miércoles, 30 de julio de 2008

Anuncios de ayer y de hoy I (así que hoy tocan los de ayer)

Cómo molan los anuncios, los buenos de verdad. Esos tan originales, tan bien hechos, tan divertidos, que consiguen justo lo contrario de su objetivo, es decir, olvidas por completo de qué anunciaba porque lo interesante es la pieza en sí y no una marca u otra. Es la paradoja de la publicidad.

Pero además de artística la publicidad puede ser otras cosas, puede ser histórica, sociológica, antropológica. Y hoy vamos a ver ese tipo de publicidad, la que se hacía en la época de Maricastaña, cuando no existía lo políticamente incorrecto:

Y anunciar barbitúricos para niños era algo totalmente normal (atención a la cara del niño, no sé si da miedo o pena).

La publicidad de entonces no se andaba por las ramas, llamaba a las cosas por su nombre: ¿que quieres algo para que el abuelo esté tranquilito y te deje escuchar la radionovela? Pues dale thorazine y ya está (atención a la foto del abuelo, armado con bastón y buscando camorra):

La táctica de usar "la ciencia" para recomendar algo es vieja y ya entonces se usaba. En este anuncio, por ejemplo, dicen que "tests de laboratorio" prueban que tomar soda desde muy temprana edad es buenísimo para el desarrollo del bebé. Pero no porque sea sano y le ayude a estar fuerte o a crecer. No, no. La soda le ayudará a ser popular y a encajar cuando crezca y se convierta en un adolescente, así que haga un favor a su hijo y empiece a darle refrescos de cola desde su más tierna infancia. How soon is too soon? is never too soon! ¿Existiría algún anuncio posterior que publicitara biberones de coca cola?

Todos estos anuncios han sido publicados antes en el blog ausente. El mérito de haberlos encontrado es del autor de dicho blog. Si queréis ver más, haced click.

Aquello de que cualquier tiempo pasado fue mejor desde luego no puede aplicarse en estos casos. Falta un ejemplo nacional y ahí va, además es un producto que hasta hace bien poco seguía publicitándose. Yo lo tengo asociado a las retransmisiones deportivas en la radio: "Soberano, es cosa de hombres", decían después de cada gol. En los 60 iban más allá:


Sin comentarios.

Pero vosotros podéis comentar, ¿eh?

8 comentarios:

Daniel San dijo...

Desde luego el anuncio de Soberano me ha dejado impactado. La tia se ve que cocina fatal, es mala esposa -además de fea- se queja de él hasta a las gitanas del ensanche y encima quiere alcoholizar a su pobre marido!

No hay derecho!

Lo de tranquilizar a los abuelos... ¿se sigue vendiendo?

Galahan dijo...

Osti!
Lo de los abuelos me interesa, que la semana que viene me voy unos cuantos días a Benicassim.

¿Necesito receta?

las ruvis dijo...

jo, para todo se nezesita rezeta... mierda!

a nosotras nos ha enjantao el de darle coca cola ha los veves. si lla saviamos nosotras que manque aga desaparezer torniyos, no podia ser mala...

solo diremos huna cosa mas:

IKEAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA

laesti dijo...

Os veo muy interesados en drogar a abuelos, ¿quizá alguien tiene en mente heredar antes de tiempo?
Qué divertido Ikea, sobre todo el momento embalaje.

las ruvis dijo...

hel momento emvalaje fue mu grande.

si hes que nos entretenemos con cualquier cosa!!

ai que de repetir!!!!
(i a la prosima, cae el mosquitero. anda que no!)

Ulises dijo...

Yo el anuncio más viejo que recuerdo es el de la Play Station 2, pero mi madre a veces habla con nostalgia de uno que ponían cuando era pequeña de dos señoras ejecutivas o algo que cuando se quedaban a solas no podían resistir la tentación de limpiar la mesa de juntas de la empresa en la que trabajaban. Entonces una le decía a la otra "tú pasas el Pronto y yo el paño". Y la del paño se lanzaba en plancha sobre la mesa, haciendo como me volaba y dejándolo todo supereluciente.

Angela dijo...

¡¡ACTUALIZA!!

Ulises dijo...

Por cierto. A mí me gusta este anuncio:
http://es.youtube.com/watch?v=tXA5rBQVtQE