lunes, 19 de diciembre de 2011

Es triste de robar, pero más triste es de pedir

No es que me haya hecho el lío con el refranero. Para nada. El título de este post es una verdad como un templo. Sobre todo si andas preparando un corto para el Notodofilmfest y te hinchas a mandar correos electrónicos, escribir privados de Facebook, dejar mensajes en buzones de voz… pidiendo favores. Que si hazme un precio con la cámara, anda porfa. Que si me podrías pasar el correo personal de tal actor. Que si no podrías hablar con tu primo, aquel que trabajaba en un bar, a ver si puede hablar con su jefe y nos deja el bar para grabar, que te juro que será un momento y recogeremos todo…


Y cómo es la gente, oyes, que la mayoría ni te responde a los correos electrónicos.


Que sería más rápido y eficaz robar, eso os lo digo desde ya. Un alunizaje en una de las empresas de alquileres de equipo y ala, a rodar como una loca.


Pero ni siquiera esa opción es tan perfecta como parece, y no sólo porque me dé miedo conducir por Madrid o porque no me acuerde de cómo se metían las marchas o porque tenga miedo a acabar en prisión con Isabel Pantoja, la infanta Cristina y Marisol Yagüe de compañeras de celda. El problema es que ni siquiera sabría qué robar. Cuando oyes hablar a un director de fotografía te pasa lo que a un amigo de padres de origen alemán, que decía en la guardería que se llamaba Antón Goutayer Backmaier y todos se pensaban que el pobre nene todavía no hablaba bien. Pues los directores de fotografía igual, no se sabe si hablan en klingon o en élfico: Stico, barricuda, fresnel, manga schuko… ¿pero qué es todo eso?

Además, ni aún robando todo el material se hace el corto fácilmente. Hay que buscar un sitio y, amigos/as, cualquiera que haya tenido un rodaje en su casa sabe que no repetirá. Es como tener todos los inconvenientes de una fiesta y ninguna de sus ventajas. Se van todos, tienes que limpiar y ni siquiera hay alcohol o posibilidades de ligue de por medio.

¿Una fiesta salvaje?, ¿una despedida de soltero?, ¿una Nochevieja a la que se apuntó demasiada gente? Pues no, los restos de un rodaje.


Pero supongamos que no sólo he robado todo el material de iluminación existente, sino que también he ocupado una casa. Aún tendré que encontrar al equipo porque, amigos/as, que no os engañen los que van de Juliomedem por la vida. Por muy director autor que uno sea, las películas se hacen entre mucha gente. Aún prescindiendo de script, ayudante de dirección y auxiliares de producción (y prescindes porque no caben en la casa, no por ganas de tenerlos a todos), necesitas a alguien que se ocupe de vestuario, de arte, de la cámara, el sonido y, por supuesto, necesitas actores. No sólo hay que convencerlos para que lo hagan gratis, que eso, si me apuras, es lo más fácil, ¡lo peor es que hay que ponerse de acuerdo en las fechas! Y eso sí que es una tortura.


Así que en esas estoy, haciendo un corto, digo, pidiendo favores. Y si:
- Conocéis a un sonidista con equipo propio
- A alguien que tenga un bar y no le importe que se grabe ahí
- O simplemente tenéis un coche grande y tiempo libre…


¡¡¡Llamadme!!!


O, al menos, votadme. En cuanto esté listo el corto volveré por aquí a daros la paliza. Que no es tan fácil librarse de mí…

6 comentarios:

G Eléctrico dijo...

Quejica, que eres una quejica (dicho sea con todo el cariño) Si vas a grabar en sólo una tarde yo me olvidaría de iluminación y gaitas. Iría a lo guerrillero, en crudo. Cámara, micro y punto. A grabar. Yo podría echarte una mano un rato (tampoco demasiadas horas eh! Que el sindicato de los parados ilustres no me lo permite) Pero equipo no tengo. Tú dirás.
G. eléctric.

laesti dijo...

Jajajaja, pues te tomo la palabra y te llamo en un rato porque te voy a hacer el lío, que lo sepas.
También te digo que el equipo es gente muy maja y nos lo pasaremos bien.

loquemeahorro dijo...

¿Que no hay posibilidades de ligue en un corto? Pues vaya, yo pensé que un porcentaje importante de la gente que estaba en el mundillo lo hacía por la posibilidad de pillar algo.

Lo creo firmemente desde que lo leí acerca de Nicolas Cage y pensé "Pues es verdad, de qué iba este tío a salir con tanta tía buena (o no buena), de no ser actor y famoso".

Hija, yo si pudiera, pero es que no tengo nada (ni el tiempo libre), ni conozco a nadie, ni sé cómo se hace un butrón.

Mucho ánimo y ya te votaremos.

Olga dijo...

Yo tengo un bar.

laesti dijo...

Loque, los que ligan siempre (en cortos, en anuncios, en fiestas...) son los actores. Pero creo que ellos ligarían hasta en un súper.
Olga, ¿no habíamos quedado en que regentabas un local?

Claudia Hernández dijo...

Qué bien has descrito todo (aunque nunca he estado en un rodaje casero), puedo imaginármelo... lo de la fiesta en casa pero sin ventajas ha sido revelador.
De los favores... creo que solo podré votarte cuando llegue su momento...
Mucha suerte con el corto y feliz 2012