viernes, 26 de diciembre de 2008

Navidad, tópica Navidad

La Navidad es una época llena de lugares comunes, que desfilan ante ti durante 15 eternos días siempre iguales, siempre en el mismo orden: el encendido de las luces, los anuncios de cava y turrón, comprar lotería, comprobar que no te ha tocado, cenar en Nochebuena con la familia, comer en Navidad con la familia, en Nochevieja emborracharse como si el fin de año fuera en realidad el fin del mundo… todo establecido y decidido a priori, la única duda es: ¿nos damos los regalos en Reyes o en Nochebuena?


Otra tradición navideña es el concierto de Nochebuena de Raphael, pero él sabe cómo darle un toque original a todo, aquí a dúo con Bunbury cantando "Infinito".

Pero lo peor no son las mareas humanas a dos kilómetros a la redonda de cualquier Corte Inglés. Ni los empachos de turrón blando y polvorones. Lo peor es que cuando te quieres quedar en tu casa, con tu manta, viendo la tele y haciendo la digestión, la Navidad te sigue persiguiendo en forma de dos tipos de películas también llenas de tópicos:

Por un lado está la versión actualizada de "cuento de Navidad", donde alguien cínico y de vuelta de todo descubre la importancia de la familia, la generosidad y bla, bla, bla porque un fantasma le asusta o abandonan un niño en su puerta o un ángel le da la oportunidad de ver cómo sería la vida de su entorno sin él. Todo real como la vida misma.

Por otro lado están las películas sobre Papá Noel donde bajo el amplio epígrafe "cree en la magia" pretenden convencernos a todos, mayores de 7 años incluidos, que creer en Papá Noel es algo guay, mágico y súper chachi.

Todo dulzón, empalagoso y típico como un turrón de frutas escarchadas. Y falso, muy falso porque creer en Papá Noel pasados los siete años no es algo mágico ni chachi, sino síntoma de esquizofrenia.

Pero no sólo la Navidad trae consigo tópicos más falsos que que Tita Cervera cuando dice que aceptará a su nieto incluso si no es hijo biológico de su hijo. Éstos son mis falsos tópicos preferidos:

Los ratones son unos animales adorables. Mickey Mouse, Minnie, Desperaux, Pixie y Dixie, la rata de Ratatouille... según el cine los ratones tienen los ojos grandes, se visten, son simpáticos, inteligentes y hasta saben cocinar. Vale, las pelis de animación se toman muchas licencias con el reino animal en general y los ratones en particular pero, y esto es lo que a mí me indigna, ¿qué culpa tienen los gatos? Como los rusos, los alemanes y los árabes, a los gatos les ha tocado ser los malos de la película.

Los malotes cambian por amor. Da igual que ellos sean mafiosos, asesinos o incluso vampiros. El malote típico, morenazo y de torso poderoso que destapa a la mínima (como el Duque o Ángel), se redime en cuanto una muchacha, preferiblemente rubia y de aspecto angelical (Cata, Buffy), se cruza en su camino. Por supuesto hay variantes, como la versión emo, en la que el mozo es más lánguido y ella morena, como bien explica Escrito Por en este post o la versión pija, donde él es un malote cincuentón que en vez de lucir torso luce traje de marca (Mr Big) y ella una rubia aún pizpireta pero cuarentona (Carrie en "Sexo en N.Y.). Pero, niñas, esto no sucede en el mundo real. Nos gustaría que sucediera así, pero la vida no es un argumento de novela rosa barata, la gente no cambia por amor, y los malotes menos.

El amigo que te ama en silencio. Hay películas que van de más profundas y que saben que el malote no te conviene, te cuentan que es mejor olvidarlo y apostar por otro, en general un amigo íntimo con gafas, que está como un queso aunque la protagonista no se da cuenta por culpa de las dichosas gafas o porque el chaval es tímido (ejemplos, hay un porrón: "cuando Harry encontró a Sally", "el diario de Bridget Jones", incluso "quemar después de leer"). Pero, amigas, en la vida real que tu amigo te haga ojitos no garantiza perdices y finales felices, los amigos pueden ser tan cabrones como el típico ligón de discoteca.

Y vosotros, ¿qué tópico del cine es el que más os indigna? Mientras os lo pensáis, otra tradición navideña: "el tamborilero", pero cantando por Bing Crosby y David Bowie:

miércoles, 10 de diciembre de 2008

That's not my name

"Bichos raros" ya da sus últimos coletazos en festivales. Tras un año en el que sólo hemos recibido menciones sin premios en metálico, que se agradecen, pero más se agradece el dinerito, por fin en Fotofilm Navás (Barcelona) nos han dado el premio extraordinario (¡yuju!). Para celebrarlo y despedir la trayectoria festivalera de "Bichos raros", ahí va una lista del palmarés conseguido hasta ahora que iré actualizando periódicamente, al igual que la lista de selecciones.

En el 2006, cuando acabamos de rodar/montar/sonorizar/etalonar/hinchar el corto yo pensaba que si te iba bien en festivales te pasabas todo un año viajando/comiendo/bebiendo por la patilla.
Pues no.
La verdad que nos ha ido bastante bien pero lo que es ver mundo, no hemos visto una mierda. Los festivales de cortos son como los rodajes de los propios cortos, con ganas pero poco presupuesto. Eso significa no sólo que casi nunca te pagan viaje y estancia, sino que incluso a veces sólo te enteras de un premio un mes después y por internet. Y para colmo ves que han escrito mal tu nombre.

Por ejemplo, según el diario de Álava me apellido Burgalete. Según el canal tcm, me llamo Estivaliz. Y, éste es mi favorito: Estivaliza para el festival de La Boca del Lobo. Aunque yo ya estoy bastante acostumbrada desde mi más tierna infancia, según el carnet de la piscina a la que estuve yendo desde los 6 años me llamo estivalid (sí, soy originaria de Chequia). Las facturas de la luz vienen a nombre de Estivalix (sí, vengo de una aldea gala) y según mi profesor de claqué me llamo Estibalez.

Me consuela saber que a Alegría también le ha pasado, porque el festival de Herglá (Túnez) escribió su nombre tal que así: Alegeria Cayantes.

Para todos los dueños/esclavos de un nombre difícil, ahí va una canción molona y bailona escrita para nosotros, "that's not my name" de "the ting things":

Y vosotros, ¿cuál es el mayor atentado perpetrado contra vuestro nombre? ¿qué es lo pero que os han llamado (y los insultos no cuentan)?

martes, 25 de noviembre de 2008

Peliculas a reivindicar: el neorrealismo rosa

Qué pereza da actualizar el blog. Y de qué hablo, y qué cuento del corto si todavía no hay un montaje acabado ni una fecha de estreno, ¿hago otro post de Berlín? Uy no, quita, que eso ya lo has hecho y tres veces. De ¿"Gabriel, amor inmortal"? No, que ya van dos.

Mmmmm...

Esto...

Pues...

Ya está, voy a fundar una sección fija: películas a reivindicar. Hablaré de películas que me gustan y que no son especialmente famosas, aunque yo piense que deberían serlo.

Ahora que con la crisis vivimos tiempos neorrealistas...


Cola de gente esperando para apuntarse en la lista de pisos baratos del pocero de Fuenlabrada.

...y que la filmoteca ha dedicado un ciclo a Mario Monicelli, es el momento ideal para reivindicar el neorrealismo rosa. ¿Ein? ¿Mande? ¿Y eso qué es lo que es? Son películas italianas de finales de los 50. Tomaron elementos del cine neorrealista: decorados naturales, exteriores, realismo social, actores no profesionales y le añedieron comedia. El resultado funcionó tan bien que siguió durante décadas hasta que la comedia se merendó al realismo social y surgió la comedia italiana pura, esa rollo Jaimito que todavía hoy es la que llena los cines italianos.

Sin moralinas, sin lecciones pedagógicas, sin mirar por encima del hombro a los protagonistas, sino de tú a tú y fijándose en lo bueno, en lo malo, en lo divertido, lo trágico y, sobre todo, por qué no, a lo ridículo. Porque los italianos de las películas del neorrealismo rosa se ríen de sí mismos. No son héroes, ni siquiera antihéroes, sino pardillos.
En "la gran guerra" Vittorio Gassman y Alberto Sordi intentan, mediante sobornos y fingimientos, librarse de ir a la primera guerra mundial, pero no lo logran.

En "Rufufú", de nuevo Vittorio Gassman, junto a Renato Salvatori (el hermano malo de Rocco y sus hermanos), Marcello Mastroianni y Totó, intentan salir de la miseria sin trabajar mediante un robo, pero son tan torpes que ni eso les sale.

En "Que viva Italia", una película de episodios dirigida por Monicelli, Dino Risi y Ettore Scola, el único punto común de los episodios, además del omnipresente Vittorio Gassman es que todos reflejan el comportamiento inapropiado, ridículo o a veces directamente cruel del italiano medio. El título originial "i nuovi mostri" (los nuevos monstruos) lo deja claro y la variedad de mezquindades también: un manager y esposo dispuesto a accidentar a su mujer cantante para seguir teniendo galas, un pijo cuarentón que por no llegar tarde a una reunión abandona en el sitio donde lo encontró a un herido grave, un hombre normal y corriente que engaña a su anciana madre, le dice que se van de excursión a un edificio antiguo que resulta ser el asilo donde la abandona.
Este foto tiene varios elementos fundamentales del neorralismo rosa: italianidad con los spaguetti, mujeronas llenas de curvas con Gina Lollobrigida y, por supuesto, Vittorio Gassman.

Además, las películas de este llamémosle género son agradables a la vista, y no sólo gracias a los montones de misses Italia que aparecen en ellas (Sofía Loren, Claudia Cardinale...). Es gracias al hermoso decorado natural que es toda Italia. No tiene nada que ver con ese feísmo típico del realismo social de Ken Loach donde acabas cogiendo asco al obrero medio sólo por culpa de lo feo que es él y su entorno. Pero es que aquí el entorno es Roma, donde levantas una piedra y hay un monumento, e incluso en los barrios más humildes, a lo lejos, o en una esquina, hay una iglesia barroca. Y, por supuesto, está Vittorio Gassman, el único italiano que superaba el 1.80 en la época, divertido, a veces incluso histriónico y con un físico digno de Charlton Heston, motivo él solito para ver cualquiera de estas películas.

No podemos olvidar el propio idioma, que ayuda a reírse de las situaciones más desesperantes, porque nada que se diga en italiano suena serio. Para muestra, esta escena de "Rufufú", que es como se tradujo al castellano "i soliti ignoti" aunque en realidad significa "sospechosos habituales".


Creo que la escena se entiende bastante bien, pero por si acaso: Vittorio Gassman se autoinculpa de un delito cometido por Memmo Carotenuto (es el italinao cachondo , ¿sí o sí?) para que éste pueda salir de la cárcel y ejecutar un robo cuyos detalles sólo tiene él. Pero se pasa de teatrero, no le creen y van los dos a prisión.

Pero si tengo reivindicar una pelicula de todo el mogollón que en tres décadas se llegaron a hacer dentro del "neorrealismo rosa", elijo "Renzo y Luciana" de Mario Monicelli. Ha sido tan ignorada que en España no llegó a estrenarse, ya que formaba parte de una película de episodios titulada "Bocaccio 70", los otros tres episodios estaban dirigidos por Vittorio de Sicca, Fellini y Visconti, ellos tenían más fama internacional, eran "autores" y el episodio de Monicelli se quedó colgado. Pero es el mejor de la película. Aquí tenéis el comienzo, para que veais que no exagero, y además subtitulada en castellano gracias al trabajo de un bloguero chileno:

jueves, 13 de noviembre de 2008

Cómo pedir un ron con coca cola (Berlín III)

Pero qué cara más dura que tengo. En noviembre y todavía haciendo posts sobre Berlín en lugar de hablar del proceso de producción de "mañana". Pero, aparte de colgar fotos ridículas del equipo (y puede que acabe haciéndolo) o de contar lo que nos cuesta empezar el montaje, no hay mucho más que decir. Es más, puedo resumirlo en una frase: todavía no hemos empezado porque se nos han caído 3 montadores. Tres. Uno porque le salió curro (vale, normal), otra porque se le murió el abuelo (qué se le va a hacer), otra porque tenía un curso de carpintería (¿!?)

Por el momento sólo Simón ha visto los brutos del corto:



Eso de que los ha visto es un decir, él se sienta en la mesa del televisor para que sea yo quien le mire a él.


Así que mejor hablo de Berlín y os doy algunos consejos prácticos, esas cosas que no encuentras en las guías y que son de mucha utilidad. Por ejemplo, ¿qué hacer si no te gusta la cerveza? Pues pedir un cubalibre (cubalibge en alemán), que es un ron con coca cola. Si te dicen que no hay coca cola, sino afri cola o fritz cola, te recomiendo que te pases a la cerveza.


También es una buena idea comprarse la Tage Karten Museen Berlín, cuesta unos 20 euros, válida durante 3 días para casi todos los museos de Berlín, y eso es decir mucho porque hay museos egipcios, de la guerra, del holocausto, de historia antigua, de arte contemporáneo, hasta un museo del azúcar. Pero gracias a la tarjeta puedes hartarte de ver en vivo y en directo todo lo que sale en las fotos de los libros de arte e historia de COU.


En cuanto a recomendaciones, no diré que hay que subir a la cúpula del Reichstag o que hay que visitar el Pergamon Museum. Eso es como decir que tu película favorita es "El apartamento", te lo dice cualquiera. Mis recomendaciones personales, mías y que igual a cualquier otro no le interesan son:



  • Perderse hasta estar casi borracha de tanto cuadro en la Gemaldegalerie.



  • Los mercadillos de los domingos: morralla y cosas antiguas bonitas juntas y revueltas. Me gustaron mucho el de Arkonaplatz (metro Bernauer strasse) y el de Boxhagenerplatz (metro Warschauer strasse).



  • Las tiendas, de ropa y de muebles, siempre divinos y a veces incluso asequibles en Alte y Neue Schonhausser strasse.



  • El Naturkunde museum o museo de historia natural y, más concretamente, un pequeño planetario que hay en su interior. Te tumbas en unos sofás colocados en forma de para ver una pantalla situada en el techo donde proyectan un documental sobre la formación de la Tierra, desde el Big Bang hasta cómo se creó la vía Láctea y nuestro sistema solar, cómo evolucionaron las plantas, los seres vivos y el hombre hasta nuestros días. La pantalla va moviéndose y acercándose cada vez más según la historia se acerca al presente, momento en el que las imágenes de la pantalla son la Tierra hoy, y dentro de la Tierra, Alemania, y en Alemania, Berlín y en Berlín el museo y dentro del museo, los turistas justo esos que estamos tumbados en los sillones del planetario. La historia sigue, la pantalla se aleja de nosotros y el documental también, deja atrás el sistema solar, la vía láctea, llega a otras constelaciones… Casi el mismo viaje que hace Wall-e en esta escena:


En realidad la escena a la que me refiero es sólo el comienzo de este clip. Los señores de Pixar están tan concienciados con el tema de la piratería que en youtube no puedes encontrar piezas concretas de la película que no sean alguno de sus múltiples trailers o videos promocionales. Este clip en concreto es un video editado por un chaval al que le gustó mucho la película y también Coldplay. Lo primero lo comparto, lo segundo... así así.

jueves, 30 de octubre de 2008

Buen rollo y café

Anoche en un programa dedicado a la crisis económica, porque estamos en crisis, por si alguien todavía no se había enterado, se hizo la prueba de ofrecer a gente que iba a la oficina del paro un trabajo de vendimiador por 1500 euros. Con eso pretendían demostrar la perversa teoría de que la crisis no era para tanto porque la gente, en general, declinaba la oferta (sí, el programa era de Antena 3 sólo a ellos se les ocurre insinuar que la gente no trabaja porque no quiere). Al menos ahí les ofrecían un salario, porque ¿qué hubieran hecho si les hubiesen ofertado algo tal que así?: Trabajo de tres días dividido en dos fines de semana, 8 horas mínimo al día, posibilidad de horas extras, se entra a las ocho de la mañana, 1 hora de comida, sólo si se puede, no remunerado. Probablemente entonces los de la cola del paro organizarían un motín contra el periodista, y le perseguirían armados de azadas y antorchas. Pero hay quien acepta esas ofertas. En los cortos se trabaja así. Y gratis, a excepción de los eléctricos, claro está.

La pregunta es: ¿por qué? ¿somos masoquistas?

Los cortometrajes son los becarios del cine. Así, mientras un becario hace fotocopias y trae cafés con la esperanza de que le renueven el contrato y algún día le den responsabilidades, el que trabaja en un cortometraje madruga y curra gratis no sea que en el corto haya alguien que consiga pronto trabajar en una peli y entonces se acuerden de él y le llamen. Pero existe la posibilidad de que el corto sea malo, o peor aún, que sea bueno y no gane ni un solo premio.
Ahora la pregunta es: ¿merece la pena ese esfuerzo?

Yo creo que sí. Con una condición: que haya buen rollo. A cuento de qué madrugar, con lo malo que es eso, y más en plena ola de frío, (hay crisis económica y ola de frío, por si no sabíais) y currar tantas horas seguidas si no hay, al menos, unas cuantas risas. En el rodaje de "mañana" de eso hubo mucho, así que NOS LO PASAMOS EN GRANDE.
A la diversión ayudó que el equipo era más majo que las pesetas, que todo el mundo pedía las cosas con educación, sin gritos, y que siempre había termos llenos de café.

Las actrices en maquillaje, con sus dos buenos cafés.


Además, y quizá porque ya había pasado todo lo pasable antes, apenas hubo imprevistos que retrasaran o putearan el rodaje.

Ah, bueno, sí que los hubo. Pero todos se concentraron en vestuario: la noche anterior al primer día de rodaje, cuando faltaban algunas compras de última hora, robaron la cartera a la chica de vestuario, se abrió por error el grifo del bidé y no sólo se mojó todo el suelo del baño sino también toda la ropa dejada ahí, la noche del sábado al domingo llovió y no pudo secarse la ropa necesaria para el día siguiente, así que hubo que tenderla en los focos:

Los focos no sólo sirven para iluminar.

Ahora sólo queda (léase todo de tirón y sin respirar): el montaje, la postproducción, el etalonaje, pasar la copia a cine, hacer copias de dvd, mandar el corto a festivales y celebrar una fiesta de estreno.

Hasta que todo eso pase no habrá imágenes del corto, así que os dejo con una foto del rodaje la mar de misteriosa. Viéndola, ¿de qué créeis que va el corto? El que más se acerque se lleva... se lleva... se lleva... bueno, me lo voy pensando:

miércoles, 22 de octubre de 2008

Buenas malas series

Sigo viva. Puede que parezca lo contrario porque no contesto a los correos electrónicos a los 30 segundos habituales. Porque no salgo los fines de semana ni mando mensajes con el texto: "¿haces algo esta noche?". Porque ni me acuerdo de la última vez que fui a clase de claqué. Pero sigo viva. De verdad.

Este domingo acabaremos de rodar "Mañana" y, por tanto, volveré a ser una persona con vida social. O no, que todavía queda el montaje.

Hasta que llegue ese momento me reservo contar nada sobre la grabación del corto. Mientras tanto, usaré el recurso habitual para rellenar un post sin devanarse demasiado los sesos: youtube.

Los cinco o seis que soléis visitar este blog recordaréis la serie "Gabriel, un amor inmortal". Para los que no leísteis ese post os doy dos opciones: leerlo, o leer este resumen: Gabriel es un vampiro de 300 años, torturado e infeliz por la muerte de su esposa e hijo hace también 300 años, que un día reconoce en una doctora a Bibiana, su esposa muerta." Pero lo mejor de esta serie no está en su argumento, sino en el reparto: Gabriel está interpretado por Chayanne y su archienemigo Pizarro es José Luis Rodríguez "el Puma".

La serie ya se ha emitido y, por tanto, ya hay fragmentos colgados en la red. Aquí os dejo mi favorito, con anuncios y promociones incluidos y una escena final entre Chayanne y una doctora de generoso escote y pelo abundante que no tiene desperdicio:


Si esta serie se emitiera en la televisión nacional, yo la vería. Es mala, es cursi, está llena de lugares comunes, es un quiero y no puedo lleno de efectos especiales de andar por casa y vestuario histórico comprado en tienda de disfracez. Pero lo que la hace tan divertida es que se toma tremendamente en serio a sí misma. Eso la hace perfecta para convertirse en serie de culto o, mejor, en una buena mala serie.

Porque cuando uno ve la tele tiende a engancharse a lo más facilón. Quizá por la capacidad que tiene de sacar no tanto lo peor de nosotros mismos, sino lo más vago. La tele multiplica por (introducir aquí un número de muuuchos ceros) nuestro impulso natural hacia la ley del mínimo esfuerzo.

Entre mis malas buenas series favoritas, además de "Gabriel", está todo un clásico: "Melrose Place". Aquella serie de los 90 que consistía en unos vecinos que liaban los unos con los otros y en la que la piscina común era un personaje más. La mecánica de "Melrose Place" era simple: todos se enrollaban con todos y cuando a un personaje ya no le quedaba con quién enrollarse, lo echaban y llegaba otro que repetía la misma ruta de amoríos de puerta en puerta. Por supuesto, todos los actores eran jóvenes y jamones, lucían tipo en la piscina y tocaban todos los palos del culebrón: cuernos, abortos, mentiras, embarazos, chantaje, brote de locura, pero lo que la hacía divertida era que no se tomaba en absoluto en serio a sí misma.

Y vosotros, ¿cuál es vuestra buena mala serie preferida?
Ah, casi se me olvida, este viernes 24 de octubre, a las siete de la tarde, en la escuela de música de Berriozar (Navarra), se proyecta "Bichos raros" dentro del festival de temática social.

lunes, 13 de octubre de 2008

Podría ser peor, podría llover

Hace años, de cría, oí en un documental que el ser humano pasaba un número determinado de constipados a lo largo de su vida, unos cien, y que pasado ese cupo, no volvía a resfriarse. Yo me alegré un montón, cogía tres o cuatro resfriados al año, hice cálculos y vi que para los 25 por fin me libraría de la congestión nasal, la afonía y el malestar general. Adiós al paracetamol, el acidoacetilsalicidico y el zumo de limón con miel. Cumplí 26, 27, 28… y alguno más que no diré porque yo, como Ana Obregón, ya no cumplo años, los descumplo. El caso es que sigo resfriándome y poniéndome hasta arriba de paracetamol.

Quizá eso del cupo no existe, aunque nos gustaría. Por ejemplo, pensamos que hay cupo de virtudes o defectos, que nadie puede tenerlo todo ni carecer de todo. No puede ser que una modelo sea guapa, alta, famosa, con suerte en la vida, pareja estable y feliz y además pretenda ser inteligente y con sentido del humor. Venga ya hombre, eso es recochineo, un insulto al resto de los mortales. Y, sin embargo, se me ocurren varios ejemplos de gente perfecta. O casi.

Durante el proceso de preproducción del corto nos pasó de todo, tantas cosas que yo pensé que habíamos cumplido el cupo de contingencias que pueden suceder. Las enumero aquí, cronológicamente, para que veáis que no exagero:
  • Se cae la directora de arte. No encontramos a nadie que pueda en las fechas previstas para rodar.
  • Retraso en la fecha de rodaje.
  • La directora de arte sí puede en esas fechas, pero uno de los actores no.
  • No hay manera de encontrar director de producción, todos están ocupados.
  • Se cae la localización principal, a buscar otra.
  • La directora de arte que sí podía en esas fechas, ahora resulta que no porque anda muy liada en su curro. Hay que buscar a otra.
  • Como segunda localización tenemos medio apalabrado un piso en el centro, también se cae.
  • Encontramos otra alternativa para la segunda localización, pero las calles adyacentes están con obras y nos deniegan el permiso para aparcar los coches de producción e iluminación en la zona.

Todos estos problemas se fueron solucionando y yo, ingenuamente, pensé que ya no pasaría nada más, ¿por qué? Porque habíamos cubierto el cupo. Entonces, este viernes, llega la bomba: a la actriz protagonista le cambian el plan de rodaje en la serie en la que trabaja y nos dice que no puede rodar uno de los días, ni tan siquiera unas horas, sólo puede el fin de semana de la semana siguiente.

Eso no sólo supone reconvocar a todo el equipo a un día para el que puede que no tengan disponibilidad. Significa también pedir permisos para un día distinto al que al principio se había previsto. Significa negociar con la empresa suministradora de la cámara y las luces para que no te cobre prácticamente el doble. Y rezar para que el equipo también esté disponible ese día y no lo hayan alquilado ya a otra producción.

Todo esto se solucionó. Se decidió rodar el día que faltaba el sábado de la semana siguiente y se habló con unos, con otros para apañarlo. Podría pensarse, de nuevo, que el cupo de problemas ya lo habíamos rebasado. Ya no podía pasar nada más.

Entonces el agente de la actriz protagonista nos dice que ese sábado ella está de gira con una obra de teatro en el País Vasco y que, por tanto, no puede rodar ese día.

Como diría mi amiga A. después de tomarse varios cubalibres y girar como una peonza al bailar con un genuino berlinés: olé.

Ahora no me arriesgo. Creo que vamos a rodar este fin de semana y el domingo siguiente. O igual no. A lo mejor la actriz no puede porque la abduce una raza extraterrestre. O a lo mejor todavía pasan muchas cosas, cosas que ni siquiera puedo imaginar de lo terribles que son. A lo mejor incluso llueve:



Como no todo van a ser malas noticias, aquel corto que sí rodamos, "Bichos raros", se proyecta en mi pueblo, en Tudela, en el cine Moncayo, este viernes día 17, dentro del festival Ópera Prima para largometrajes de directores noveles, así que el corto no está dentro de concurso. Gracias a Julio Mazarico, que es quien se ha encargado de hacer todo lo posible porque el corto se proyectara. Su página, aquí.

Tampoco es un concurso la muestra de cortos de Arganzuela, pero se celebra en un sitio estupendo: la casa del reloj del Matadero de Madrid, y será este sábado día 18.

lunes, 6 de octubre de 2008

Historia ficción (Berlín II)

Cada ciudad se define por algo. Roma: la antigüedad, las pizzas y los italianos salidos. París: el amor, las tiendas y los parisinos bordes. Madrid: muchos bares, el Prado y cacas de perro por las calles.

En el caso de Berlín, el muro y la historia reciente de Alemania marcan la ciudad. Pero a mí la historia reciente en general y la alemana en particular me la traen al pairo. Más que nada porque he visto tantas películas sobre la II guerra mundial y el Holocausto que me he saturado. Hay comedias ("la vida es bella"), musicales ("Cabaret"), erótico-festivas ("portero de noche") incluso la versión alemana de los hechos ("Stalingrado", "Amén"). Y, por supuesto, las más numerosas, las producidas en Hollywood para recordar a todos los europeos, incluso los nacidos mucho después de la II guerra mundial, que fueron ellos, los americanos, los que nos salvaron de los malvados alemanes.

Pero como decía, a mí la historia reciente me la trae al pairo. La historia reciente está demasiado bien documentada, tanto que no deja sitio a la fantasía, ni mucho menos al glamour. Berlín está llena de vestigios del pasado. A los berlineses les encanta vestirse con vestigios del pasado, y lo llaman retro. Venden souvenirs que son vestigios del pasado: gorros rusos, trozos del muro, medallas del ejército alemán o del soviético.

Detrás del muro que separó la ciudad, supuesto simbolo de la democracia y del fin de una separación muy dolorosa para Alemania, hay ahora anuncios de conciertos de mega estrellas como Elton John.

Pero yo prefiero el pasado remoto, la historia antigua, esa que está tan lejos que es más fácil inventar sobre ella que documentarse, porque sólo quedan trocitos de piedra encerrados en urnas de cristal. Si existe la ciencia ficción, alguien debería acuñar el término historia ficción, porque cualquier novela, película… ambientada en un pasado remoto se está inventando tres cuartas partes de lo que dice. Y eso es lo más me gusta. Además, los pueblos antiguos tenían muchísimo glamour, esas túnicas, esas joyas, esos templos.

Antinoo, amante del emperador Adriano. Murió muy joven y Adriano inició su deificación, hay estatuas suyas en el museo de Pérgamo y en los museos vaticanos de Roma. Yo, desde luego, le adoraría.

Probablemente los romanos no eran el pueblo sabio y hermoso en el que se puede pensar viendo las estatuas o templos que hay en el museo de Pérgamo. Esclavistas, machistas y con unas condiciones de vida brutales para los que hemos nacido en el siglo XX. Vidas sin televisión, sin teléfono móvil, sin edredón de plumas, ni coche, ni patatas, chocolate, seguridad social, vacunas o antibióticos.

Pero precisamente por la diferencia es por lo que me atraen tanto todas las civilizaciones antiguas. Por eso hoy me he tragado una hora de una tv movie infumable y larguísima sobre Atila, rey de los hunos, por eso he visto las dos temporadas enteras de "Roma", una serie muy irregular, que en la primera temporada agilizaba la narración alternando una escena histórica y complicada en el Senado con otra de polvo o esclavo en desnudo frontal. Y en la segunda temporada fue todavía peor porque resolvían todo con violaciones anales. Por muy brutos que fueran los romanos, no lo eran ni la mitad que los guionistas de "Roma".

Y sin embargo, si uno visita Pompeya encuentra restos de pinturas en las paredes de las casas, equivalentes a los graffitis de ahora. Iguales a los que te encuentras en el muro de Berlín:

María gentilmente nos señala un conmovedor mensaje para la posteridad en el muro de Berlín: devolverme mi maleta, hijos de puta del aeropuerto. Firmado: Juanky

Por cierto, "Bichos raros", aunque parezca mentira, todavía opta a algunos festivales. El pasado viernes, 3 de octubre, se proyectó en el festival de Detmold (Alemania), y hoy mismo se exhibe en Mieres (Asturias) a las 20:30 en el auditorio de la casa de cultura.

domingo, 28 de septiembre de 2008

Hoy es el día

Hoy se estrena la serie que cambiará para siempre la historia de la televisión:


No es una broma. Ni una parodia. Ni un montaje preparado para batir récords en youtube. “Gabriel, un amor inmortal” existe. La va a emitir megatv. Es una miniserie sobre vampiros, el protagonista es Chayanne, el malo lo interpreta José Luis Rodríguez “el Puma” y la banda sonora, por supuesto, la canta Chayanne.

Por si todavía no os lo acabáis de creer, Chayanne en persona os va a contar cómo es su personaje:


Esta serie tiene todos los elementos para triunfar, a saber:

Chayanne, el artista completo, el hombre de la sonrisa perenne y los dientes sin mácula además es sencillo: “yo nunca me metí en un ataúd hasta que hice Gabriel”, “no existen los vampiros pero sí los que trabajamos por la noche, toooda la noche”

El Puma, como antagonista y vampiro malo, al contratarle la productora se ha ahorrado una pasta en maquillaje, peluquería y caracterización, porque El Puma se trae el peluquín canoso y cardado vampiresco de casa.

Agustín, el director que no tiene apellido pero ha estudiado en una escuela de cine de los USA y lleva gorra en el set.

Un guión poético, sutil, original: “mi destino me ha alcanzado, una vez más, y al cielo parece no importarle”

Y, además, como dice el locutor: “acción y suspenso, una combinación explosiva”

Lo único que me queda por saber es dónde se puede ver megatv...

jueves, 25 de septiembre de 2008

German Angst (Berlín, primera parte)

Ya he vuelto de Berlín, la capital de lo retro y lo cultureta. El único lugar donde se organizan lecturas en los bares y las fachadas de las casas se usan como mural:


Madrid parece un pueblo provinciano comparado con Berlín. La ciudad está llena de galerías de arte. Había una a sólo 50 metros de nuestra casa y además se llamaba "German Angst", ¿se puede ser más berlinés? Por supuesto. Cada día por la calle ves a gente esforzándose por ser todavía más artista, más excéntrico, por ser el primero en mezclar cuadros escoceses con lunares y rotos en la media. Eso sí, todo muy bien elegido, que parecerá que vas hecho un cromo pero es un cromo muy pensado.

Porque los berlineses son gente racional, reservada, europeísimos que andan en bici desde pequeñitos y cuyos recipientes para reciclaje no tienen tres secciones no… tienen ¡cuatro!


A este niño en la guardería ya le han enseñado a conducir en bicicleta de forma segura. En el próximo trimestre le enseñarán a separar en la basura el cristal, los envases y lo orgánico.


Y para completar el tópico tienen la misma mala leche que siempre se les ha adjudicado. A los berlineses que hemos conocido se les podía dividir en tres grupos:

El artista. Joven, moderno al estilo vintage excéntrico. Le gustaría pasarse la vida en cualquiera de los muchísimos bares de Berlín, en los mercadillos buscando vestidos con hombreras o en una galería de arte cultivando su intelecto, pero también tiene que trabajar. Esto último les jode muchísimo. Suelen emplearse como camareros en bares tan retro como ellos mismos y demuestran sin cortarse un pelo que tú eres mucho peor que ellos, vulgar turista con la lonely planet en la mano.

El nazi. Por supuesto si se habla de Alemania hay que hablar del nazismo. Quedaría muy bonito decir que los alemanes son simpáticos y que ellos no tienen la culpa de que su idioma suene siempre a discurso de arenga a las tropas. Pero no es verdad: Estaba yo en los jardines del palacio Sanssouci intentando hacer una foto. Me metí dentro de un trozo de césped que no formaba parte de los jardines, estaba descuidado, lleno de calvas, en la zona de acceso a las escaleras, lejos de estatuas, fuentes y demás cosas fotografiables. Iba yo a hacer mi foto cuando una guía que estaba enseñando la zona a un grupo de alemanes me grita en inglés: "what do you think you are doing?!?!? En cualquier otro caso la respuesta hubiera sido "pues una foto", pero yo puse cara de pánico y huí del trozo de césped seco. No hay huevos para plantar cara a un alemán enfadado.

El simpático. Que alguno hay. Los más majos son los turcos, numerosísimos en Berlín y en toda Alemania, por algo en Eurovisión Alemania siempre da 12 puntos a Turquía, y España 12 a Rumanía (porque Ecuador no se presenta, que si no…) También los vendedores de los mercadillos son agradables, sonríen cuando preguntas por algo y no te acosan como en el Rastro. Algún despabilado pensará que sólo eran amables porque querían vender. Y probablemente tenga toda la razón.

Yo soy la primera que siente en el alma no haber encontrado a un berlinés simpático, alto, guapo, culto, que comiera productos biológicos y separara sus basuras en veinticinco montoncitos diferentes. Se nota que los berlineses son curiosos, inquietos, interesantes. Salta a la vista que son altos y bellos. Pero (siempre hay un pero) son más secos que un bocadillo de pan.

Me arrepiento de no haber cogido el teléfono de este anuncio y haber llamado a Patrick. Patrick, ¿estás ahí? ¿sigues buscando uno compañero para piso alternativo?



viernes, 12 de septiembre de 2008

Perder el tiempo, el hobbie universal

Antes de irme a Berlín, esa ciudad cool, con casas okupas rehabilitadas por universitarios cultos, discotecas donde pinchan tecno alemán, y tiendas con ropa vintage, que es la forma moderna de llamar a la ropa de segunda mano cuando te cobra mucho por ella, quiero dejaros un regalito a los que os quedáis trabajando.

Todo el que trabaja en oficina (y si trabajas en casa casi es peor porque ni siquiera tienes que disimular) pasa un par de horitas delante del ordenador perdiendo el tiempo con eso de "consulto el correo y ahora me pongo". La realidad es que consulta el correo, blogs de colegas, la guía del ocio, las noticias en la versión digital de los periódicos, una partidita en algún juego gratuito, vuelve a consultar el correo y así echas la mañana. Yo también lo he hecho y por eso me considero una experta en youtube. Mi regalo, en realidad tres, son tres perlas de youtube, de ésas que no te cansas de ver, incompresiblemente poco conocidas y a las que yo espero que se les haga justicia.

Primero, este videoclip del grupo Not Guilty. Unos chicos que tienen que vivir con la pesada carga de haber nacido diez años más tarde, y en el país equivocado. Porque ellos tendrían que haber sido los Backstreet Boys y se han quedado en otra cosa… en algo así como la parodia que Ben Stiller haría de los Backstreet Boys, aunque ellos lo hacen totalmente en serio y eso, qué paradoja, lo hace todavía más divertido:


Si con Not Guilty te partes de risa, este video es de ésos de hacer "ohhhhhhhhh" mucho rato. Porque, ¿qué puede ser más adorable que un oso panda? ¿dos osos pandas? ¿tres osos pandas? ¿un montón de osos panda jugando en un tobogán?


Y finalmente, mi última adquisición, una obra maestra del neorrealismo. Es la historia de Zequiel y "Melincho", que se reúnen todas las tardes en una cafetería de Vigo para hablar de sus cosas mientras beben Contró (cointreau). Cuántas verdades dicen, cómo analizan nuestra sociedad y cómo arreglan el mundo en un momento, eso sí está en versión original subtitulada:


¿Es o no es mítico?
Mientras vuelo a Berlín, me hincho a comprar a ropa vintage y a hacer el moderno por la moderna Berlín (es que me voy de vacaciones a Berlín, no sé si lo había dicho ya), espero vuestras respuestas, ¿cuáles son vuestros videos favoritos de youtube?

sábado, 6 de septiembre de 2008

La vida de los otros 2

Lo he estado pensando y ya me he decidido. Después de este corto voy ya directa a por el largo. Total, no puede ser mucho más complicado: hemos cambiado dos veces la fecha de rodaje. Dos veces los días de ensayo. Un actor se ha caído porque no podía en las nuevas fechas. El jefe de producción está sin confirmar y nos falta una localización.

Así que después de "Mañana" daré el salto, y en un proyecto mucho más ambicioso. Tiene gancho comercial, ya que se trata de un remake de la película alemana "La vida de los otros" ¿Por qué no? Si en los USA se atreven a hacer una segunda parte de Hamlet…

Por si no habéis visto "La vida de los otros" (muy mal, id a alquilarla, es muy bonita) os la resumo: es de un tío solitario y amargado que lo único que hace bien en la vida es su trabajo, espía en los servicios secretos de la RDA. Le encargan que vigile a una pareja de artistas de los que se sospecha tienen ideas contrarias a las gubernamentales. Poco a poco empatiza con sus espiados, admira la creatividad de la pareja, y le encantaría llevar la vida bohemia con fiestas y amigos que ellos tienen y de la que él carece. Y no cuento más para no desvelar el final.

La segunda parte de "La vida de los otros" cambia un poco, aunque también está basada en hechos reales. Transcurre en Madrid, la protagonista es una chica y los espiados son mis vecinos: la Gamba y su novio.

Mi versión es una comedia negra, y trata de una pizpireta muchacha (esa soy yo) que vive tranquilamente en su casa, sin molestar a los vecinos menos cuando hace alguna fiesta, una o dos al año, y siempre en viernes o sábado.

Su tranquila existencia se rompe por lo escandalosa que es su vecina: la Gamba (se apellida así, no es peyorativo): Escandalosa cuando llega a casa y saluda a sus dos gatos persas: ¡¡¡¡¡¡mis niñooooooooooooos!!!!!!!!! Escandalosa cuando habla por teléfono con Colombia: ¡¡¡¡¡¡¡¡¡maaaaaaaamiiiiiiiiii!!!!!!!!!! Escandalosa hasta cuando apaga la luz, porque no es normal que desde mi salón yo oiga claramente el click del interruptor. Escandalosa, y sobre todo teatral, cuando folla con su novio, entonces ella empieza con sus gritos habituales, llenos de exclamaciones y vocales alargadas: ¡¡¡¡¡¡aaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhh!!!!!!!!, él se pica y la imita y así se van picando y gritando más hasta que se cansan, todo esto sazonado algunas veces con golpes en la pared.

La pizpireta muchacha (yo) más o menos se acostumbra. Al principio los gritos le incomodan, luego le tocan mucho las narices y al final le resbalan. Hasta que un aciago día (aquí viene el detonante) oye ruidos de muebles y de lo que parecen ser obras. Asume lo peor, que la Gamba está reformando el piso y va a producir unos nuevos ruidos a los que habrá que acostumbrarse. Sin embargo los ruidos se suavizan y se rebelan como simples movimientos de muebles. Luego la pizpireta muchacha ve cajas de cartón en el rellano (porque a la Gamba le encanta dejar cosas en el rellano: la bolsa de la basura, a sus gatos maullando porque les ha cerrado la puerta…) y entonces se imagina que quizá va a ser libre y que la Gamba se está mudando.

Pero no, quien se muda es el novio (primer punto de giro) y esa noche la pizpireta muchacha se duerme con los ¡¡¡¡¡¡¡¡aaaaaaaaahhhhhhhhh!!!!!!!!! de sus vecinos, seguidos de los ronquidos del novio y por la mañana se despierta con el ¡¡¡¡¡¡¡¡¡buenos días!!!!!!!!! de la Gamba a su novio. Para colmo esa noche los vecinos hacen fiesta para celebrar que van a vivir juntos, llegan amigos: ¡¡¡¡¡¡¡¡¡hoooooooooooooolaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!! y tocan la guitarra y arman follón. Obviamente, los amigos son tan ruidosos y molestos como la Gamba y su novio. Ah, lo olvidaba, la fiesta se celebra en martes.

La pizpireta muchacha decide entonces (segundo punto de giro) que va a matar a sus vecinos.

Este proyecto va tan en serio que la semana que viene me voy a Alemania a gestionar todo lo necesario para realizar "La vida de los otros 2". Pero me he quedado un poco atascada en el segundo punto de giro; ¿cómo continuaríais vosotros? ¿cómo eliminaríais a mis molestos vecinos?

domingo, 31 de agosto de 2008

Spanish lessons by Melendi

La juventud, esa franja de edad que va desde que te viene la regla y/o te tomas tu primera cerveza hasta que por fin asumes que estás ridículo intentando aparentar una edad que no tienes, pasa sus noches de fin de semana haciendo estas cosas:

A) Bebiendo
B) Bailando
C) Ligando
D) Tapeando o cenando por ahí

Pero yo no. Yo he pasado el viernes noche dando clases de español. Vale. Mientras bebía. Eso quizá explique algunas cosas.

Mi metodología es eminentemente práctica, nada de gramática, mucha conversación y énfasis en el hablar de la calle. El equipo docente está compuesto por: uno que dice que ha pasado varios veranos en Irlanda, una que sólo sabe decir en inglés "game over" e "insert coin", una que una vez habló inglés en un viaje a Amsterdam y otra que habla muy bien inglés pero se traba porque mira a nuestro único alumno, un americano con nivel medio de español, y le entra la risa tonta.

Lo primero que le enseñamos fue una expresión popular, típicamente española, que refleja nuestro ser y nuestras costumbres: ir de pedo. Como buenos maestros le enseñamos todas las variantes: estoy pedo, voy pedo, vas pedo, vaya pedo llevo, menudo pedo. E incluso pedal, borrachera, melopea, ciego y un largo etcétera.

Después pensamos que también era imprescindible que nuestro americano conociera una expresión muy usada, pero desconocida en los libros de texto: montar el pollo. Por si no lo pillaba bien se la tradujimos tal cual: to set up the chicken. Sí, nuestras lecciones beben un poco de estas otras:



Además le enseñamos otra que nos parecía le venía bien por ser americano: cruzar el charco (crossing the puddle).

Entonces, vimos la luz. Todo cuadró como en un puzzle sideral. Ya podíamos formar una frase con todo lo que le habíamos enseñado y esa frase era: montó un pollo cuando cruzaba el charco porque iba pedo, ¡como Melendi! Eso sí que es una lección de la cultura popular española, porque hay pocas cosas tan populares como Melendi. O quizá impopulares. Pero ya se sabe que los extremos se tocan.

Luego le cantamos canciones profundamente arraigadas en el sentir español, afortunadamente ninguna de Melendi, mientras se las íbamos traduciendo. Cantamos "un velero llamado libertad" (a ship named freedom), by songwriter Jose Luis Perales, también "Yo soy aquel" del Spanish Johnny Cash, Raphael, y por supuesto "Explota mi corazón" by Raffaella Carrá, the italian Madonna.

James, darling, no bebas en el avión de vuelta a casa, no montes ningún pollo, ni ninguna bronca tampoco. Aprende la lección de Melendi, que luego tuvo que pedir perdón en público. Espero que alguien le lea este mensaje a James en inglés, es decir, leyéndoselo tal cual, despacio y muy alto.

lunes, 25 de agosto de 2008

Anuncios de ayer y de hoy II (hoy tocan los de hoy)

Decía en el anterior post dedicado a la publicidad (allá por el mes pasado) que los mejores anuncios son aquellos recordados por sí mismos, y no por la marca que publicitan. Pero los que recordamos para toda la vida y a nuestro pesar son los malos, que se quedan pegados igual que una canción del verano machacona tipo "mami qué será lo que tiene el negro" o "aserejé ja dejé dejevi tudejevi sarandouia majave andegüini an de güinidepi":

Como las gafas Tchin Tchin, de Alain Afflelou, que si te compras unas te regalan otro par. Tchin tchin de Afflelou te recuerda una y otra vez el jingle del anuncio. Y para que te quede aún más claro Afflelou in person, con unas gafas Tchin tchin puestas, te lo recuerda. Y también el slogan: "qué cosas tiene este Afflelou".

O los productos Ferrero, da igual que sean los kinder sorpresa, los Ferrero Rocher, los Mon Cheri o los Merci. El mundo Ferrero es una burbuja espacio temporal situada en los años más horteras de la década de los 80. Todos sus actores llevan ropa y pelo anticuado, todos parecen doblados con una milésima de segundo de retardo y todos lanzan mensajes absurdos como que los bombones Mon Cheri no se venden en verano para no estropear su calidad o que si quieres impresionar al embajador (que es un señor que lleva una banda igual a la de una Miss) lo que mejor es ofrecerle unos Ferrero Rocher.

Los productos de los Ruiz Mateos (bombones Trapa, que te atrapo, leche) o los de Pascual también tienen el dudoso honor de hacerse inolvidables.

Pero hay anuncios tan buenos que traspasan la barrera y se convierten en otra cosa, ya no son publicidad, son arte. Porque valen por sí mismos, por mucho que en teoría pretendan otra cosa.
Este anuncio de Renault de hace unos tres o cuatro años es prácticamente una pieza de video arte. Hipnótico.



Si este anuncio de Renault más que publicidad podría considerarse video arte. Éste que pretende captar socios para el Atlético de Madrid sería como una película neorrealista:


Y éste de Nike woman un musical postmoderno:


¿Cuáles son vuestro anuncios preferidos?

lunes, 18 de agosto de 2008

Verano medioneuronal

Ay, qué perezón da todo en verano. Y sí, también da pereza actualizar. Me consuela saber que no soy la única que tiene la neurona medio derretida. El otro día leí el siguiente titular en la portada del periódico 20 minutos "Once mil futbolistas aún juegan en campos de tierra". Notición. No es que no haya noticias en verano o el país se paralice porque la gente se va de vacaciones, es más bien a la inversa. Como uno no tiene ganas de nada, ni fuerzas para nada que requiera un mínimo de esfuerzo, se va de vacaciones, o hace el tonto.

Porque, a ver, ¿cuántas veces habéis oído la noticia veraniega de los distintos sabores de helado? Yo creo que la he oído todos los veranos desde el primero en que alguien decidió innovar con el helado de queso de cabrales. Luego vino el de fabada, el pimientos del piquillo y ahora hasta el de kalimotxo:

Si no fuera por la guerra en Georgia y las Olimpiadas los noticieros de agosto se dedicarían a tres grandes grupos de noticas:

a. las fiestas de los pueblos

b. los records Guinness

c. la agenda socio-cultural

Por supuesto, me refiero a todos los noticieros, y no a los de Antena 3, que viven en un verano perpetuo donde la mitad del programa siempre se dedica a anécdotas absurdas: concentración de personas que hacen pompas de jabón en el Retiro, la última excentricidad de Brangelina, carreras nudistas para reivindicar vete a saber qué...

El verano no está hecho para esfuerzos de ningún tipo, y menos intelectuales:

Así que, sin más rodeos ni más esfuerzos por enlazar nada, porque no se me ocurre cómo, os cuento que "Bichos raros" ha sido seleccionado en los festivales de Higuera en corto (en Higuera de la Sierra, Huelva) y Nocicortinfestival (en Noci, Italia).

domingo, 10 de agosto de 2008

SELECCIONES de BICHOS RAROS



  1. Festival La Fila de cortometrajes (Valladolid)

  2. Mostra de cinema jove d’Elx

  3. Certamen de cortos de Caja Madrid

  4. FIC Móstoles (Madrid)

  5. Fotogramas en corto

  6. Festival de jóvenes realizadores de Granada

  7. Festival nacional Redondela en Corto (Pontevedra)

  8. Europa Cinema 2007, Viareggio, Italia

  9. Nominado a mejor corto en la categoría cortometraje gallego de los premios mestre Mateo 2007

  10. Festival de cine de Cans

  11. Festival de Sant Joan d’Alacant (Alicante)

  12. Festival de cine de comedia de Peñíscola

  13. Festival de Curtmetratges de Manlleu (Barcelona)

  14. Certamen de cortometrajes Cinemálaga

  15. Festival de cine independiente de Elche

  16. Imaginaria Film Festival, Conversano (Italia)

  17. Fescurts festival de cortometrajes de comedia, Torelló (Barcelona)

  18. Fantosfreak, Cerdanyola del Vallés (Barcelona)

  19. Festival On/Off, Ribadeo (Lugo)

  20. Portobello film festival (Londres)

  21. Festival de cine de comedia de Tarazona y Moncayo

  22. Rencontres cinematographiques de Helgra (Túnez)

  23. Festival Shortshorts de México

  24. Festival de cortometrajes Palafilms de Palafolls

  25. Muestra nacional de cortometrajes Baumann (Terrassa)

  26. Jajafestival de cine y humor de Zaragoza

  27. Abycine, festival de cine de Albacete

  28. Festival de cortos Villa de la Orotava (Tenerife)

  29. Festival internacional de cortometrajes La Boca del Lobo (Madrid)

  30. Certamen Art Nalón, Langreo (Asturias)

  31. Festival Sedicicorto (Italia)

  32. Cortogenia (Madrid)

  33. Alcine, Festival de Alcalá de Henares

  34. Ourencine, Festival de cine independiente de Ourense

  35. Festival de cortos de humor ciudad de Alfaro

  36. Enkarcine, certamen de cortometrajes de Zalla

  37. Cinemajalvir (Madrid)

  38. San Javier en Corto (Murcia)

  39. Zimemastea 2008 (Vitoria)

  40. Festival de cortometrajes sala Aftasí (Badajoz)

  41. Cinella 2008, Tres Cantos (Madrid)

  42. Muestra de cine de Lanzarote

  43. Festival de cine pobre de La Habana (Cuba)

  44. Festival de cortometrajes Contraplano, de Segovia

  45. Festival de curtmetratges de Celrá (Girona)

  46. Viena independent shorts (Austria)

  47. Muestra de cortometrajes El verano más corto (Murcia)

  48. Trayecto Corto 08 (Velilla de San Antonio)

  49. SGAE en corto (proyecciones en Madrid, Santiago de Compostela, Sevilla y Salamanca)

  50. Festival de cine latino de Tubingen (Alemania)

  51. Muestra de cortometrajes Doctor Mabuse (Barcelona)

  52. Certamen cortos por caracoles (Sevilla)

  53. Festival de cortometrajes Higuera en corto (Huelva)

  54. Nocicinema (Italia)

  55. International short film festival Detmold (Alemania)

  56. CortoMieres 08

  57. Muestra de cortometrajes de Arganzuela

  58. Festival de cortos de temática social de Berriozar (Navarra)

  59. Filmfest Passau (Alemania)

  60. Hellinfilm (Hellín, Albacete)

  61. Festival Ópera Prima (Tudela, Navarra), exhibido fuera de concurso

  62. Leicester international short film festival (Reino Unido), exhibido fuera de concurso

  63. Fotofilm Navás (Navás, Barcelona)

  64. Concurso de cortometrajes para jóvenes realizadores ciudad de Castellón

  65. Quincena del corto de risa y oro (Tudela, Navarra)

  66. Festival Rodinia (Valladolid)

  67. Video festival Imperia (Italia)

PALMARÉS de BICHOS RAROS



  1. Premio "Compostela Plató 2006" al mejor proyecto de cortometraje

  2. Mejor actor para Xulio Abonjo en la Mostra cinema jove d’Elx

  3. Finalista al premio del público FIC de Móstoles

  4. Premio del público en el festival de jóvenes realizadores de Granada

  5. Premio del público en el festival de curtmetratges de Manlleu

  6. Premio Samuel Bronston al mejor cortometraje en el festival de cine de comedia de Peñíscola

  7. Premio del jurado en el certamen de cortometrajes Cinemálaga

  8. Mención al mejor guión en el certamen de cortometrajes Cinemálaga

  9. Mejor corto en el festival de cortometrajes de comedia Fescurts

  10. Mención al mejor montaje en el festival Fantosfreak

  11. Nominado a mejor corto internacional en el Portobello film festival (Londres)

  12. Mejor corto en cine en el festival de cortometrajes Baumann de Terrassa

  13. Premio de la prensa "Heraldo de Aragón" en el jajafestival de Zaragoza

  14. Premio de la universidad en el festival Sedicicorto, Forli, Italia

  15. Premio del público en el certamen de cortos Art Nalón de Langreo (Asturias)

  16. Premio Caja Madrid al mejor guión en el festival Alcine (Madrid)

  17. Mención al mejor guión en Ourencine (Orense)

  18. Segundo premio al mejor corto de producción internacional en el festival de cortometrajes Café Samarkanda/sala Aftasí (Badajoz)

  19. Premio del público en el festival de curtmetratges de Celrá (Girona)

  20. Mención especial del jurado en el festival "Cortos por caracoles" de Sevilla

  21. Premio extraordinario en Fotofilm Navás (Barcelona)

22. Segundo premio en el Festival Rodinia (Valladolid)

miércoles, 30 de julio de 2008

Anuncios de ayer y de hoy I (así que hoy tocan los de ayer)

Cómo molan los anuncios, los buenos de verdad. Esos tan originales, tan bien hechos, tan divertidos, que consiguen justo lo contrario de su objetivo, es decir, olvidas por completo de qué anunciaba porque lo interesante es la pieza en sí y no una marca u otra. Es la paradoja de la publicidad.

Pero además de artística la publicidad puede ser otras cosas, puede ser histórica, sociológica, antropológica. Y hoy vamos a ver ese tipo de publicidad, la que se hacía en la época de Maricastaña, cuando no existía lo políticamente incorrecto:

Y anunciar barbitúricos para niños era algo totalmente normal (atención a la cara del niño, no sé si da miedo o pena).

La publicidad de entonces no se andaba por las ramas, llamaba a las cosas por su nombre: ¿que quieres algo para que el abuelo esté tranquilito y te deje escuchar la radionovela? Pues dale thorazine y ya está (atención a la foto del abuelo, armado con bastón y buscando camorra):

La táctica de usar "la ciencia" para recomendar algo es vieja y ya entonces se usaba. En este anuncio, por ejemplo, dicen que "tests de laboratorio" prueban que tomar soda desde muy temprana edad es buenísimo para el desarrollo del bebé. Pero no porque sea sano y le ayude a estar fuerte o a crecer. No, no. La soda le ayudará a ser popular y a encajar cuando crezca y se convierta en un adolescente, así que haga un favor a su hijo y empiece a darle refrescos de cola desde su más tierna infancia. How soon is too soon? is never too soon! ¿Existiría algún anuncio posterior que publicitara biberones de coca cola?

Todos estos anuncios han sido publicados antes en el blog ausente. El mérito de haberlos encontrado es del autor de dicho blog. Si queréis ver más, haced click.

Aquello de que cualquier tiempo pasado fue mejor desde luego no puede aplicarse en estos casos. Falta un ejemplo nacional y ahí va, además es un producto que hasta hace bien poco seguía publicitándose. Yo lo tengo asociado a las retransmisiones deportivas en la radio: "Soberano, es cosa de hombres", decían después de cada gol. En los 60 iban más allá:


Sin comentarios.

Pero vosotros podéis comentar, ¿eh?

jueves, 24 de julio de 2008

Un garbanzo en mi bidé

En estos días de calor asfixiante donde sólo se tienen fuerzas para dormir y no hacer nada, a veces se sufre la doble putada de sólo tener ganas de dormir y no poder por culpa del calor. Si el truco de contar ovejitas no funciona, yo tengo otro más eficaz, se trata de concentrarse en pensar algo muy complicado, por ejemplo: recordar a todos los ganadores de cada edición de OT o de Gran Hermano. Yo el otro día probé a recordar a todos mis compañeros de piso. Me salieron 25.

Hay que tener en cuenta que llevo viviendo fuera de casa de mis padres desde los 18 y que ahora tengo tentantos (que diría Lina Morgan), son muchos años compartiendo piso. Además, he vivido con una sola persona, con dos, con tres, con cinco, con tres pero en realidad con 7 contando a los novios y amigos que vienen-a-Madrid-a-trabajar-y-no-encuentran-piso-barato-y-se-quedan-en-el-tuyo-un-mes-mientras-tanto.

He tenido una compañera de piso con novio que le cantaba desde la calle para que le abriera. Y esto, si la canción que canta es de Los Planetas, y son las tres de la mañana, no tiene ninguna gracia. He tenido un compañero de piso por cuya culpa cortaron la luz ya que el dinero que le dimos para que pagara decidió gastárselo en cocaína. Tuve otro compañero de piso que hacía abdominales al estilo "American Gigoló" colgado de una barra del pasillo. He tenido un compañero de piso que sólo salía de su habitación para ir a trabajar, se relacionaba tan poco con los demás que no se sabía ni los nombres del resto de compañeros. Y así podría seguir más tiempo si no fuera porque concilié el sueño y no recordé nada más.

A estas alturas, estoy hasta las narices de compañeros de piso. De los que son unos histéricos de la limpieza y te echan la bronca porque has dejado una sartén en el fregadero. Y también de aquellos que sospechosamente sólo limpian su habitación. De los que se traen a familiares, amigos y visitas en general a casa constantemente y también de los que no salen nunca y acaparan la tele. De los ruidosos que dan portazos, gritos y hasta roncan por la noche. De todos.

Así que cuando mi último compañero de piso (al que elegantemente llamaré D.) me dijo que el verano lo iba a pasar en su ciudad me dio una alegría. Y eso que así a grandes rasgos es buen compañero de piso, pero yo ya no paso ni media.

Por ejemplo: tuvimos problemas con las tuberías, había una fuga que llegaba a los vecinos de abajo. Yo intuía que parte de la culpa la tenía D., que no retiraba bien los restos de comida de sus platos y acababas encontrando tallarines, trozos de pimiento, de cebolla, guisantes, garbanzos y hasta trozos de patatas atascados en el fregadero. Hubo que dejar de fregar durante un día hasta que llegó el fontanero y lo arregló todo. D. sugirió que durante ese tiempo laváramos los cacharros en la bañera. Yo le dije que ni de coña, menuda guarrada, esperamos a que nos lo arreglen y listo. D. dijo estar de acuerdo, pero sólo dijo porque el hecho es que no pudo aguantar 24 horas sin lavar los platos y fregó algunos cacharros en el bidé. ¿Por qué lo sé?
Recreación dramática de la prueba del delito, porque en su momento no se me ocurrió fotografiarlo. En el original también había un espagueti, pero me daba pereza cocer un espagueti sólo para hacer una foto.

Pasaron unos meses, volvió a haber problemas con las tuberías, esta vez un atasco en el propio fregadero. De nuevo llamé a un fontanero, vino y otra vez recomendó que dejáramos pasar unas horas antes de volver a fregar, ¿y qué pasó después de esas horas?


¿Tenéis compañeros de piso? ¿Es verdad aquello de que mejor solo que mal acompañado? ¿O si vives solo te mal acostumbras a hacer siempre lo que te sale del mismísimo? Pero, ¿no es un gustazo el poder mal acostumbrarse?

Queda abierto el debate.

jueves, 17 de julio de 2008

Canciones de amor (II): canciones de seducción

Para compensar el post anterior sobre las canciones que son una declaración, pero de odio, hoy traigo lo opuesto: declaraciones de amor. Ojo, declaraciones bien hechas. Nada de cursilerías al estilo de Maná, con esas letras que no estarían tan mal si en vez de una canción que vende millones de copias fueran una poesía escrita en el clasificador de un quinceañero, como esa que dice: "te lloré todo un río, ahora llórame tú un mar". Tampoco me vale el estilo de la oreja de Van Gogh: "me abrazaría al diablo sin dudar, por ver tu cara al escucharme hablar…", anda exageraos, que parecéis de Bilbao más que de San Sebastián. Tampoco sirve Mecano con sus patadas al diccionario: "te dije, nena dame un beso, tú contestastessss que no".

Elijo dos declaraciones muy diferentes. Una es divertida y picarona equivalente a un "me pones mogollón, vente pacá que te vas a enterar", que es una versión de "kiss" original de Prince, pero que hizo Tom Jones junto a Art of Noise hace ya un porroncillo de años.



Aquí parte de la letra, a la izquierda en inglés, a la derecha y en cursiva mi traducción:

You don't have to be beautiful to turn me on no tienes que estar muy buena para ponerme
I just need your body baby tan sólo necesito tu cuerpo, nena
From dusk till dawn desde el anochecer hasta el amanecer
You don't need experience to turn me out no necesitas experiencia para ponerme
You just leave it all up to me tú déjalo todo en mis manos
I'm gonna show you what it's all about te enseñaré de qué va todo esto

You don't have to be rich to be my girl no tienes que ser rica para ser mi chica
You don't have to be cool to rule my world no tienes que ser cool para mandar en mi mundo

Ain't no particular sign I'm more compatible with no hay ninguna característica en concreto que me atraiga más.

I just want your extra time and your kiss sólo quiero el tiempo que te sobre y tu beso

Conclusión: ni rico, ni guay, ni guapísimo, ni experimentado, al final los motivos por los que alguien te gustan se resumen en porque sí. Y hace falta ser de hormigón armado para que usen esta canción para seducirte y no caigas con todo el equipo.

La otra canción seduce pero en plan intenso, nada de coqueteos ni frivolidades, es profunda, total y a por todas: "i’m your man" del maravilloso Leonard Cohen. No he encontrado ningún video en directo decente de Cohen cantando esta canción, así que habrá que conformarse con una (excelente y cabaretera) versión de otro tipo intenso como él solo: Nick Cave.


Veréis que la canción está subtitulada, pero en un idioma extraño que podría ser cualquier cosa (en realidad es turco). Para los que no hablais en turco, parte de la letra:

If you want a lover si quieres un amante

I'll do anything you ask me to haré todo lo que me pidas

And if you want another kind of love y si quieres alguna otra clase de amor

I'll wear a mask for you me pondré una máscara para ti

If you want a partner si quieres un compañero

Take my hand toma mi mano

Or if you want to strike me down in anger o si quieres atacarme con furia

Here I stand aquí estoy

I'm your man soy tu hombre

If you want a boxer si quieres a un boxeador

I will step into the ring for you me subiré al ring por ti

And if you want a doctor y si quieres a un médico

I'll examine every inch of you yo examinaré cada pulgada de ti

If you want a driver si quieres un conductor

Climb inside métete dentro

Or if you want to take me for a ride o si quieres llevarme a dar una vuelta

You know you can sabes que puedes

I'm your man soy tu hombre

¿Pero quién le puede decir que no a alguien que se ofrece a ser tu conductor, tu médico, tu amante, un padre para tu hijo y no sé cuántas cosas más?

Esta canción (y alguna más) las cantará Leonard Cohen en Benicassim este domingo. Y yo estaré allí para verlo.

¿Qué canciones usaríais para seducir a alguien o con qué canción os gustaría que os sedujeran?

lunes, 14 de julio de 2008

Prueba superada

Allá por febrero de este año la ale y yo con la ayuda de Nico Matji presentamos nuestro guión para un nuevo corto a subvenciones, hasta hice un post sobre el tema y todo.

Una vez hecho todo el papeleo consistente en:
-Presupuesto
-Plan de financiación
-Memoria
-Curriculum
-Ficha técnica y artística
-Guión
-Papeles diversos que prueban que todo está en orden: dni, los pagos de la productora, etc.
-Maquetación (porque presentarlo bonito es tan importante como presentarlo todo)

Nos dedicamos a mandarlo a TODAS partes: a las ayudas del gobierno de Navarra, a las ayudas a proyecto del Cinema Jove, a las subvenciones de la Comunidad de Madrid, a las de la Junta de Andalucía y a las de ICAA.

Luego cruzamos dedos... y a esperar.

Dicen que las cosas en palacio van despacio. Y tanto. Ahora nos han confirmado (estamos en julio, por si a alguien el calor le ha derretido el seso y no sabe en qué mes vive) que sí nos dan dinerito, tanto la Comunidad de Madrid como el ICAA lo que significa que después de meses de tocarnos la barriga llega el momento de ponerse en marcha y currar como locas para tener listo el corto antes de finales de año, que es cuando hay que presentarlo, acabadito, en palacio. Porque ellos van despacio pero a ti te exigen que vayas, como en aquel clásico de Santa Justa Klan: "a toda mecha".

¡Yupi!



Así que a partir de ahora preparaos para que os llame en cualquier momento para pedir cualquier cosa desde viajes en coche a bicicletas estáticas, teléfonos de amigos actores/técnicos/productores. Avisado queda.
A "Bichos raros", pobrecito mío, ya le queda muy poca vida de festivales. La mayoría sólo admiten a cortos producidos el año pasado. Aún así nos queda el circuito de los festivales más pequeños. Esos que sólo conceden un premio en metálico del que te enteras vía internet porque no tienen presupuesto ni para llamarte a contártelo. Así, vía internet me he enterado de que en Sevilla en el festival "Cortos por caracoles", nos dieron la mención especial del jurado. Al corto ganador le daban la recaudación de la venta de tapas de caracoles durante las proyecciones. De ahí el nombre del festival, modesto, pero original.

Y si una noche de lunes (como ésta, por ejemplo) ponéis la tele y veis a la ale entre los individuos desconocidos cuya identidad hay que averiguar en el concurso "Identity", no estáis soñando, no estáis sufriendo una alucinación por culpa de un golpe de calor o de un corte de digestión, es que ha ido al programa de verdad. No sé cuándo lo emiten, es un especial dedicado a personajes relacionados con el mundo del humor y la ale va como directora de "Bichos raros". Lo que hay que hacer por un poco de promoción...

jueves, 10 de julio de 2008

falsas guapas, falsas sexys... ¡e incluso falsas feas!

Como soy la mar de cumplidora, y además estoy a favor de la igualdad (pero no del uso del palabro "miembras"), aquí el prometido post sobre falsas guapas. Por si no entendéis ni patata de lo que estoy contando, dadle al ratón y leed el anterior post y sus correspondientes comentarios que llevaron a la escritura de éste.
Antes de empezar, aclaremos algo: a las mujeres siempre se nos exige, como punto de partida, algo de belleza. Esto es una verdad como un templo y no un alegato feminista al estilo miembros y miembras. O si no, mirad los anuncios. Las series de televisión. A las presentadoras del telediario. Leed cualquier libro y analizad la descripción de los personajes femeninos. En casi todos la cualidad fundamental de la mujer es la belleza. Luego vendrán otras cosas mucho más secundarias como si es buena o mala, tonta o lista, rica o pobre. Pero primero, que sea guapa o no se venderán coches, ni nadie querrá ver la serie o el telediario o nadie entenderá porqué el protagonista de la novela se enamora de ella. ¿Injusto? Por supuesto, pero real.

Esta aclaración viene a cuento (aunque parezca que no) de la primera parte del ranking: las falsas sexys. A las mujeres que viven del espectáculo se les suele exigir que, además de estar buenas, enseñen mucho lo buenas que están. Esto, a la larga, lleva a algunas a perder la perspectiva, pasarse tres pueblos y medio y convertirse en una parodia de sí mismas: son las falsas sexys. El ejemplo más paradigmático quizá sea Ana Obregón, pero también están ahí Mariah Carey o Christina Aguilera:

Aquí un ejemplo de cómo una chica muy mona se convierte en un travelo gracias al bisturí, el wonderbra y kilos y kilos de maquillaje.

Por supuesto también existen las falsas guapas. Aquellas que si no fuera por lo fotogénicas que son o porque están muy flacas o tienen muy buen tipo sólo diríamos que son normalitas tirando a monas. Como Bárbara Goenaga, que tiene un cuerpazo (y si no ved "Los Cronocrímenes", donde se pasa más tiempo desnuda que vestida) pero cara de pescaíto sin sal. O Leticia Dolera, que es muy fotogénica y da el tipo de belleza en los especiales de moda de la revista Glamour, pero que luego lo que es es muy flaca. Pero mucho. Leticia va camino de convertirse en nuestra Calista Flockhart, toda la vida aparentando doce años. Come algún filete, Leticia, please.

En el país de los ciegos el tuerto es rey, que a la inversa sería que en un mundo donde tantísimo se aprecia la belleza, la que es muy normalita directamente es fea. Eso son las falsas feas, actrices que en el mundo real son chicas normales y corrientes pero a la hora de hacer un casting, ¡tachán! sólo pueden hacer de feas. Como ella:


Elegir a la más bella es muuuy difícil. Casi todos los chicos que conozco elegirían a una de estas tres: Beyoncé, Scarlett Johansson o Angelina Jolie. Pero en la sección de chicos bellos elegí a uno que no sólo era bello, sino perfecto (también es verdad que era un personaje de ficción, en la vida real me temo que Wentworth Miller no ha entrado en ninguna prisión para salvar a su hermano, y, además, dicen que es gay). Personalmente yo creo que Beyoncé es la más guapa, pero por sus entrevistas parece un poco lela. Scarlett tres cuartos de lo mismo y Angelina, aunque sea tan solidaria y quiera adoptar a un niño de cada país del tercer mundo, tiene pinta de estar como una maraca.

Mi elección para la más bella, por elegante, porque de joven fue bailarina y a mí eso ya me gusta, por buena actriz y porque elige bien sus papeles, así que debe ser un rato lista, pero como además tiene un pasado tormentoso, hace que una no se muera de envidia de la mala... es ella, Charlize Theron:


Mozos, Mozas, ¿estáis de acuerdo con esta lista? ¿falta alguna falsa fea, alguna falsa sexy?

martes, 8 de julio de 2008

El falso, el normal y el bellísimo (post veraniego a más no poder)

Este título es como "el bueno, el feo y el malo". Aunque de las tres cosas, y con diferencia, lo que más hay en el mundo es feos. Y si no, coged el metro e intentad hacer lo que hago yo cuando me aburro y he conseguido asiento (si no lo he conseguido mi prioridad es buscarlo): elegir al más guapo del vagón. Muchas veces he llegado a mi destino sin encontrar a nadie que merezca el título. En cuanto a la bondad o la maldad, es un tema demasiado profundo y es verano y yo tengo la neurona medio derretida y sólo me apetece frivolidad y hablar de chicos guapos. Por eso el titulo, que se refiere a falsos guapos, guapos normales y bellísimos.

El falso guapo no es invento mío, es un plagio. O mejor un homenaje, que queda más fino. Lo inventó mi amiga Flora para designar a cierto tipo de hombres generalmente conocidos por guapos y que no se merecen tal título. Éste es el ejemplo prototípico del falso guapo:


Con barba y mirada de "soy un tipo interesante, chata".

No nos engañas, Santi. Tú no eres guapo, tú tienes barba, que es otra cosa. Si hacemos el ejercicio visual de imaginar a Santi Millán sin barba descubriréis que no es guapo. Si no conseguís imaginarlo no preocuparse, aquí la prueba:


Sin barba y con mirada de... de... no sé.

También existe la versión inversa, aquel que no es conocido por su guapura sino que es normalito y, como casi cualquier mortal, su grado de guapez depende de quién le haga la foto.


Para el final el postre. La belleza con mayúsculas, un portento de hermosura interior y exterior. Tiene la cara de un ángel, cerebro privilegiado, es buena persona, leal, bondadoso... y también es un personaje de ficción. Cachis, no se podía tener todo. Con ustedes, señoras y señores: Michael Scofield.




No mentía. Éste es un auténtico post veraniego. Viva la frivolidad.

miércoles, 2 de julio de 2008

Canciones de amor (I): canciones de odio

Casi todas las canciones tienen el mismo tema: el amor. Luego hay variantes y estilos: si la canción reproduce con realismo una discusión de pareja hablamos de Pimpinela; si la canción es una declaración de amor cursi muy al estilo de las poesías que los adolescentes tienen en sus carpetas clasificadoras, hablamos del pop blandito made in San Sebastián de Álex Ubago o La oreja de Van Gogh, si la canción es una sucesión de padecimientos cantados por una señora con bata de cola, ya es un género en sí misma, la copla.

Sin embargo existe un subgénero todavía no reconocido: la canción que no es una declaración de amor, sino de odio. Este tipo de canciones se merecen un homenaje aunque sólo sea por su utilidad terapéutica. Y es que aunque la sabiduría popular dice que cuando se está triste hay que llorar, porque eso desahoga mucho, eso es una grandísima chorrada. Lo que de verdad desahoga es la mala leche.

Aquí van tres ejemplos.

La primera: "ese hombre" de Rocío Jurado. Atención al video y a su estilismo:




La estética del video; ese vestido blanco hecho con la puntilla que sobró de la mesa camilla de la abuela, ese papel pintado, ese pelo enlacado que sólo se mueve en bloque... merece un comentario aparte.


Centrémonos en su letra. Esta canción de odio podría englobarse, a su vez, dentro del subtipo canción aviso, donde Rocío Jurado avisa a todo aquel que quiera oírla de que su ex es: un gran necio, un estúpido, engreído, egoista, caprichoso, un payaso vanidoso, inconsciente, presumido... hasta aquí insultos que podríamos denominar como "normales", pero luego Rocío tiene tanta mala leche dentro que necesita algo más fuerte para de verdad desahogarse y empieza a insultar por insultar, diciéndole a pobre tipo al que dedica la canción: "falso enano rencoroso".

Como si luego cayera en la cuenta de que tanto insulto es un poco gratuito, Rocío explica los motivos de tanto cabreo: "lleno de celos, sin razones ni motivos, como el viento impetuoso, pocas veces cariñoso, inseguro de si mismo, soportable como amigo, insufrible como amor". Ala, le acaba de arruinar el futuro amoroso al pobre chaval.

Mención aparte merece la fantástica la interpretación de la Jurado, con arco dramático y todo, primero fría, luego enfadada, al final triste como diciendo: "mira que le estoy insultando, pero ni así se me pasa".

La siguiente canción de odio es "Bravo", en la versión de Nacho Vegas y Enrique Bunbury:




No nos engañemos, pese a su aire de postmodernos, a que Nacho Vegas cante en plan lánguido y a que Bunbury lleve su boa de plumas, "Bravo" es una canción de Bambino, un cantante de flamenco habitual de las pelis de Almodóvar y cuyas canciones se titulaban: "ódiame", "plegaria de un fracaso", "soy lo prohibido" o "procuro olvidarte". Eso da una idea de lo mucho que cultivaba el género canción de odio.

Ésta en concreto pertenece al subgénero de la canción estilo maldición bíblica, sin explicaciones ni insultos, sino simple mal rollo: "te odio tanto que yo mismo me espanto de mi forma de odiar", "deseo que después de que mueras no haya para ti un lugar", " el infierno es un cielo comparado con tu alma", y por si todo esto fuera poco: "Y que Dios me perdone por desear que ni muerta tengas calma".

Last, but not least, una señora con pinta de ama de casa normal y corriente. Quién diría que detrás de su afable aspecto de dependienta de mercería se oculta una fuente de odio eterno. Ella es Paquita la del Barrio, y su canción: "rata de dos patas".



Sólo la lista de insultos que Paquita dedica a su ex dan una idea de lo mal que lo ha debido pasar esta mujer en la vida: rata inmunda, animal rastrero, adefesio mal hecho, infrahumano, espectro del infierno, maldita sabandija, alimaña, culebra ponzoñosa, deshecho de la vida y, por si nadie se había dado cuenta, entonces Paquita dice "te odio y te desprecio", "¿me estás oyendo, inútil?" No, Paquita, dudo mucho que te esté oyendo, lo más seguro es que esté huido.

Las fans de Paquita aplauden como locas con cada insulto. Está claro que ellas también piensan que no hay nada más catártico a la hora de superar una decepción que mediante el insulto. Te quedas tan a gusto... Y si no albergas tanto odio en tu interior, siempre viene muy bien escuchar cualquiera de estas canciones para comparar tu vida con la de los personajes de la letra y llegar a la conclusión de que tú estas de puta madre porque jamás en la vida has tenido ganas de llamar a nadie "rata inmunda".

En próximas entregas (a no ser que algún festival se digne en seleccionar el corto, cosa que no pasará hasta dentro de unos meses porque la productora resulta que no lo ha enviado a ninguna parte desde junio) hablaré de otros subgéneros de canciones de amor. De las de odio, ¿cuál es vuestra preferida?