lunes, 13 de octubre de 2008

Podría ser peor, podría llover

Hace años, de cría, oí en un documental que el ser humano pasaba un número determinado de constipados a lo largo de su vida, unos cien, y que pasado ese cupo, no volvía a resfriarse. Yo me alegré un montón, cogía tres o cuatro resfriados al año, hice cálculos y vi que para los 25 por fin me libraría de la congestión nasal, la afonía y el malestar general. Adiós al paracetamol, el acidoacetilsalicidico y el zumo de limón con miel. Cumplí 26, 27, 28… y alguno más que no diré porque yo, como Ana Obregón, ya no cumplo años, los descumplo. El caso es que sigo resfriándome y poniéndome hasta arriba de paracetamol.

Quizá eso del cupo no existe, aunque nos gustaría. Por ejemplo, pensamos que hay cupo de virtudes o defectos, que nadie puede tenerlo todo ni carecer de todo. No puede ser que una modelo sea guapa, alta, famosa, con suerte en la vida, pareja estable y feliz y además pretenda ser inteligente y con sentido del humor. Venga ya hombre, eso es recochineo, un insulto al resto de los mortales. Y, sin embargo, se me ocurren varios ejemplos de gente perfecta. O casi.

Durante el proceso de preproducción del corto nos pasó de todo, tantas cosas que yo pensé que habíamos cumplido el cupo de contingencias que pueden suceder. Las enumero aquí, cronológicamente, para que veáis que no exagero:
  • Se cae la directora de arte. No encontramos a nadie que pueda en las fechas previstas para rodar.
  • Retraso en la fecha de rodaje.
  • La directora de arte sí puede en esas fechas, pero uno de los actores no.
  • No hay manera de encontrar director de producción, todos están ocupados.
  • Se cae la localización principal, a buscar otra.
  • La directora de arte que sí podía en esas fechas, ahora resulta que no porque anda muy liada en su curro. Hay que buscar a otra.
  • Como segunda localización tenemos medio apalabrado un piso en el centro, también se cae.
  • Encontramos otra alternativa para la segunda localización, pero las calles adyacentes están con obras y nos deniegan el permiso para aparcar los coches de producción e iluminación en la zona.

Todos estos problemas se fueron solucionando y yo, ingenuamente, pensé que ya no pasaría nada más, ¿por qué? Porque habíamos cubierto el cupo. Entonces, este viernes, llega la bomba: a la actriz protagonista le cambian el plan de rodaje en la serie en la que trabaja y nos dice que no puede rodar uno de los días, ni tan siquiera unas horas, sólo puede el fin de semana de la semana siguiente.

Eso no sólo supone reconvocar a todo el equipo a un día para el que puede que no tengan disponibilidad. Significa también pedir permisos para un día distinto al que al principio se había previsto. Significa negociar con la empresa suministradora de la cámara y las luces para que no te cobre prácticamente el doble. Y rezar para que el equipo también esté disponible ese día y no lo hayan alquilado ya a otra producción.

Todo esto se solucionó. Se decidió rodar el día que faltaba el sábado de la semana siguiente y se habló con unos, con otros para apañarlo. Podría pensarse, de nuevo, que el cupo de problemas ya lo habíamos rebasado. Ya no podía pasar nada más.

Entonces el agente de la actriz protagonista nos dice que ese sábado ella está de gira con una obra de teatro en el País Vasco y que, por tanto, no puede rodar ese día.

Como diría mi amiga A. después de tomarse varios cubalibres y girar como una peonza al bailar con un genuino berlinés: olé.

Ahora no me arriesgo. Creo que vamos a rodar este fin de semana y el domingo siguiente. O igual no. A lo mejor la actriz no puede porque la abduce una raza extraterrestre. O a lo mejor todavía pasan muchas cosas, cosas que ni siquiera puedo imaginar de lo terribles que son. A lo mejor incluso llueve:



Como no todo van a ser malas noticias, aquel corto que sí rodamos, "Bichos raros", se proyecta en mi pueblo, en Tudela, en el cine Moncayo, este viernes día 17, dentro del festival Ópera Prima para largometrajes de directores noveles, así que el corto no está dentro de concurso. Gracias a Julio Mazarico, que es quien se ha encargado de hacer todo lo posible porque el corto se proyectara. Su página, aquí.

Tampoco es un concurso la muestra de cortos de Arganzuela, pero se celebra en un sitio estupendo: la casa del reloj del Matadero de Madrid, y será este sábado día 18.

11 comentarios:

profesorguapito dijo...

Ánimo, que lo bueno cuesta pero al final así sabe mejor.

David dijo...

Con lo bien que se está en casa escribiendo y sin preocuparse por nada más... Los rodajes son un infierno!

Angela dijo...

Olé!

Bueno, lo que no os mata os hace más fuertes, y además da para un post estupendo. Mucho ánimo con el rodaje, seguro que sale un corto fantástico. Un abrazo.

Galahan dijo...

Jolín.
No actuará Carlonia Ferre?

Ulises dijo...

Mucha suerteeee!

¿Cuando esté acabado le vas a cambiar el nombre al blog, "nuestrosegundocortoostias" o algo así?

laesti dijo...

Gracias por los ánimos, así en general.
Gal, no actúa Carlonia Ferre, ¿quién es? ¿una actriz italiana?
Uli, gran idea el cambio de nombre para el blog! Cuando tenga tiempo libre me lo pienso.

Anónimo dijo...

"- Por natural condición es una sucesión de obstáculos que conduce a un inminente desastre...

- ¿Y qué hacemos?

- Nada, extramente siempre sale bien.

- ¿¡Cómo!?

- No se, es un misterio..."

Si no recordamos mal ésta no es tu peli favorita pero seguro que todo irá de puta madre.
Besitos, "Musha mierda" y "break a leg"
TyP

Emilio dijo...

Muy chulo el blog, y el corto de bichos raros está de puta madre.

Beatriz dijo...

¡Mucha sueeeeeeerte y energía positiva para ahuyentar esos "problemillas"!¡Mi bebé también os desea lo mismo!

laesti dijo...

Ya casi hemos acabado, sólo queda otro día de grabación y volveré a tener vida de persona normal, os llamo a todos y quedamos.
TyP, gracias por los ánimos, no tengo ni idea de qué peli hablais.
Emilio, bienvenido al blog!
Bea, no te imagino con barriga de embarazada, ¿ya la tienes?

Anónimo dijo...

Shakespeare in love...
Break a leg, Salud y celuloide.
Besiños. TyP Ó PyT tanto monta...