa absurda (yo quiero tenerlo, por supuesto) y debiera ir en consonancia con los méritos, gustos y títulos universitarios. No. No podemos hablar de justicia retributiva cuando hay personas que se mueren de hambre. So los futbolistas ganaran 1500 euros seguiría siendo igual de extraño todo.

laesti dijo...

Claudia, pobre Xavi, más que una borrachera como Dios manda, se ha pillado una de ésas en las que acaba abrazado a una farola a la que promete amor eterno y le jura que no va a beber nunca más.

Escri, muchos otros deportistas, y modelos, cantantes... también ganan un dineral sin tener estudios. No es tanto cómo se reparta el dinero (que también, ojo, porque si nos ponemos en plan "es que el mundo está mal repartido", no se hace nunca nada al respecto, y eso les viene de perlas a todos, a los Botín, a los Ruiz Mateos...) sino que en época de crisis no estaría mal que esos que todos llaman "héroes" den ejemplo.

loquemeahorro dijo...

Gracias, gracias por decirlo públicamente: Lo de las banderas en los balcones me parece lo de la pegatina de "Ser español, un orgullo...".

Los futbolistas, pues eso, que son futbolistas, que son deportistas profesionales muy bien pagados, y ya está, no HEROES como he oído que les llamaban en la televisión el otro día.

Y sus novias son geniales, totalmente estándares, copias unas de otras. Pues nada, que sean todos muy felices juntos y que compartan un poco su dinero.

Anónimo dijo...

jajajaja! gracias por unas risas