domingo, 13 de marzo de 2011

El anti fondo de armario

Con este post se inaugura una nueva sección a la que voy a llamar “La gramola”, como un programa de radio, creo que de Cadena 100, donde la gente llamaba para pedir canciones. Esto era antes de que napster, luego audiogalaxy, después emule, ahora Spotify, se instalaran en nuestras vidas. Vosotros me pedís un tema, y yo os lo pongo.
Meses ha Amiga R. pidió un post sobre complementos que una jamás debería ponerse. Pues bien, ahí va, con todos ustedes, el fondo de armario que Isabel Preysler nunca tuvo. En estricto orden alfabético porque, la verdad, no sé cuál es la peor de todas estas prendas:

La americana cruzada con botones dorados y pañuelo en el bolsillo. O, en general, cualquier cosa que Marc Ostarcevic pudiera ponerse. Es un truco infalible para saber si algo es hortera o no, pregúntate a ti mismo, ¿Marc Ostarcevic lo llevaría? Si la respuesta es sí, huye.

Los bombachos o popularmente conocidos como pantalones cagaos. Ni en la versión MC Hammer (can’t touch this) ni en la versión actual cuelan: sientan mal, hacen paticorta, se arrugan una barbaridad y si además tienes un poco de culo te harán un efecto pañal poco estético para cualquier ser humano de más de 3 años de edad.

Las botandalias. Una demostración científica y comprobable de que si el contubernio de diseñadores quiere, nos acabamos poniendo cosas tan absurdas como un tipo de calzado que es mitad sandalia mitad bota, ¿qué sentido tiene ponerse esto?



Pues ninguno.

El color carne. Que no el color “nude”. Lo mismo que los colores hueso, marfil o vainilla no son exactamente igual a amarillo clarito, el nude y el color carne no son lo mismo. Para nada. Lo que diferencia al uno del otro es si quedan bien o no. Esto es color carne. Esto color nude.

El rollo cazador. Si eliges el camuflaje, porque es más propio de adolescente de la América profunda con padres creacionistas que un buen día coge el rifle de papá y se carga a todo el instituto, empezando por las animadoras y siguiendo por el grupo de debate. Si eliges el barbour y el sombrero, se cae en el estilo Franco de cacería en el Pazo de Meirás. No hace falta que diga que ninguno de los dos looks es tendencia, al menos este año.

El estampado de animal. Es una horterada, por mucho que Dolce & Gabanna o Cavalli se empeñen en ponerlo de moda. Ni aún llamándolo “print animal”, el estampado de tigre, cebra, leopardo, vaca… me da igual, es bonito de ver. Además, si sumamos los elementos estampado animal + rosa + dorados tenemos el look ideal para ser tronista de “Mujeres, Hombres o Viceversa” o protagonista de “Princesas de barrio”:


Vane, tía, no sé qué ponerme para el casting de Tele 5...

Las gafas de pega. Con montura negra, un poco grandes, sin graduar. Repito SIN graduar. Y a veces hasta sin cristales (repito SIN cristales), que ahora llevan las estrellas del pop para hacerse los intelectuales. Empezaron los cantantes de r&b, supongo que para que ningún despistado les confundiera con un rapero de esos que un día se pica con otro y se lían a tiros. Y hemos acabado viendo cosas como ésta:


El peto vaquero, una prenda que sólo favorece a los menores de 5 años (y no a todos) debe desaparecer del armario. Además tiene el poder de teletransportar al que lo lleva a antes del año 85; si eres un hombre adulto que lleva peto vaquero, te tomarán por un componente de Village People, si eres una mujer adulta con peto vaquero, te tomarán por Blossom. Y eso por no hablar de los problemas que da cada vez que quieres ir a ver al Señor Roca…

Los sujetadores con tirante transparente. Aclaremos términos, ni translúcido es lo mismo que transparente, ni transparente lo mismo que invisible. Que se vea el tirante del sujetador puede ser un poquito feo, pero pasa a ser directamente horroroso si lo que se ve es un tirante transparente de plástico comprado en el chino con la intención de lucir top asimétrico. Nena, cómprate un sujetador sin tirantes y eso sí, asegúrate de que no te va a hacer montañitas en el escote.

Trikini, sólo recomendable para lucir tipazo (de tenerlo) a bordo del yate de tu amante/esposo/somos amigos y nos estamos conociendo, mientras sabes que los paparazzi te están fotografiando. Aúna lo peor del bañador con lo peor del bikini: incómodo para tomar el sol, incómodo para nadar, enseña mucha carne y queda fatal. Además, es lo único que tienen en común Ana Obregón, Belén Esteban y Paris Hilton, ¿no ese motivo suficiente para sacarlo del armario, quemarlo y negar hasta el fin de tus días que una vez, en rebajas, te compraste uno?

Los zapatos en punta. Últimamente ya casi no se ven (loado sea el Señor) pero hubo una época en la que comprarse zapatos equivalía a destrozarse el meñique. Pero es que además de feos, incómodos y destrozadores de juanetes, los zapatos en punta tenían el don de hacer que un ordinario número 39 pareciera un desmesurado 42, con lo feo que está en una señorita tener un pie grande.

Y con esto, amigos, acabamos el decálogo del anti fondo de armario. Sí, sé que son 11 cosas, pero es que soy así de generosa. Considerad la última como un extra de dvd.

9 comentarios:

Olga dijo...

¿Estás segura de que Ana Obregón, Belén Esteban y Paris Hilton sólo tienen en común el trikini?

Claudia Hernández dijo...

Ah, me parto, qué lista tan buena y esclarecedora.

Amiga R. dijo...

Estoy completamente de acuerdo en todo. Y me voy a permitir añadir:

- junto al peto, deberíamos derrocar las gorras con visera. Y si van juntos, peor. Con los gorritos y sombreros tan monos que hay...

- los "fulares". Nada que le pueda parecer mono a la madrina de una boda de provincias y extrarradio (todojunto) puede tener lugar en un armario comilfó.

Si me acuerdo de más, que me acordaré, VUELVO.

p.d. Ay, mil gracias por hacerme el honor de inagurar "La gramola" con mi petición. Eres un amor.

laesti dijo...

Olga, tienes razón, también tienen en común que son las tres rubias naturales.
Claudia, así ya sabemos que NO comprar en rebajas, por muy barato que esté.
Erre, las gorras según cómo, si son sencillitas, vale, las de propaganda de una caja de ahorros, o tipo beisbol o cualquiera que se lleve de medio lado, estilo Príncipe de Bel Air, NO. Totalmente de acuerdo con lo del fular, y si es de tela que brilla, buffff.

loquemeahorro dijo...

Bien dicho, sabia, que eres una sabia.

Ya sabes lo que opino de los estampados de animales, gracias por unirte a la causa.

Y sí, la tirita trasparente del suje, preciosa, y las americanas azul marino con su correspondiente botón dorado.... bueno, tú lo has dicho mejor.

Cuéntanos alguna más, venga que hay muchas.

laesti dijo...

Loque, te transmito unas cuantas conclusiones a las que se ha llegado mediante el serio trámite de hablar vía facebook, decimos NO también a:
- la camiseta de rejilla
- los calentadores
- la riñonera (que no sé cómo se me ha pasado incluírla)
y ya puestos regalo un bonus track: ¡¡¡las toreras!!!

Angela dijo...

Las toreras si te refieres a los boleros yo soy muy fan. Aunque igual me he quedado demodé. Yo tengo cuatro o cinco, debe de ser que en esa época me compraba más ropa que ahora.

laesti dijo...

Como dirían Martes y Trece, es lo mismo, pero no es igual.
Esto es un bolero:
http://media.laredoute.fr/intl/products/picture/3/324168752_0001_PG_1.jpg

Y esto, una torera:
http://img2.anuncios.ebay.es/d3/10/d310a44ba15f69759d860f8e1b25ac20/vendo-chaqueta-torera_vip.jpg

Maya dijo...

Me has hecho soltar una carcajada frente al monitor...¡Saludos!