domingo, 18 de mayo de 2008

Ciudades

En el mundo (y puede que también en el universo, lo que pasa es que todavía no las hemos descubierto) existen tres tipos de ciudades:

Las ciudades de paso sin retorno.

Las ciudades para vivir.

Las ciudades para repetir.

Las de paso son aquellas a las que sólo has llegado porque están en medio de la ruta a algún lugar más interesante. O porque como son capital de provincia asumes que algo tendrán, pero no es verdad. Son ciudades feas, deprimentes, sin interés y a las que no volverías nunca si no fuera porque las olvidas rápido y es posible que vuelvas a pasar por ahí, vuelvas a darte cuenta de que no tienen nada y decidas que no vas a volver. Mi ciudad de paso a la que espero no volver es Badajoz. Lo siento por si alguien lee esto, es de Badajoz y se siente ofendido pero, chato (o chata), vaya ciudad fea, dejada, sin vida...

Las ciudades para vivir son aquellas que a lo mejor no son especialmente bonitas ni turísticas pero tienen una característica fundamental: son acogedoras. Hay gente que piensa que lo acogedor es el campo, con sus árboles, sus bichitos, su huerto y demás. Otros piensan que lo acogedor es el pueblo, donde todos te conocen, saben quién eres, dónde vives y qué haces. Como ciudad acogedora yo elijo Madrid. Porque nadie es de Madrid, porque puedes ir al cine cuando quieras, porque las tiendas abren al mediodía y porque si me apetece pasear puedo estar andando durante dos horas y sin salirme del pueblo.


Callecita mona en el barrio del Born, en Barcelona.

Por último están las ciudades para repetir. Y aquí elijo tres, porque soy así de viajada y de cosmopolita. Mis tres ciudades para repetir son Roma, Barcelona y Londres. En las dos últimas habré estado unas cuatro o cinco veces. En Barcelona perdí la cuenta.

Roma es especialmente hermosa, es como andar por un museo donde, además, el restaurante tiene un menú muy bueno. Si Roma es bella, el adjetivo para Londres es moderna. Siempre hay espectáculos nuevos, tiendas a la última y gente excéntrica por la calle.

Barcelona está en medio de las dos, ni tan monumental como Roma ni tan cool como Londres pero, desde luego, mucho más bonita y moderna que Madrid. Ya lo dijo Juanjo Sáez en "Vivir del cuento", los modernos de Madrid son un quiero y no puedo, y tenía razón. Por mucho que Gallardón lo intente Lavapiés jamás albergará tantas tiendas de ropa de segunda mano (uy no, quiero decir vintage) como el Raval, ni la Latina tendrá tantos bares de diseño como el Born. Pero eso mismo hace que Madrid resulte más acogedor que Barcelona. Eso, y que en cuatro días que ha durado mi reciente visita a Barcelona yo tenía tan implantado el chip del turista que me robaron el bolso.


Me robaron todo esto, cosa arriba, cosa abajo.

Y vosotros, ¿qué ciudades elegiríais para vivir, para volver una y otra vez o para no volver nunca?

Estaría encantada de agrandar la lista de ciudades. El año pasado pensaba que gracias a los festivales viajaría muchísimo, pero oye, es que sólo nos seleccionan aquellos que no pagan el transporte... Y esos malvados son los siguientes:

Vienna independent shorts, "Bichos raros" se proyecta mañana a las 21:00.

Muestra de cortometrajes El verano más corto, Murcia, nos proyectan el día 21 de mayo a las 21.00.

Trayecto corto, Velilla de San Antonio (Madrid), el día 24 de este mes, a las 18:00.

3 comentarios:

Daniel S. dijo...

Yo quiero a casi todas las ciudades españolas (no seré tan valiente como tu diciendo a dónde no quiero volver) pero estoy ENAMORADO de casi todas las ciudades italianas en las que he estado. Entre las cuales me falta Roma (dentro de poco!)

Eso sí, soy de Madrid-Madrid. Soy gato, hijo de Madrileños (Cosa que pocos pueden decir) y nieto de Madrileños por parte de padre (Cosa que menos gente puede decir)

Y ME QUEDO CON LEGANÉS

A media hora de Atocha, con pisos bajos, aceras anchas, árboles, centros comerciales, bares, zona de marcha, plaza de conciertos (de vez en cuando usada para matar toros) islamistas que se inmolan, mediamarkt, fnac, metro, sin pedigüeños a cada cinco metros, con el increíble parque de polvoranca que le da mil vueltas al retiro... bah, ya no lo intento más!

Anónimo dijo...

Badajoz es feo. Pero tambien Ponferrada, Alicante, Almeria (la ciudad), Zumarraga... y seguro que si lo pienso un rato mas se me ocurren muchas.
Por eso firmo anonimo no sea que lo lea alguien de alguna de esas ciudades (jejeje).

laesti dijo...

Sí, Daniel, sí, Leganés es precioso (hay que darle la razón con el tema o se convierte en el increíble Hulk).
Anónimo, qué cobardica, aunque yo también he estado en Almería ciudad y te doy toda la razón.