miércoles, 19 de agosto de 2009

Pensar y hablar a la vez no es tan fácil

Porque, ¿cuántas veces te sorprendes a ti mismo diciendo algo que no quieres decir?

Recuerdo la cara de pánico de mi amiga A. cuando dijo que no iría de vacaciones a Turquía porque no le atraen los países habitados por gente marrón. Y el descojone general cuando un familiar de una compañera de piso insistía mucho en ir de compras a "Capitán Carrascosa", cuando en realidad a donde quería ir es a "Coronel Tapioca".

También hay meteduras de pata que lo que son es mala baba a destiempo. Un estudiante de dirección nos dijo a los estudiantes de guión señalando "El apartamento", que era la película que estaban comentando en clase que "a ver si aprendíamos". A lo que yo le contesté "eh, que hemos visto tu corto".

Pensar a la vez que se habla es más difícil que andar mientras se piensa. Eso está comprobado:

(preguntada sobre Mario Vargas Llosa) "Me encanta como escribe, no he leído nada de él, pero le sigo”.
Sofía Mazagatos
La pregunta es ¿a dónde le sigue?

"Es un reloj de acero inexorable".
Norma Duval, o Isabel Pantoja o Rocío Jurado, que cada página se le atribuye a una distinta.
Sea quien sea la autora, felicidades, a mí esto me parece una poesía dadá.

Pero si hay alguien que hace de las metedura de pata, las invenciones y las burradas un arte, es ella:

Es difícil elegir una de sus perlas: ¿cuando dijo que su Álex se parece mucho a Alfonso XIII, sobre todo en la voz?, ¿o cuando dijo que "Ellas y el sexo débil" era una serie demasiado feminista y avanzada y que no sabía si España estaba preparada? ¿O que se sentía más escritora que actriz o productora porque le encanta inventar una historia como le dé la gana? (en realidad esto último es una verdad como un templo).

Mi preferida es ésta: "tenía que viajar a Palma y decidí ir en tren hasta Barcelona y después en ferry. No quise ir en avión justo el mismo día que se estrelló el de Spanair en Barajas. Había soñado que se caía uno». Tampoco puede llegar enfadada a los sitios porque si no… «Hago estallar las bombillas. Tengo mucha energía. Está claro».

El próximo proyecto de Ana Obregón va a ser una adaptación de Médium, con ella en el lugar de Patricia Arquette y un galán (ella ya está negociando con Eduardo Noriega o Fran Perea) como su amante esposo.

(preguntada sobre el terremoto de China del 2008): Cuando pasó, pensé: Esto es el karma. Cuando no eres bueno, te pasan cosas malas (en referencia a la actitud del Gobierno chino respecto a Tíbet). "Lloré cuando la Fundación Tibetana me pidió que ayudara a sus vecinos chinos. No me gusta cómo los chinos tratan a los tibetanos porque no creo que nadie deba portar mal con nadie. Esto fue una gran lección para mi porque a veces tienes que dar tu brazo a torcer y ayudar a gente que no se ha portado bien contigo".
Sharon Stone.
Que, obviamente, no puede ser superdotada como se decía.

Y para el final mi metedura de pata preferida. Una de esas de mala baba a destiempo.

Fiesta de Vanity Fair tras los Oscar, Madonna entra acompañada de su nuevo novio/amante/ligue o como dirían en el Hola "amigo especial", un dios brasileño de la belleza muy apropiadamente llamado Jesús Luz. Se acerca a su ex marido, Sean Penn, para felicitarle por el Oscar logrado por "Harvey Milk" y Sean Penn señala al dios brasileño de la belleza y le dice a Madonna: "¿has tenido ya otro niño?"

Eso es tener mala follá.

Y mala memoria también. A la fiesta de los Oscar del año anterior Sean Penn fue con la diosa checa de la belleza Petra Nemcova, un par de años mayor que el dios brasileño de la belleza. Y además famosa por haber sobrevivido al tsunami donde sí murió su novio fotógrafo. Y además dijo que no se dedicaría más a posar y sí a actividades de caridad a favor de las víctimas. Y además salió con... ¡James Blunt! El de aquella canción que decía:
you are beautiful,
you are beautiful,
you are beautiful,
you are beautiful,
you are beautiful,
you are beautiful,
Vamos, que Madonna no le robó el Óscar a Sean Penn para dárselo a Mickey Rourke (que se lo merecía mucho más) porque la cábala debe prohibirlo.

"¿Te gusta mi falda, cari? " "Mogollón" "¿seguiremos juntos para siempre?" "Claro que sí, churri".

Y ahora que lo pienso (porque escribir y pensar a la vez también tiene su miga), "Mañana" se proyecta en dos festivales mañana mismo, jueves día 20:

A las 19:00 en el festival de comedia de Tarazona (Zaragoza)
A las 22.30 en el festival "Vivir de cine" de Buñol (Valencia).

5 comentarios:

Escrito por dijo...

Yo siempre me acuerdo con cariño de Jaime Bores cuando estaba en Madrid Directo y un día de Sant Jordi dijo que "leer es bueno para combatir el insomnio".

Angela dijo...

Jajajaj...

Yo siempre me acuerdo de Carmen Sevilla y su "parapléjico, qué profesión tan bonita".

La Orgui dijo...

¡Qué grande Anita Obregón!
Añado dos:
En una entrevista a Cándida, la chacha de Fesser, le preguntaron si era viuda, y contestó "sí, mi marido murió, Dios lo tenga en conserva"
y el clásico "Nadar en la ambulancia", anónimo y entrañable.

laesti dijo...

Escri, no sé si Jaime Bores pecó de no pensar las cosas dos veces o de ser demasiado sincero.
Ángela, Carmen Sevilla es una máquina de crear, como la Mazagatos.
Orgui, lo de Dios lo tenga en conserva me parece muy lógico, si Cándida quiere encontrarse con su marido cuando ella muera, más vale que lo conserven un poco... "Nadar en la ambulancia" es maravilloso, mucho mejor que el original, donde va a parar.

La Orgui again dijo...

Un apartado especial se merecen los políticos, al fin y al cabo se supone que es gente educada para quedar siempre bien, lo cual añade valor a sus meteduras de pata.
Ese "¡Viva Honduras!" de Trillo.
El "estoy contenta de que gane el Nobel una mujer" de SuperEspe Aguirre sobre el premio a Saramago (y eso que era ministra de Cultura) o su famosísimo "No la he visto, yo sólo veo cine español" hablando de Airbag.
Un "Hay que apoyar a las jóvenes promesas gallegas" del consejero de cultura de la Xunta Galega en la cola de Carmina Burana.
O el insigne Aznarín, que no sólo no piensa (ni hablando ni en silencio), sino que se adapta al acento de su interlocutor.
Son todos muy conocidos, pero valía la pena recordarlos, porque estamos en sus manos.