miércoles, 11 de julio de 2012

Hoy quiero confesar


Tranquilos, que no quiero confesar que estoy algo cansada, ni que estoy enamorada, ni que llevo en el alma Andalucía. 

Hoy voy a confesar esas cosas que sólo cuentas a los amigos, pero no a los conocidos; a los novios formales, que no a ese chico con el que has quedado tres veces y que te mola; a tus compañeros de trabajo de toda la vida, pero jamás a tu jefe. Vamos, esas cosas que harás como que te gustan en una conversación banal en una fiesta ¿Y por qué? Pues porque hay ciertas cosas que la Opinión Pública (que es un ente abstracto y poderoso, como Los Mercados) ha dicho que molan y todos debemos decir que molan.  Pues esas fobias inconfesables os las voy a confesar. Soy una kamikaze de Internet. Comprenderé que dejéis de visitar este blog y de comentarlo, entenderé incluso que no lo visitéis ni siquiera cuando toque crónica de alfombra roja. Éste es mi top five de cosas que según los críticos, intelectuales, los modernos o los de jenesaispop deberían entusiasmarme y que yo detesto:
  •  Casi todo el pop moderno-alternativo español. Ahí voy, empezando fuerte y haciendo amigos. Digo lo de “casi" todo porque “casi" todos los grupos modernos que conozco hacen la misma cosa que tanto detesto, a saber, cantar mal, o susurrando o sin vocalizar, o todo a la vez. Las solistas que se llaman Lourdes, Ana o María Virtudes, pero se ponen un nombre en inglés tope cool, y cantan susurrando mientras pasean con su vestido de flores por la campiña, como si estuvieran en un anuncio de pasta de Giovanni Rana, también me parecen lo peor.
  • El jazz. Los que carecemos de oído musical bastante tenemos con seguir una melodía normal y corriente como para ir más allá y seguir una música con una melodía así como rara. A eso hay que le sumarle el aura de bar intelectualoide del París de los años 60 que acompaña a sitios como el Populart y también a su público natural, gente a la que te puedes imaginar fácilmente vestida íntegramente de negro, con cuello vuelto y boina, hasta en verano. Yo es que es oír jazz y echar de menos algo gamberro y facilón. Tipo esto.

  • El flamenco. Es todo tan intenso, tan sentío, tan desgarrador, que dan ganas de decirle al cantaor que se tranquilice, que no será para tanto o, como decían en “Volver”: tómate un lexatin, que yo me tomaré otro.


  • Los Soprano. Sé que esto va a generar polémica y odios encendidos hacia mi persona, pero estoy desesperada, con las neuronas bajo mínimos y con mi Pepito Grillo interno diciendo que hay que escribir un post semanal como sea. Allá voy: no me gustan los Soprano. La dejé en la tercera temporada y me quedé tan a gusto. Es más, creo que está sobrevalorada. Iré más lejos aún: creo que los que la vieron en su momento, si la vieran a ahora, se darían cuenta de que no es para tanto. Probad a ver Los Soprano después, que no antes, de “The Shield”, “The wire”, “mad men” o “Breaking bad”. Os daréis cuenta de que no es una tragedia shakespeariana (qué difícil es escribir esta palabra) si no una de mafiosos gordos con el pelo graso.

     Estos hombres necesitan: a. dejar de comer hidratos a todas horas, b. lavarse el pelo con un champú neutro.

  • Los blogs de guionistas. Voy a defraudar a esa Karmele que todos lleváis dentro porque no nombraré los blogs de guionistas, concretos, que despiertan mi antipatía. Me dan mucha rabia varias cosas que son típicas de estos blogs, a saber:
    • El autor se autoproclama gurú del guión y, como tal, aconseja a sus lectores sobre cómo escribir bien. También alaba sus trabajos previos y critica con saña los trabajos de otros.
    • Se considera al guión no sólo como la base del audiovisual, sino una de las Bellas Artes así, en mayúsculas. Incomprendida, menospreciada, y maltratada por todo el resto del sector audiovisual, que está conchabado con un único objetivo: coger el guión del guionista y empeorarlo, para que luego él no pueda presumir de la película que ha escrito, sino que se avergüence de ella.
    • Sólo se habla de guión. Y esto es un problema que también tendrán los blogs dedicados al macramé o a los trenes en miniatura. Es un tema tan específico que se agota pronto y se echan de menos otros temas, algo que dé aire, que la vida no es sólo guiones...

      Y vosotros, ¿qué fobias inconfesables tenéis? Prometo un próximo post confesando las filias inconfesables.

5 comentarios:

Amiga R. dijo...

Mari... ¿Si te contesto en mi propio blog y así actualizo se puede considerar trampa o plagio o puedo decir que es homenaje? De todos modos, voy a hacerlo...

laesti dijo...

Trampea todo lo que quieras, ¡pero actualiza ya, leñe!

Claudia Hernández dijo...

Laesti, querida, aunque esté en desacuerdo con algunas cosas (sería aburridísimo estar de acuerdo en todo) no voy a dejar tu blog por nada del mundo, espero siempre tus nuevos post y los disfruto enormemente, soy algo así como una fan total e incondicional.

-Del rock alternativo español, salvo a dos bandas que no están mal y disfruto (una más que otra), pero lo del resto que describes, muy de acuerdo.

-El jazz, cada vez me gusta más, y nuestra colección de discos del género va creciendo imparablemente…

-El flamenco, será mi vena latinoamericana, lo adoro, sí, amo ese desgarro, que dices, pero también te digo que hay letras divertidas a montón… no es todo tan sentío.

Los Soprano… Totalmente de acuerdo, no te quitaría ni una coma de tus afirmaciones, y yo la abandoné incluso en la primera temporada.

Páginas que tratan de guión, no he entrado a una en mi vida, pero supongo que habrá a montones tal como las describes.

Saludos

loquemeahorro dijo...

Hace no muchos años (flash back).

Salí con una amiga de toda la vida, y una amiga suya. Volvíamos en coche a casa, y la amiga-de-la-amiga no hacía más que cambiar la emisora de la radio, hasta que encontró algo que satisfacía sus exigentes gustos: Flamenco.

Cuando le dijimos que quitara eso, por favor, nos preguntó:

- ¿Es que no os gusta el flamenco?

Con el mucho todo que nos hubiera dicho:

- ¿Es que estáis a favor de la matanza de bebés foca?


¿A que tú también has vivido esa escena? ¿Y también quisiste tirarla en marcha?

laesti dijo...

Claudia, ¿letras divertidas en el flamenco? ¡Eso quiero verlo ya!

Loque, la mirada "tú matas a bebés foca" me la han dedicado taaantas veces. La última este viernes, en el concierto del amigo de unos amigos (de jazz del raro, "free jazz" que lo llaman, consiste en buscar una melodía para luego huir de ella rápidamente) cuando a la pregunta "¿qué te ha parecido?" dije "un poco largo, ¿no?".