martes, 25 de noviembre de 2008

Peliculas a reivindicar: el neorrealismo rosa

Qué pereza da actualizar el blog. Y de qué hablo, y qué cuento del corto si todavía no hay un montaje acabado ni una fecha de estreno, ¿hago otro post de Berlín? Uy no, quita, que eso ya lo has hecho y tres veces. De ¿"Gabriel, amor inmortal"? No, que ya van dos.

Mmmmm...

Esto...

Pues...

Ya está, voy a fundar una sección fija: películas a reivindicar. Hablaré de películas que me gustan y que no son especialmente famosas, aunque yo piense que deberían serlo.

Ahora que con la crisis vivimos tiempos neorrealistas...


Cola de gente esperando para apuntarse en la lista de pisos baratos del pocero de Fuenlabrada.

...y que la filmoteca ha dedicado un ciclo a Mario Monicelli, es el momento ideal para reivindicar el neorrealismo rosa. ¿Ein? ¿Mande? ¿Y eso qué es lo que es? Son películas italianas de finales de los 50. Tomaron elementos del cine neorrealista: decorados naturales, exteriores, realismo social, actores no profesionales y le añedieron comedia. El resultado funcionó tan bien que siguió durante décadas hasta que la comedia se merendó al realismo social y surgió la comedia italiana pura, esa rollo Jaimito que todavía hoy es la que llena los cines italianos.

Sin moralinas, sin lecciones pedagógicas, sin mirar por encima del hombro a los protagonistas, sino de tú a tú y fijándose en lo bueno, en lo malo, en lo divertido, lo trágico y, sobre todo, por qué no, a lo ridículo. Porque los italianos de las películas del neorrealismo rosa se ríen de sí mismos. No son héroes, ni siquiera antihéroes, sino pardillos.
En "la gran guerra" Vittorio Gassman y Alberto Sordi intentan, mediante sobornos y fingimientos, librarse de ir a la primera guerra mundial, pero no lo logran.

En "Rufufú", de nuevo Vittorio Gassman, junto a Renato Salvatori (el hermano malo de Rocco y sus hermanos), Marcello Mastroianni y Totó, intentan salir de la miseria sin trabajar mediante un robo, pero son tan torpes que ni eso les sale.

En "Que viva Italia", una película de episodios dirigida por Monicelli, Dino Risi y Ettore Scola, el único punto común de los episodios, además del omnipresente Vittorio Gassman es que todos reflejan el comportamiento inapropiado, ridículo o a veces directamente cruel del italiano medio. El título originial "i nuovi mostri" (los nuevos monstruos) lo deja claro y la variedad de mezquindades también: un manager y esposo dispuesto a accidentar a su mujer cantante para seguir teniendo galas, un pijo cuarentón que por no llegar tarde a una reunión abandona en el sitio donde lo encontró a un herido grave, un hombre normal y corriente que engaña a su anciana madre, le dice que se van de excursión a un edificio antiguo que resulta ser el asilo donde la abandona.
Este foto tiene varios elementos fundamentales del neorralismo rosa: italianidad con los spaguetti, mujeronas llenas de curvas con Gina Lollobrigida y, por supuesto, Vittorio Gassman.

Además, las películas de este llamémosle género son agradables a la vista, y no sólo gracias a los montones de misses Italia que aparecen en ellas (Sofía Loren, Claudia Cardinale...). Es gracias al hermoso decorado natural que es toda Italia. No tiene nada que ver con ese feísmo típico del realismo social de Ken Loach donde acabas cogiendo asco al obrero medio sólo por culpa de lo feo que es él y su entorno. Pero es que aquí el entorno es Roma, donde levantas una piedra y hay un monumento, e incluso en los barrios más humildes, a lo lejos, o en una esquina, hay una iglesia barroca. Y, por supuesto, está Vittorio Gassman, el único italiano que superaba el 1.80 en la época, divertido, a veces incluso histriónico y con un físico digno de Charlton Heston, motivo él solito para ver cualquiera de estas películas.

No podemos olvidar el propio idioma, que ayuda a reírse de las situaciones más desesperantes, porque nada que se diga en italiano suena serio. Para muestra, esta escena de "Rufufú", que es como se tradujo al castellano "i soliti ignoti" aunque en realidad significa "sospechosos habituales".


Creo que la escena se entiende bastante bien, pero por si acaso: Vittorio Gassman se autoinculpa de un delito cometido por Memmo Carotenuto (es el italinao cachondo , ¿sí o sí?) para que éste pueda salir de la cárcel y ejecutar un robo cuyos detalles sólo tiene él. Pero se pasa de teatrero, no le creen y van los dos a prisión.

Pero si tengo reivindicar una pelicula de todo el mogollón que en tres décadas se llegaron a hacer dentro del "neorrealismo rosa", elijo "Renzo y Luciana" de Mario Monicelli. Ha sido tan ignorada que en España no llegó a estrenarse, ya que formaba parte de una película de episodios titulada "Bocaccio 70", los otros tres episodios estaban dirigidos por Vittorio de Sicca, Fellini y Visconti, ellos tenían más fama internacional, eran "autores" y el episodio de Monicelli se quedó colgado. Pero es el mejor de la película. Aquí tenéis el comienzo, para que veais que no exagero, y además subtitulada en castellano gracias al trabajo de un bloguero chileno:

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Creo que he visto Rufufú, recuerdo una escena en la que un ladrón intenta robar una casa de empeño, saca la pistola y le dice al dependiente, ¿sabe qué es esto? El dependiente, tan tranquilo, le coge la pistola y le dice cuánto le pagaría por ella.
El ladrón se va, claro.
¿Es esa peli, no?

Galahan dijo...

Branca! Branca! Branca!

profesorguapito dijo...

Qué humanidad la de esas películas y qué sentido del humor. Siamo tutti italiani!!!!!!!!!

Angela dijo...

Esti educa y divierte. A ver si le echo mano a esas pelis. Te doy la razón en lo de Ken Loach. ¿Para cuando el neorrealismo fashion? Yo me ofrezco para ofrecer historias con frivolidad, precariedad y hombres bellos a partes iguales.

Las Ruvis dijo...

ha nosotras, todo lo que sea Neo-algo nos da un perezon...

por zierto... hesta semana croqueteamos ha tutiplen. ¡¡Traete ha simon!!

laesti dijo...

Anónimo, acertaste, ¡es esa la peli!
Gal, sólo diré una palabra: Leone, Leone, Leone.
Guapito, qué me dices del momento: Peppe, ti fano laborare!
Ángela, sería una gran idea el neorralismo fashion, todo estilo anuncio de Martini.
Ruvis, buenísimas las croquetas, as usual. Y tenemos una mosquitera pendiente.

Anónimo dijo...

HailmTriamp
[url=http://healthplusrx.com/avlimil-reviews]avlimil reviews[/url]
logeosygiette